Archivo de la categoría: LACTANCIA MATERNA

Dificultades durante la lactancia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

PECHO, EL ALIMENTO DEL BEBÉ

A cada dificultad una soluciónPECHO

Agosto 2019

Dar pecho en forma exclusiva y a demanda no significa esperar a que el niño llore en forma desconsolada para que el mismo sea ofrecido. Es importante saber reconocer signos precoces que indican que la hora de alimentarlo se acerca. De esta forma se evitará la irritabilidad del bebé y su voracidad que algunas veces suele provocarle atragantamientos momentáneos, regurgitaciones y gases.

Especialmente en los recién nacidos y en madres que están criando a su primer hijo la detección de estos signos precoces de hambre pueden ayudar a una experiencia más placentera en el momento de dar el pecho. El despertar del bebé, el movimiento y sacado de la lengua más frecuente, la respiración más frecuente y los chasquidos de su boca son los signos previos al llanto implorando la mamada.

pezon8

Un niño que inicia la succión del pecho materno sin llegar al llanto o a la irritabilidad es un buen comienzo para la puesta al pecho.

pecho a demanda 4Los seres humanos tenemos abolidos instintos que mayoría de las especies vivientes conservan. Uno de ellos es el amamantamiento. El éxito alcanzado por poder alimentar en forma exclusiva por medio del pecho sería sólo una circunstancia normal dentro de la vida de cualquier mamífero. Sin embargo en el caso de los humanos la técnica de administrar el pecho debe ser transmitida generacionalmente, siempre y cuando la familia cuente con esa experiencia, por la ayuda del equipo obstétrico y, en forma paradójica también por el bebé que conserva sus reflejos y en forma natural suele “ayudar” a su madre eligiendo la mejor postura para saciar su hambre.

Sin embargo hay casos en los cuales el acople entre madre y bebé puede ser más dificultoso. Falta de agarre o tironeamiento del pezón por el bebé, vaciado incompleto de la mama provocando dolor, incomodidad en la posición, etc.

La mayoría de los fenómenos comentados pueden ser secundarios a la mala técnica empleada para brindar el pecho y pueden ser diagnosticados con la sola observación del niño y la madre durante la puesta al seno.

  • Es importante llevar el pecho al bebé y no a la inversa. O sea el cuerpo del bebé debe estar alineado en un mismo eje y pegado al cuerpo de la madre.
  • Para tal fin se debe mantener sostenida la cabeza, en caso de ser recién nacido, y el resto del cuerpo. No es necesario separar el pecho de la nariz del bebé.
  • Para agarrar el pecho, es útil colocar cuatro dedos por debajo del pecho y el pulgar sobre el mismo, pudiendo este último ejercer ligera presión favoreciendo el acople con la boca del bebé.
  • Suele ser útil tocar al inicio los labios del bebé con el pezón, estimulando la apertura de la boca. La misma debe estar bien abierta para poder comenzar con la alimentación.
  • Durante la succión, el labio inferior debe encontrarse por debajo del pezón, o sea el mentón y el labio inferior deben tocar el pecho antes que el labio superior.
  • Las mejillas deben estar redondeadas, sin observarse hoyuelos o chasquidos al mamar.

pechoinmunidad5

Los chupetes se deben evitar hasta que la lactancia materna esté bien instalada, generalmente alrededor de la tercera semana de vida, a fin de evitar confundir al bebé con el pezón y la tetina.

Alentando el contacto piel a piel suelen obtenerse resultados positivos en los casos de acoples dificultosos. Forzar al bebé para que succione sólo logra irritar a ambos.

Siempre hay métodos alternativos para resolver los casos más difíciles. Todos incluyen a la leche materna y generalmente son provisorios hasta tanto se mejore el acople del bebé con el pecho. La leche de fórmula nunca es la solución.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia” . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Ictericia y lactancia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Destruyendo prejuicios

ICTERICIA Y LECHE MATERNAictericia1

Agosto 2019

La ictericia denominada fisiológica es un fenómeno que ocurre en la mayoría de los bebés recién nacidos, tratándose en general de un cuadro benigno. Sin embargo, la toxicidad  potencial de la bilirrubina en sangre hace que su nivel  deba controlarse en forma estricta especialmente durante los primeros días de vida.

Los lactantes amamantados en forma exclusiva experimentan en forma frecuente valores de bilirrubina algo más elevados, que pueden extenderse hasta la tercera o incluso cuarta semana de vida, a diferencia de los niños que sólo reciben biberón con fórmula láctea.

El déficit de la transferencia de leche del pecho al recién nacido, como resultado de dificultades durante la lactancia y la disminución del aporte calórico durante los primeros días de vida incrementa la absorción intestinal de la bilirrubina

Habría además  otro motivo que explicaría el mencionado fenómeno. Se ha demostrado que existe en la leche materna componentes  que favorecerían la absorción intestinal de la bilirrubina previamente eliminada. Por tal motivo los valores de dicho elemento suelen elevarse.

ictericia5

La aparición de la leche madura al terminar la primera semana de vida del bebé provocaría también el incremento del factor aumentando la absorción de bilirrubina para volcarse al torrente sanguíneo del bebé, incrementando o manteniendo el color amarillo de la piel incluso hasta la segunda o tercera semana de vida.

Una vez que el fenómeno desaparece debido a la maduración del metabolismo, la ictericia comienza a ceder sin depender de la administración de leche materna.

ictericia4Independientemente del motivo de su incremento, el control de la bilirrubina no conjugada en sangre, como en este y otros casos, debe ser monitoreada por el neonatólogo o pediatra, dada la potencial toxicidad de la misma para el cerebro y demás estructuras nerviosas del bebé.

Lamentablemente este fenómeno transitorio lleva muchas veces a la suspensión del pecho, el reemplazo por leche de fórmula y la consecuente disminución en la producción láctea  por falta de succión y al abandono final de la lactancia materna.

La principal recomendación en lactantes sanos de término o cercanos al término es la lactancia a libre demanda.

ictericia3La disminución del aporte del pecho materno y la presencia de componentes que favorecen la absorción de bilirrubina pueden contribuir, como vimos, al desarrollo y prolongación de la ictericia en algunos bebés. Sin embargo, el apoyo profesional, la confianza hacia el mismo y el consejo oportuno deben ser los mejores aliados para que estos fenómenos no operen en detrimento de la lactancia materna.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia”. Programa Nacional de Actualización Pediatrica. S.A.P. 2018

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El cuidado de las mamas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

GRIETAS DEL PEZÓN Y MASTITIS

Prevención y tratamientopezon1

Agosto 2019

Las grietas del pezón suelen constituir un problema que puede interferir en la puesta al pecho. El dolor en el momento de la mamada es el síntoma principal que se exacerba según la posición que adopta el bebé durante la mamada.

Las grietas son pequeños cortes sobre el pezón, pudiendo provocar además de dolor pequeñas hemorragias. La regurgitación de leche mezclada  con la sangre del pezón provoca la lógica alarma en la madre, temiendo que la hemorragia provenga de su hijo. Este episodio en algunas ocasiones corresponde a la aparición de la grieta, comenzando el dolor a partir del sangrado.

El fenómeno obedece siempre a un mal agarre o acople de la mama con el bebé, originando un tironeamiento del pezón hacia alguno de los lados terminando por cortarlos.

Muchas veces por desconocimiento o temor dicho cuadro motiva en forma innecesaria la suspensión del pecho afectado, condicionando el complemento de leche de fórmula o maternizada.

pezon3

El tratamiento suele ser simple, realizando lavado con agua y jabón, colocando sobre la zona de gotitas de leche y la exponiendo al sol la zona, obviamente en horarios adecuados. Se debe evitar el uso de ropa ajustada, de nylon o que mantenga la humedad del cuerpo. La de algodón en cambio es la más adecuada en estos casos.

No hay motivos para suspender la lactancia materna.

Algunas veces la afección es muy dolorosa, dificultando en forma importante la administración del pecho. Sólo en estos casos, en forma transitoria, puede ser utilizada una pezonera para continuar alimentando al bebé de ese lado. La colocación de cremas antibióticas puede ser necesaria para proteger la zona, teniendo la precaución de eliminarlas mediante lavado antes de ofrecer el pecho al niño.

En casos de dolor prolongado, persistente o bilateral se recomienda continuar amamantando con el pecho menos afectado, evitando el lado más dolorido, realizando la extracción manual de la leche en cada toma para mantener constante la producción láctea.

pezon2

El frenillo lingual corto en el bebé puede condicionar la aparición de las grietas en forma precoz dado  el mal posicionamiento de la lengua y el inadecuado acople con el seno materno.

Modificar la forma en que la madre ofrece el pecho a su niño suele favorecer una más rápida recuperación, colocando al bebé sobre la madre en posición ventral, recostada o reclinada sobre almohadas. Esta postura suele favorecer la relajación de la mandíbula provocando un mejor agarre y acople.

Justamente, la prevención de las grietas del pezón incluye sobre todo ofrecer el pecho en distintas posiciones durante el día, evitando que el mismo sea traccionado siempre hacia el mismo lado. Además de esta forma se asegura un mejor y más distribuido vaciamiento de las mamas.

Algunas veces y generalmente durante el puerperio tardío, en forma secundaria a las grietas del pezón o a la acumulación de leche por mal vaciamiento se produce intenso dolor acompañado de enrojecimiento y calor sobre la mama. En estos casos hablamos de mastitis, no necesariamente asociada a infección bacteriana.

pezon6

El   estancamiento de la leche en algunos sectores de la misma originan el dolor y posteriormente la inflamación. En estos casos tampoco se debe suspender la lactancia. Se pueden colocar paños tibios sobre la inflamación y analgésicos por vía oral o parenteral. La extracción manual de leche, vaciando en forma completa la mama, favorece la disminución del dolor y una recuperación más rápida.

pezon7En los casos que se agreguen fiebre, malestar general, decaimiento, dolores articulares y otros síntomas inespecíficos la mastitis suele ser infecciosa debiendo requerirse  antibióticos para resolver en forma adecuada la enfermedad.

El cuidado de las mamas se inicia antes de la llegada del bebé. Los masajes, especialmente durante el último trimestre del embarazo, la prevención de las grietas sobre los pezones y el vaciamiento completo de los pechos garantizan el normal aporte de leche en forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia” . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Lactancia natural y dificultades

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Ponerle pecho al pecho

dificultades2SOLUCIÓN A LAS DIFICULTADES

Agosto 2018

La lactancia materna es la forma de alimentación natural de todo bebé. Los innumerables beneficios de la leche de pecho son ampliamente reconocidos, con efectos no sólo durante la etapa pediátrica sino también en la edad adulta. De modo contrario, se puede afirmar que la alimentación con fórmula no es beneficiosa para el bebé, teniendo potenciales efectos nocivos para la salud del niño.

La costumbre de alimentar a los bebés al pecho era parte del acervo cultural transmitido en forma generacional. En otras épocas era difícil concebir la alimentación de un bebé sin la participación de “la teta”.  Sin embargo, la industrialización de los alimentos sumada a la publicidad hizo que, especialmente a mediados del siglo anterior, la leche de fórmula ganara terreno, especialmente en las clases sociales acomodadas. El ingreso masivo de las mujeres al mundo laboral, la escasa legislación que garantice licencias por maternidad, el trabajo en negro con escasos derechos y el bombardeo publicitario hicieron que la leche de fórmula ganara terreno en el resto de la sociedad.

pechoinmunidad2

Afortunadamente en la actualidad, la vuelta a costumbres más sanas y naturales ha favorecido que la mayoría de las mujeres amamanten. El problema se encuentra ahora en la exclusividad y continuidad de la puesta al pecho. Muchas madres inician la lactancia natural pero no todas llegan mínimamente al  sexto mes. También es frecuente la llamada alimentación mixta que incluye biberones entre las mamadas o durante las noches que marcando generalmente el camino para el abandono definitivo del pecho.

Pecho exclusivo significa alimentar al bebé sólo con “teta” durante los primeros seis meses. Ni agua, ni jugos, ni leches o fórmulas comerciales. De esta forma se obtienen los beneficios ampliamente comentados y difundidos de la lactancia específica tanto para el niño como para la madre.

pechoinmunidad1

Sin embargo  suelen ocurrir dificultades o problemas que pueden interferir  el cumplimiento de la regla. Las mismas pueden aparecer desde el mismo momento del nacimiento.

el-pecho-materno El contacto piel a piel, inmediatamente después de nacer y el inicio de la lactancia materna durante la primera hora de vida, favorece la adaptación metabólica del bebé, su organización y la recepción de la flora de bacterias que alberga la piel de su madre, (bacterias saprófitas) que le servirán de defensas. Del mismo modo se favorece en  forma temprana el acople boca-pecho contribuyendo a evitar posteriores alteraciones de la succión.

El principal responsable del cumplimiento de esta práctica es el equipo de salud y la Institución donde se lleve a cabo el parto. La entrevista preconcepcional con un profesional es importante para promover la alimentación a pecho y despejar dudas, especialmente si se trata del primer bebé. Será fundamental allí enseñar a la madre distintas posiciones para alimentar a su hijo, promoviendo de esta forma el vaciado parejo de ambas mamas. La terminación del embarazo por cesárea motiva muchas veces que el primer contacto y la puesta al pecho se demore con el correspondiente perjuicio para el bebé.

Una consulta frecuente y que suele provocar dudas  en la madre es el descenso de peso durante las primeras semanas después del nacimiento. Esta disminución es totalmente normal y su recuperación puede prolongarse más allá de los 10 días de vida. La pérdida de peso mayor a un 10% no significa que el bebé requiera complementos, siempre y cuando posea un examen clínico que evalúe su estado general. La recuperación promedio se da a los 8 días de vida. A los 21 días el 97,5 % de los niños recuperan el peso de nacimiento.

Otra consulta habitual y que suele interferir la lactancia natural es la presencia de ictericia, la coloración amarilla de piel y mucosas. La misma ocurre en la mayoría de los bebés recién nacidos, constituyendo generalmente un cuadro benigno sin tener relación alguna con incompatibilidades de grupo o factor sanguíneo. No obstante requerirá siempre control médico dada la potencial toxicidad de la bilirrubina en sangre.

ictericia3

Los lactantes amamantados presentan en forma más frecuente ictericia pudiendo extenderse hasta la segunda y tercera semana de vida. Este fenómeno se origina en un incremento en la absorción intestinal de bilirrubina debido a componentes presentes en la leche humana. No obstante ello, la ictericia finalmente disminuye, aún cuando la puesta al pecho continúe. Erróneamente la idea de “diluir” la bilirrubina motiva suplementar o incluso suplantar al pecho por leche de fórmula o agua.

Una inadecuada succión del bebé puede retrasar la eliminación de materia fecal. La misma posee cantidades considerables de meconio que, debido a su “estancamiento”, puede facilitar la reabsorción del mismo hacia la sangre.

Otro factor de preocupación materna y que puede llevar al abandono de la lactancia específica  lo constituye la dificultad en prender el bebé al pecho. El niño llora, la madre se pone nerviosa y el círculo vicioso se inicia, terminando muchas veces con la llegada del biberón. En estos casos,  la observación de una mamada por un puericultor será suficiente para hallar los motivos del presunto fracaso. La imposibilidad de secretar leche por los senos, (hipogalactia) es rara y muy poco frecuente. El tamaño de los senos no indica facilidad o dificultad para amamantar. La leche materna es siempre buena. Es un error creer que hay leches malas, flojas o débiles.

dificultades1

La preocupación por el incremento del peso suele también ser una de las causas del abandono o reemplazo del pecho materno. La comparación con otros bebés y el mal consejo de familiares y amigos hacen el resto. El llanto producido por los llamados cólicos del primer trimestre suele confundirse con hambre y motivar también el agregado de biberones. Lo real es que los bebés poseen una amplia franja de incremento ponderal normal pudiendo variar muchas veces en relación a la edad y características genéticas. El examen médico es fundamental para evaluar si el niño posee un crecimiento y desarrollo normal. Un bebé con un examen clínico normal, que se encuentra vital, que se prende bien al pecho y moja pañales en forma frecuente seguramente es alimentado en forma correcta.

dificultades4

Las afecciones del pezón y especialmente el dolor de los mismos suele provocar en forma transitoria o definitiva el abandono del pecho. Entre ellas las grietas del pezón, originadas generalmente por agarre inadecuado,  generalmente se previene o se soluciona  variando o rotando la posición durante el amamantamiento. Se recomienda evitar el uso de ropa interior ajustada o de nylon. Airear la zona, higienizar con agua y jabón. Colocar gotas de la misma leche luego de la succión puede contribuir también a evitar las grietas o el enrojecimiento. Si el dolor es muy importante se puede dar pecho de la otra mama, tratando de realizar extracción manual del lado afectado.

dificultades5

La mastitis es la inflamación de la mama. Representa un factor de riesgo dado que motiva en forma frecuente el abandono de la lactancia materna. Se presenta con dolor intenso, enrojecimiento e hinchazón de la mama afectada, asociándose algunas veces malestar general y fiebre. Puede originarse en una grieta del pezón previa pero el mecanismo generalmente involucrado es el éstasis o estancamiento de la leche en la mama, secundaria a dificultades en la puesta al pecho, disminución de la frecuencia de las tomas, incorporación de biberones y uso de chupetes para espaciar las tomas. Para su tratamiento es fundamental mantener la lactancia y drenar en forma frecuente la mama afectada.

dificultades7

Las distintas dificultades presentadas en este artículo muestran los escollos que generalmente se presentan durante la alimentación con el pecho materno. Todas pueden y deben ser resueltas. Para ello se necesita el genuino convencimiento de la madre y del grupo familiar no sólo de las ventajas de la leche materna sino también del riesgo de alimentar con fórmula. Nunca se debe pensar en el biberón como una alternativa posible frente a los problemas sino como un último recurso para la solución de los mismos.

pecho a demanda

Fuente:

Conti R. “Dificultades durante la lactancia”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2018

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Alternativas evitando el biberón

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Esperando a que vuelva mamá

succionconfusion3CÓMO ADMINISTRAR  LA LECHE EXTRAÍDA SIN UTILIZAR EL BIBERÓN

Agosto 2018

La mejor forma de alimentar a un bebé es la leche materna, a demanda y exclusiva hasta los 6 meses de vida.

Independientemente del vínculo que se establece entre madre e hijo durante las lactadas, y de los beneficios conocidos de la leche materna, la succión ejercida a un pezón por el bebé es diferente a la realizada a una tetina de biberón o un chupete.

La succión del pecho materno requiere la completa introducción del pezón y areola dentro de la boca del lactante, hasta que la punta del pezón alcance el paladar, produciendo el sellado completo para crear el vacío,  es una función activa que requiere la coordinación de varios músculos de la boca y la lengua para obtener la leche. El amamantamiento se realiza en 2 fases, en la primera hay prehensión del pezón y la aréola, cierre hermético de los labios, desciende el maxilar inferior para formar un vació en la parte anterior de la boca, permaneciendo cerrada la parte posterior por el paladar blando y parte posterior de la lengua. En la segunda fase avanza el maxilar inferior de una posición de reposo hasta colocar su borde frente al superior. Para hacer salir la leche, el maxilar inferior presiona al pezón y lo exprime por un frotamiento antero- posterior. La lengua adopta forma de cuchara, deslizándose por ella, la leche hasta el paladar blando.

succionconfusion2

La utilización de todas estas estructuras facilita el armonioso desarrollo del órgano bucal. El esfuerzo realizado para la obtención de la leche, lleva habitualmente a un gran agotamiento físico del niño por lo que con facilidad se queda dormido recuperando fuerzas.

En la succión del biberón en cambio, el esfuerzo por obtener la leche es mucho menor. Los labios del bebé no comprimen con fuerza a la tetina adoptando una forma de “o” rodeando a la misma. No se produce el vacío comentado durante la succión del pezón, la lengua se mantiene plana, hay menor actividad de la musculatura bucal que no favorece el crecimiento armonioso de los huesos y cartílagos.

succionconfusion4

De esta forma es fácil suponer que la administración de pecho y mamadera en forma alternante puede confundir al bebé dado que la forma de obtener la leche en cada una de las situaciones es totalmente distinta. Por lo tanto es muy importante la puesta al pecho en forma precoz  luego del nacimiento, evitando la succión por mamadera o chupete. La succión que establece el bebé con ellos requiere mucho menor esfuerzo y es probable que frente a la confusión el pecho sea fácilmente dejado de lado con el perjuicio que dicha determinación significa. De allí que la alimentación mixta con pecho y fórmula en biberón establecida desde los primeros meses de vida lleva generalmente al abandono del pecho. De modo contrario, los bebés acostumbrados a tomar el pecho en forma exclusiva rechazan la alimentación por mamadera.

El hábito de succionar el pecho se inicia desde la primera lactada y se refuerza principalmente durante los primeros meses. El niño que comienza a confundir el pecho con el biberón suele no prenderse bien al pezón materno, se torna irritable al no poder satisfacer su hambre. La situación suele ser difícil de revertir y la mamadera se convierte en la solución para que el niño logre sosegarse.

succionconfusion1

Una situación bastante frecuente lo constituye el reemplazo ocasional del pecho. Las madres que poseen abundante producción de leche recolectan el contenido que el bebé no consumió mediante la expresión de sus mamas, refrigerando la misma para su conservación. De esa forma vacían en forma completa los senos, evitan los dolores el estancamiento de leche en los conductos, estimulan la producción y almacenan la misma para cuando su consumo sea necesario. Una de las ocasiones en las cuales se hace oportuno utilizar lo almacenado es cuando la madre requiere ausentarse por unas horas o una parte del día y la alimentación del bebé con leche materna se hace imperiosa.

En estos casos, muy frecuentes en la consulta, la forma de administrar la leche materna suele ser la preocupación de ambos padres.

Si bien siempre resulta tentadora la posibilidad de volcar la leche recolectada en un biberón, por los motivos antes comentados no es la forma más saludable de aportar la leche de madre. En muchos casos es el bebé que, acostumbrado al pezón, rechaza al biberón. En otros, la posibilidad de comenzar a confundir al bebé con la mamadera, especialmente durante los primeros meses de vida, hacen totalmente desaconsejable este método.

Se han ideado varias formas de administración que pueden suplir al pecho en forma transitoria a la vez que se administra leche materna. Los mismos fueron desarrollados en principio para la alimentación de prematuros que no pueden succionar o no lo hacen en forma completa, debiendo sus madres recolectar el calostro para su posterior administración. En ellos, la utilización del método dedo-jeringa es el más adecuado.

succionconfusion5

Se introduce un dedo limpio en la boca del bebé apoyando la yema en su paladar, preferentemente el dedo meñique que se podrá mover para estimular la succión. Cuando el niño la inicia se comienza a administrar la leche en muy pequeñas porciones en la comisura de ambos labios por una jeringa de 1, 2,5 o 5 centímetros cúbicos. No debe colocarse leche mientras el bebé no succione. Como dijimos es un método útil especialmente en niños prematuros, con problemas de prensión al pecho o con succión ineficaz. Mientras haya succión los niños pueden ser alimentados aun durante el sueño ligero, siempre semisentados y sostenidos en forma firme. La otra opción para estos niños tan pequeños es la utilización de la cucharita, con la cual la leche puede ser recogida directamente del pecho y dársela al bebé colocando la cuchara sobre el labio inferior favoreciendo que pueda lamerla.

Para los bebés más grandes, generalmente en sus domicilios y generalmente durante la ausencia temporaria de la madre el método más eficaz y saludable es la utilización del vasito o la taza. Por medio de estos recipientes pequeños se puede administrar mayores volúmenes de leche sin utilizar el biberón. El bebé debe estar semisentado mientras se lo sostiene. El vaso o tacita se coloca sobre el labio inferior evertido inclinándolo ligeramente para que la leche lo toque. Se debe evitar verter la leche dentro de la boca sino que el niño vaya introduciendo la lengua. Generalmente los bebés con buena succión terminan sorbiendo la leche del vasito, debiendo ir renovando su contenido.

succionconfusion6

Todos estos métodos evitan la succión de tetinas para evitar o resolver la interferencia de éstas con el pezón. En algunos casos es la única alternativa para estimular la succión. En otras responden al rechazo del mismo niño a tomar mamadera cuando el afianzamiento  con el pecho materno está fuertemente establecido.

Fuentes:

1- Conti R. “Dificultades durante la lactancia”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2018

2- Centro profesional de asesoramiento en lactancia. https://www.facebook.com/asesoraprolactancia/posts/diferencias-entre-la-succi%C3%93n-natural/1225680357484481/

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Relactación: ¿Qué es?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

1 al 7 de agosto: SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

Cuando parece que hay menos lecherelactacion1

PONER EL PECHO A LAS DUDAS Y TEMORES

Agosto 2017

Por distintos motivos hay muchas madres que, a pesar de su deseo, tienen problemas para continuar la lactancia específica. A medida que pasan los primeros meses notan que disminuye la leche en sus senos, que ya sus pezones no gotean como antes y que el bebé llora y se enoja al no poder extraer la cantidad que satisfaga sus necesidades.

Se sienten angustiadas ante el temor de no poder continuar ofreciendo el pecho y buscan en forma casi desesperada desde un consejo médico hasta alguna experiencia de amigas o familiares. Suele aparecer la tentación del complemento con alguna leche maternizada y con ella la disminución de la succión del pecho, completando el círculo vicioso que reduce más aún la producción láctea.

Si un bebé se puso en forma precoz al pecho luego del nacimiento, si la leche materna con la que se alimentaba era suficiente en los primeros meses, es posible pensar que algo haya sucedido para que el niño no quiera succionar el pecho o que realmente extraiga poca leche. Conviene en principio en estos casos comprobar que tanto en los pechos maternos como en la boca del bebé no existen patologías que impidan la normal prendida. En segundo término repasar y comprobar la técnica empleada para dar el pecho.

  • pecho a demanda 4El cuerpo del bebé debe estar pegado al cuerpo de su mamá.
  • La boca y la mandíbula del bebé deben estar pegadas al cuerpo de la mamá.
  • La boca del bebé debe estar completamente abierta y los labios evertidos.
  • La mayor parte de la aréola o toda ella debe estar escondida dentro de la boca del bebé.
  • El niño da chupadas grandes y espaciosas.
  • El niño está relajado y feliz.
  • La mamá no siente dolor en los pezones.

Las técnicas erróneas pueden impedir el total vaciamiento de los pechos y finalmente llevar a la disminución en la producción de leche. El dolor en los pezones puede corresponder al tironeamiento de los mismos por el bebé debido a su mal posicionamiento llevando fácilmente al agrietamiento y a la producción de hemorragias. En algunos casos no se cumplen los cambios de posición para amamantar. El bebé vacía sólo algunos alvéolos mamarios provocando dilatación en los no vaciados y producción de dolor.

pechoinmunidad5

Otras veces el motivo es algún suceso ocurrido como un viaje, una mudanza o un cambio de rutina que pudo haber originado stress en la madre y además motivar la incorporación de mamaderas para superar el trance. Cuando el amamantamiento no tuvo el afianzamiento completo o correcto, la aparición de las tetinas suele confundir a los bebés. La colocación de la boca y la lengua al succionar de ellas son distintas a la que ocupan con el pezón materno. En estos casos el niño comienza a prenderse mal del pecho prefiriendo la mamadera. La disminución en el tiempo de succión reduce finalmente la producción de leche.

El  ciclo hormonal que regula la producción de láctea puede también estar influido por factores endógenos maternos. La angustia, los miedos, el stress y el cansancio pueden obrar en contra de dicha producción.

A diferencia de lo que muchos creen hay poca relación entre la ingesta de líquidos y alimentos por parte de la madre y la producción de leche.

Existen en la actualidad técnicas llamadas de “relactación”. Las mismas como su nombre lo indica tratan de instalar nuevamente la lactancia materna en aquellos niños que han dejado de recibirla. Fueron en principio pensadas para las madres que por internaciones o patologías propias o de los bebés habían estado imposibilitadas de amamantar. Estas técnicas se ampliaron también a las madres adoptivas y a todos los casos en los cuales se corrobora menor producción de leche o rechazo por parte del bebé.

Estas técnicas siempre deben ser realizadas por profesionales capacitados y entrenados.

relactacion7

Hay factores que facilitan el éxito de las técnicas de relactación:

  • Deseo de la madre, sin presiones externas
  • Que uno de los motivos sea reforzar el vínculo y mejorar la salud
  • El tiempo de interrupción haya sido corto
  • Antecedente de lactancia previa
  • Que se establezca una técnica correcta
  • Apoyo de la familia, profesionales sanitarios y la comunidad
  • Que el niño tenga disposición a mamar
  • Que el bebé tenga menos de tres meses
  • Que no se hayan usado tetinas en el período de no lactancia

relactacion5

Los métodos para la relactación se dividen en dos clases. Los que están dirigidos a incrementar o mejorar la producción de leche y  los que mejoran la succión.

Entre los primeros se encuentran el aumento de la frecuencia del niño al pecho, la extracción manual de leche y finalmente los medicamentos que producen en la madre el incremento de la producción, (galactogogos).

Entre los que mejoran la succión se pueden mencionar a los métodos que estimulan los cambios en las posiciones de amamantamiento, en las técnicas propiamente dichas para relactar y en la eliminación de tetinas.

¿Qué son los suplementadores?

Los suplementadores son elementos utilizados durante las prácticas de relactación. Por medio de ellos se trata de administrar leche materna en niños que aún no pueden succionar, especialmente prematuros, evitando el uso de tetinas. Los más utilizados son las sondas, jeringuillas, vasitos y goteros. En todos ellos, el contacto con el pecho “piel a piel” es fundamental durante la realización de la técnica.

relactacion4
relactacion6
relactacion2

 El uso de los medicamentos “galactogogos” generalmente no resuelve el problema cuando son usados en forma aislada.

Para finalizar se puede afirmar que:

  • el-pecho-maternoLa causa más frecuente para iniciar suplementos con sucedáneos y suprimir la lactancia materna es la sensación por parte de la madre de que el “bebé no se llena”
  • En la mayoría de los casos tal percepción es errónea
  • Sin embargo, los casos de hipogalactia existen, y en general son secundarios a un mal manejo de la lactancia desde el inicio.

Fuente: Belmonte M.F. “Relactación: una estrategia posible” 8ºCongreso de Lactancia Materna. Buenos Aires. 2015

 Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

La moda de dar pecho

Share on FacebookTweet about this on Twitter

1 al 7 de agosto: Semana de la lactancia materna

pecho a demanda 4UNA MODA SALUDABLE

Agosto 2016

Estamos asistiendo por estos años a un resurgimiento de la lactancia materna como modelo de crianza. A diferencia de décadas pasadas, las cifras del Ministerio de Salud Pública demuestran que la duración media de la lactancia materna ha aumentado de 9 a 12 meses. Esto significa que en nuestro país la mitad de los niños que cumplen un año continúan tomando pecho. Han contribuido a ello las numerosas campañas de organismos públicos y privados que haciéndose eco de las investigaciones científicas han promovido y  promueven en forma permanente la puesta al pecho materno. Lamentablemente aún no se han obtenido resultados tan favorables en la cantidad de niños alimentados con pecho exclusivo hasta los 6 meses (no leches, no jugos, no agua).

pechomoda1

No obstante ello vamos mejorando.  Se está dejando de lado el modelo de la mamá llevando mamaderas por todos lados por la de la madre  dando pecho a su hijo en distintos ámbitos que incluyen ahora el trabajo, la oficina y el colegio.

Trabajar y amamantar ya no son incompatibles, tampoco estudiar, especialmente en la población de madres adolescentes.  Tanto las instituciones educativas como las empresas deben facilitar la continuidad de la lactancia materna. Los empleadores deben conocer, por ejemplo, los estudios científicos que demuestran menor ausentismo laboral y mayor adhesión a la empresa de las mujeres que encontraron apoyo para combinar el trabajo y la lactancia.

pechomoda2

La madre que trabaja también puede almacenar su leche para que sea dada durante los horarios laborales. A diferencia de las otras, la leche de madre es la única que puede almacenarse a temperatura ambiente hasta 8 horas, 3 días en la heladera, 14 días en el congelador y en un freezer hogareño hasta 3 meses. 

 

Dar el pecho es una buena forma de relajarse y reencontrarse. Es un momento de comunicación íntima con el bebé que ninguna mujer debería perder. Es alimentar a quien más se quiere con el cuerpo. Es dar vida con la vida misma.

El apoyo de la familia también es fundamental. Es difícil amamantar si no existe colaboración o comprensión. Más aún cuando hay otros hijos pequeños que cuidar. Tanto la pareja o los familiares cercanos pueden ayudar, evitando el agotamiento materno que suele ser muchas veces el motivo de abandono de la puesta al pecho.

La necesidad que un niño tiene de leche materna y la capacidad de su madre para producirla en la cantidad justa, han sido descritas como uno de los ejemplos más perfectos de la ley de la oferta y la demanda.

pechoinmunidad2La internación conjunta de la madre con su bebé, la desaparición de las nurseries  de las maternidades y la puesta al pecho desde el nacimiento ya no son solo patrimonio de las entidades públicas, las instituciones privadas también las han adoptado. La acreditación de “Hospital o Institución amiga de la madre y el niño” otorgado por Unicef y la Sociedad Argentina de Pediatría implica un reconocimiento a la calidad humana de la atención que se brinda a las madres, sus hijos y sus familias. 

La saludable moda de amamantar y promover el amamantamiento es el resultado también de la divulgación de los últimos conocimientos científicos. Ellos demuestran que los niños  alimentados a pecho crecen más sanos,  se enferman menos, perdurando la protección mucho más allá de la edad en que finaliza la lactancia. Sumados a los factores antiinfecciosos e inmunitarios hay componentes irreemplazables de la leche humana que favorecen el desarrollo madurativo del niño, permitiendo a cada amamantado optimizar la expresión de su potencial genético.

pechomoda3

Amamantar es mucho más que dar de comer y alimentarse. La Lactancia natural contribuye a establecer un vínculo corporal y emocional madre- bebé, que resulta mutuamente gratificante. Sigamos por este camino. Queda aún mucho por andar.

logo-facebook

La leche de las madres que fuman

Share on FacebookTweet about this on Twitter

31 de mayo: Día mundial sin tabaco

nicotina3LA NICOTINA EN LA LECHE MATERNA

Junio 2016

El tabaquismo es una adicción que favorece la aparición de diversas enfermedades discapacitantes y potencialmente mortales, entre ellas el cáncer de pulmón, el enfisema y patologías cardiovasculares diversas. En el mundo más de 1000 millones de personas fuman. El 80% habita en países de ingresos medios y bajos. Aproximadamente 650 millones de fumadores (10% de la población mundial) morirán en los próximos años a causa de enfermedades provocadas por el tabaquismo.

En nuestro país, Argentina, 40000 muertes anuales son ocasionadas por enfermedades vinculadas con el tabaquismo, lo que representa el 16% de las defunciones en mayores de 65 años. En América Latina, Santiago de Chile y Buenos Aires conforman las ciudades con mayor prevalencia de tabaquismo.

El cigarrillo contiene más de 3800 componentes perjudiciales para la salud, destacándose la nicotina como el más adictivo. Favorece la aparición de distintos tipos de cánceres, afecciones cardiovasculares, (infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la ateroesclerosis), y respiratorias (enfermedad obstructiva crónica, bronquitis y asma).

En el mundo hay aproximadamente 250 millones de mujeres fumadoras.

nicotina2

En ellas el tabaco, entre otros efectos perjudiciales, incrementa la prevalencia de infertilidad, promueve un retraso en la concepción, suele adelantar la menopausia y provoca mayor prevalencia de osteoporosis. Durante el embarazo aumentaría el riesgo de placenta previa, la frecuencia de partos prematuros, el bajo peso al nacer, la mal nutrición fetal con el consiguiente deterioro en el desarrollo cerebral ,aumentando finalmente la mortalidad de los recién nacidos.

nicotina1Las madres embarazadas que fuman transfieren su adicción al feto, dado que el mismo recibe por su sangre durante varios meses la nicotina. El momento del parto constituye una interrupción a esa exposición, pudiendo constituir un síndrome de abstinencia en el bebé durante las primeras horas de vida, con síntomas leves y autolimitantes como temblores, irritabilidad y alteraciones en el sueño.

TABACO Y LECHE MATERNA

Estudios europeos informan que entre el 20 y 40% de las mujeres fumadoras abandonan el cigarrillo durante el embarazo. Las madres con mayor tendencia a persistir con su adicción lo constituyen las que tienen ya muchos niños, las de baja educación, las que se iniciaron precozmente con el hábito, las que poseen pareja  también adicta al tabaco y por supuesto las consideradas grandes fumadoras. Se estima que entre el 12 y el 20% de las mujeres fuman durante el embarazo.

La madre que no deja de fumar durante el embarazo difícilmente lo hará luego del parto. Incluso muchas mujeres que no fuman durante el embarazo retoman el hábito en el período de lactancia.

el-pecho-maternoLo cierto es que la nicotina pasa a la leche con lo cual se generan numerosos interrogantes sobre sus efectos en el niño. El nivel de nicotina en la leche de madres fumadoras es alrededor del triple de su concentración en plasma. Aun así, es recomendable que las madres fumadoras continúen amamantando a su hijo ya que los riesgos por no hacerlo serían superiores.

Se ha observado en estos bebés algunos trastornos en el sueño, valores mayores de temperatura y alteraciones en la frecuencia cardíaca.

Es preocupante que el factor de protección, que proveería la leche materna contra el síndrome de muerte súbita del lactante,  desaparecería en estos bebés, habida cuenta de los casos encontrados con este triste desenlace.

pecho a demanda 4La nicotina disminuye el volumen de leche producido pero además altera su composición química, reduciendo la concentración de yodo y de grasas. También disminuyen los niveles de vitaminas E y C con el consiguiente riesgo para el crecimiento y desarrollo del lactante.

Se ha demostrado que el destete ocurre más precozmente cuando las madres fuman. Esto podría deberse en parte a la disminución en la producción de leche o en la creencia de la madre que su leche es perjudicial por su condición de fumadora.

Otros estudios demuestran que los bebés de madres que fuman y dan pecho sufren una disminución significativa de las horas de sueño. Los efectos estimulantes de la nicotina podrían explicar en parte dicho fenómeno.

Los bebés expuestos a la nicotina por medio de la leche materna incrementan los receptores para ese tóxico. Esto podría explicar la mayor tendencia de tabaquismo en adolescentes hijos de estas madres. Dicho fenómeno también podría darse por el recuerdo de  sabores experimentados  a través de la leche durante los primeros años.

nicotina4

La Organización Mundial de la Salud aconseja la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses. Como se dijo anteriormente el tabaquismo materno no constituye una contraindicación para ofrecerlo y cumplir con la recomendación. No obstante ello, es de vital importancia considerar la total dependencia y vulnerabilidad de los lactantes en relación al estilo de vida de madres y padres.

Un área clave para la protección de la salud de los más pequeños lo constituye la lucha contra el tabaquismo  pasivo por intermedio de la sangre, mientras se encuentran en el vientre materno, a través de la leche o respirando el humo del ambiente.

Fuente: Gulayin M. y col. Nicotina en leche materna y sus consecuencias en los lactantes. Revista Salud (i) Ciencia 21 (2015)511-516

logo-facebook

Lactancia y medicamentos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¿PASARÁ A LA LECHE?pecho a demanda 4

Noviembre 2015

La leche de pecho es la alimentación específica para el bebé. No es suficiente decir que es la mejor. En realidad toda leche de sustitución debe considerarse nociva dado que aumenta significativamente el riesgo de infecciones y afecta el desarrollo cognitivo.
Afortunadamente se está consiguiendo que cada vez más madres den el pecho en forma exclusiva y continuada durante los primeros 6 meses de vida. Por otra parte en todo el mundo se ha registrado un progresivo aumento en la edad de mujeres que cursan su primer embarazo. Se estima que aproximadamente el 90% de las madres reciben algún tipo de medicamento durante la lactancia. Todos estos fenómenos han llevado a incrementar las consultas relacionadas con el pasaje a la leche de drogas o medicamentos recibidos por la madre.


pasaje a la leche1Lamentablemente la información al respecto no siempre es clara o fácil de obtener. Muchos remedios informan sobre dicho fenómeno y algunas veces han originado la suspensión o abandono del pecho sin motivo científico alguno. Esto es muy importante, en especial en las madres con enfermedades crónicas que requieren de por vida la dosis de alguna droga. Muchas veces la disyuntiva entre abandonar la lactancia o la medicación materna suele crear conflictos e incertidumbres.

En principio hay que saber que la mayor parte de la leche materna se produce en el momento en el que el bebé estimula el pecho, a través de la succión. Esto significa que el pasaje de la medicación a la leche está condicionado a la circulación en sangre durante el momento inmediatamente previo a la alimentación. Por otra parte no sólo hay que considerar la presencia de las drogas en la leche sino la posibilidad de absorción de la misma por el aparato digestivo del bebé. Es el caso de los medicamentos inyectables que pueda recibir la madre y que por tal motivo suelen poseer casi nula absorción por vía digestiva.
Otro punto a tener en cuenta es la distinta velocidad de metabolización y eliminación de la drogas por el bebé. Estos procesos suelen ser más lentos en estos organismos y la posibilidad de acumulación de la droga ingresada por la leche puede ser peligrosa.
No obstante estas observaciones, se puede afirmar que la mayor parte de los medicamentos parecen ser seguros durante la lactancia, incluyendo todos los antibióticos de uso ambulatorio, casi todos los antihipertensivos, (con excepción del atenolol y demás betabloqueantes), los medicamentos para el asma y enfermedades respiratorias, los anticoagulantes y los remedios para la diabetes, incluyendo a la insulina.

                                             pasaje a la leche2                             el-pecho-materno                                               

En el caso del alcohol, si bien la ingesta de grandes cantidades debe ser evitada durante la lactancia, las pequeñas cantidades equivalentes a un vaso de vino o dos de cerveza pueden ser compatibles con la lactancia materna siempre y cuando exista un espacio de al menos dos horas entre su ingesta y el amamantamiento.
Finalmente es el médico, en especial el pediatra, el que puede asesorar sobre los efectos de los distintos medicamentos sobre la leche de pecho. No es conveniente nunca tomar decisiones apresuradas ya sea para suspender tratamientos como para evitar la lactancia materna.
Hay direcciones útiles en Internet que pueden consultarse en caso de duda. Una de ellas es http://www.e-lactancia.org

 

Fuente:García Bournissen F. Medicamentos y lactancia. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. Buenos Aires, 2015.

Leche de madre: leche dinámica

Share on FacebookTweet about this on Twitter


pechoinmunidad1
LOS COMPONENETES DE LA LECHE MATERNA, SUS CUALIDADES Y SUS MODIFICACIONES

Agosto 2013

La leche de madre contiene todos los elementos indispensables para el recién nacido y el lactante además de brindar protección contra las infecciones. Del mismo modo sigue siendo una fuente importante de nutrientes hasta pasado el año de vida. La composición de este fluido es dinámica, obedeciendo a mecanismos hormonales que regulan la concentración de nutrientes, células y sustancias químicas. La leche de vaca o las fórmulas producidas a partir de ella carecen en absoluto de todos los sistemas de defensa que la madre transmite a su bebé, especialmente frente a los microorganismos causantes de diarreas, tampoco modifican su composición en relación a las necesidades del niño según su crecimiento y desarrollo.

En la leche de vaca el contenido de proteínas, fósforo, cloruro, sodio y potasio es excesivo, especialmente para bebés de pocos meses de edad. Esto puede afectar en especial a los riñones dado que son sobrecargados por la concentración de estos componentes.
La leche materna posee menos hierro que la de vaca. No obstante la facilidad para aprovechar el mismo, lo que llamamos “biodisponibilidad”, es mayor y mejor en la humana. Por lo tanto, los niños que no toman pecho tienen mayor posibilidad de presentar anemia durante los primeros años de vida.
Recientes investigaciones han mostrado que la proteína de la leche de vaca, sin modificar o modificada en la fórmula, podría incrementar los riesgos de diabetes en niños susceptibles.

Estos son algunos de sus componentes principales:

pecho a demandaProteínas:
El componente proteico de la leche materna lo constituye la caseína y las proteínas del suero. Los fragmentos de caseína obtenidos luego de la digestión estimularían el sistema inmunológico del lactante. Dentro de las proteínas del suero, la denominada alfa lactoalbúmina es mayoritaria con una composición adecuada para los requerimientos del lactante. Otra proteína importante es la lactoferrina que tiene la capacidad de captar moléculas de hierro. Ya en el intestino del bebé la misma competiría con algunas bacterias por la obtención de dicho metal, privándolas del mismo y disminuyendo de ese modo el desarrollo patogénico. La lactoferrina se encuentra en cantidades muy elevadas en el calostro y aunque desciende posteriormente, su presencia se mantiene a lo largo de toda la lactancia. En la leche de vaca es diez veces inferior a la existente en la leche humana.
Las inmunoglobulinas, fracciones proteicas relacionadas con anticuerpos, están en gran concentración en la leche de madre, especialmente en el calostro. La principal es la inmunoglobulina A. Se produce en la glándula mamaria y su función es unirse a virus y bacterias impidiéndoles que penetren la pared intestinal del bebé. La importancia radica también en que los anticuerpos producidos están dirigidos contra los patógenos ambientales a los que están sometidos la mamá y su bebé. O sea, son específicos para ese bebé y en ese ambiente.
Otro grupo importante de proteínas en la leche de madre lo constituyen las enzimas. Entre ellas la lisozima de importante acción bactericida en el intestino del niño y la lipasa, responsable de la alta digestión y absorción de grasas por los bebés alimentados a pecho. Otra función importante que se le atribuye es la inactivación de la Giardia lamblia, parásito muy frecuente en poblaciones de bajos recursos.
Entre otros componentes relacionados con el nitrógeno se encuentran la taurina y los nucléotidos. La primera intervendría en la maduración de las retinas y los segundos actuarían en la modulación de las respuestas inmunitarias del nuevo ser.

el-pecho-maternoAzúcares o Carbohidratos:
La lactosa es el principal carbohidrato presente en la leche materna y se produce en la glándula mamaria a partir de la glucosa. Aporta, junto con la grasa, la energía necesaria para el normal crecimiento y desarrollo del bebé, favoreciendo la implantación de una flora bacteriana en el intestino del niño que compita contra colonias patógenas que quieran invadirla.
Existen además otros azúcares o carbohidratos que además de nutrir al niño también tendrían funciones defensivas contra distintos tipos de gérmenes. Existe gran interés en ellos dado que cumplirían una función prebiótica, promoviendo también el desarrollo de bacterias que compitan con microorganismos agresivos y patógenos.

Lípidos o grasas:
Representan una importante fuente de energía para el bebé y aportan aproximadamente el 50% de las calorías totales. Son fuente de ácidos grasos esenciales y vehículo para la absorción de ciertas vitaminas. Realizan un aporte balanceado de ácidos grasos omega 6 y omega 3. Los poliinsaturados de cadena larga, que no se encuentran en la leche de vaca, son beneficiosos en la etapa de crecimiento y maduración del sistema nervioso central del bebé.

Minerales:
La concentración de Calcio y Fósforo en la leche materna es óptima. El 99% del calcio corporal está presente en huesos y dientes en la forma de fosfato de calcio, que otorga dureza y estructura. La absorción de ambos es del 55% en la leche materna contra el 38% en la de vaca.
El Hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos pero también en el desarrollo cognitivo. La leche materna es una fuente de hierro de alta biodisponibilidad, como explicamos anteriormente. Si bien se encuentra en concentraciones muy bajas, se absorbe más del 70% de su contenido en comparación con el 30% de la leche de vaca. Probablemente la ya mencionada lactoferrina posibilite la mejor absorción del mismo.
El Zinc y el Cobre también están involucrados en el desarrollo inmunológico del niño participando además en distintos procesos metabólicos. Ambos se encuentran en la leche de madre en proporciones diferentes a las encontradas en la leche de vaca.

pecho a demanda 4Vitaminas:
La leche de una madre bien nutrida presenta cantidades suficientes de vitaminas para el normal crecimiento del bebé con la excepción de algunas de ellas. Es el caso de la vitamina K, relacionada con el proceso de la coagulación sanguínea. Dada su escasa concentración en la leche materna se aconseja su administración en el momento del nacimiento para evitar hemorragias en las primeras horas de vida.
La vitamina D cumple una importante función en la mineralización de los huesos incrementando la absorción de Calcio y Fósforo. Cuando por razones climáticas, geográficas o culturales no se recibe la influencia de los rayos solares, se hace necesario su aporte diario durante los primeros 6 meses de vida.
La vitamina E se encuentra en mayor concentración en la leche materna que en la de vaca. Esto resulta ventajoso en función de su capacidad antioxidante.
La vitamina A interviene en el proceso de la visión y es necesaria para el crecimiento normal, la reproducción, el desarrollo fetal y la respuesta inmunológica. Su concentración en la leche humana es variable, ya que depende de la ingesta materna.
La principal acción de la vitamina C es la de agente antioxidante y en la intervención del desarrollo de los cartílagos y los huesos. Además estimula la absorción del hierro. La leche humana normalmente es rica en su concentración, siendo mayor que en la de vaca.

INFLUENCIA DE LA DIETA MATERNA EN LA COMPOSICIÓN DE LA LECHE:

Datos recientes sugieren que las similitudes entre las leches de madres que viven en diferentes regiones son más notorias que las diferencias. A pesar de ello se evidencian algunas diferencias regionales, en especial en la concentración de ciertas proteínas, minerales y vitaminas. Si bien se desconocen las causas se explicarían, en parte, por la dieta materna y el medio ambiente.
Por ejemplo, en las madres desnutridas habría una disminución en la concentración de la grasa láctea. Del mismo modo, la composición de la grasa ingerida por la madre, principalmente la acumulada durante el embarazo, serían los principales determinantes de la composición de los ácidos grasos de la leche. Una dieta materna rica en ácidos grasos poliinsaturados determinaría mayor contenido de éstos en la leche. No obstante no existen evidencias de que el colesterol y otras grasas de la leche humana puedan modificarse con la dieta materna.
La ingesta proteica materna no modifica los niveles de proteína total. Sin embargo podría provocar modificaciones entre sus distintos componentes.
La lactosa es el parámetro de mayor estabilidad ante la variación de la dieta materna, incluso ante situaciones de desnutrición o suplementación.
La dieta materna generalmente no afecta la concentración de calcio de la leche.
En relación a la vitamina A, su concentración estaría en relación directa con la alimentación y reservas de la madre, ya que la suplementación no se ve reflejada en el contenido lácteo hasta que los depósitos maternos estén cubiertos.

CAMBIOS DE COMPOSICIÓN:
La leche materna no tiene una composición estática en el tiempo. Tampoco lo tiene durante el transcurso de la mamada. Al principio, la leche es más acuosa y calma la sed del niño, siendo rica en proteínas, minerales, vitaminas y lactosa. Al finalizar es de color más blanco, con más grasa.
La lactancia materna puede dividirse en 4 fases: calostral, transicional, madura e involucional. La composición de la leche madura se modifica durante el curso de la lactancia, aunque no tan marcadamente como en las primeras semanas. Muchos nutrientes presentan un descenso gradual en su concentración de aproximadamente el 10 al 30% durante el primer año de lactancia.

pechoinmunidad4FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CANTIDAD DE LECHE MATERNA:
Si bien la producción máxima de leche materna se alcanza generalmente entre el tercer y quinto mes de lactancia, manteniéndose constante durante los meses siguientes, la misma está influida por factores psicológicos, fisiológicos y sociológicos, los que con frecuencia se encuentran relacionados entre si. Entre los factores psicológicos es conocido que los trastornos emocionales y la ansiedad provocan alteraciones en la secreción de leche y en casos extremos pueden llegar a interrumpir la producción glandular.
No obstante la frecuencia, la duración y el vigor de la succión del lactante son los factores que más influyen en la cantidad de leche producida por la glándula mamaria, es decir, que la secreción está afectada por la demanda.
Los motivos sociales incluyen especialmente el trabajo materno y la dificultad de mantener la lactancia exclusiva. Es importante señalar que si esto ocurre entre los 3 y los 5 meses la declinación en la producción de leche es generalmente marcada mientras que si es posterior a este período podría mantenerse en una cifra mayor a 500 ml hasta después de los 18 meses.

La leche materna tiene una naturaleza dinámica ajustada a las necesidades del niño en crecimiento y no sólo aporta componentes nutritivos sino también aporta factores “bioactivos” necesarios para el desarrollo infantil. Debido a ello la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses reporta múltiples beneficios, tanto para el lactante como para la madre que amamanta.
Fuente: Macías S. y col. “Leche materna: composición y factores condicionantes de la lactancia. Arch.Argentinos de Pediatría. 2006