Archivo de la categoría: LACTANCIA MATERNA

Dificultades durante la lactancia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

PECHO, EL ALIMENTO DEL BEBÉ

A cada dificultad una soluciónPECHO

Agosto 2019

Dar pecho en forma exclusiva y a demanda no significa esperar a que el niño llore en forma desconsolada para que el mismo sea ofrecido. Es importante saber reconocer signos precoces que indican que la hora de alimentarlo se acerca. De esta forma se evitará la irritabilidad del bebé y su voracidad que algunas veces suele provocarle atragantamientos momentáneos, regurgitaciones y gases.

Especialmente en los recién nacidos y en madres que están criando a su primer hijo la detección de estos signos precoces de hambre pueden ayudar a una experiencia más placentera en el momento de dar el pecho. El despertar del bebé, el movimiento y sacado de la lengua más frecuente, la respiración más frecuente y los chasquidos de su boca son los signos previos al llanto implorando la mamada.

pezon8

Un niño que inicia la succión del pecho materno sin llegar al llanto o a la irritabilidad es un buen comienzo para la puesta al pecho.

pecho a demanda 4Los seres humanos tenemos abolidos instintos que mayoría de las especies vivientes conservan. Uno de ellos es el amamantamiento. El éxito alcanzado por poder alimentar en forma exclusiva por medio del pecho sería sólo una circunstancia normal dentro de la vida de cualquier mamífero. Sin embargo en el caso de los humanos la técnica de administrar el pecho debe ser transmitida generacionalmente, siempre y cuando la familia cuente con esa experiencia, por la ayuda del equipo obstétrico y, en forma paradójica también por el bebé que conserva sus reflejos y en forma natural suele “ayudar” a su madre eligiendo la mejor postura para saciar su hambre.

Sin embargo hay casos en los cuales el acople entre madre y bebé puede ser más dificultoso. Falta de agarre o tironeamiento del pezón por el bebé, vaciado incompleto de la mama provocando dolor, incomodidad en la posición, etc.

La mayoría de los fenómenos comentados pueden ser secundarios a la mala técnica empleada para brindar el pecho y pueden ser diagnosticados con la sola observación del niño y la madre durante la puesta al seno.

  • Es importante llevar el pecho al bebé y no a la inversa. O sea el cuerpo del bebé debe estar alineado en un mismo eje y pegado al cuerpo de la madre.
  • Para tal fin se debe mantener sostenida la cabeza, en caso de ser recién nacido, y el resto del cuerpo. No es necesario separar el pecho de la nariz del bebé.
  • Para agarrar el pecho, es útil colocar cuatro dedos por debajo del pecho y el pulgar sobre el mismo, pudiendo este último ejercer ligera presión favoreciendo el acople con la boca del bebé.
  • Suele ser útil tocar al inicio los labios del bebé con el pezón, estimulando la apertura de la boca. La misma debe estar bien abierta para poder comenzar con la alimentación.
  • Durante la succión, el labio inferior debe encontrarse por debajo del pezón, o sea el mentón y el labio inferior deben tocar el pecho antes que el labio superior.
  • Las mejillas deben estar redondeadas, sin observarse hoyuelos o chasquidos al mamar.

pechoinmunidad5

Los chupetes se deben evitar hasta que la lactancia materna esté bien instalada, generalmente alrededor de la tercera semana de vida, a fin de evitar confundir al bebé con el pezón y la tetina.

Alentando el contacto piel a piel suelen obtenerse resultados positivos en los casos de acoples dificultosos. Forzar al bebé para que succione sólo logra irritar a ambos.

Siempre hay métodos alternativos para resolver los casos más difíciles. Todos incluyen a la leche materna y generalmente son provisorios hasta tanto se mejore el acople del bebé con el pecho. La leche de fórmula nunca es la solución.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia” . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Ictericia y lactancia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Destruyendo prejuicios

ICTERICIA Y LECHE MATERNAictericia1

Agosto 2019

La ictericia denominada fisiológica es un fenómeno que ocurre en la mayoría de los bebés recién nacidos, tratándose en general de un cuadro benigno. Sin embargo, la toxicidad  potencial de la bilirrubina en sangre hace que su nivel  deba controlarse en forma estricta especialmente durante los primeros días de vida.

Los lactantes amamantados en forma exclusiva experimentan en forma frecuente valores de bilirrubina algo más elevados, que pueden extenderse hasta la tercera o incluso cuarta semana de vida, a diferencia de los niños que sólo reciben biberón con fórmula láctea.

El déficit de la transferencia de leche del pecho al recién nacido, como resultado de dificultades durante la lactancia y la disminución del aporte calórico durante los primeros días de vida incrementa la absorción intestinal de la bilirrubina

Habría además  otro motivo que explicaría el mencionado fenómeno. Se ha demostrado que existe en la leche materna componentes  que favorecerían la absorción intestinal de la bilirrubina previamente eliminada. Por tal motivo los valores de dicho elemento suelen elevarse.

ictericia5

La aparición de la leche madura al terminar la primera semana de vida del bebé provocaría también el incremento del factor aumentando la absorción de bilirrubina para volcarse al torrente sanguíneo del bebé, incrementando o manteniendo el color amarillo de la piel incluso hasta la segunda o tercera semana de vida.

Una vez que el fenómeno desaparece debido a la maduración del metabolismo, la ictericia comienza a ceder sin depender de la administración de leche materna.

ictericia4Independientemente del motivo de su incremento, el control de la bilirrubina no conjugada en sangre, como en este y otros casos, debe ser monitoreada por el neonatólogo o pediatra, dada la potencial toxicidad de la misma para el cerebro y demás estructuras nerviosas del bebé.

Lamentablemente este fenómeno transitorio lleva muchas veces a la suspensión del pecho, el reemplazo por leche de fórmula y la consecuente disminución en la producción láctea  por falta de succión y al abandono final de la lactancia materna.

La principal recomendación en lactantes sanos de término o cercanos al término es la lactancia a libre demanda.

ictericia3La disminución del aporte del pecho materno y la presencia de componentes que favorecen la absorción de bilirrubina pueden contribuir, como vimos, al desarrollo y prolongación de la ictericia en algunos bebés. Sin embargo, el apoyo profesional, la confianza hacia el mismo y el consejo oportuno deben ser los mejores aliados para que estos fenómenos no operen en detrimento de la lactancia materna.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia”. Programa Nacional de Actualización Pediatrica. S.A.P. 2018

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El cuidado de las mamas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

GRIETAS DEL PEZÓN Y MASTITIS

Prevención y tratamientopezon1

Agosto 2019

Las grietas del pezón suelen constituir un problema que puede interferir en la puesta al pecho. El dolor en el momento de la mamada es el síntoma principal que se exacerba según la posición que adopta el bebé durante la mamada.

Las grietas son pequeños cortes sobre el pezón, pudiendo provocar además de dolor pequeñas hemorragias. La regurgitación de leche mezclada  con la sangre del pezón provoca la lógica alarma en la madre, temiendo que la hemorragia provenga de su hijo. Este episodio en algunas ocasiones corresponde a la aparición de la grieta, comenzando el dolor a partir del sangrado.

El fenómeno obedece siempre a un mal agarre o acople de la mama con el bebé, originando un tironeamiento del pezón hacia alguno de los lados terminando por cortarlos.

Muchas veces por desconocimiento o temor dicho cuadro motiva en forma innecesaria la suspensión del pecho afectado, condicionando el complemento de leche de fórmula o maternizada.

pezon3

El tratamiento suele ser simple, realizando lavado con agua y jabón, colocando sobre la zona de gotitas de leche y la exponiendo al sol la zona, obviamente en horarios adecuados. Se debe evitar el uso de ropa ajustada, de nylon o que mantenga la humedad del cuerpo. La de algodón en cambio es la más adecuada en estos casos.

No hay motivos para suspender la lactancia materna.

Algunas veces la afección es muy dolorosa, dificultando en forma importante la administración del pecho. Sólo en estos casos, en forma transitoria, puede ser utilizada una pezonera para continuar alimentando al bebé de ese lado. La colocación de cremas antibióticas puede ser necesaria para proteger la zona, teniendo la precaución de eliminarlas mediante lavado antes de ofrecer el pecho al niño.

En casos de dolor prolongado, persistente o bilateral se recomienda continuar amamantando con el pecho menos afectado, evitando el lado más dolorido, realizando la extracción manual de la leche en cada toma para mantener constante la producción láctea.

pezon2

El frenillo lingual corto en el bebé puede condicionar la aparición de las grietas en forma precoz dado  el mal posicionamiento de la lengua y el inadecuado acople con el seno materno.

Modificar la forma en que la madre ofrece el pecho a su niño suele favorecer una más rápida recuperación, colocando al bebé sobre la madre en posición ventral, recostada o reclinada sobre almohadas. Esta postura suele favorecer la relajación de la mandíbula provocando un mejor agarre y acople.

Justamente, la prevención de las grietas del pezón incluye sobre todo ofrecer el pecho en distintas posiciones durante el día, evitando que el mismo sea traccionado siempre hacia el mismo lado. Además de esta forma se asegura un mejor y más distribuido vaciamiento de las mamas.

Algunas veces y generalmente durante el puerperio tardío, en forma secundaria a las grietas del pezón o a la acumulación de leche por mal vaciamiento se produce intenso dolor acompañado de enrojecimiento y calor sobre la mama. En estos casos hablamos de mastitis, no necesariamente asociada a infección bacteriana.

pezon6

El   estancamiento de la leche en algunos sectores de la misma originan el dolor y posteriormente la inflamación. En estos casos tampoco se debe suspender la lactancia. Se pueden colocar paños tibios sobre la inflamación y analgésicos por vía oral o parenteral. La extracción manual de leche, vaciando en forma completa la mama, favorece la disminución del dolor y una recuperación más rápida.

pezon7En los casos que se agreguen fiebre, malestar general, decaimiento, dolores articulares y otros síntomas inespecíficos la mastitis suele ser infecciosa debiendo requerirse  antibióticos para resolver en forma adecuada la enfermedad.

El cuidado de las mamas se inicia antes de la llegada del bebé. Los masajes, especialmente durante el último trimestre del embarazo, la prevención de las grietas sobre los pezones y el vaciamiento completo de los pechos garantizan el normal aporte de leche en forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia” . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook