Archivo de la categoría: PANDEMIA COVID 19

El coronavirus y su variante delta

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La pandemia nos sigue desafiando

LA VARIANTE DELTA Y NUESTROS NIÑOSdelta1

Septiembre 2021

La pandemia por coronavirus que aún seguimos transitando nos enfrenta a distintos desafíos. Uno de ellos es la variante delta. La misma ha sido calificada como una variante preocupante por la OMS debido a su alta transmisibilidad. A la fecha ya ha sido notificada en más de 150 países y todo indica que seguirá propagándose para convertirse en la clase predominante.

Si bien parecería no presentar cuadros más graves que las otras variantes, su alta contagiosidad puede provocar rebrotes en lugares donde la pandemia se creía controlada.

En nuestro país hay suficientes casos para pensar que la transmisión intracomunitaria de la delta ya se encuentra en desarrollo. Por otra parte, la determinación de la variante que enferma a cualquier persona no se hace en la mayoría de los casos, dependiendo de centros asistenciales “pilotos” para considerar el avance de la misma en relación a los resultados que se van obteniendo.

delta3

La primera pregunta que surgió frente a esta variante fue la protección conferida por las vacunas que a la fecha se están aplicando en todo el mundo. Afortunadamente todas las investigaciones están conduciendo a confirmar la efectividad de las mismas, pero con la recomendación de cumplir con las dos dosis de la inmunización. Como se ha comentado en varias oportunidades. las vacunas protegen a la mayoría de las personas de la enfermedad, pero ninguna vacuna es 100 por ciento efectiva. Un pequeño número de personas vacunadas puede infectarse con COVID-19; es lo que se denomina infección intermitente, pero es probable que tengan síntomas más leves. Lo mismo ocurriría frente a esta nueva variante.

delta2

La segunda pregunta, surgida de algunos comentarios divulgados, es la posibilidad que esta “clase” de coronavirus afecte más a los niños o provoque cuadros más graves de los que a la fecha se habían conocido.

En principio los estudios indican que la misma no está dirigida específicamente a los niños y que debido a la alta contagiosidad de esta variante puede provocar que los casos se multipliquen aún más en lugares muy concurridos, como pueden ser las comunidades escolares y estudiantiles en general.

delta4

En Estados Unidos se han reportado más internaciones por Covid en niños en comparación con las del año pasado y probablemente ese dato ha provocado lógico temor. Sin embargo, esta estadística sólo estaría confirmando la disminución en la edad promedio de las personas que requieren internación debido a la protección conferida por las vacunas.

Los niños y jóvenes constituyen en todas partes la población con menor tasa de inmunizaciones. Los primeros porque aún no han sido alcanzados por la aprobación en la aplicación y los segundos en parte porque se rehúsan a recibirla. La reducción global de los casos de Covid hace que los cuadros más graves aparezcan en personas no vacunadas o con esquemas incompletos. Por lo tanto, debería ser lógico esperar mayor número de casos correspondientes a esas poblaciones.

delta5

No obstante, la variante delta parece seguir produciendo cuadros más leves en niños, lo que no quita riesgos en cuanto a sus complicaciones y contagiosidad.

Las medidas para prevenir la transmisión de la enfermedad siguen siendo las mismas que con las anteriores variantes y la posibilidad de confinamientos podrá constituirse en una alternativa en la medida del avance del virus.

delta6

Continuar vacunando, completando las dosis faltantes y alcanzar a niños y jóvenes son las metas que se deberían cumplir para reducir la mayor cantidad de casos graves por esta variante. La posibilidad de la combinación de distintos tipos de vacunas ya es una realidad, del mismo modo que una tercera dosis en poblaciones o grupos con mayor riesgo de contraer la infección.

Fuente: “Lo que necesitas saber sobre la variante Delta” UNICEF. 2021.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Pecho, vacunas y Covid

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Siempre es mejor dar pecho

EMBARAZO, LACTANCIA, COVID Y VACUNASpechocovid2

Agosto 2021

El curso de la pandemia nos ha confirmado muchas cosas. Una de las más importantes es la afectación más severa y con mayor gravedad de personas adultas y con edad avanzada. Más aún si existen factores de riesgo como hipertensión, enfermedades respiratorias crónicas, diabetes y obesidad entre otras.

Afortunadamente continúan siendo poco afectados por formas graves los niños, siendo llamativa la escasa frecuencia de casos graves en recién nacidos.

El bebé contrae la enfermedad contagiado por su madre por alguna de estas tres vías: 1) por contacto directo, dada su relación estrecha con ella, 2) a través de la placenta mientras son engendrados, o 3) por medio de la leche materna. De estos tres mecanismos, el primero es el más importante, siendo los dos últimos casi excepcionales. No obstante, como dijimos anteriormente, la mayoría de los recién nacidos cursan la enfermedad de manera asintomática o con síntomas leves. En relación a ello y a la importancia fundamental de la alimentación al pecho, los recién nacidos de madres con Covid 19 que no requieran cuidados intensivos pueden permanecen con ellas en internación conjunta, permitiendo la puesta al pecho, mientras se mantengan precauciones que incluyen el uso del barbijo, la higiene frecuente y la ventilación del ambiente.

pechocovid3

Una reciente revisión científica concluyó que la presencia de coronavirus en la leche materna es poco común y cuando ocurre la enfermedad se asocia a síntomas leves. El motivo principal de la evolución tan benigna del Covid en estos niños estaría dada por la prevalencia de anticuerpos contra el virus en la leche de mujeres infectadas.

Muchas veces hemos hablado de los beneficios de la leche materna, sus características de tejido vivo y su adaptación específica a la especie y al mismo niño. Una prueba de ello es la provisión de defensas al bebé en circunstancias en que la madre pueda transmitirle la enfermedad.

Todo ello confirma que los beneficios de dar pecho en estos casos superarían ampliamente a los riesgos de contagio o a la evolución misma de la enfermedad.

pechocovid6

Con respecto a la vacunación contra el virus se debe tener en claro que en principio todos los estudios de investigación en las vacunas excluyeron a la población de bebés, embarazadas y puérperas lactando. Por lo tanto, se debe reconocer de antemano que se posee poca información sobre la eficacia y seguridad de la inmunización en estas poblaciones. No obstante ello, también se debe tener en claro que casi todas las vacunas conocidas están permitidas durante el embarazo y la lactancia, (a excepción de la triple viral) y que las que están siendo aplicadas contra el Covid en todo el mundo se han generado con tecnologías que no incluyen al virus activo en sus composiciones.

pechocovid1

A la fecha no hay datos de efectos adversos en embarazadas inmunizadas contra el covid ni tampoco en sus bebés, por lo que no sería aconsejable suspender la lactancia por la vacunación materna. Los beneficios en estos casos parecerían también superar a los potenciales riesgos dada la transferencia pasiva de anticuerpos por intermedio de la leche materna.

La decisión de administrar una vacuna contra el Covid 19 a personas embarazadas y/o en período de lactancia se basa en el criterio profesional que incluye el riesgo materno de contraer la enfermedad, su estado de salud y la presencia de patologías crónicas que pudieran agravar la misma en caso de contagio.

pechocovid4

En la literatura médica reciente se relata alguna experiencia con la administración de vacunas con la plataforma basada en el llamado ARN mensajero (Pfizer) en mujeres embarazadas y otras que se encontraban amamantando. En estos estudios se ha documentado el inicio de la respuesta inmunológica en el mismo feto. Del mismo modo las nano partículas provistas por la vacuna alcanzarían al tejido mamario por medio del torrente sanguíneo, favoreciendo la producción de defensas específicas.

Fuente: Documento “Lactancia, Cpvid-19 y vacunación” Sociedad Argentina de Pediatría. 2021

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

El sistema inmunológico

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Nuestras defensas frente a las infecciones

COVID 19 Y ANTICUERPOSanticuerpos1

JUNIO 2021

La pandemia por Coronavirus ha generado tanto en pacientes como en médicos múltiples interrogantes acerca de las defensas del organismo frente a la llegada de cualquier agente patógeno.

Todas las personas tenemos una inmunidad innata, con la que todos nacemos, constituida por los glóbulos blancos y, dentro de ellos, distintos grupos con funciones específicas. Entre ellos los neutrófilos, células asesinas naturales, monocitos y macrófagos, estos últimos a cargo de fagocitar al agente extraño luego de ser atacado por las demás. Todas ellas constituyen la primera línea de defensa, produciendo inflamación de la parte del cuerpo involucrada y que a veces puede ser suficiente en relación a las características del agresor y de su número. Además, sirven para estimular a modo de aviso a las defensas más específicas.

anticuerpos3

Estas últimas están constituidas en primer lugar por células que tienen por función buscar aquellas extrañas al organismo y dar aviso a los ganglios linfáticos donde se encuentran los linfocitos denominados “T”, otro grupo de glóbulos blancos, que tienen la característica de poder eliminar a las células que poseen un virus dentro de su superficie. Del mismo modo, otra estirpe de linfocitos, denominados B, comienzan a generar anticuerpos contra el agente invasor. Por último, los linfocitos “T” generan memoria, es decir, producen un repertorio de células que circulan por la sangre a la espera de volver a encontrarse con el microorganismo.

A partir de estos conceptos se distinguen dos tipos de defensas específicas contra cualquier enfermedad infecciosa. Una de ellas mediada por los anticuerpos que pueden ser cuantificados mediante análisis. La otra conducida por los linfocitos “T”, cuya memoria será fundamental en caso que el invasor vuelva a presentarse. Hay una diferencia fundamental entre los dos tipos de defensas. Mientras los anticuerpos neutralizan a virus y bacterias cuando están fuera de las células del organismo, los linfocitos T pueden matar a la célula que posee el virus dentro de su superficie. Ambos mecanismos se complementan para nuestro beneficio.

anticuerpos2

Tanto la enfermedad por Covid 19 como las vacunas para prevenirla provocan la generación de anticuerpos y el desarrollo de linfocitos T específicos contra el virus. No obstante ello, cada persona tiene su sistema inmune programado para dar respuesta con determinada magnitud y eficacia.

Por todo lo hasta acá comentado, las defensas que uno posee contra una enfermedad y en especial contra el Coronavirus, no sólo dependen de la cantidad de anticuerpos que se generen, inmunidad humoral, sino también de la inmunidad denominada “celular” dependiente de los linfocitos T.

La producción de anticuerpos y su cantidad volcada a la sangre son generalmente objeto de cuantificación por medio de análisis de laboratorio que suelen solicitarse a mendo. En general hay un valor de base establecido que determina si   una persona posee las defensas suficientes para defenderse de la infección. Sin embargo, dicha medición deja de lado a la inmunidad celular o mediada por linfocitos T y su capacidad de memoria y reproducción frente a la llegada del microorganismo.

anticuerpos4

Durante estos últimos meses, con la vacunación más frecuente contra la enfermedad por Covid 19, la solicitud de anticuerpos contra la misma se ha convertido en una práctica bastante común. Luego de un lapso de tiempo a partir de la aplicación de la vacuna se pueden obtener en sangre los anticuerpos generados por la misma. No obstante, como se dijo anteriormente esta información es parcial dado que sólo es una foto de la situación de las defensas en ese momento, nada informa por cuánto tiempo durarán y lo más importante aún, no tiene en cuenta la inmunidad celular y su memoria.

A la fecha se están desarrollando plataformas específicas para poder cuantificar a esta última, operación mucho más compleja que la realizada actualmente para medir anticuerpos.

anticuerpos6

Por todo lo expuesto, no sería aconsejable, a pesar de la comprensible ansiedad, la valoración de anticuerpos, en especial contra el Coronavirus luego de la inmunización. Las defensas, como vimos, no sólo dependen de la mayor o menor cantidad de anticuerpos que se hayan generado en el momento de la “fotografía”, sino también en la evolución de los mismos y sobre todo en la inmunidad celular con su respectiva memoria.

Fuente: Rabinovich G. ¿Sirve medir anticuerpos después de vacunarse para evaluar la protección?. Reportaje efectuado por Concina N. para TELAM. 2021

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Mocos, fiebre y tos en pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Fiebre y tos

¿SERÁ COVID?covidmocos5

Mayo 2021

Ya hemos hablado de las burbujas para evitar que un caso de Covid contagie al resto del grado, a sus maestros y maestras. Existen protocolos compartidos tanto por las autoridades de educación como de salud que se vienen desarrollando desde el inicio de las clases presenciales.

Sin embargo, hay una situación que se va presentando en forma cada vez más frecuente en muchos hogares: la aparición en los niños de fiebre junto algún signo respiratorio leve como la tos y mucosidad a los que se les puede agregar en algunos casos la cefalea o el dolor de garganta. Lógicamente las alarmas se encienden rápidamente llevando preocupación a la familia y por supuesto también a la comunidad escolar.

covidmocos7

Durante el año pasado, en la primera ola de la pandemia, la circulación de los virus estuvo monopolizada por el Covid 19, siendo escasos los cuadros respiratorios bajos como las bronquiolitis o las neumonías de origen viral. Hay varias teorías que intentan explicar dicho fenómeno. Probablemente, la más certera, considera que el poco contacto directo de niños al no haber habido escuela durante 2020 evitó el contagio de estos cuadros, tan frecuentes durante los otoños e inviernos “normales”.

El inicio de las clases presenciales durante este año marca una nueva realidad epidemiológica. Si bien aún no comenzó el frío, los cuadros respiratorios en los niños están volviendo a aparecer, con la diferencia que lo hacen dentro de un contexto de pandemia en la cual los síntomas referidos pueden corresponder también a la presentación de un cuadro de Covid.

Durante esta segunda ola además se está observando mayor cantidad de casos en niños que requieren internación dada su mala evolución. De esta forma las terapias de hospitales pediátricos han debido incrementar el trabajo. Probablemente la aparición de nuevas cepas pueda explicar este fenómeno que en general está afectando a personas más jóvenes comparando las cifras del año anterior.

covidmocos3Se sabe que los niños generalmente se contagian de un adulto. En el ámbito escolar tanto el personal docente como en el no docente son los que generalmente introducen al virus, siendo raro el contagio entre niños. Del mismo modo, en los hogares, los adultos jóvenes son los que enferman con o sin síntomas y constituyen la fuente del contagio de los niños.

Por lo tanto, es importante frente a esta realidad tener una comunicación fluida con la escuela conociendo si existen burbujas que pudieran haberse roto recientemente por la infección de alguno de los miembros. Desde luego, la infección de algún integrante de la familia o del grupo de amigos suele también acercar el diagnóstico presuntivo de Covid.

Teniendo siempre en cuenta que muchos casos de Covid pueden pasar desapercibidos dada la alta frecuencia de casos asintomáticos, los mocos, el resfrío y la tos catarral no son signos específicos de ninguna enfermedad ni tampoco del Covid. Generalmente cuando aparecen la fiebre, tos seca y dolor de garganta el cuadro tiene mayor probabilidad de corresponder a un caso de Coronavirus. Sin embargo, como dijimos anteriormente, los mismos síntomas pueden ser producidos por otros virus respiratorios. Finalmente se debe agregar la realidad epidemiológica de la ciudad o de la localidad donde vive la familia. Obviamente en los picos o brotes de la enfermedad habrá más posibilidades de su presentación en niños y adultos. Sumado a todo esto están apareciendo otros síntomas relacionados con el Covid como son el dolor abdominal, los vómitos y en menor frecuencia la diarrea. Con estos últimos signos, el antecedente de una transgresión alimentaria puede en forma más simple descartar en principio la enfermedad por Coronavirus.

covidmocos4

Sin duda la fiebre o febrícula es un signo importante a tener en cuenta, más aún si se le suma tos y dolor de garganta siendo muchas veces los que deciden el hisopado al niño o niña, más aún si conviven con adultos mayores.

covidmocos2En muchas oportunidades es el padre o la madre que consulta al pediatra dado que son ellos los que poseen un hisopado positivo para Covid y preguntan qué hacer con el niño o la niña que generalmente gozan de excelente salud. En estos casos, si se opta por el aislamiento conjunto habrá que tener en cuenta que el alta de los niños no hisopados recién se podrá indicar luego de los 10 días del alta de los adultos, dado que no podemos saber con seguridad a partir de qué día fueron contagiados dado el contacto estrecho.

Como se puede apreciar el control de los niños con sospecha de Covid como de aquellos que son contacto estrecho de sus familiares requiere de una buena información tanto de la familia como de la escuela.

covidmocos6

El Ministerio de Educación asesorado por los especialistas en la materia ha distribuido un protocolo a las autoridades de las escuelas a fin de guiar a los docentes frente a estas situaciones. Es preciso reiterar todas las medidas conocidas para seguir previniendo la enfermedad y comprobar siempre el cumplimiento efectivo de las mismas.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Burbujas contra la pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Estrategias para asegurar la presencialidad

LA ESCUELA Y LAS BURBUJASburbuja1

Abril 2021

La pandemia desde sus inicios fue incluyendo en nuestro vocabulario palabras que, sin ser nuevas, no tenían el significado que poseen a la fecha. Así como durante el año anterior nos acostumbramos a mencionar las palabras “hisopado” o “testeo”, ahora le toca el turno a “burbuja”. Si bien todos los que poseen hijos en edad escolar saben a qué nos referimos con este término, es conveniente definirla para poder entender mejor su funcionamiento frente al peligro del Covid 19.

Una burbuja social es en principio un agrupamiento de personas, en este caso de niños y docentes que comparten un mismo ambiente, el aula, no teniendo contacto directo con otros grupos durante su estancia en el centro educativo. 

La burbuja se extiende más allá del aula, dado que a la hora del recreo o el comedor se mantienen las pautas de aislamiento, evitando el contacto con otros niños, más precisamente con otras burbujas.

burbuja4

Estos grupos de convivencia están contemplados especialmente para los niños de Jardín y Primaria, con un máximo de 15 a 20 integrantes y un tutor o docente. De esta forma, partiendo del conocimiento que dentro de ella se encuentran todos sanos, el distanciamiento social entre sus integrantes puede dejar de ser estricto, facilitando las relaciones interpersonales entre sus integrantes y en general el acto educativo en sí mismo. Por otra parte, en el caso de aparecer un niño o adulto con síntomas sospechosos o enfermo se evita poner en cuarentena al resto de las clases y miembros del colegio, aislando sólo a esa “burbuja”.

Toda burbuja social, como la escolar, requiere un alto compromiso de sus integrantes, que en este caso recae en los padres y madres, dado que es fundamental que en cada casa o familia se cumplan las medidas higiénicas para evitar la enfermedad y, en el caso de suceder, exista una rápida comunicación con el resto de las familias y la escuela para “romper” en forma oportuna la burbuja, comenzando el aislamiento de todos sus integrantes. Lo ideal es que cada hogar arme su propia burbuja, evitando contactar, en la medida de lo posible, con otros grupos de personas.

burbuja6

Es importante en este tramo señalar también lo que no se consideran “burbujas”, para de este modo también comprender mejor su significado. No son burbujas los grupos de amigos o amistades de los padres del niño, los integrantes de la familia que no están día a día conviviendo ni menos aún los compañeros de trabajo de los progenitores, precisamente porque cada uno de los integrantes de estos grupos interactúan a su vez con infinidad de personas posibilitando la aparición de contagios.

Unas 88 «burbujas» escolares fueron aisladas o quedaron sin actividad desde el inicio de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires desde el 17 de febrero, debido a la aparición de contactos o casos de covid, según informes del Ministerio de Educación porteño. Sin embargo, no se ha comprobado a la fecha que las escuelas durante estos meses de presencialidad hayan contribuido a un incremento en los casos de la enfermedad.

burbuja5

La aparición de síntomas tan inespecíficos como tos, dolor de garganta, decaimiento y fiebre motivan a diario el aislamiento y/o hisopado del niño afectado, poniendo en jaque la continuidad de la burbuja en caso de confirmarse la infección por Covid. El mismo peligro ocurre cuando un padre, madre o familiar cercano del niño enferma por Coronavirus. Al convertirse el hijo en contacto estrecho debe evitar el ingreso a la burbuja por la posibilidad de la diseminación de la enfermedad.

Si bien todos los esfuerzos están dirigidos a detectar un contacto o incluso un contagio en forma precoz para salvar la “burbuja”, no debemos olvidar que el Covid 19 suele ser asintomático en los niños, siendo muchas veces casi imposible saber con seguridad si un niño está libre del virus. De aquí la importancia de estar atentos a cualquier síntoma por leve que sea.

burbuja2

Otro punto importante a considerar en las “burbujas” son los adultos que las integran, especialmente los y las docentes. A diferencia de los niños suelen cursar la enfermedad con síntomas e incluso algunas veces con complicaciones. Poseen generalmente una actividad social más amplia que sus alumnos, por lo tanto, con mayor riesgo de contagiarse, constituyéndose muchas veces en los responsables de la ruptura de las burbujas. En estos casos, los niños se convierten en contactos estrechos de la docente, motivando el aislamiento de todo el grupo.

burbuja3

La aplicación de las vacunas a este calificado personal seguramente reducirá las situaciones comentadas.

Se requiere en todo momento una coordinación efectiva entre las autoridades responsables de la educación y de la salud en cada jurisdicción. Es importante que la escuela posea directivas precisas emanadas de ambos ministerios para saber actuar frente a los distintos escenarios que se vayan presentando. De todos estos factores dependerá que la presencialidad en las aulas sea una realidad durante este 2021-

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Gripe y pandemia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La gripe , siempre la gripe

VACUNACIÓN ANTIGRIPAL 2021antigripal5

Abril 2021

 A pesar de la pandemia por Covid 19 el virus de la gripe casi nunca falta a la cita de cada invierno. Durante el pasado año la cuarentena y el distanciamiento social sumado al reforzamiento de las medidas de higiene hicieron que esta enfermedad, como la mayoría de las infecciones respiratorias, disminuyeran su frecuencia. En contrapartida, todo lo sucedido en 2020 provocó que la campaña de vacunación contra la gripe fuera menos exitosa, comparada con años anteriores.

Este año, en plena batalla contra el Coronavirus, no debemos olvidarnos de la gripe, especialmente en los niños pequeños, los adultos mayores y en las personas con enfermedades crónicas. Para estos grupos la inmunización seguirá siendo obligatoria y gratuita.

Como en otras oportunidades, la vacuna antigripal de este año está dirigida contra varias cepas. Pueden ser trivalentes o cuadrivalentes según sean tres o cuatro las cepas contra las que protegen. Tanto las primeras como las segundas son efectivas contra el virus A H1N1, causante de la recordada epidemia de 2009.

antigripal6

La Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, ha recomendado las siguientes cepas para la formulación de vacunas contra la gripe para el Hemisferio Sur 2021. La recomendación tiene en cuenta también las probables mutaciones que suelen caracterizar a los virus.

Vacuna trivalente:

Cepas Virus Influenza Tipo A:

  • A/Victoria/ 2570/2019(H1N1)
  • A/Hong Kong/2671/2019(H3N2)

Cepa Virus Influenza Tipo B:

  • B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)

 

Vacuna cuadrivalente:

Cepas Virus Influenza Tipo A:

  • A/Victoria/ 2570/2019(H1N1)
  • A/Hong Kong/2671/2019(H3N2)

Cepas Virus Influenza Tipo B:

  • B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)
  • B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata)

 

GRUPOS DE RIESGO

 El Calendario Nacional de Vacunación contempla la vacunación para:

  • Niños desde 6 meses hasta 24 meses de edad inclusive.
  • Embarazadas en cualquier trimestre de gestación.
  • Puérperas dentro de los 10 días del egreso de la maternidad, si no fueron vacunadas durante el embarazo.
  • Personal de Salud.

antigripal4

Por otra parte, también se indica la vacunación a:

  • Todos los mayores de 65 años.
  • Personas de 2 a 64 años con factores de riesgo (enfermedades respiratorias crónicas y cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, obesos, diabéticos, pacientes con retraso madurativo grave, convivientes de prematuros, entre otros).

antigripal1

ESQUEMAS DE VACUNACIÓN 

  • Grupo de edad Dosis Cantidad de dosis
  • De 6 a 35 meses inclusive 0,25 ml      1 ó 2 (*)
  • De 3 años a 8 años inclusive 0,50 ml 1 ó 2 (*)
  • A partir de los 9 años            0,50 ml  

(*) Los niños menores de 9 años deberán recibir DOS DOSIS de vacuna antigripal 2021, con la excepción de los que hubieran recibido al menos dos dosis de vacuna antigripal anteriormente, para los cuales sería suficiente sólo UNA DOSIS.

Tener en cuenta que antes y después de la administración de vacuna contra Covid se recomienda respetar un intervalo de al menos 14 días con otras vacunas.

 

MARCAS DE VACUNAS AUTORIZADAS POR LA A.N.M.A.T  a la fecha:

 

Nombre Comercial

Composición
AFLURIA QUAD Tetravalente
AFLURIA QUAD JR Tetravalente
AGRIPPAL S1 Trivalente
FLUXVIR Trivalente
INFLUVAC TETRA Tetravalente
ISTIVAC 4 Tetravalente
VIRAFLU Trivalente
VIRAFLU Pediátrica Trivalente

antigripal3

 

Fuente:  Ministerio de Salud de la Nación. 2021

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Clases presenciales

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Un desafío frente a la pandemia

EL RETORNO ESPERADOvuelta6

Marzo 2021

Finalmente, las clases presenciales comienzan a ser una realidad en nuestro país. Si bien en forma progresiva en algunos niveles o regiones, la luz verde está encendida para que tanto alumnos como docentes vuelvan a las aulas.

Muchas opiniones se han vertido al respecto tanto a favor como en contra y resulta muchas veces difícil para los padres conocer a ciencia cierta los beneficios y perjuicios que tal determinación puede provocar.

En principio es importante conocer la situación epidemiológica durante la pandemia. Hasta el momento, los datos apuntan a que los niños menores de 18 años de edad representan cerca del 8,5% de los casos notificados y registran un número relativamente bajo de muertes en comparación con otros grupos de edad, presentando frecuentemente una enfermedad leve. Esta cifra quizás sea menor dado que está demostrado que muchos niños cursan la infección en forma asintomática. Sin embargo, no están exceptuados de presentar cuadros graves de la enfermedad, más aún si alguno posee alguna patología preexistente que pudiera agravar el pronóstico y la evolución de la misma. El período de incubación es similar al de los adultos, entre 1 y 14 días, habitualmente entre 5 y 6 días.

vuelta3

Teniendo en cuenta que la pandemia recién está cumpliendo un año, aún no se conoce a ciencia cierta el papel de los niños en la transmisión del virus y de la propagación del mismo en la comunidad. Dado que muchos países apenas acaban de empezar a levantar las restricciones que limitaban las actividades, todavía están por verse los efectos a largo plazo de la apertura de las escuelas en la transmisión comunitaria. Los estudios provenientes especialmente del hemisferio norte indican que el efecto de la reapertura de las escuelas sobre la transmisión en el resto de la comunidad podría ser pequeño, pero faltan evidencias científicas independientes para confirmar dichas conclusiones. Por otra parte, las características socioeconómicas y edilicias suelen ser bastantes dispares en distintos puntos del planeta. En realidad, las consecuencias a considerar deben abarcar a toda la comunidad educativa que incluye no solo a niños y niñas sino también al personal docente, no docente y a sus familias.

VUELTA2

Queda claro que la escuela es fundamental para el desarrollo y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes, no sólo para la adquisición de conocimientos sino también para el fortalecimiento de aspectos emocionales y sociales, el cuidado de la nutrición, de la salud y la realización de la actividad física. La escuela al mismo tiempo constituye un lugar seguro, permitiendo a padres y madres trabajar, contribuyendo a la actividad económica de la sociedad.

El cierre de las escuelas en el contexto de la pandemia marcó aún más las diferencias económicas y sociales, siendo más perjudicial el aislamiento en aquellos niños vulnerables con distinto tipo de carencias.

Será importante entonces considerar y saber de antemano que, la concurrencia de niños y niñas a la escuela durante el transcurso de una pandemia aún vigente, posee beneficios, pero también peligros que no sólo se circunscriben a ellos sino también a toda la sociedad. Por lo tanto, es fundamental saber que la apertura de las escuelas requiere de un compromiso del Estado en reunir las condiciones necesarias para que la actividad presencial pueda llevarse a cabo, pero también de la responsabilidad de las familias en cuanto al cuidado y prevención de la enfermedad. Debemos considerar a la comunidad educativa como una gran “burbuja”. En ella están incluidos los niños/as, el personal de la escuela, las familias y en algunos ámbitos el transporte. Cualquier integrante de la misma afectado puede perjudicar al resto, aunque no sea partícipe necesario del hecho educativo.

vuelta4

Independientemente de las medidas que se implementen en cada institución y de la responsabilidad del Estado en garantizar el cumplimiento de las mismas, está el compromiso de las familias en no romper la mencionada “burbuja”. Será fundamental continuar en los hogares con las medidas conocidas para prevenir al Covid 19 y la comunicación oportuna a la escuela de cualquier caso sospechoso o confirmado de la enfermedad. En contrapartida, las iniciativas comunitarias destinadas a corregir los falsos rumores también pueden contribuir de forma fundamental a reducir el riesgo de infección.

vuelta5

En conclusión, el inicio de la escolaridad presencial es bienvenida y la seguirá siendo mientras todos los actores en esta situación cumplan con los protocolos de prevención establecidas. Al mismo tiempo los datos epidemiológicos que a partir de ahora se reciban confirmarán si se va en la dirección correcta y los ajustes que se deban realizar. Mientras tanto el avance de la vacunación en la población hará lo suyo brindando la seguridad que todos necesitamos.

Fuentes:

  • Documento conjunto de posicionamiento para la vuelta a las escuelas. Sociedad Argentina de Pediatría. 2021
  • Preguntas y respuestas sobre las escuelas y la COVID-19” . Organización Mundial de la Salud. 2020

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

La escuela frente al Covid 19

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Compromiso de todos

DUDAS Y CERTEZASdudas7

Marzo 2021

El retorno a clases presenciales en el contexto de la pandemia lleva a toda la comunidad a tomar precauciones a fin de evitar que las escuelas no constituyan focos de propagación del Covid 19. Más allá de los protocolos establecidos por las autoridades educativas y sanitarias, las preguntas y dudas provenientes tanto de familias como de docentes no se hacen esperar, y es lógico que así sea.

Como sabemos es poco probable que los niños cursen una presentación grave de la enfermedad, según refieren la mayoría de los trabajos científicos. Sin embargo, no queda claro si los niños pueden constituirse en fuentes importantes de contagio para otros niños y para los adultos.

La relación estrecha de los niños con sus docentes puede facilitar la cadena de contagios, donde el adulto y el niño con enfermedades crónicas pueden ser los más perjudicados.

dudas5

A pesar de los protocolos que incluyen las medidas de higiene, el distanciamiento y la constitución de “burbujas” van surgiendo preguntas tanto en las familias como en los docentes que seguramente serán formuladas a médicos y especialistas a lo largo del año.

Particularmente en lo que respecta a los niños la principal inquietud de los padres está referida a los posibles cuadros de vías aéreas superiores, anginas, diarreas acompañadas o no de fiebre que puedan constituirse en sospecha de coronavirus durante este ciclo. La preocupación se justifica dado que, en años “normales” sin pandemia, los cuadros catarrales, las diarreas y las fiebres son siempre “moneda corriente” en la consulta diaria. La aparición del Coronavirus en 2020 junto al confinamiento redujeron en forma paradojal la frecuencia de estos cuadros en los niños, fenómeno observado tanto en guardias como en consultorios. El presente año probablemente sea distinto y de presentarse estos últimos, motivarán mayor preocupación, independientemente de la evolución favorable de los síntomas.

tos2

En realidad, la presentación de cualquiera de estos cuadros referirá, en forma o no justificada, a un probable caso de coronavirus, adquiriendo una relevancia que en otras épocas hubiera sido impensada.

tos1

Indudablemente la sospecha de Coronavirus ante la aparición de estos signos y síntomas en niños constituye la estrategia más adecuada para preservar las “burbujas”. Las familias deberán estar preparadas para iniciar aislamientos hogareños motivados por la sospecha de enfermedad como también por el contacto estrecho con el probable infectado. La posibilidad de realizar hisopados en ambos casos podrá resolver las dudas, confirmando o no la presencia del virus.

Si bien los docentes tienen la posibilidad de realizar testeos de anticuerpos, tampoco hay seguridad que no adquieran la enfermedad durante el intervalo entre los mismos o por fuera de la comunidad educativa. La posibilidad que los niños se constituyan en contactos estrechos del docente probablemente motivará nuevos aislamientos esperando resultados y evoluciones.

VUELTA2

Frente a todos estos posibles inconvenientes deben prevalecer la responsabilidad de padres y madres, responsabilidad que siempre se reclama y adquiere aún mayor importancia en época de pandemia: los niños no deben asistir a clase con fiebre o con antecedentes de haberla presentado, con tos y mocos, o diarrea y vómitos. Si bien estas determinaciones puedan provocar inconvenientes en la dinámica familiar siempre será mejor esta actitud a iniciar un brote de Coronavirus en la escuela. Del mismo modo la obligación de comunicar la aparición de un caso en la familia que hubiera tenido contacto estrecho con el niño o la niña.

Si bien las escuelas cuentan con protocolos especiales que incluyen los mencionados eventos es importante reforzar y motivar actitudes en favor de la salud de niños y adultos.

Este 2021 es sin dudas un año escolar distinto, atravesado por la pandemia, requiriendo del esfuerzo de todos para mantener la presencialidad de las clases de la mejor forma posible.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Verano y Coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La pandemia también hace turismo

EL VERANO Y LA PREVENCIÓN DE CONTAGIOSvacaciones covid2

Febrero 2021

La pandemia por Covid 19 ha modificado el comportamiento y las costumbres de la población mundial. La llegada del verano y las vacaciones no son ajenas a dichos cambios.

Adaptarse a la “nueva normalidad” también incluye cuidarse en este período del año, más aún cuando está cercana la vacunación contra la enfermedad. Si el trabajo y la escuela pudieron adaptarse a la pandemia, con todos los inconvenientes conocidos, las vacaciones deben modificar algunas costumbres y hábitos muy arraigadas en la mayoría de la población.

Por fortuna, disfrutar del mar, las sierras o las montañas implican actividades generalmente al aire libre donde la transmisión viral es más difícil. Sin embargo, el riesgo de contagio siempre existirá toda vez que no se cumplan las normas que acostumbramos cumplir durante el año pasado:  barbijo, distanciamiento social, no compartir vajilla ni mate y frecuente lavado de manos.

vacaciones covid4

Es difícil cumplir el distanciamiento cuando se veranea en grupos numerosos, en especial de amigos. Estos grupos, en los cuales se comparte casi todo, con sólo uno de sus integrantes que desarrolle la enfermedad, aunque sea asintomático, contagiará al resto. Más aún si hubiera interacción con otros jóvenes como puede suceder en fiestas clandestinas o lugares cerrados. Difícilmente ellos desarrollen formas graves de la enfermedad, pero serán transmisores hacia el resto de la comunidad.

Es complicado cumplir y hacer cumplir el distanciamiento social en playas habitualmente muy concurridas. Basta recordar fotos de tantos veranos anteriores en las que una sombrilla y un mate conglomeraban a más de una familia. Juega a favor el ambiente abierto de estos lugares en los que se sabe se reduce la posibilidad de contagio. Sin embargo y a pesar de ello existen situaciones que pueden facilitarlo como lo son no usar barbijo y toser o estornudar sin ninguna protección. En algunas circunstancias la distancia social debe extenderse aún más. El viento, muy frecuente en nuestras playas, puede llevar el contagio más allá de los 2 metros por medio de las gotitas de saliva o moco dispersadas. El tiempo húmedo también podría favorecer la sobrevida del virus.

vacaciones covid8

Se suele preguntar acerca de la posibilidad de contagio a través del agua, ya sea de mar, río o pileta de natación. A la fecha no hay publicación científica que haya comprobado tal riesgo. El agua de mar con su movimiento y su componente salino probablemente dificulten la supervivencia del virus. En todas ellas además se requeriría una cantidad adecuada de virus para provocar el contagio, cifra difícilmente alcanzable con la dilución a la que son sometidos.

El calor es otro ítem a considerar. El Coronavirus es un virus respiratorio y como todos los de su grupo se desenvuelven mejor en climas fríos que en cálidos. Si bien intervienen muchos factores al respecto, las mayores olas de contagios han ocurrido en temperaturas frías a templadas. Sin embargo, el clima cálido no es un obstáculo infranqueable para el virus para desestimar su circulación, como muestran las últimas estadísticas en nuestro país y en zonas cálidas de nuestro continente. Por otra parte, está comprobado que la humedad ambiental favorece la transmisión viral.

vacaciones covid5

Otra duda que puede acechar a los veraneantes es la posibilidad de contagio a través de la arena o la tierra.  A menos que haya secreciones respiratorias recientes en las mismas esta vía de contagio sería sumamente infrecuente. Además, el calor de la luz solar sobre ellas dificultaría en gran medida la supervivencia del virus.

Los residuos abandonados en la playa pueden ocasionar contagios. Así los pañuelos, vajilla y bombillas descartables arrojados a la playa pueden transmitir la enfermedad en caso de que sean relativamente recientes y manipulados sin una adecuada higiene posterior o protección adecuada.

playas mordeduras3

Es importante aprovechar las vacaciones para visitar lugares donde se pueda disfrutar el medio ambiente, evitando la estadía en ciudades o lugares que por más singulares que parezcan tengan elevada circulación de gente. Hay estudios señalando que las micropartículas de smog podrían servir de transporte al Covid 19 para elevar su contagiosidad.

vacaciones covid7

En resumen, lo más importante para estas vacaciones es que las mismas se adapten a la nueva normalidad. El riesgo real y concreto es “bajar la guardia” y dejar de adoptar las medidas básicas de protección: distanciamiento social, uso de barbijo, frecuente lavado de manos y buscar ventilación en ambientes cerrados, como por ejemplo los restaurantes.

vacaciones covid6

El peligro real es confiarse y sentir que por estar de vacaciones uno puede olvidar estas medidas.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Sabañones

Share on FacebookTweet about this on Twitter

LOS SABAÑONES EN ÉPOCAS DE PANDEMIA

¿Qué es el eritema pérneo?perneo2

Diciembre 2020

El “sabañón”, también llamado eritema perneo, son una reacción inflamatoria localizada de la piel que es secundaria a una respuesta excesiva de los pequeños vasos al frío o a los cambios bruscos de temperatura exterior. Es un fenómeno bastante común en adultos, especialmente mujeres de mediana edad y niños. Típicamente las zonas más afectadas suelen ser los dedos de pies, manos y orejas, lugares expuestos frecuentemente al frío. La piel se vuelve roja, caliente, puede aparecer prurito, algunas veces se acompaña de pequeñas ampollitas siendo raro el dolor. Con la evolución la piel afectada se transforma de violácea a oscura para luego finalmente desaparecer.

En la gran mayoría de los casos no se encuentra alguna enfermedad que origine la aparición de los sabañones. Generalmente habría una predisposición a presentarlos frente al frío con antecedentes familiares similares. Una menor cantidad de casos obedece a enfermedades denominadas “reumáticas” o autoinmunes, especialmente el Lupus eritematoso y la artritis reumatoidea. En ambas enfermedades el fenómeno comentado se agrega a los síntomas y signos propios de las mismas y no son necesariamente provocadas por los cambios térmicos.

perneo5Sin embargo durante este año, atravesado por la pandemia, se han observado en distintas partes del mundo e incluso en nuestro país niños y especialmente personas jóvenes con eritemas perneos o sabañones sin presentar antecedentes de apariciones anteriores, sin exposición al frío ni tampoco patologías previas.

Esta acumulación de casos coincide con el pico de incidencia de COVID-19 en distintas  ciudades del mundo y por lo tanto es muy probable que estas lesiones tengan relación con la pandemia. Si bien estos datos son a la fecha analizados con precaución por los investigadores está comprobado que gran parte de los que sufrieron este fenómeno habían tenido contacto previo con enfermos de Coronavirus, a pesar de no haber sido hisopados en su mayoría.

En más de la mitad de estas personas los sabañones fueron el único síntoma o se acompañaron de algunos leves que pudieron estar relacionados con COVID-19. Dado que muy  pocos de ellos fueron hisopados, estos fenómenos no permiten afirmar con seguridad la asociación con el virus. Sin embargo el aislamiento del mismo en alguno de ellos sugiere fuertemente la participación.

perneo4

La aparición de los sabañones ocurrió en muchos de los casos luego de la resolución de cuadros interpretados como gripales y desaparecieron por completo a las dos semanas de haber sucedido el brote. Las lesiones se localizaron especialmente en dedos de pies y manos incluyendo en algunos casos las uñas. Ninguna de ellas presentó complicaciones ni tampoco reapariciones del fenómeno.

perneo3

El mecanismo inflamatorio que produce el virus en forma directa o indirecta sería el responsable de estas lesiones secundarias a la infiltración de la piel.

El Covid 19 nos sigue deparando sorpresas y al mismo tiempo poniendo en evidencia que es mucho más que un virus respiratorio. El compromiso de distintos órganos, como la piel en este caso, confirma el último enunciado.

Fuente: Andina D. y col. “Covid y lesiones cutáneas y acrales en niños”.  Pediatr Dermatol. 2020; 00:1–6.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook