Archivo del Autor: Horacio Mario Roqué

NUEVO: TODO CORONAVIRUS Abril 2020

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¡MEJOR QUEDATE EN CASA!

coronavirus6
coronavirus8
coronavirus9
coronavirus7

El Coronavirus está entre nosotros

SE LLAMA COVID 19

 

CORONAVIRUS15
CORONAVIRUS4
CORONAVIRUS11
CORONAVIRUS13

No sólo de los estornudos debemos cuidarnos

PREVENCIÓN DE CONTAGIOS

 

CORONAVIRUS3
CORONAVIRUS4
CORONAVIRUS1
CORONAVIRUS2

Los niños frente al coronavirus

LA PROTECCIÓN ANTE TODO

 

ADEMÁS:

EL DENGUE SIGUE ACECHANDOaedes4

 

 

 

 

 

 

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Covid 19 y la prevención de contagios

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Coronavirus

NO SÓLO DE LOS ESTORNUDOS DEBEMOS CUIDARNOSCORONAVIRUS12

CORONAVIRUS. ABRIL 2020

Mientras el nuevo coronavirus (SARS-CoV–2) se expande por el mundo, los científicos están empezando a entender la capacidad de supervivencia y poder infeccioso del patógeno fuera del cuerpo humano.

Si bien la enfermedad se contagia por las gotitas o secreciones de nariz y boca al hablar, toser o estornudar, el virus permanece activo durante bastante tiempo en superficies contaminadas por las mismas.

Cada vez que alguien tose, puede producir hasta 3.000 gotitas de secreciones, según un estudio realizado por la OMS. De esa forma el virus contagia a otra persona en forma directa pero además suele quedar adherido a distintas superficies de uso diario.

CORONAVIRUS15

El virus puede mantener su poder infeccioso por horas e incluso días, dependiendo del material en el que se encuentre.

Por ejemplo, en el acero inoxidable y el plástico un porcentaje del virus sobrevive y conserva su capacidad infecciosa hasta por tres días. Estos hallazgos sugieren que podría permanecer esta cantidad de tiempo en manijas de puertas, picaportes, botoneras y otras superficies duras de frecuente manipulación, de ahí los cuidados que se deben extremar -por ejemplo- a la hora de moverse en transporte público.

CORONAVIRUS13

Con las telas no está claro cuánto tiempo pueden durar los virus. En general, tienden a vivir menos tiempo en la ropa, en comparación con las superficies duras

Las fibras más suaves, sintéticas, semisintéticas y de seda, mostraron menor contaminación  que las fibras naturales como la lana o el algodón.

Debido a todo esto, surge la recomendación de expertos de lavar y cambiar la ropa cuando uno llega a casa luego de la jornada de trabajo, más aún cuando se han compartido horas en lugares cerrados como pueden ser las oficinas, aulas o más aún consultorios o sanatorios.

Productos para desinfectar el hogar del coronavirus

  • Agua oxigenada: Sirve para desinfectar superficies como el teclado de la computadora, el mouse o el escritorio.
  • Alcohol (a partir de 60º): sirve como desinfectante de superficies y como de las manos.
  • Lavandina: es uno de los productos clave para desinfectar. Sin embargo, recomiendan limpiar primero a fondo la superficie con agua y jabón. Después usar lavandina sin perfumes y mezclada con agua fría, ya que con agua caliente el cloro se evapora y no sirve como desinfectante.

CORONAVIRUS11

 

Cómo desinfectar tu ropa del coronavirus

  • No sacudir la ropa antes de meterla en un lavarropas, esta acción podría dispersar el virus.
  • Una vez lavada dejar que se seque por completo.
  • El método más clásico para desinfectar la ropa consiste en hervirla durante 30 minutos, sin embargo tal método lleva a destruir fácilmente cualquier prenda.
  • Productos como los detergentes comunes para lavar ropa son útiles para tal acción. El vinagre, el agua oxigenada, bicarbonato o limón también pueden desinfectar,  incluso también los blanqueadores y quitamanchas.
  • En el comercio existen también detergentes para desinfectar la ropa, que eliminan el 99% de los gérmenes.

CORONAVIRUS16

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

El Coronavirus está entre nosotros

Share on FacebookTweet about this on Twitter

SE LLAMA COVID 19

Lo que hay que sabercoronavirus6

Coronavirus Abril 2020

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves El coronavirus, que se ha descubierto recientemente, causa la enfermedad por coronavirus COVID-19. Tanto el virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en China, durante diciembre de 1919.

La enfermedad se contagia por contacto con otra que esté infectada por el virus. Puede propagarse de persona a persona a través de las gotitas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotitas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la misma, de modo que otras personas pueden contraer el COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego pasan sus manos por los ojos, la nariz o la boca. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia de una persona que se encuentre enferma.

coronavirus7

Luego de un período de incubación variable, entre 5 y 10 días, aparecen los síntomas más comunes: fiebre, cansancio y tos seca. Algunas veces se pueden presentar dolores, congestión y secreción  nasal, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen enfermedades crónicas, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. La mortalidad de la misma se sitúa aproximadamente en un 2%.

coronavirus8

Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

Como vimos la principal vía de contagio de la enfermedad son las gotitas que se esparcen cuando uno tose, estornuda o incluso habla. La propagación del virus también se facilita dada la posibilidad que mucha gente sin desarrollar la enfermedad ya comience a contagiar. Del mismo modo, los casos leves de la misma provocan que algunas personas no consulten creyendo que sólo se trata de un resfrío común.

No existe tratamiento específico para la enfermedad ni tampoco vacunas. Las mismas se encuentran en etapas de experimentación en distintas partes del mundo y tardarán por lo menos un año en su aplicación masiva. Hasta ese momento sólo queda para combatir al virus medidas de prevención.

La mejor prevención es el lavado de manos con agua y jabón frecuente, eficiente y completo. La misma consiste en hacerlo aproximadamente por dos minutos, sin reloj ni pulseras, incluyendo muñecas y dorso de manos. Pensando en los niños se ha sugerido que el procedimiento se prolongue durante 2 canciones de “feliz cumpleaños”.

coronavirus14

En lugares o situaciones donde no se pueda realizar este procedimiento el alcohol en gel es la opción más recomendable, utilizando la misma técnica y duración. Las toallitas embebidas con alcohol en gel pueden complementar dichas acciones.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Los niños frente al coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El Covid-19 y los niños

LA PROTECCIÓN ANTE TODOCORONAVIRUS1

ABRIL 2020 CORONAVIRUS

Por los datos que llegan de distintas partes del mundo los niños en general son los menos afectados por el coronavirus y de enfermarlos suele provocar cuadros leves similares a resfríos o estados pseudogripales. No obstante ello, al igual que los adultos, los niños con enfermedades crónicas o problemas en sus defensas han cursado enfermedades graves y en algunos pocos casos mortales.

Sin embargo sigue llamando la atención la distribución por edades de la enfermedad que por fortuna deja a los niños afuera de la población más afectada.

Los datos llegados de China indican que entre el 16 de enero y el 8 de febrero más de 90 % de los casos, generalmente contactos de adultos, desarrollaron cuadros asintomáticos, leves o moderados. Sin embargo, casi el 6 % de los casos de los niños presentaron sintomatología graves o crítica, en comparación con el 18.5 % de los adultos.

CORONAVIRUS3Muchas enfermedades infecciosas afectan a los niños de manera diferente que a los adultos, y comprender esas diferencias puede proporcionar información importante en el caso del Covid-19, han escrito los expertos.  Es bastante probable, por ejemplo, que muchos niños con enfermedad leve o asintomática hayan contraído la enfermedad antes que sus padres y por lo tanto constituyan  un fenómeno a estudiar detenidamente para comprender el contagio de la enfermedad.

Según la evidencia disponible, los niños no parecen estar en mayor riesgo de COVID-19 que los adultos. Mientras que algunos niños y bebés han estado enfermos con COVID-19, los adultos representan la mayoría de los casos conocidos hasta la fecha.

Los síntomas de la enfermedad en los niños son similares a los del adulto. La prevención también es la higiene de manos frecuente y en especial de los juguetes que se comparten con otros niños y adultos.

CORONAVIRUS4

Como en el resto de la población es aconsejable que los niños aprendan a evitar llevarse  las manos a la boca ante un estornudo o un acceso de tos. Enseñar el uso del pliegue del codo y el pañuelo descartable para estos casos.

El uso de barbijos es poco exitoso con los niños, dado la incomodidad y la inquietud habitual que sufren en estos casos.

CORONAVIRUS2

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Herencia y experiencias

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El ambiente y las experiencias modelan nuestros genes

ALGO MÁS SOBRE EPIGENÉTICAepi1

Marzo 2020

Los estímulos ambientales recibidos desde el útero materno hasta los primeros años de vida  pueden determinar la salud o la enfermedad en el curso de la vida de cada persona.

La epigenética, ciencia a la que nos referimos en anteriores artículos, explica que la expresión de los genes con los que cada uno nace puede ser controlada por las experiencias que se reciban, especialmente durante la gestación materna y los primeros años de vida.

Sustentada en la epigenética  se pueden comprender el origen de muchas enfermedades no transmisibles del adulto como la diabetes, la enfermedad cardiovascular, algunos tipos de tumores y la obesidad. Según este concepto, las experiencias que modelan el desarrollo de los niños comienzan durante la gestación y continúan en la vida posnatal hasta los dos años, etapa conocida como los “primeros 1000 días”.

epi2De esa forma, un embarazo y un parto saludables, una crianza afectuosa, la lactancia materna seguida de una nutrición adecuada, la protección ante tóxicos ambientales, el juego, la actividad física y las oportunidades para el aprendizaje son las bases para un desarrollo saludable. Los beneficios de dichos cuidados son para siempre e incluyen una mejor salud, la capacidad de aprender y alcanzar la realización plena en la vida.

Este  concepto fundamental obliga a poner énfasis en el cuidado de la salud de los niños desde muy temprana edad, debiendo prestar atención además en los aspectos nutricionales, el cuidado afectivo, la seguridad y el aprendizaje temprano como forma de garantizar una vida más saludable durante toda la vida.

epi4El período gestacional y los dos primeros años de vida constituyen períodos de alta vulnerabilidad a amenazas como la malnutrición, agentes químicos y físicos ambientales, tabaco, drogas y estrés. Dichos estímulos provocarían un proceso de adaptación denominado programación, que puede realizarse mediante la plasticidad del desarrollo.

Esa adaptación implica que las células del organismo responden adaptándose a esos estímulos por medio  de la activación o desactivación de genes específicos. Estos fenómenos son mucho más prominentes durante la vida prenatal  y postnatal temprana en el tiempo de diferenciación celular y formación específica de tejidos.

Los efectos pueden no ser visibles al nacer, dado que no ocasionan defectos de nacimiento o malformaciones evidentes sino que se trata de cambios funcionales sutiles como por ejemplo alteraciones en la síntesis proteica,  en el número de células o el metabolismo, aumentando el riesgo de algunas enfermedades, llegando a manifestarse luego de un período de latencia de meses, años o décadas. Estas alteraciones, además, pueden transmitirse a través de las células germinales a las generaciones siguientes, dando como resultado efectos transmitidos en forma hereditaria.

epi3

La epigenética conecta la información genética en el ADN (genotipo) con el ambiente, dando como resultado características específicas visibles que constituyen el denominado fenotipo.

Si bien el programa genético de cada célula le indica su diferenciación y su función el mismo también puede recibir modificaciones en base a las experiencias sufridas especialmente en etapas vulnerables de la vida.

Una célula determinada genéticamente para una tarea específica puede cambiar su funcionalidad por influencia del ambiente y producir enfermedad. En síntesis, el ambiente puede provocar, desde la vida intrauterina, cambios químicos que activan o silencian genes.

Dicho fenómeno  ha llevado recientemente a prestar atención acerca de  perturbaciones originadas en el mundo exterior que seguramente llevan a la mencionada adaptación celular dentro del organismo.  Tanto los tóxicos ambientales como la violencia doméstica son importantes factores que marcan al ser desde los primeros días, comprometiendo  su salud y también como vimos la de su descendencia.

epi6

La exposición a plaguicidas y compuestos sintéticos durante el embarazo puede, décadas más tarde, promover enfermedades y transmitir esa susceptibilidad a las siguientes generaciones. Los metales pesados como el arsénico, níquel y cadmio tienen la capacidad de  silenciar algunos genes provocando la transformación celular. Estos mecanismos epigenéticos se han asociado con una serie de enfermedades incluyendo el cáncer, trastornos neurológicos y enfermedades autoinmunes. Lo mismo sucede con el  bisfenol A (BPA), un compuesto químico industrial que se halla en el plástico policarbonato, empleado en infinidad de productos como biberones, tazas, botellas de agua, y resinas epoxi,  utilizadas en el interior de recipientes y envases de alimentos y bebidas y los ftalatos, compuestos químicos que se usan principalmente para producir cloruro de polivinilo (PVC) .

Los efectos de las exposiciones tempranas a algunos químicos ambientales pueden ser permanentes y transgeneracionales,  lo que aumenta el riesgo de que  generaciones futuras desarrollen enfermedades tales como obesidad, algunos cánceres y trastornos en la reproducción.

abuso2Por estudios  en animales y humanos se ha demostrado que las experiencias de violencia pre y postnatales producen efectos duraderos en la estructura y el comportamiento de las neuronas, adjudicándosele un papel importante en el origen y evolución de varias enfermedades como síndromes metabólicos, deterioro cognitivo y trastornos psiquiátricos.

Una respuesta prolongada y patológica al estrés provocado por alguna de estas experiencias puede causar una interrupción del desarrollo saludable del cerebro, motivando más adelante dificultades en el procesamiento de las emociones, la memoria y el control del stress. Estas consecuencias pueden afectar negativamente a la descendencia y perpetuar una exposición continua a experiencias infantiles adversas a lo largo de las generaciones, debido a la transmisión de los mencionados cambios epigenéticos.

Los gobiernos en general  deberían tomar nota de todos estos fenómenos comentados propiciando políticas en favor de embarazos y crianzas saludables, más aún si dichos beneficios, en base a la epigenética, favorecerán también a generaciones futuras.

epi5

 

Fuente: Gil Stella Maris y col. «Concepto DOHad» . Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2019.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Hipertensión arterial

Share on FacebookTweet about this on Twitter

HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN LOS NIÑOS

Lo que hay que saberhpt6

Marzo 2020

La hipertensión arterial es una enfermedad frecuente en adultos que tiene la particularidad de contar generalmente con el desconocimiento de quien la padece, careciendo por lo tanto de control. Según estudios en Argentina el porcentaje de adultos con presión elevada alcanza al 36,3%.

La importancia del diagnóstico de hipertensión en los niños radica en que, junto con los antecedentes familiares, constituyen los principales datos para predecir la enfermedad hipertensiva en los adultos. En contrapartida, la presión normal durante la infancia suele relacionarse con presiones normales durante la vida adulta.

Hace mucho tiempo se creía que la hipertensión arterial era patrimonio de la gente “grande”. Era raro que en la consulta de un niño se controlara la presión. Los ahora adultos difícilmente recuerden tomas de tensión arterial cuando eran niños. Afortunadamente la medición de la presión está definitivamente incorporada al control de salud de los niños, a partir de los 3 años de vida y por lo menos una vez al año, siempre y cuando los valores sean normales.

Se estima que hay un 3,5 % de niños con hipertensión arterial. Los obesos tienen una probabilidad 5 veces mayor de desarrollar presión alta.

hpt3

Como sabemos, la medición de la presión considera siempre 2 valores. La sistólica y la diastólica, conocidas vulgarmente como la “máxima” y la “mínima” en forma respectiva.

Los valores de tensión arterial en los niños no son fijos. Van aumentando en relación al crecimiento de los niños y, para considerar las cifras normales de presión, se deben considerar tablas que relacionan la medición obtenida con el sexo, la edad y la talla. Por lo tanto, en los niños hasta los 16 años  no hay valores fijos para considerar una presión como normal o elevada  sino  que se comparan con las tablas referidas tanto para la sistólica como para la diastólica.

A partir de los 16 años se considera que la tensión arterial sistólica y diastólica no deben superar los 140 mm. y 90 mm. en forma respectiva, sin diferencia de sexo o estatura.

hpt1

El diagnóstico de hipertensión en los niños no suele ser simple. A excepción de los que poseen antecedentes familiares de la enfermedad, la obtención de un valor elevado en la consulta generalmente toma por sorpresa a los padres.  Generalmente el niño como le ocurre al adulto no presenta síntomas. Sin embargo una única medición en el consultorio no permite diagnosticar una hipertensión dado que suelen requerirse diferentes tomas en distintas consultas para confirmarla o iniciar estudios para investigarla.

Tomar la presión arterial a un niño no siempre es sencillo. Se debe contar con la colaboración del mismo para lo cual debe explicarse en forma previa el procedimiento, evitando que la presión sobre el brazo termine por asustarlo. El manguito, como se denomina al brazalete que se insufla para tomar la presión, debe poseer el tamaño adecuado para el diámetro y la longitud del brazo del pequeño. De allí que se recomiende que los controles se realicen en consultorios pediátricos o con personal especializado o familiar entrenado, evitando la utilización de los manguitos habitualmente usados para los adultos.

hpt5

El diagnóstico de hipertensión en los niños siempre exige investigar si existe alguna enfermedad o alteración que la provoque y del mismo modo estudiar si hay órganos que hayan sufrido daño por los valores aumentados de  presión.

El tratamiento instituido se orientará generalmente al origen de la hipertensión y/o a la gravedad de la misma. Sin embargo en casi todos los casos el tratamiento no medicamentoso suele ser muy importante, modificando hábitos y estilos de vida. Entre ellos, la disminución del consumo de sodio es fundamental, no solo el agregado a las comidas sino también el incorporado a alimentos enlatados o envasados. Sumamente beneficioso también es el control y la normalización del peso corporal en niños obesos o con sobrepeso.

hpt2

Además se debe estimular la actividad física aeróbica, evitando el sedentarismo e incorporar a la dieta  vegetales, limitando el consumo de alimentos o infusiones muy azucarados.

Fuente: Pompozzi L. «Hipertensión arterial en el niño y el adolescente». Programa Nacional de Actualización Pediátrica. SAP. 2019

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

La escuela y el cambio de hábitos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Vida y alimentación saludable

LA ESCUELA PUEDE MODIFICAR HÁBITOS
habitos6

Marzo 2020

 

Mantener un peso saludable es importante durante todo el año.

deporte4Terminan las vacaciones y durante las mismas muchos chicos han modificado sus hábitos alimentarios. Algunos, los que pudieron disfrutar de playas o paseos, habrán incrementado la actividad física a expensas de caminatas, actividades al aire libre o deportes varios. En cambio otros a pesar del turismo seguramente comieron de más y vuelven a sus casas más gorditos o panzones. Ni hablar de los que no pudieron viajar por vacaciones con la familia y por distintos motivos permanecieron en sus hogares, incrementando las horas de TV o de juegos electrónicos. En estos  casos, el sedentarismo, el calor y la ingestión de bebidas gaseosas constituyen serios perjuicios para la salud. En cambio, muchos a pesar de no viajar por vacaciones aprovecharon las mismas para caminar, jugar al aire libre, correr o bailar.

Desde ya que el acompañamiento de la familia es fundamental en la adquisición tanto de los buenos como de los malos hábitos en lo que a salud respecta. Del mismo modo, los distintos períodos en los que transcurre el año van brindando oportunidades para el cambio de conductas de vida. Las vacaciones acercaron algunas y también algunas familias las supieron aprovechar. Alimentos más saludables, vida al aire libre, actividades deportivas, etc. hicieron que chicos y grandes pudiesen dejar de lado la comida chatarra, el sedentarismo, el ocio e incluso el cigarrillo en adolescentes y adultos.

kioscos saludables3Durante estos días se abre otra oportunidad para iniciar prácticas de vida más saludables. Se inicia un año escolar y los temas comedores, viandas y horarios suelen aparecer en la mayoría de los cuadernos de comunicaciones.

A pesar que  la mayoría de las currículas escolares no destinan la cantidad de horas aconsejadas para realizar deporte, muchos niños y niñas poseen en la escuela el único lugar para desarrollar actividad física reglada y supervisada. Por lo tanto es una gran oportunidad que no debe perderse tanto por las instituciones educativas ni por las familias.

Vivimos una verdadera epidemia de niños con sobrepeso y muchos con obesidad. Frente a ella todos tenemos que encarar la prevención y el tratamiento. La familia estimulando la alimentación saludable en caso de transportarse viandas, la escuela garantizando un menú que pueda adaptarse fácilmente a las necesidades de cada niño en función de su estado nutricional, evitando según el mismo la repetición de raciones o adecuando sus tamaños y la instalación de kioscos saludables que promuevan el consumo de frutas como colaciones naturales.

habitos4

Una conducta simple y saludable es concurrir caminando a la escuela, cuando el tiempo y las distancias lo permiten, aprovechando la oportunidad para conversar con mamá o papá, interactuando con el ambiente. Los juegos durante los recreos también deben favorecer la actividad física. Es muy poco saludable que muchos niños y niñas permanezcan sentados en esos horarios a expensas de poder salir al patio, jugar a las escondidas, elástico o rayuela activando músculos y articulaciones.

clases3

Los cumpleaños durante el ciclo lectivo también brindan oportunidades para estimular la actividad física. Además de los alimentos saludables, los regalos deben orientarse a elementos que estimulen la práctica de deportes: pelotas, raquetas, arcos, aros, etc.

Desde ya la familia constituye un pilar fundamental en la transmisión de pautas, costumbres y hábitos. El hogar es la principal escuela. La utilización por los niños de TV o pantallas no debería superar las 2 horas diarias.

Los alimentos saludables se deben también conocer en la casa. Se deben elegir mejor los productos que se compran: frutas y verduras de estación, lácteos descremados para mayores de 2 años, restringir el consumo de: papas fritas, “chizitos”, golosinas, gaseosas de todo tipo, facturas, dulces y chocolates.

habitos3

Siempre tener en cuenta que el sobrepeso y la obesidad pueden provocar en el organismo diabetes, colesterol elevado, presión alta, problemas en las articulaciones y alterar la vida social de niños y adolescentes. Hagamos también escuela y aprendamos a combatir estos 2 flagelos durante todo el año.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Niños y pantallas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Las pantallas y el desarrollo infantil

ABUSO DE PANTALLAS EN NIÑOS PEQUEÑOSpantalla6

Febrero 2020

El uso de las pantallas electrónicas por los niños ha sido desde sus inicios materia de discusión entre padres, médicos y expertos. El tiempo que dedican muchos de ellos en forma diaria a interactuar con las mismas lleva muchas veces a dejar de lado actividades más beneficiosas tanto en el plano físico como en el intelectual.

Así como hace aproximadamente 30 años la televisión era el blanco a la que se dirigían las mismas críticas, los celulares y las tabletas atrapan actualmente el interés de expertos por el perjuicio que podrían ocasionar a los niños.

Mucho se ha hablado en ese sentido y existen pautas a tener en cuenta para que los adultos controlen no sólo el tiempo al que se exponen sino también las características del material que visualizan.

pantalla7

Al ritmo de nuevas aplicaciones en estos aparatos, niños cada vez más pequeños van adquiriendo las habilidades para su control e interacción. Los lactantes suelen ya ser consolados en su llanto mirando imágenes en algún celular, otros padres utilizan la misma técnica para que acepten el alimento que les ofrecen, algunos bebés tienen hasta su propio aparato, generalmente en desuso para que pueda ver dibujitos. Finalmente hay niños y niñas menores de un año que toman el celular y con sus deditos manipulan la pequeña pantalla.

pantalla4

Esto ha llevado a que muchos investigadores comiencen a estudiar los efectos de tal fenómeno en el desarrollo y la maduración. Aún no ha transcurrido demasiado tiempo desde el inicio de los mismos dado que, la aparición de las pantallas, constituye un fenómeno relativamente reciente y se debe esperar un tiempo para evaluar a los niños y jóvenes a determinadas edades.

Uno de los últimos estudios publicados y que ha motivado el interés de médicos y educadores ha sido el realizado en Canadá. El mismo siguió a 2.400 niños, concluyendo que cuanto mayor es el tiempo de visualización  de pantallas a los 2 y 3 años peor es el desempeño de estos a los 3 y 5 años de edad, en función de un test de desarrollo aplicado a los mismos. La mencionada prueba analizó el progreso de los niños en 5 dominios clave: comunicación, habilidades motoras, resolución de problemas y habilidades sociales.

pantalla1

Las diferencias halladas en todos estos niños se consideraron significativas. Entre ellos,  el pico de uso de pantallas se dio a los 3 años, antes de la escolarización, con 25 horas semanales.

La  conclusión parece sencilla. El desarrollo infantil se despliega rápidamente en los primeros 5 años de la vida, por lo que es un período crítico de crecimiento y maduración. Cuando niños tan pequeños pasan tanto tiempo observando pantallas pierden oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación.

Un niño frente a la pantalla, sin una interacción adecuada se va haciendo sedentario y no practica habilidades como gatear,  caminar o correr, retrasando el desarrollo en ese campo.

pantalla2

Del mismo modo estos aparatos pueden interrumpir las interacciones con sus padres y su entorno, limitando las oportunidades de intercambios sociales verbales y no verbales, esenciales para fomentar el crecimiento óptimo.

Como se dijo anteriormente, hace varias décadas, con el auge de la televisión en esas épocas se confirmó por estudios que el abuso de la TV hacía que el habla avanzara más lentamente entre los más pequeños. Al igual que entonces, se piensa que similares efectos se pueden observar con el uso excesivo de las pantallas. Lo mismo ocurre con la conciliación del sueño de estos niños. Al igual que la televisión en su momento, estos aparatos perjudicarían el descanso nocturno.

pantalla3

En síntesis, según el estudio comentado, el abuso de las pantallas retrasaría el desarrollo del habla y perjudicaría al sueño de los más pequeños, un elemento esencial en ese período.

Debemos tener en cuenta que el mencionado trabajo no toma en cuenta el tipo de pantalla ni tampoco el contenido observado. En otras palabras, una cosa es que un niño pase una hora frente a un video interactivo junto a su madre o padre y otra es que pase el mismo tiempo viendo a solas dibujitos o luces de colores.

pantalla5

Cuando se puedan tomar en cuenta estas diferencias se podrán conocer qué hábitos son los realmente nocivos para los niños y cuales completamente inocuos. No obstante ello y en forma general, las sociedades científicas recomiendan a la fecha limitar el uso de todos estos medios porque, concluyen, “pueden significar que los niños no tengan suficiente tiempo durante el día para jugar, estudiar, hablar o dormir”.

Fuente: “Relación entre uso de pantallas con un peor desarrollo de los niños”. Tecnoinfancia. Publicaciones Intramed. 2019

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

 

 

La fiebre

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Fobia a la fiebre

LA FIEBRE Y LOS MIEDOSfiebre1

Febrero 2020

La fiebre fue definida por un comité de expertos como un estado de elevación de la temperatura corporal que frecuentemente, pero no necesariamente, es parte de una respuesta defensiva frente a la invasión de microorganismos o sustancias reconocidas como patógenas.

Está suficientemente instalada en el pensamiento general la idea que la fiebre, frente a una enfermedad, suele presentarse como una defensa contra la misma, especialmente en cuadros infecciosos. Sin embargo en la práctica diaria comprobamos que la presencia de fiebre, especialmente en los niños, es siempre motivo de preocupación. Más aún muchas veces se ve a la fiebre como una enfermedad por sí misma, dándole más importancia a ella que al origen del fenómeno. Se podría decir que existe una “fobia a la fiebre”  generada en gran parte por temores y mitos que incluyen a padres y también muchas veces al personal de salud.

fiebre5

Alrededor de un 30% de todos los pacientes que atienden los pediatras presentan fiebre como principal motivo de consulta, lo que la convierte en una de las razones más comunes por la que los padres llevan a sus hijos al médico.

La temperatura real del cuerpo es la que posee la sangre que circula por los vasos sanguíneos, más precisamente en la arteria pulmonar. Es la que se denomina temperatura central, siendo regulada por un “termostato” a nivel del sistema nervioso. Los métodos para registrarla utilizan distintas partes del cuerpo que, por cercanía o contigüidad, pueden registrar valores similares. De esta forma y según las costumbres la temperatura se puede tomar a nivel del recto, sobre la axila, en la boca y últimamente por medio de aparatos especiales a nivel de la membrana del tímpano.

Se recomienda la utilización de termómetros digitales electrónicos evitando los de mercurio dada el riesgo de toxicidad individual y ambiental.

fiebre8La temperatura normal de 37°C surgió de un estudio llevado a cabo hace muchos años con más de un millón de temperaturas axilares tomadas en adultos. No obstante queda claro que cualquier cifra específica que se emplee para definir fiebre podría ser arbitraria. La temperatura que se cita con más frecuencia como definición de fiebre es ≥38°C, medida por vía rectal, que suele superar como vemos en aproximadamente en un grado a la axilar.

Normalmente, la temperatura corporal es mayor durante la tarde (entre las 17 y 19 horas) y alcanza los valores más bajos durante la madrugada (entre las 2 y 6 horas), con una diferencia de hasta 1,7°C; esta variabilidad también se da en el transcurso de una enfermedad febril y  suele explicar las fiebres elevadas en el inicio de la noche que siempre asustan y motivan con mayor frecuencia la consulta.

En realidad el objetivo primordial de definir la presencia de fiebre es el de confirmar que algo nuevo está ocurriendo en el organismo, generalmente una enfermedad que en la mayoría de los niños suele ser benigna y autolimitada.

fiebre4

La magnitud de la fiebre tampoco suele ser una medida de la gravedad de la enfermedad que la produce. Tampoco   la reducción de la misma ni la apariencia del niño después de recibir el antipirético permiten al médico diferenciar con certeza una infección banal de una grave.

Entonces, el objetivo de bajar la fiebre debe obedecer a brindar mayor confort a la persona.

No todos se sienten igual con la misma temperatura. Hay niños que toleran fiebre cercana a los 40°C sin sentirse mal, juegan e incluso logran conciliar el sueño; mientras que pueden estar malhumorados e inquietos con temperaturas que apenas llegan a 38°C.

Por lo tanto no sería necesario tratar la fiebre por la sola razón de devolver la temperatura normal al cuerpo, sino cuando ésta provoque que la persona y en especial el niño no se sienta bien.

fiebre6

La fiebre se debe entender como una respuesta adaptativa del organismo frente a agresiones externas, generalmente infecciones que motivan dicha reacción. Cuando ello ocurre, el mencionado termostato eleva el punto de ajuste provocando la elevación de la temperatura central. El ingreso de gérmenes o la acción de los mecanismos defensivos desencadenados originan sustancias que estimulan al mencionado termostato modificando el punto de ajuste térmico. Muchos estudios, algunos muy recientes, han confirmado los efectos beneficiosos de la fiebre frente a estas situaciones. Entre ellos se pueden mencionar:

  • Retraso del crecimiento y la reproducción de microorganismos, tanto bacterianos como virales, interfiriendo con la virulencia de ciertos patógenos.
  • Disminución de la disponibilidad de oligoelementos como el hierro y el zinc, indispensables para el metabolismo de las bacterias
  • Estimulación de la movilidad y actividad de los glóbulos blancos para la defensa
  • Incremento en la síntesis de anticuerpos y la disponibilidad de éstos.

En la mayoría de los casos, especialmente en niños, la fiebre es de corta duración, benigna e incluso, según el párrafo anterior, se comporta como protectora. Si bien causa malestar, puede ayudar a una recuperación más rápida de las infecciones.

fiebre3

En algunas oportunidades de habla de hipertermia como sinónimo de fiebre, afirmación que es errónea.

La elevación de la temperatura en la hipertermia no está originada por el mismo organismo sino por factores externos, por ejemplo el calor excesivo, el golpe de calor o el sobreabrigo, especialmente en niños muy pequeños.

fiebre2

Un recaudo especial merece la aparición de la fiebre en los lactantes pequeños, en especial los menores de 3 meses. En ellos, el riesgo de infección bacteriana grave o potencialmente grave es mayor y no debe demorar la consulta al pediatra ante su aparición.

Como conclusión, más allá del alivio sintomático, el tratar la fiebre no mejora la evolución de la enfermedad infecciosa que la causa, no previene secuelas ni el desarrollo de convulsiones febriles.

Es muy importante recordar que la convulsión febril simple no produce epilepsia ni deja daño cerebral, a pesar de ser un episodio muy angustiante para los padres.  Se pueden presentar independientemente del nivel de temperatura que se alcance. Se dan en aproximadamente 4 de cada 100 niños con fiebre previamente sanos, sin trastorno neurológico ni infección concomitante del sistema nervioso central, entre los 6 meses a 6 años. No requieren tratamiento específico, siendo importante el antecedente febril para su diagnóstico.

Fuente: Ferolla F.M. y col. «Bases fisiológicas para el tratamiento de la fiebre» . Programa Nacional de Actualización pediátrica. Sociedad Argentina de Pediatría. 2019

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

La visión de los colores

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los niños y el reconocimiento de los colores

EL COLOR DE LA VIDAcolores5

Febrero 2020

La visión de un objeto se produce cuando llegan al cerebro los impulsos nerviosos originados por los fotorreceptores de la retina. El ojo humano compone los colores combinando los tres básicos: rojo, azul y verde. La retina posee dos tipos de receptores: los conos, especializados para la luz diurna y el color, y los bastones, para la oscuridad y el movimiento. La combinación de estos tres colores básicos permite diferenciar numerosos tonos y así el ojo humano puede percibir unos 8000 colores y matices. Al llegar la luz visible a la retina, es absorbida y descompuesta originando potenciales eléctricos que son transmitidos por el nervio óptico al cerebro.

Una pregunta habitual que recibe el profesional en el consultorio es acerca del reconocimiento de  los colores por los niños pequeños. Específicamente a qué edad es esperable que logren identificar el color de los objetos y que puedan diferenciarlos.

colores2La realidad es que el bebé está capacitado desde muy temprana edad para diferenciar los distintos colores que se le presentan a la vista. Está claro que desde muy chiquitos se interesan más por los juguetes con tonos brillantes y llamativos. Sin embargo la identificación y reconocimiento  de los colores requiere de una maduración general que no sólo incluirá al ámbito de la visión.

Durante el primer año de vida el niño interactúa con objetos en forma cada vez más frecuente. La posibilidad de tomarlos, la llegada de la deambulación que le permite multiplicar sus experiencias y el desarrollo del lenguaje hacen que aproximadamente a partir de los dos años los niños comiencen a nombrar los colores que ya mucho antes venían identificando. Dado que los momentos de atención en estas edades suelen ser cortos, algunas veces los adultos no se dan cuenta de la aparición del nuevo “logro” y es generalmente por la preferencia de juguetes con cierto color que comienzan a tomar idea de ello. En realidad el niño conoce el nombre del color a pesar de no poder expresarlo, en función del desarrollo del lenguaje. Es por ello que, generalmente al comienzo,  el niño que aún no habla puede elegir un juguete rojo o un muñeco azul ante el pedido de su madre o padre.

Como vemos, la identificación de los colores depende de un proceso global de maduración. Como en otras habilidades, la estimulación suele acelerar su inicio y su evolución.

En este sentido, se recomienda que el niño comience por medio de juegos a reconocer los colores primarios, (azul, rojo, amarillo), utilizando cubos o bloques. El agrupamiento o el apilamiento por  color son juegos recomendables para dicha etapa.  Del mismo modo, se puede solicitar al niño que señale cosas, prendas o juguetes con un determinado color.

colores1

La comprobación de estas habilidades llena generalmente de alegría a padres y cuidadores provocando  en el  niño una necesidad de repetirlas completando así un círculo virtuoso.

Podríamos resumir la evolución considerando varias etapas:

  1. El niño es capaz de percibir los colores sin distinguirlos.
  2. Distingue los colores y reconoce que son diferentes. A base de de escuchar el nombre de un color y de enseñarle objetos que lo contengan aprende a distinguirlos.
  3. Es capaz de comparar y relacionar dos objetos del mismo color, gracias a al natural proceso evolutivo de maduración cognitiva.

En el mismo sentido, más adelante, el juego del “veo, veo”, puede continuar el proceso de estimulación de la visión, comparando tamaños y discriminando colores.

Es natural que durante estos períodos los niños confundan algunos colores o no diferencien tonalidades de un mismo color llevando algunas veces a preocupar a la familia.

colores4

En algunas oportunidades la dificultad para diferenciar colores continúa a pesar del crecimiento y desarrollo general. Generalmente el problema consiste en la apreciación de tonos o colores secundarios, requiriendo una evaluación por especialista.

Entre las anomalías de la visión cromática las más destacadas son las deficiencias congénitas del color, Suele haber familiares que sufren el mismo problema. Su incidencia varía entre las diferentes razas. En Europa afecta al 8% de  los hombres y al 0.5% de las mujeres. Muchos casos son detectados cuando el niño comienza su escolaridad, debiendo establecerse un diagnóstico concreto para el futuro desempeño académico y laboral.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook