Archivo de la categoría: 1997 a 2008

Hay varias formas de dar pecho

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pecho a demanda 4

¿CÓMO PONER AL BEBÉ?

Agosto 1997

El pecho materno es la alimentación específica del bebé y sus ventajas frente a cualquier otra leche son innumerables.

Es frecuente observar que las madres ponen sus niños al pecho sólo en una posición, la más frecuente dirigiendo los pies del bebé hacia el seno opuesto. Esta forma quizás pueda ser la más cómoda para la mamá pero , si es la única provoca que el niño tironée el pezón sólo para un lado durante toda su lactancia. Esto puede facilitar la aparición de grietas con sus hemorragias secundarias. Por otra parte, el niño vaciará siempre las mismas celdas de leche alojadas en la mamas , no evacuando en forma paralela otras que se hincharán pudiendo provocar dolor e hinchazón.

Por lo tanto es conveniente alternar la posición habitual de dar el pecho con otras no tan conocidas. Por ejemplo, orientando los pies del niño hacia afuera o colocándolo frente al seno cabalgando sobre el muslo materno.

Alimentación perceptiva

Share on FacebookTweet about this on Twitter

alimentando¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN PERCEPTIVA?

Abril 2008

Practicar la alimentación perceptiva implica:

  1.  Alimentar a los bebés directamente y asistir a los niños mayores cuando comen por sí solos, respondiendo a sus señales de hambre y satisfacción.
  2.  Alimentar despacio y en forma paciente, alentando al niño a comer, pero sin forzarlo.
  3.  Si el niño rechazara varios alimentos, se deberá experimentar con diferentes combinaciones de alimentos, sabores, texturas y métodos para animarlos a comer.
  4.  Reducir las distracciones durante las horas de comida para evitar que el niño pierda interés.
  5.  Recordar que los momentos de la comida son períodos de aprendizaje y amor. Hablar con los niños y mantener el contacto visual.

Perceptiva proviene de percepción.

Percibir es observar, ver, estar atento en un momento tan importante como la comida. Es de una enorme riqueza la observación del comportamiento del bebé durante la alimentación. El niño, al probar cada bocado, realiza una cantidad de experiencias de texturas, viscosidades, consistencias y temperaturas, pero también observa las respuestas de la madre ante cada reclamo, demanda o rechazo.

La cuchara es el símbolo de la comida Representa la oportunidad para realizar también con ella experiencias importantes para promover y motivar.

Fiebre y vómitos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

vomito4LAS ESTRELLAS DEL MOMENTO

Abril 2008

Las guardias se llenan de chicos y de padres preocupados. Las consultas telefónicas no cesan. La mayoría consulta por dos síntomas. Fiebre y vómitos, acompañados algunas veces de mocos y diarrea. Los bebés y los niños entre uno y tres años son los más afectados

El cuadro a que hacemos referencia obedece en la mayoría de los casos a una enfermedad de origen viral. Generalmente se encuentran con buen estado general, en especial cuando baja la fiebre. Es autolimitada y no tiene tratamiento específico. Obliga a padres y médicos a evitar la deshidratación que pudiera provocar. Más vomita, más sed tiene, más sed tiene, más vomita. Cortar el círculo vicioso implica reponer líquidos bien fríos y fraccionados, o sea en muy pequeña cantidad y en forma frecuente, controlando la fiebre por medio de baños, ya que si hay poca tolerancia para el agua, menos la hay para los jarabes. Se requiere mucha perseverancia y paciencia para ser estrictos y rigurosos en el aporte fraccionado pero continuo de líquidos, comenzando con comidas blandas y frías una vez superados los vómitos.

El origen de muchas enfermedades del adulto

Share on FacebookTweet about this on Twitter

recien nacido2TODO PUEDE COMENZAR DESDE MUY TEMPRANO

Abril 2008

Se sabe desde hace un tiempo que hábitos de vida y ciertos alimentos a largo plazo pueden desarrollar enfermedades en la edad adulta. La novedad es que ahora se están relacionando ciertas condiciones en los recién nacidos y más aún en la vida fetal que pueden favorecer la aparición de patologías en muchos años posteriores. Por ejemplo, al verse afectado el crecimiento fetal por defectos de mal nutrición materna se podrían producir cambios en el metabolismo que conduzcan en el largo plazo a enfermedades en la edad adulta. O sea, una deficiencia como la descripta, en un período de pleno desarrollo del organismo, podría favorecer o “programar” el desarrollo de patologías en la edad adulta.

La hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y muchas otras podrían tener como base de partida anomalías originadas aún antes de nacer. Por supuesto a ello habrá que agregarle si existieran, antecedentes familiares para el desarrollo de dichas patologías y, además los hábitos de vida, principalmente alimentarios, que determinaran finalmente la aparición de la patología en el adulto.

Las claves en la alimentación

Share on FacebookTweet about this on Twitter

cocinarCÓMO ELEGIR LOS ALIMENTOS, CÓMO COCINARLOS

Diciembre 2007

La OMS, Organización Mundial de la Salud estableció 10 reglas de oro que se deben seguir siempre para asegurar la preparación higiénica de los alimentos.

  1. Elegir alimentos, según los casos tratados con fines higiénicos. Ej. Leche. Siempre pasteurizada.
  2.  Cocinar bien los alimentos. Se debe alcanzar por lo menos los 70ªC en toda la preparación.
  3.  Consumir inmediatamente los alimentos cocinados. Cuanto más se espera, más posibilidad de contaminación.
  4. Guardar cuidadosamente los alimentos cocinados. Bien refrigerados. Nunca meter en la heladera comidas aún calientes En el caso de alimentos para lactantes lo mejor es no guardar.
  5. Recalentar bien los alimentos cocinados. Para destruir a los microorganismos que pudieran haberlos contaminado.
  6. Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados.
  7. Lavarse bien las manos. Antes de cocinar,si hay interrupciones si se manipularon  alimentos crudos habrá que volver a lavarse para seguir cocinando.
  8.  Mantener escrupulosamente limpias todas las superficies de la cocina.
  9. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales,incluyendo las mascotas.
  10. Utilizar agua pura. No sólo es importante para beber sino para la que se usa en la preparación del alimento.

Vacaciones y picaduras

Share on FacebookTweet about this on Twitter

aedes1EL VERANO Y LAS PICADURAS

Diciembre 2007

Las picaduras de insecto:

  • Evite lugares con agua estancada donde abundan mosquitos y jejenes.
  • Proteja el cochecito, el moisés, la cuna y la cama con tul o mosquitero.
  • Si el niño es mayor de un año colocar repelente, en especial vegetales, como el aceite de citronela.
  • En caso de picadura reciente colocar hielo sobre la zona y alguna crema o loción con antihistamínicos.
  • Si el niño es alérgico a las picaduras tenga siempre a mano el medicamento recetado por su médico.

Picaduras”  por “aguas vivas”:

  • Enjuague la zona afectada con abundante agua salada. Evitar lavar con agua dulce o secar con toalla.
  • Aplique hielo durante quince minutos.
  • Colocar crema antialérgica.
  • Si apareciera fiebre,sudoración fría o sueño, consultar en forma rápida a un centro médico.

Ambliopía

Share on FacebookTweet about this on Twitter

vision mad1¿QUÉ ES UN OJO AMBLIOPE?

Agosto 2007

Un ojo ambliope es aquel que no ha desarrollado una visión normal. Ambliopía significa una disminución en la agudeza visual debido a una alteración en la maduración de la visión. Esto generalmente se debe a problemas que el ojo posee desde el momento mismo del nacimiento y que hacen que las imágenes no lleguen nítidas a la retina desde esa temprana edad. Debido a ello, la visión no se desarrolla normalmente, no va madurando y superada una edad, el proceso es irreversible. Con esto queremos decir que, si se corrigen a tiempo los problemas que originan el defecto visual, la ambliopía puede ser tratada. “A tiempo” significa antes de los 9 años de vida. La ambliopía afecta aproximadamente a un 4% de los niños y en la mayoría de los casos el pequeño no refiere síntomas.

Hay algunas patologías del ojo que producen más frecuentemente ambliopía. Entre ellas cabe mencionar el estrabismo, en especial el interno, (ojos bizcos hacia adentro). En estos casos, para evitar la diplopía, (ver doble), la visión elige un ojo, que pasa a ser dominante, a expensas del otro cuya retina no recibe el estímulo correcto. De ese modo este último no madura y por lo tanto evoluciona hacia la ambliopía.Como vimos antes, el tratamiento debe ser realizado lo más pronto posible generalmente con la oclusión del ojo dominante para que el otro “aprenda” a ver. En forma complementaria el oftalmólogo indicará corrección quirúrgica para alinear en forma correcta ambos ojos.

Por lo tanto no se debe esperar a la edad escolar para realizar el primer examen de agudeza visual.

¿Qué es la anemia?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

anemia4LA ANEMIA EN LOS CHICOS

Agosto 2007

La anemia puede definirse como la disminución de los glóbulos rojos de la sangre o de su contenido de hemoglobina, la que resulta insuficiente para el normal transporte de oxigeno a los tejidos.

Es un grave problema de la salud pública que impacta en todos los aspectos de la vida social. Interfiere significativamente en el desarrollo físico, psicológico, intelectual y laboral de las personas.

La principal causa de la enfermedad es la deficiencia de hierro, pero existe también un estado de carencia latente de hierro que es previa a la aparición de la anemia.

Según la Organización Mundial de la Salud, un treinta por ciento de la población mundial padece anemia mientras que la deficiencia de hierro no manifiesta es aún mayor: se estima que por cada persona anémica hay otra con deficiencia de hierro latente. Lo que sucede es que la aparición de los síntomas es lenta, gradual y progresiva. Por eso, quien la padece se acostumbra a vivir con ella. En realidad hay una disminución en la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno a las células del organismo. Esto se expresa en cansancio, debilidad, sueño excesivo, insomnio, etc. ¿y en los chicos?

La anemia en los niños se origina principalmente por falta de hierro, necesario para la producción de hemoglobina, elemento que transportan los glóbulos rojos, indispensable para la llegada de oxígeno a las células del cuerpo. Se cree que aproximadamente un 30% de los niños argentinos desarrollan anemia en algún momento de la infancia. El almacenamiento de hierro en el organismo se encuentra en el hígado. Esas reservas son las que primero se agotan ante la falta del metal, no produciéndose síntomas. Luego el déficit de hierro comienza a manifestarse de diferentes formas: cansancio, disminución de la energía, trastornos en el aprendizaje, etc. Estos últimos adquieren distintas características según la edad del niño. Así en el lactante provocará retrasos en al maduración neurológica, retardo que será difícil de compensar después, aunque se reponga el hierro necesario.En el niño escolar podrá producir desde falta de apetito con estancamiento o disminución de peso hasta trastornos de aprendizaje en el colegio.

El hierro es un elemento esencial para el correcto funcionamiento de todas las células del organismo. El  metal es transportado a través de la placenta principalmente a partir del tercer trimestre del embarazo. El niño nace con los depósitos de hierro completos en el hígado, dependiendo sólo de ellos durante los primeros meses de vida. Cuando se pone en marcha nuevamente la formación de glóbulos rojos, entre los cuatro y seis meses de edad, la absorción de hierro de la dieta resulta crítica. Más importante aún en los prematuros y niños con bajo peso al nacer, cuyos depósitos de hierro son más bajos y requerirán más cantidad de hierro para crecer más rápido.

La leche humana es pobre en hierro, sin embargo éste es absorbido y utilizado extraordinariamente bien. Tienen más probabilidades de desarrollar anemia los niños alimentados con biberón que los que reciben pecho.

A partir de los seis meses hasta los dos años, resulta difícil mantener depósitos adecuados de hierro en los niños, debido al rápido crecimiento. En efecto, las tres cuartas partes del hierro absorbido son necesarias para el crecimiento. Es debido a ello que se introducen en esta época alimentos ricos en este metal: carnes, cereales, huevo y además suplementos medicamentosos con hierro en gotas a administrar en forma diaria.  No obstante ello, es importante destacar que se absorbe mucho más y mejor el hierro contenido en los alimentos que el suministrado en los medicamentos.

La dificultad respiratoria y la bronquiolitis

Share on FacebookTweet about this on Twitter

dificultad respiratoria2CUANDO AL BEBÉ LE CUESTA RESPIRAR

Mayo 2007

Cuando un bebé se esfuerza para poder hacer ingresar aire a sus pulmones acelera sus movimientos respiratorios y pone a funcionar músculos respiratorios accesorios. La observación de estas modificaciones nos permiten afirmar que el niño presenta dificultad respiratoria. Es importante dicho concepto ya que la dificultad respiratoria puede ser observada e informada no sólo  por el médico o la enfermera, sino también por los padres que, encontrándose junto al niño, podrán evaluar el compromiso del bebé, observar la evolución de la enfermedad y por lo tanto decidir la consulta oportuna al facultativo. Entre los músculos accesorios en funcionamiento durante la dificultad respiratoria es importante el papel del diafragma. Dicho músculo separa el tórax del abdomen y al incrementar su utilización hace que el abdomen se retraiga o se “achate” para facilitar el ingreso de más aire. Lo mismo ocurre con los músculos que se encuentran entre las costillas y experimentan continuas retracciones en cada movimiento respiratorio. La bronquiolitis produce en forma muy frecuente dificultad respiratoria y la detección temprana de sus signos permitirá un mejor pronóstico.

La bronquiolitis es una enfermedad que afecta principalmente a niños entre los 2 meses y 4 años de vida, con un pico de incidencia entre los 6 meses y los 2 años. Produce distintos grados de dificultad respiratoria que pueden llevar en algunos casos a la insuficiencia respiratoria con el consiguiente riesgo de muerte para el bebé.

El término bronquiolitis proviene de la inflamación de la última parte del árbol respiratorio, los bronquios más pequeños, llamados bronquiolos. Esa inflamación produce obstrucción de los mismos, dificultando el paso del aire y la consecuente oxigenación  de la sangre. El niño se esfuerza para hacer ingresar más aire a los pulmones, aumentando la frecuencia de los movimientos y utilizando músculos accesorios para seguir respirando. También tiene dificultad para expulsar el aire, por la misma obstrucción. Es por ello que aparecen los silbidos, algunas veces audibles por los mismos padres.

La bronquiolitis es causada  por un virus llamado “sincicial respiratorio” También puede producirla el adenovirus, el virus de la influenza y otros menos frecuentes. Por ser de etiología viral su resolución no depende de la administración de antibióticos, salvo que hubiera complicaciones. Es importante saber que muchos de estos virus son los causantes de estados gripales o catarros en niños mayores o adultos originando el contagio a los bebés, facilitándose aún más en ambientes poco ventilados, muy concurridos y en los que se fuma..

¿SE PUEDE PREVENIR  LA    BRONQUIOLITIS?

La bronquiolitis es una enfermedad estacional que ocurre principalmente durante la segunda mitad del otoño y todo el invierno. Durante ese período la presencia en el ambiente de virus es importante y hace difícil tomar medidas efectivas para la prevención. No obstante algunos consejos pueden disminuir la frecuencia de casos y en otras oportunidades atenuar la gravedad de la enfermedad o mejorar su pronóstico.

Está demostrado que los niños que toman en forma exclusiva pecho materno sufren con menor frecuencia bronquiolitis, aun así, habiéndose contagiado, la enfermedad tiene menos gravedad y por lo tanto son menos frecuentes las complicaciones e internaciones.

Será importante no exponer al niño pequeño a  cambios bruscos de temperatura, sobre todo en salidas durante días o noches de intenso frío.

Las guarderías son un sitio propicio para la propagación del virus. La higiene, el lavado de manos frecuente son armas importantes para la prevención efectiva. Los niños más grandes y adultos que se encuentren resfriados o engripados no deben estar en contacto con bebés muy pequeños. La concurrencia a sitios con mucha gente facilita los contagios. La polución ambiental y en forma principal el humo del cigarrillo deben ser evitados.

Los niños con cardiopatías congénitas  con trastornos en la inmunidad o con patologías respiratorias previas serán los más gravemente afectados en caso de enfermar y merecen la mayor prevención y atención.

Límites

Share on FacebookTweet about this on Twitter

limites3CUÁNDO Y CÓMO PONERLOS

Mayo 2007

Hablar de límites es hablar del desarrollo de la personalidad del niño. La misma se constituye  en el vínculo con sus padres, el grupo de compañeros, los maestros, el resto de la familia, etc. Muchas veces se asocia el término “límite” con autoritarismo o falta de libertad y es por ello que muchas veces los padres temen caer en actitudes autoritarias. Todo lo contrario. La puesta de límites permitirá al niño seguir disfrutando de su libertad a medida que se le vaya otorgando gradualmente. Es importante generar un sentimiento de confianza y respeto hacia las demás personas. Debemos partir de la base que un niño sintiéndose respetado aprende a respetarse a sí mismo, surgiendo desde allí el respeto hacia los demás.

Limitar significa ordenar, marcar espacios y tiempos, diferenciar el mundo infantil y el adulto. Esta actividad permitirá al niño alcanzar su ubicación como persona dentro del mundo familiar y del extrafamiliar, adecuando su conducta. La falta de límites genera desorden, caos a nivel mental y desorganización.

Los límites protegen y socializan al niño.

Los límites en el primer año:

Entre los 6 y los 12 meses el niño comienza a separarse de su madre, volviendo a ella para lograr reabastecerse de su presencia. Por lo tanto aparecen nuevas capacidades: comienza a distinguir nuevas personas, el niño comienza a entender las prohibiciones empieza a captar el espacio que circunda su cuna. Investiga fuera de los barrotes. Comienza a tener preferencias, eligiendo el juguete que más le gusta y no el que tiene más cerca.

A nivel afectivo comienzan a demostrar enojo, rabia, celos, alegría, placer, afecto. Es importante que los padres puedan aceptar la expresión de esas emociones tanto sean positivas o negativas. Una de las principales adquisiciones de este período es la comprensión progresiva de las prohibiciones, estimulando de esta forma el camino a la autonomía. La crianza en esta etapa se centraliza en el cuidado corporal y el sostén afectivo del bebé. Es importante que los padres mantengan una rutina ordenada, que el niño tenga su espacio. El clima emocional sereno y distendido de los padres ayuda a que el bebé se acomode paulatinamente a las rutinas de la casa.

Cuando aprende a caminar solo, el niño se esfuerza por alcanzar la autonomía, logrando salir por primera vez del alcance materno. Trata de satisfacer su curiosidad, su necesidad de actividad. La intervención de los padres entonces se hace muy necesaria. La palabra más usada por la madre es el NO, con el movimiento de la cabeza que generalmente el mismo chico imita. El dominio del NO es un hecho de consecuencias trascendentales para el desarrollo mental y emocional del niño. Le posibilita la capacidad para el juicio y la negación en sus años futuros. Por otra parte, los padres con sus actitudes ya están mostrando sus normas. El niño prueba y desafía las prohibiciones. Los padres por medio de los juegos y de la imaginación deben canalizar las conductas desafiantes. Se lo debe habituar a la disciplina social sin coartarlo en sus iniciativas creativas. A pesar de todo, aún no es capaz de respetar las prohibiciones. Ante el NO, primero responderá, pero luego sentirá la urgencia de la exploración y el descubrimiento.

 2 y 3 años

El niño ya es capaz de asumir las prohibiciones y empieza a darse cuenta de lo que puede y no puede hacer. No obstante en esta etapa, cuanto más enojado un padre, más desafiante y rebelde se vuelve el chico. La tarea no es sencilla y se debe buscar el equilibrio con mucha comprensión y paciencia. Por una parte, estimular la autonomía no significa permitirle hacer todo lo que quiera. Por el otro lado, si los límites son rígidos se coartará el desarrollo de la autonomía futura.