Archivo del Autor: Horacio Mario Roqué

NUEVO: ABRIL 2021

Share on FacebookTweet about this on Twitter
burbuja5
burbuja4
burbuja1

Estrategias para asegurar la presencialidad

LA ESCUELA Y LAS BURBUJAS

 

 

llanto6
llanto3
llanto5

¿Por qué llora tanto?

EL LLANTO DEL RECIÉN NACIDO

 

 

antigripal1
antigripal4
antigripal2

Gripe y pandemia

VACUNACIÓN ANTIGRIPAL 2021

 

Además

fiebre amarilla1
repelente
aedes1

DengueFiebre amarillaChicunguyaRepelentes

 

SIGAMOS CUIDÁNDONOS RESPETANDO LA DISTANCIA, USANDO EN FORMA CORRECTA EL BARBIJO Y LAVANDO LAS MANOS EN FORMA FRECUENTE

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Burbujas contra la pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Estrategias para asegurar la presencialidad

LA ESCUELA Y LAS BURBUJASburbuja1

Abril 2021

La pandemia desde sus inicios fue incluyendo en nuestro vocabulario palabras que, sin ser nuevas, no tenían el significado que poseen a la fecha. Así como durante el año anterior nos acostumbramos a mencionar las palabras “hisopado” o “testeo”, ahora le toca el turno a “burbuja”. Si bien todos los que poseen hijos en edad escolar saben a qué nos referimos con este término, es conveniente definirla para poder entender mejor su funcionamiento frente al peligro del Covid 19.

Una burbuja social es en principio un agrupamiento de personas, en este caso de niños y docentes que comparten un mismo ambiente, el aula, no teniendo contacto directo con otros grupos durante su estancia en el centro educativo. 

La burbuja se extiende más allá del aula, dado que a la hora del recreo o el comedor se mantienen las pautas de aislamiento, evitando el contacto con otros niños, más precisamente con otras burbujas.

burbuja4

Estos grupos de convivencia están contemplados especialmente para los niños de Jardín y Primaria, con un máximo de 15 a 20 integrantes y un tutor o docente. De esta forma, partiendo del conocimiento que dentro de ella se encuentran todos sanos, el distanciamiento social entre sus integrantes puede dejar de ser estricto, facilitando las relaciones interpersonales entre sus integrantes y en general el acto educativo en sí mismo. Por otra parte, en el caso de aparecer un niño o adulto con síntomas sospechosos o enfermo se evita poner en cuarentena al resto de las clases y miembros del colegio, aislando sólo a esa “burbuja”.

Toda burbuja social, como la escolar, requiere un alto compromiso de sus integrantes, que en este caso recae en los padres y madres, dado que es fundamental que en cada casa o familia se cumplan las medidas higiénicas para evitar la enfermedad y, en el caso de suceder, exista una rápida comunicación con el resto de las familias y la escuela para “romper” en forma oportuna la burbuja, comenzando el aislamiento de todos sus integrantes. Lo ideal es que cada hogar arme su propia burbuja, evitando contactar, en la medida de lo posible, con otros grupos de personas.

burbuja6

Es importante en este tramo señalar también lo que no se consideran “burbujas”, para de este modo también comprender mejor su significado. No son burbujas los grupos de amigos o amistades de los padres del niño, los integrantes de la familia que no están día a día conviviendo ni menos aún los compañeros de trabajo de los progenitores, precisamente porque cada uno de los integrantes de estos grupos interactúan a su vez con infinidad de personas posibilitando la aparición de contagios.

Unas 88 «burbujas» escolares fueron aisladas o quedaron sin actividad desde el inicio de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires desde el 17 de febrero, debido a la aparición de contactos o casos de covid, según informes del Ministerio de Educación porteño. Sin embargo, no se ha comprobado a la fecha que las escuelas durante estos meses de presencialidad hayan contribuido a un incremento en los casos de la enfermedad.

burbuja5

La aparición de síntomas tan inespecíficos como tos, dolor de garganta, decaimiento y fiebre motivan a diario el aislamiento y/o hisopado del niño afectado, poniendo en jaque la continuidad de la burbuja en caso de confirmarse la infección por Covid. El mismo peligro ocurre cuando un padre, madre o familiar cercano del niño enferma por Coronavirus. Al convertirse el hijo en contacto estrecho debe evitar el ingreso a la burbuja por la posibilidad de la diseminación de la enfermedad.

Si bien todos los esfuerzos están dirigidos a detectar un contacto o incluso un contagio en forma precoz para salvar la “burbuja”, no debemos olvidar que el Covid 19 suele ser asintomático en los niños, siendo muchas veces casi imposible saber con seguridad si un niño está libre del virus. De aquí la importancia de estar atentos a cualquier síntoma por leve que sea.

burbuja2

Otro punto importante a considerar en las “burbujas” son los adultos que las integran, especialmente los y las docentes. A diferencia de los niños suelen cursar la enfermedad con síntomas e incluso algunas veces con complicaciones. Poseen generalmente una actividad social más amplia que sus alumnos, por lo tanto, con mayor riesgo de contagiarse, constituyéndose muchas veces en los responsables de la ruptura de las burbujas. En estos casos, los niños se convierten en contactos estrechos de la docente, motivando el aislamiento de todo el grupo.

burbuja3

La aplicación de las vacunas a este calificado personal seguramente reducirá las situaciones comentadas.

Se requiere en todo momento una coordinación efectiva entre las autoridades responsables de la educación y de la salud en cada jurisdicción. Es importante que la escuela posea directivas precisas emanadas de ambos ministerios para saber actuar frente a los distintos escenarios que se vayan presentando. De todos estos factores dependerá que la presencialidad en las aulas sea una realidad durante este 2021-

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Gripe y pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La gripe , siempre la gripe

VACUNACIÓN ANTIGRIPAL 2021antigripal5

Abril 2021

 A pesar de la pandemia por Covid 19 el virus de la gripe casi nunca falta a la cita de cada invierno. Durante el pasado año la cuarentena y el distanciamiento social sumado al reforzamiento de las medidas de higiene hicieron que esta enfermedad, como la mayoría de las infecciones respiratorias, disminuyeran su frecuencia. En contrapartida, todo lo sucedido en 2020 provocó que la campaña de vacunación contra la gripe fuera menos exitosa, comparada con años anteriores.

Este año, en plena batalla contra el Coronavirus, no debemos olvidarnos de la gripe, especialmente en los niños pequeños, los adultos mayores y en las personas con enfermedades crónicas. Para estos grupos la inmunización seguirá siendo obligatoria y gratuita.

Como en otras oportunidades, la vacuna antigripal de este año está dirigida contra varias cepas. Pueden ser trivalentes o cuadrivalentes según sean tres o cuatro las cepas contra las que protegen. Tanto las primeras como las segundas son efectivas contra el virus A H1N1, causante de la recordada epidemia de 2009.

antigripal6

La Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, ha recomendado las siguientes cepas para la formulación de vacunas contra la gripe para el Hemisferio Sur 2021. La recomendación tiene en cuenta también las probables mutaciones que suelen caracterizar a los virus.

Vacuna trivalente:

Cepas Virus Influenza Tipo A:

  • A/Victoria/ 2570/2019(H1N1)
  • A/Hong Kong/2671/2019(H3N2)

Cepa Virus Influenza Tipo B:

  • B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)

 

Vacuna cuadrivalente:

Cepas Virus Influenza Tipo A:

  • A/Victoria/ 2570/2019(H1N1)
  • A/Hong Kong/2671/2019(H3N2)

Cepas Virus Influenza Tipo B:

  • B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)
  • B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata)

 

GRUPOS DE RIESGO

 El Calendario Nacional de Vacunación contempla la vacunación para:

  • Niños desde 6 meses hasta 24 meses de edad inclusive.
  • Embarazadas en cualquier trimestre de gestación.
  • Puérperas dentro de los 10 días del egreso de la maternidad, si no fueron vacunadas durante el embarazo.
  • Personal de Salud.

antigripal4

Por otra parte, también se indica la vacunación a:

  • Todos los mayores de 65 años.
  • Personas de 2 a 64 años con factores de riesgo (enfermedades respiratorias crónicas y cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, obesos, diabéticos, pacientes con retraso madurativo grave, convivientes de prematuros, entre otros).

antigripal1

ESQUEMAS DE VACUNACIÓN 

  • Grupo de edad Dosis Cantidad de dosis
  • De 6 a 35 meses inclusive 0,25 ml      1 ó 2 (*)
  • De 3 años a 8 años inclusive 0,50 ml 1 ó 2 (*)
  • A partir de los 9 años            0,50 ml  

(*) Los niños menores de 9 años deberán recibir DOS DOSIS de vacuna antigripal 2021, con la excepción de los que hubieran recibido al menos dos dosis de vacuna antigripal anteriormente, para los cuales sería suficiente sólo UNA DOSIS.

Tener en cuenta que antes y después de la administración de vacuna contra Covid se recomienda respetar un intervalo de al menos 14 días con otras vacunas.

 

MARCAS DE VACUNAS AUTORIZADAS POR LA A.N.M.A.T  a la fecha:

 

Nombre Comercial

Composición
AFLURIA QUAD Tetravalente
AFLURIA QUAD JR Tetravalente
AGRIPPAL S1 Trivalente
FLUXVIR Trivalente
INFLUVAC TETRA Tetravalente
ISTIVAC 4 Tetravalente
VIRAFLU Trivalente
VIRAFLU Pediátrica Trivalente

antigripal3

 

Fuente:  Ministerio de Salud de la Nación. 2021

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El llanto del recién nacido y su significado

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¡¿Por qué llora tanto?!

EL LLANTO DEL BEBÉllanto1

Abril 2021

El llanto de un bebé siempre es motivado por un reclamo. Ya sea por hambre, dolor, necesidad de abrigo o amparo, el niño siempre requiere que su angustia sea resuelta.

El llanto del recién nacido durante los primeros días de convivencia con su familia suele ser una consulta bastante frecuente. Sin embargo, pocas veces tomamos conciencia del significado de ese llanto y sus posibles implicancias a corto y largo plazo. En principio, se debe tener en claro que la amenaza más severa imaginable para el recién nacido es la ausencia de la madre. Es la ausencia de su olor que, según los científicos, por medio de las vías olfativas, pueden modificar los ciclos del sueño y las intenciones de alimentarse. La respuesta inmediata a la separación es una señal de socorro, manifestada por el llanto.

llanto6

Nuestra cultura ha interpretado en forma errónea que cuando a un bebé se lo deja llorar dejándolo solo, finalmente deja de hacerlo, más aún si se cree que la necesidad del recién nacido es sólo el alimento. La realidad es que el niño experimenta en esos episodios de desconsuelo, alteraciones hormonales que alcanzan muchas veces a la desactivación de la hormona de crecimiento y a la liberación de cortisol, (la hormona del estrés).

La separación del bebé y su madre, especialmente luego del parto o cuando se deja al recién nacido llorar solo en su cuna, significa una ruptura de una simbiosis que puede afectar su comportamiento a corto y largo plazo. Dicho fenómeno, frecuente en nuestra cultura, contribuirían a la realidad del hombre o mujer occidental, moderno, competitivo, individualista y con un elevado grado de desconexión con respecto a su ser interno en cuanto a emociones, pulsiones básicas y miedos, entre otros. El miedo y la ansiedad que afloran muchas veces en la edad adulta podrían provenir de la herida primaria, que, aunque enterrada, se mantendría activa, provocando alteraciones en el comportamiento.

llanto2

Durante el llanto sin consuelo de un bebé y especialmente del recién nacido, se pueden encontrar dos etapas con distintas alteraciones en el metabolismo. En la primera de ellas, manifestada por llanto y gritos, la frecuencia cardíaca se incrementa a la par de su tensión arterial y de las hormonas de estrés provocando un estado hipermetabólico del cerebro. La segunda etapa, en caso de no haber consuelo, es de aparente calma, es la que ha provocado la falsa creencia que cuando un bebé llora, finalmente se calma por sí solo. La realidad es que el niño en ella entraría en una etapa llamada de “conservación” provocando adormecimiento y evitación. A diferencia de la primera, el niño llora cuando se lo quiere levantar o alzar. Es una respuesta que ocurre en situaciones en que la persona no tiene ayuda ni esperanza por lo cual se desconecta para conservar su energía. Las alteraciones bioquímicas se vuelven caóticas con especial repercusión en el cerebro que se encuentra en pleno desarrollo.

llanto5

Culturas ancestrales con casi ningún conocimiento científico han favorecido el contacto estrecho entre la madre y su hijo desde el momento mismo del nacimiento, siendo por otra parte la norma biológica de la especie humana. Sin embargo, el manejo médico y muchos protocolos modernos provocan en la actualidad separaciones tempranas de la madre y su bebé. Con diferentes realidades, deficientes situaciones socioeconómicas obligan muchas veces a la desatención de un recién nacido. En ambos casos, el estrés motivado por una necesidad desatendida tendrá implicancias en el corto y largo plazo.

llanto3

El recién nacido no sólo requiere ser bien alimentado. No sólo puede llorar por hambre o “cólicos”. El contacto estrecho, el calor, el abrigo, el olor y la voz de su madre son tan importantes como el alimento mismo.

Fuente:  Morilla A. , Tessone Mónica. «La Hora Sagrada». Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2020

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Clases presenciales

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Un desafío frente a la pandemia

EL RETORNO ESPERADOvuelta6

Marzo 2021

Finalmente, las clases presenciales comienzan a ser una realidad en nuestro país. Si bien en forma progresiva en algunos niveles o regiones, la luz verde está encendida para que tanto alumnos como docentes vuelvan a las aulas.

Muchas opiniones se han vertido al respecto tanto a favor como en contra y resulta muchas veces difícil para los padres conocer a ciencia cierta los beneficios y perjuicios que tal determinación puede provocar.

En principio es importante conocer la situación epidemiológica durante la pandemia. Hasta el momento, los datos apuntan a que los niños menores de 18 años de edad representan cerca del 8,5% de los casos notificados y registran un número relativamente bajo de muertes en comparación con otros grupos de edad, presentando frecuentemente una enfermedad leve. Esta cifra quizás sea menor dado que está demostrado que muchos niños cursan la infección en forma asintomática. Sin embargo, no están exceptuados de presentar cuadros graves de la enfermedad, más aún si alguno posee alguna patología preexistente que pudiera agravar el pronóstico y la evolución de la misma. El período de incubación es similar al de los adultos, entre 1 y 14 días, habitualmente entre 5 y 6 días.

vuelta3

Teniendo en cuenta que la pandemia recién está cumpliendo un año, aún no se conoce a ciencia cierta el papel de los niños en la transmisión del virus y de la propagación del mismo en la comunidad. Dado que muchos países apenas acaban de empezar a levantar las restricciones que limitaban las actividades, todavía están por verse los efectos a largo plazo de la apertura de las escuelas en la transmisión comunitaria. Los estudios provenientes especialmente del hemisferio norte indican que el efecto de la reapertura de las escuelas sobre la transmisión en el resto de la comunidad podría ser pequeño, pero faltan evidencias científicas independientes para confirmar dichas conclusiones. Por otra parte, las características socioeconómicas y edilicias suelen ser bastantes dispares en distintos puntos del planeta. En realidad, las consecuencias a considerar deben abarcar a toda la comunidad educativa que incluye no solo a niños y niñas sino también al personal docente, no docente y a sus familias.

VUELTA2

Queda claro que la escuela es fundamental para el desarrollo y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes, no sólo para la adquisición de conocimientos sino también para el fortalecimiento de aspectos emocionales y sociales, el cuidado de la nutrición, de la salud y la realización de la actividad física. La escuela al mismo tiempo constituye un lugar seguro, permitiendo a padres y madres trabajar, contribuyendo a la actividad económica de la sociedad.

El cierre de las escuelas en el contexto de la pandemia marcó aún más las diferencias económicas y sociales, siendo más perjudicial el aislamiento en aquellos niños vulnerables con distinto tipo de carencias.

Será importante entonces considerar y saber de antemano que, la concurrencia de niños y niñas a la escuela durante el transcurso de una pandemia aún vigente, posee beneficios, pero también peligros que no sólo se circunscriben a ellos sino también a toda la sociedad. Por lo tanto, es fundamental saber que la apertura de las escuelas requiere de un compromiso del Estado en reunir las condiciones necesarias para que la actividad presencial pueda llevarse a cabo, pero también de la responsabilidad de las familias en cuanto al cuidado y prevención de la enfermedad. Debemos considerar a la comunidad educativa como una gran “burbuja”. En ella están incluidos los niños/as, el personal de la escuela, las familias y en algunos ámbitos el transporte. Cualquier integrante de la misma afectado puede perjudicar al resto, aunque no sea partícipe necesario del hecho educativo.

vuelta4

Independientemente de las medidas que se implementen en cada institución y de la responsabilidad del Estado en garantizar el cumplimiento de las mismas, está el compromiso de las familias en no romper la mencionada “burbuja”. Será fundamental continuar en los hogares con las medidas conocidas para prevenir al Covid 19 y la comunicación oportuna a la escuela de cualquier caso sospechoso o confirmado de la enfermedad. En contrapartida, las iniciativas comunitarias destinadas a corregir los falsos rumores también pueden contribuir de forma fundamental a reducir el riesgo de infección.

vuelta5

En conclusión, el inicio de la escolaridad presencial es bienvenida y la seguirá siendo mientras todos los actores en esta situación cumplan con los protocolos de prevención establecidas. Al mismo tiempo los datos epidemiológicos que a partir de ahora se reciban confirmarán si se va en la dirección correcta y los ajustes que se deban realizar. Mientras tanto el avance de la vacunación en la población hará lo suyo brindando la seguridad que todos necesitamos.

Fuentes:

  • Documento conjunto de posicionamiento para la vuelta a las escuelas. Sociedad Argentina de Pediatría. 2021
  • Preguntas y respuestas sobre las escuelas y la COVID-19” . Organización Mundial de la Salud. 2020

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

La escuela frente al Covid 19

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Compromiso de todos

DUDAS Y CERTEZASdudas7

Marzo 2021

El retorno a clases presenciales en el contexto de la pandemia lleva a toda la comunidad a tomar precauciones a fin de evitar que las escuelas no constituyan focos de propagación del Covid 19. Más allá de los protocolos establecidos por las autoridades educativas y sanitarias, las preguntas y dudas provenientes tanto de familias como de docentes no se hacen esperar, y es lógico que así sea.

Como sabemos es poco probable que los niños cursen una presentación grave de la enfermedad, según refieren la mayoría de los trabajos científicos. Sin embargo, no queda claro si los niños pueden constituirse en fuentes importantes de contagio para otros niños y para los adultos.

La relación estrecha de los niños con sus docentes puede facilitar la cadena de contagios, donde el adulto y el niño con enfermedades crónicas pueden ser los más perjudicados.

dudas5

A pesar de los protocolos que incluyen las medidas de higiene, el distanciamiento y la constitución de “burbujas” van surgiendo preguntas tanto en las familias como en los docentes que seguramente serán formuladas a médicos y especialistas a lo largo del año.

Particularmente en lo que respecta a los niños la principal inquietud de los padres está referida a los posibles cuadros de vías aéreas superiores, anginas, diarreas acompañadas o no de fiebre que puedan constituirse en sospecha de coronavirus durante este ciclo. La preocupación se justifica dado que, en años “normales” sin pandemia, los cuadros catarrales, las diarreas y las fiebres son siempre “moneda corriente” en la consulta diaria. La aparición del Coronavirus en 2020 junto al confinamiento redujeron en forma paradojal la frecuencia de estos cuadros en los niños, fenómeno observado tanto en guardias como en consultorios. El presente año probablemente sea distinto y de presentarse estos últimos, motivarán mayor preocupación, independientemente de la evolución favorable de los síntomas.

tos2

En realidad, la presentación de cualquiera de estos cuadros referirá, en forma o no justificada, a un probable caso de coronavirus, adquiriendo una relevancia que en otras épocas hubiera sido impensada.

tos1

Indudablemente la sospecha de Coronavirus ante la aparición de estos signos y síntomas en niños constituye la estrategia más adecuada para preservar las “burbujas”. Las familias deberán estar preparadas para iniciar aislamientos hogareños motivados por la sospecha de enfermedad como también por el contacto estrecho con el probable infectado. La posibilidad de realizar hisopados en ambos casos podrá resolver las dudas, confirmando o no la presencia del virus.

Si bien los docentes tienen la posibilidad de realizar testeos de anticuerpos, tampoco hay seguridad que no adquieran la enfermedad durante el intervalo entre los mismos o por fuera de la comunidad educativa. La posibilidad que los niños se constituyan en contactos estrechos del docente probablemente motivará nuevos aislamientos esperando resultados y evoluciones.

VUELTA2

Frente a todos estos posibles inconvenientes deben prevalecer la responsabilidad de padres y madres, responsabilidad que siempre se reclama y adquiere aún mayor importancia en época de pandemia: los niños no deben asistir a clase con fiebre o con antecedentes de haberla presentado, con tos y mocos, o diarrea y vómitos. Si bien estas determinaciones puedan provocar inconvenientes en la dinámica familiar siempre será mejor esta actitud a iniciar un brote de Coronavirus en la escuela. Del mismo modo la obligación de comunicar la aparición de un caso en la familia que hubiera tenido contacto estrecho con el niño o la niña.

Si bien las escuelas cuentan con protocolos especiales que incluyen los mencionados eventos es importante reforzar y motivar actitudes en favor de la salud de niños y adultos.

Este 2021 es sin dudas un año escolar distinto, atravesado por la pandemia, requiriendo del esfuerzo de todos para mantener la presencialidad de las clases de la mejor forma posible.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

¿Qué es la invaginación intestinal?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

INVAGINACIÓN INTESTINAL

Lo que hay que saberinva2

Marzo 2021

La denominada invaginación intestinal del lactante consiste en la introducción de una porción distal del intestino delgado en otra próxima, (a modo de telescopio), constituyendo de esa forma una obstrucción de la luz del mismo y en la circulación sanguínea que nutre sus paredes. Es la primera causa de oclusión intestinal en los lactantes y niños pequeños con un pico de incidencia entre los 5 y los 9 meses, más frecuente en varones. El fenómeno ocurre generalmente entre las últimas porciones del intestino delgado y el inicio del intestino grueso, (localización íleo-cólica).

inva1

En el 90 % de los casos no se descubre una enfermedad o condición predisponente. Lo que si queda más o menos claro que en su origen interviene una “cabeza” de invaginación que opera como punta para que esa porción se introduzca en la proximal. Se cree que muchos cuadros que producen inflamación de la mucosa intestinal podrían generarlo. Por ejemplo, la hipertrofia de muchos ganglios secundarios a gastroenteritis o cuadros respiratorios virales o la presencia de pólipos intestinales. En los pocos casos en los que se encuentra la causa, el llamado divertículo de Meckel parece ser el motivo más frecuente. El mencionado divertículo es un es una de las anormalidades congénitas más comunes. Ocurre cuando la unión entre el intestino y el cordón umbilical no se cierra completamente durante la evolución fetal. Esto conduce a la formación de una pequeña bolsa en el intestino delgado, que, cursando muchas veces sin síntomas previos, puede constituirse en la cabeza de la invaginación e iniciar el fenómeno descripto. Es importante citar también aquí la presentación que puede ocurrir acompañando al síndrome urémico hemolítico. En estos casos la invaginación estaría producida por la inflamación de los vasos que nutren a las paredes del intestino.

inva6

Como se dijo anteriormente la consecuencia inmediata de la invaginación o inturcepción es la obstrucción intestinal y con ella la aparición de los principales síntomas y signos en el bebé: el llanto y los vómitos. El niño en las presentaciones características se encuentra inicialmente con buen estado general, pero con episodios de llanto intenso provocados por el dolor, que pueden estar intercalados con breves momentos de tranquilidad. Sin embargo, estos últimos con el correr de las horas se van haciendo más breves pasando a un llanto continuo y permanente.

inva3

Generalmente el cuadro se acompaña de vómitos inicialmente alimentarios y con el correr del tiempo biliosos dada la obstrucción de la vía digestiva. Son frecuentes también las cacas o deposiciones teñidas con sangre roja acompañada de moco, denominadas frecuentemente “en jarabe de grosellas”. No suelen aparecer en forma precoz dado que la obstrucción no se encuentra muy próxima a las últimas porciones del intestino grueso y del ano. La sangre obedece a la obstrucción del flujo sanguíneo provocada por la invaginación. Los vasos nutrientes de la pared intestinal quedan así estrangulados impidiéndose la circulación, volcando sangre en la luz del tubo digestivo. La consecuencia de dicho fenómeno, en caso de no tener resolución, es el infarto y la muerte o necrosis de las porciones del intestino afectado con posibilidad de shock y compromiso futuro en la absorción de alimentos.

inva5

La aparición simultánea de todos estos signos y síntomas suele ser infrecuente pero la fuerte sospecha de un cuadro grave en padres o cuidadores hace generalmente que la consulta no se haga esperar.

Los estudios radiográficos y ecográficos suelen confirmar el diagnóstico de la afección y muchas veces identificar la ubicación y la cabeza de la invaginación.

La resolución en los cuadros no complicados suele realizarse mediante la reducción neumática o hidráulica de la porción invaginada utilizándose una enema especial, guiando el avance del aire o el bario mediante la radioscopia simultánea.

 El tratamiento quirúrgico queda reservado para aquellos niños en los que existen contraindicaciones para la reducción no quirúrgica debido a complicaciones, (perforación intestinal, shock) y cuando fracasa la reducción no quirúrgica.

El pronóstico es excelente en los niños en los cuales la resolución por medio de la enema o la cirugía es realizada en tiempos de evolución adecuados.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Las pantallas y el sueño

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Una luz durante las noches

PANTALLAS ELECTRÓNICAS Y MELATONINAreloj1

Febrero 2021

El denominado “reloj circadiano” que todos poseemos se encuentra ubicado en el hipotálamo, una glándula de gran importancia dentro del cerebro, responsable de la liberación de transmisores químicos que modulan el comportamiento de distintos órganos del cuerpo. El mencionado “reloj” es el encargado de modificar distintas funciones y estados del organismo según sea el día o la noche.

Las retinas ubicadas en los ojos son las responsables de la llegada de los estímulos lumínicos al mencionado reloj, informando sobre la luminosidad del día al despertar y la oscuridad tanto de la noche como de la provocada por el cierre de los párpados para conciliar el sueño. Numerosas hormonas modifican su secreción en todo el cuerpo gracias a la información suministrada por el “reloj”.

Una de las hormonas relacionadas con este mecanismo es la melatonina, conocida inductora del sueño. El denominado “reloj” incrementa su secreción en los momentos previos al descanso nocturno debido principalmente a la información transmitida por los receptores de ambas retinas.

Un reciente trabajo científico realizado en niños entre 3 y 5 años de edad ha estudiado los efectos de la luz de las tabletas o aparatos similares durante la noche, antes de irse a dormir. El mencionado trabajo demuestra un significado descenso de la secreción de melatonina nocturna luego de una hora de interacción con estas pantallas. Del mismo modo se observó que tal disminución persistía al menos 50 minutos luego de la estimulación lumínica y que finalmente los niveles de melatonina no retornaban a los niveles considerados normales en niños de esa edad.

reloj6

Estos hallazgos se complementan con datos que demuestran que son justamente los niños y los adolescentes los más sensibles a los efectos de la luz y la supresión en la liberación de melatonina. Dicho fenómeno se debería en gran parte a la mayor y mejor transparencia de los ojos jóvenes y pupilas generalmente más dilatadas en comparación con las de los adultos. Esto hace que los niños sean aún más sensibles a la relación entre la luz ambiental y la secreción de melatonina.

reloj4La costumbre del uso de tabletas electrónicas en estas edades durante las noches es cada vez más frecuente. Del mismo modo la edad del inicio de esta práctica es cada vez más precoz. Las recientes estadísticas informan que en los últimos años se ha triplicado el tiempo que los niños dispensan a estos aparatos y que el 90% de los padres consultados reconocen que sus hijos comienzan a interactuar con ellos desde antes de los 2 años de edad.

Todos estos hallazgos no son muy distintos a los que encontramos en muchos hogares de nuestro medio. El control parental parece estar sólo circunscripto al contenido de las pantallas sin tener en cuenta el tiempo que el niño transcurre frente a ellas. Sumado a ello, la pandemia llevó a grandes y chicos a pasar muchas horas en casa, no dependiendo de levantarse temprano para concurrir a escuelas y prolongando el tiempo de juego durante las noches. La consecuencia de todos estos fenómenos es casi inevitable. La dificultad para ir a la cama, conciliar el sueño y luego levantarse se hace cada vez más importante y se va agravando como un círculo vicioso motivando la consulta al especialista.

reloj5

Es bien conocido el efecto de la melatonina en la inducción del sueño. Sus virtudes son publicitadas a diario en medicamentos para contrarrestar el insomnio en adultos. Lo que no todos conocen es la intervención de la melatonina en numerosos procesos biológicos más allá de facilitar el sueño. Entre ellos la regulación de la temperatura, la presión arterial y la glucemia durante el día y la noche. En forma adicional, la melatonina funciona como un importante antioxidante que interactúa con variados componentes celulares.

Estudios en adultos han demostrado que el tiempo nocturno inapropiado de sueño durante períodos prolongados puede llevar a alteraciones psicológicas variadas, habiéndose referido también la mayor frecuencia de cáncer y obesidad.

reloj3

No debemos olvidar, según la investigación referida, la mayor sensibilidad de la melatonina a la luz en niños y adolescentes, haciéndolos fácilmente susceptibles de padecer en el futuro problemas debido a su inadecuada estimulación o inhibición.

Esperemos que el reinicio de la escolaridad presencial vaya en parte disminuyendo la frecuencia de estos hábitos, especialmente en niños pequeños, sumado a la concientización de los adultos responsables sobre los potenciales peligros.

Fuente: Lamese D. y col. “Sensitivity of the circadian system to evening bright light in preschool-age children” 2018

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Verano y Coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La pandemia también hace turismo

EL VERANO Y LA PREVENCIÓN DE CONTAGIOSvacaciones covid2

Febrero 2021

La pandemia por Covid 19 ha modificado el comportamiento y las costumbres de la población mundial. La llegada del verano y las vacaciones no son ajenas a dichos cambios.

Adaptarse a la “nueva normalidad” también incluye cuidarse en este período del año, más aún cuando está cercana la vacunación contra la enfermedad. Si el trabajo y la escuela pudieron adaptarse a la pandemia, con todos los inconvenientes conocidos, las vacaciones deben modificar algunas costumbres y hábitos muy arraigadas en la mayoría de la población.

Por fortuna, disfrutar del mar, las sierras o las montañas implican actividades generalmente al aire libre donde la transmisión viral es más difícil. Sin embargo, el riesgo de contagio siempre existirá toda vez que no se cumplan las normas que acostumbramos cumplir durante el año pasado:  barbijo, distanciamiento social, no compartir vajilla ni mate y frecuente lavado de manos.

vacaciones covid4

Es difícil cumplir el distanciamiento cuando se veranea en grupos numerosos, en especial de amigos. Estos grupos, en los cuales se comparte casi todo, con sólo uno de sus integrantes que desarrolle la enfermedad, aunque sea asintomático, contagiará al resto. Más aún si hubiera interacción con otros jóvenes como puede suceder en fiestas clandestinas o lugares cerrados. Difícilmente ellos desarrollen formas graves de la enfermedad, pero serán transmisores hacia el resto de la comunidad.

Es complicado cumplir y hacer cumplir el distanciamiento social en playas habitualmente muy concurridas. Basta recordar fotos de tantos veranos anteriores en las que una sombrilla y un mate conglomeraban a más de una familia. Juega a favor el ambiente abierto de estos lugares en los que se sabe se reduce la posibilidad de contagio. Sin embargo y a pesar de ello existen situaciones que pueden facilitarlo como lo son no usar barbijo y toser o estornudar sin ninguna protección. En algunas circunstancias la distancia social debe extenderse aún más. El viento, muy frecuente en nuestras playas, puede llevar el contagio más allá de los 2 metros por medio de las gotitas de saliva o moco dispersadas. El tiempo húmedo también podría favorecer la sobrevida del virus.

vacaciones covid8

Se suele preguntar acerca de la posibilidad de contagio a través del agua, ya sea de mar, río o pileta de natación. A la fecha no hay publicación científica que haya comprobado tal riesgo. El agua de mar con su movimiento y su componente salino probablemente dificulten la supervivencia del virus. En todas ellas además se requeriría una cantidad adecuada de virus para provocar el contagio, cifra difícilmente alcanzable con la dilución a la que son sometidos.

El calor es otro ítem a considerar. El Coronavirus es un virus respiratorio y como todos los de su grupo se desenvuelven mejor en climas fríos que en cálidos. Si bien intervienen muchos factores al respecto, las mayores olas de contagios han ocurrido en temperaturas frías a templadas. Sin embargo, el clima cálido no es un obstáculo infranqueable para el virus para desestimar su circulación, como muestran las últimas estadísticas en nuestro país y en zonas cálidas de nuestro continente. Por otra parte, está comprobado que la humedad ambiental favorece la transmisión viral.

vacaciones covid5

Otra duda que puede acechar a los veraneantes es la posibilidad de contagio a través de la arena o la tierra.  A menos que haya secreciones respiratorias recientes en las mismas esta vía de contagio sería sumamente infrecuente. Además, el calor de la luz solar sobre ellas dificultaría en gran medida la supervivencia del virus.

Los residuos abandonados en la playa pueden ocasionar contagios. Así los pañuelos, vajilla y bombillas descartables arrojados a la playa pueden transmitir la enfermedad en caso de que sean relativamente recientes y manipulados sin una adecuada higiene posterior o protección adecuada.

playas mordeduras3

Es importante aprovechar las vacaciones para visitar lugares donde se pueda disfrutar el medio ambiente, evitando la estadía en ciudades o lugares que por más singulares que parezcan tengan elevada circulación de gente. Hay estudios señalando que las micropartículas de smog podrían servir de transporte al Covid 19 para elevar su contagiosidad.

vacaciones covid7

En resumen, lo más importante para estas vacaciones es que las mismas se adapten a la nueva normalidad. El riesgo real y concreto es “bajar la guardia” y dejar de adoptar las medidas básicas de protección: distanciamiento social, uso de barbijo, frecuente lavado de manos y buscar ventilación en ambientes cerrados, como por ejemplo los restaurantes.

vacaciones covid6

El peligro real es confiarse y sentir que por estar de vacaciones uno puede olvidar estas medidas.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

La educación y la pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Comenzar las clases en pandemia

VOLVER A LA ESCUELAclases3

Febrero 2021

La pandemia sigue su curso y nos va enfrentando a nuevos desafíos. Comienza 2021 y más allá de la llegada inminente de las vacunas la mirada de todos está puesta en el retorno de los niños a las aulas en forma presencial.

La virtualidad permitió en 2020 que muchos niños pudieran continuar la comunicación con los docentes y sus compañeros, tratando de desarrollar lo mejor posible el año escolar.

Así, la computadora encendida se convirtió en muchos hogares en la escuela virtual, permitiendo la interacción desde niños de jardín hasta adolescentes secundarios con maestros y profesores.

pantalla10

En nuestro país, como en el resto del mundo, el impacto de esta emergencia ha dejado huellas que probablemente se verán reflejadas durante los próximos años, requiriendo el trabajo coordinado de la escuela con las familias.

Se ha identificado el impacto de esta emergencia en la situación emocional de chicas y chicos, la modificación de los hábitos de sueño y alimentación en los más pequeños y la angustia en los mayores, afectando el desarrollo de las emociones y del conocimiento.

Sería injusto no reconocer la ventaja de haber podido contar con estos medios frente a esta emergencia. Sin embargo, la virtualidad trajo también consigo trastornos en el lenguaje, la socialización y la comunicación que van más allá de la ganancia o pérdida del año escolar.

clases7

Desde ya, resulta invalorable el esfuerzo realizado durante el año pasado por toda la comunidad para garantizar la continuidad educativa a través de la comunicación remota. No obstante, ello, la situación relevada en nuestro país indica que menos de la mitad de los hogares contó el año pasado con acceso fijo a Internet de buena calidad y 1 de cada 2 tampoco con una computadora disponible para usos educativos. Del mismo modo, muchos niños se convirtieron en víctimas de la violencia familiar, en relación al mayor tiempo transcurrido en los hogares.

Durante los primeros meses de la pandemia y probablemente frente al desconocimiento de la misma, la mayoría de los estudios científicos creyeron ver a los niños como un reservorio de la enfermedad, dado que, si bien no desarrollaban la misma o lo hacían en forma leve, podían transmitir fácilmente el virus a la familia y especialmente a los convivientes mayores. Esto determinó que el confinamiento mundial incluyera el cierre de escuelas para disminuir la propagación de la pandemia. Actualmente y con un mejor conocimiento de la enfermedad se sabe que los niños en edad escolar no constituirían una fuente importante de contagio. La educación presencial no parecería ser el principal promotor de los incrementos de la infección, del mismo modo que los estudiantes no parecerían estar expuestos a mayores riesgos de infección en comparación con el hecho de no asistir a la escuela, siempre y cuando se apliquen medidas de prevención. El personal escolar tampoco parecería estar expuesto a mayores riesgos.

clases2

En virtud de esta información y con protocolos de seguridad acordes se puede afirmar que las escuelas no constituirían un factor principal de transmisión del virus en la comunidad, por lo que sería prioritario iniciar la actividad presencial durante este año probablemente de forma progresiva. Todo ello teniendo en cuenta, además, la realidad local en el desarrollo de la pandemia. Allí donde existan altos valores de transmisión comunitaria y sobrecarga de los servicios de salud deberán ponerse en la balanza los beneficios y los riesgos de la concurrencia a las escuelas.

A partir de protocolos establecidos, con el consenso de los distintos sectores involucrados, es posible el retorno a la presencialidad. Para ello se requiere planificar los cuidados, garantizar una movilidad segura a las escuelas y sostener servicios básicos de protección. El personal docente y no docente debe también comprometerse a continuar la prevención también fuera de la escuela. El estado deberá garantizar también el normal funcionamiento de los servicios sanitarios y el correcto mantenimiento de las aulas.

clases4

El derecho a la educación de los chicos y chicas argentinas debe trascender las diferencias políticas y unificar a una sociedad golpeada por la pandemia.

clases 2020

Fuente: “Posición frente al regreso de las clases presenciales”. UNICEF ARGENTINA 2021.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook