El cuarto trimestre de vida

Share on FacebookTweet about this on Twitter


cuarto trimestre5LA CONQUISTA DEL ESPACIO

Diciembre 2014

 

Es frecuente a esta edad que el niño llore cuando el médico se acerca para examinarlo. En realidad la relación con los extraños ha cambiado, aun los rostros que antes parecían simpáticos para el bebé ahora ya no lo son tanto. Es importante destacar que dicha evolución es producto de la nueva relación que el niño establece con el mundo que lo rodea, generalmente iniciada durante el octavo mes con su “famosa” angustia. Debido a ello durante estas edades el niño presta más atención a lo que ocurre a su alrededor y a los objetos nuevos que encuentra. Su cuerpo ya fue suficientemente explorado durante los meses anteriores y, si bien puede tocarse o seguir tomando sus pies, lo trascendente durante este período es la posibilidad de trasladarse y explorar el espacio.
Es así que suele pasar fácilmente a la posición sentada desde donde alcanza, inclinándose hacia delante, los objetos que le interesan. También puede desplazarse sentado hacia ellos para más tarde arrastrarse de panza o gatear hacia ellos.

cuarto trimestre4

Generalmente hacia fines de esta etapa comienzan a usar los muebles para pasar de la posición de panza a la arrodillada y de ésta a la erecta. Miden sus posibilidades sosteniéndose primero con las dos manos y luego en forma alternativa con una sola. Suelen caminar algo inseguros de la mano de mamá o de papá. Seguirán los audaces y breves ensayos de liberación, manteniéndose por breves instantes parados sin apoyo aunque sin deambular, pasando fácilmente a la posición sentada. Finalmente al término de este trimestre el niño suele dar sus primeros pasos en forma independiente.


cuarto trimestre2Este trascendental avance en la vida implica aprendizaje y maduración previa. Hay factores físicos pero también determinantes emocionales y volitivos entrelazados con aquellos. O sea, el niño da sus primeros pasos porque está físicamente maduro para ello pero también los da porque hay algo que lo atrae como para querer ir a buscarlo, y se arriesga a esa aventura después de haber aprendido que tras dejar un sito seguro podrá volver a él.

El cuarto trimestre de vida es también el del conocimiento del espacio. Aún antes de poder desplazarse por sus propios medios los niños adquieren conciencia de las distancias que lo separan de un objeto, según puedan o no alcanzarlo con el brazo extendido. Adquieren también noción de profundidad, cuando arrojan en forma incansable objetos observando atentamente la caída, el ruido que originan al llegar al piso y el tiempo que demora dicho fenómeno. De esta forma también van adquiriendo conocimientos del espacio vertical que les serán especialmente útiles cuando al dar sus primeros pasos deban aprender a caer sin golpearse.

cuarto trimestre1

Las manos se perfeccionan aún más durante este período. Gracias a ello durante estas edades pueden tomar objetos más pequeños, resultado de la utilización del pulgar y el índice como pinza. Este último dedo madura para ejercer su función fundamental a partir de estos días: la de señalar, tocar, hurgar, etc.
Durante estos meses el niño comienza a soltar objetos que previamente tomó. “Soltar” no significa “dar” pero es la etapa inmediata previa. Los niños sueltan objetos porque han madurado neurologicamente y además porque desean hacerlo. Al filo del año de edad comenzarán a dar objetos que previamente tomaron. Como la vida misma, se aprende a dar recibiendo previamente. De esta forma se preparan para los intercambios futuros que entrañan las relacione humanas.
Los primeros pasos del bebé son momentos de suma emoción para la familia y también para él. En los pies predomina el apoyo plano que persiste durante bastante tiempo. La forma de caminar puede cambiar en el mismo niño en distintos momentos. Así algunos pueden deambular con el apoyo en puntas de pie y otros torciendo alguno de ellos, posturas que son rápidamente corregidas. Habitualmente marchan con ambos miembros inferiores moderadamente separados aumentando de esta forma la base de sustentación.
No todos los niños gatean previo a la deambulación. No obstante todos se desplazan de alguna forma utilizando sus cuatro miembros.
Alrededor de los 10 meses comienza el lenguaje simbólico. El niño comienza a nombrar objetos o personas con pequeñas sílabas labiales: “ma má, pa pá, ba bá” y puede comprender algunas frases complejas como por ejemplo: “¿dónde está mamá?, ¿vamos a comer?.


cuarto trimestre3Del mismo modo, las actividades se enriquecen. Van abandonando la exploración del cuerpo o la transferencia de objetos de mano en mano. Es el momento de la prensión con ambas manos en forma simétrica, “hacen tortitas”, y golpetean entre sí juguetes, contra el piso o la mesa. Algunos tratan de atrapar la cuchara en su vuelo hacia la boca o se esfuerzan por tomar los alimentos con sus manos directamente desde el plato. Darles de comer puede convertirse en una tarea algo más complicada. Suelen querer amasar o revolver la papillas con sus manos. La habilidad materna deberá aprovechar esta etapa para el aprendizaje del acto alimentario, manual primero e instrumental, con cubiertos más adelante, favoreciendo en el niño la adquisición de hábitos de independencia.