El Covid 19 y sus mutaciones

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La marcha de la pandemia

MUTACIONES Y VACUNASmuta1

Julio 2021

Cuando creíamos vislumbrar el fin de la pandemia gracias a las vacunas las dudas que aparecen en el horizonte son las apariciones de más y más mutaciones del microorganismo.

Desde el descubrimiento de la «cepa británica” pasando por la “Sudafricana”, la de “Manaos” y últimamente la denominada “Delta” se ha comenzado a poner en duda la posibilidad que las vacunas distribuidas hasta la fecha sigan siendo eficientes contra estos “nuevos” Coronavirus. La experiencia reunida hasta la fecha, especialmente de los países del hemisferio norte, indicarían que la inmunización completa contra el Covid 19 sería suficiente para por lo menos reducir la gravedad y mortalidad de la enfermedad en todas las variantes conocidas. La última en aparecer y más temida, la delta, aún despierta controversias dado que parece ser la más contagiosa y peligrosa, pudiendo escapar al efecto de las inmunizaciones, especialmente si no se completan las dosis aconsejadas.

muta4

Sin embargo, la vacuna sigue siendo la única solución para vencer en forma definitiva al problema. La aparición de las denominadas mutaciones obedecería a elevadas tasas de contagios en regiones del mundo densamente pobladas. La alta replicación viral originaría cambios en la estructura del microorganismo que, por errores en las copias o por selección natural, irían modificando su estructura. Por lo tanto, si los contagios disminuyen se reducirían las copias que el virus realiza cuando infecta a un individuo. Este es el camino que seguramente nos llevará a terminar con la pandemia. Para ello se requiere un esfuerzo mundial para vacunar a toda la población del planeta en el menor plazo posible. Cuantas más personas queden sin vacunar, los contagios podrán perpetuarse y con ellos las mutaciones, pudiendo eludir el efecto de las actuales vacunas.

muta5

La marcha en los planes de vacunación a nivel mundial sigue avanzando, a pesar de la disparidad entre las distintas regiones del planeta. Los adultos mayores, las personas con enfermedades crónicas y las profesiones con mayor exposición al virus fueron los primeros en recibir la inmunización. Habiendo cubierto esa franja, la población a vacunar se fue ampliando, comenzando a cubrir en nuestro país al adulto joven. Dicho avance en la vacunación probablemente explique la disminución en promedio de las edades en los internados de las terapias intensivas.

La pregunta que se dispara de inmediato es en qué momento vacunaremos a nuestros niños. La mayoría de las vacunas distribuidas en el mundo poseen escasa o ninguna experiencia en la aplicación a estas edades. Sin embargo, muchos de los laboratorios responsables de la fabricación poseen protocolos de investigación que permiten vislumbrar la próxima inclusión de los niños en los planes de vacunación. Más aún, en algunos países desarrollados se han comenzado a vacunar niños mayores de 12 años.

polio6

Últimamente los planes de vacunación han incluido a las mujeres embarazadas. La decisión obedece a la posibilidad de contagio del bebé a partir de su madre infectada. La transmisión sería mayoritariamente por la relación natural madre-hijo. En mucha menor frecuencia el contagio se podría producir a través de la sangre durante la gestación o por medio de la leche materna. Si bien tampoco se cuenta con demasiada experiencia acerca de las vacunas durante el embarazo, los datos actuales no han demostrado efectos adversos tanto en madres como en bebés.

pechocovid7

La infección de la madre no contraindica el contacto estrecho con su bebé ni tampoco la alimentación al pecho. Más aún, se ha demostrado la presencia de anticuerpos contra el Covid en la leche de mujeres infectadas. En estos casos sólo se aconseja a la madre el uso del barbijo mientras ofrece el pecho.

Finalmente quedará para un próximo tiempo conocer cuánto dura la inmunidad generada por las vacunas y cuándo volver a vacunarse. Para esos días deberíamos estar casi todos vacunados y probablemente en vísperas de superar finalmente la pandemia.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *