Aguas “vivas”

Share on FacebookTweet about this on Twitter

agua viva1

 

MEDUSAS: AGUAS QUE PICAN

Enero 2016

Aparecen y las vemos todos los veranos. Sobre la arena de la playa, traídas por la olas o a la deriva sobre las aguas del mar. Son las llamadas “agua vivas”. Desde niños nos enseñan a respetarlas a evitar tocarlas o que nos rocen cuando nos damos un baño. La llamada picadura de agua viva es lamentablemente “famosa” durante todos los veraneos.

agua viva2Las aguas vivas pertenecen al reino animal, son medusas. Poseen forma de campana de la que cuelga un manubrio de forma de  tubo, con la boca y largos tentáculos cargados con células urticantes que a modo de defensa y al mínimo contacto agraden a cualquier vivo que las toquen. Aparecieron hace unos 500 millones de años en nuestro planeta. Para el desplazamiento por el agua se impulsan por contracciones rítmicas de todo su cuerpo; tomando agua, por intermedio de una cavidad central para luego expulsarla y de ese modo propulsarse. No obstante ello, sus movimientos generalmente quedan a expensas de corrientes marinas y del mismo oleaje.

Hay muchas variedades de medusas pero todas tienen una apariencia gelatinosa. Debido a ello no son fácilmente distinguibles en el agua salvo cuando su número es importante. Suelen aparecer también en la orilla, transportadas por las olas.

Jugar en el mar es un rito de verano, pero una picadura de medusa puede arruinar la diversión.  En realidad estos animales de estructura muy simple no poseen aguijones. Sus tentáculos en contacto accidental suelen adherirse y eliminar sustancias que provocan distintos tipos de reacciones alérgicas. El agua viva no busca acercarse a nadie. De forma accidental, por el movimiento del agua puede rozarnos y provocar la reacción. Es un mecanismo meramente defensivo que el animal posee y que en forma accidental se activa al ponerse en contacto con la piel. Hay días que se encuentran en gran cantidad dispersas en las orillas de nuestro mar. Otros en cambio es difícil encontrarlas, todo dependiendo de las corrientes de mar, como se expresó anteriormente. Algunas poseen tentáculos tan largos que muchas veces no se puede reconocer el cuerpo de la medusa que provocó la agresión. Otras veces se las pisa, también en forma accidental, originándose el mismo fenómeno.

agua viva3Las lesiones provocadas por las “aguas vivas” generalmente no son graves, limitándose al  ardor y el malestar localizado en la zona de contacto, dependiendo también de la especie de medusa, de la extensión de la lesión y de la zona del cuerpo afectada. Dichas reacciones son provocadas por las sustancias eliminadas por los tentáculos que al adherirse a la piel desencadenan un fenómeno alérgico local con gran irritación de la zona. No obstante ello, algunas veces pueden provocar cuadros de mayor gravedad como calambres, hormigueos, alergia generalizada, edema de glotis e incluso la muerte sin no se actúa con celeridad. Del mismo modo puede haber también reacciones generales como fiebre y malestar general, más frecuente en niños y personas ancianas, teniendo relación con la delgadez de la piel en ambas etapas de la vida.

El niño generalmente al no tener experiencia previa sale del mar llorando o dolorido sin saber qué le está provocando el ardor. Al señalar la ubicación algunas veces se puede observar la zona irritada, la inflamación e incluso si el contacto fue prolongado las pequeñas espículas adheridas.

Frente a este cuadro se aconseja no friccionar o frotar la lesión dado que de esa forma puede expandirse la toxina. Se aconseja lavar la misma con agua de mar, evitando hacerlo con agua dulce ya que la misma podría provocar la eliminación de más veneno si hubiera aún espículas adheridas. Las mismas pueden ser removidas de forma suave por medio de vinagre blanco. Un segundo paso es la administración de analgésicos y/o antihistamínicos bajo supervisión médica.

aguaviva4

No se aconseja el ingreso de niños al agua cuando se observan abundantes medusas en la orilla del mar, teniendo cuidado también de pisarlas, dado que a pesar de haber muerto, pueden continuar eliminando toxina frente al simple contacto.