Archivo de la categoría: SER ADOLESCENTE

Varicocele

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¿QUÉ ES EL VARICOCELE?

Lo que hay que sabervaricocele1

Octubre 2019

Se denomina varicocele a la dilatación varicosa de las venas que llevan de retorno la sangre proveniente de los testículos. Dicha anomalía cuando se encuentra presente se puede visualizar  o incluso  palpar a través del escroto sobre los testículos, siendo el izquierdo por amplia diferencia el más afectado.

varicocele2

Dicho fenómeno no suele producir  síntomas pero su presencia se la ha asociado históricamente con infertilidad. Sin embargo se sabe en la actualidad que más del 80% de los varones con algún tipo de varicocele son fértiles y lo seguirán siendo.

En realidad el varicocele era hasta no hace muchos años una patología del adulto joven, con presentación ocasional en la pubertad y la adolescencia. Como muchas otras enfermedades la pediatría comenzó a  prestar atención en la aparición de esta anomalía en niños y en  adolescentes con el fin de llegar a diagnósticos más precoces. Hoy se sabe, gracias a estas observaciones, que entre 7 y 15% total de la población masculina tiene alguna forma de varicocele alrededor de los 15 años, correspondiendo a formas bilaterales en 5 a 10% de los casos.

varicocele4

La relación entre el varicocele y el probable desarrollo de infertilidad estaría asociada al retorno anómalo de la sangre proveniente de los testículos que, incrementando la temperatura, harían poco propicio el medio para el desarrollo de los espermatozoides. El reflujo venoso produciría un aumento de al menos dos grados en el testículo, siendo suficiente dicho incremento para provocar el deterioro del mismo. Esta alteración se instalaría de manera gradual, siendo importante por lo tanto el diagnóstico oportuno de la misma.

 Como se dijo anteriormente, se sabe que la mayoría de las personas con varicocele son fértiles. Sin embargo y en contra partida el varicocele es la causa más frecuente de consulta por trastornos de esterilidad primaria o secundaria en varones adultos

El retorno de la sangre por las venas provocaría la dilatación o “várice” que puede manifestarse de distintas formas. Desde un recorrido varicoso apenas visible hasta la palpación de un cordón tortuoso que puede incrementarse si la persona hace fuerza.

varicocele3

Tales diferencias en el hallazgo del varicocele generalmente suelen estar relacionadas con la posible afectación de la función testicular. La lesión que fácilmente se visualiza y se palpa sobre la piel del escroto se asocia en forma más frecuente al compromiso de la fertilidad. Más aún si asociado a tal hallazgo se encontrara un testículo de menor tamaño en relación a la edad de la persona.

De allí que sea tan importante el examen y medición de los mismos para diagnosticar en forma precoz dicha anomalía, especialmente en niños y adolescentes.

Hay estudios de laboratorio que pueden comprobar el normal funcionamiento de los testículos que sumados al examen clínico determinarán la necesidad de resolver, llegado el caso, en forma quirúrgica la “varice” o varicocele.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Los cambios físicos durante la adolescencia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¡QUÉ MANERA DE CRECER!pubertad2

NOVIEMBRE 2014

La adolescencia se extiende entre los 10 y 20 años de edad. Es un período de desarrollo personal durante el cual se establecen sentimientos de identidad, modificaciones en el esquema corporal y adaptación a capacidades intelectuales más maduras.
La pubertad da inicio a la adolescencia, y está referida específicamente a los cambios físicos que se desarrollan durante la misma. Las modificaciones corporales que experimentan suelen ser consultas habituales expresando no sólo la preocupación de los padres sino también las del adolescente mismo. Es que durante este período hay un incremento significativo de la superficie y masa corporal. Está demostrado que las células no sólo aumentan en número sino también en tamaño.

                                      pubertad3

El crecimiento del adolescente no es armónico ya que no es simultáneo en todos los tejidos. Primero comienzan a ganar peso por el incremento del tejido adiposo, después crecen los huesos y por último la masa muscular. Este crecimiento hace que, generalmente luego de 5 o 6 años de iniciado, se alcance la talla final del adulto. Las niñas suelen comenzar antes con el mencionado empuje, anticipándose también a los varones en su finalización, coincidiendo con la aparición de la primera menstruación, (menarca). Este fenómeno hace que los varones parezcan más bajos que las niñas especialmente durante la primera etapa de la adolescencia. El sexo masculino, si bien comienza un poco más tarde el pico de crecimiento, lo prolonga un poco más, llevándolos a una talla generalmente mayor. Al principio lo que más crecen son los miembros, comenzando por los pies, piernas y muslos; manos, antebrazos y brazos. Luego la columna y el tórax. (Primero van quedando chicos los zapatos, luego los pantalones o polleras y finalmente los sacos) . En esta etapa, las exigencias deportivas exageradas son desaconsejables porque la fuerza muscular, que alcanza niveles máximos alrededor de los 25 años, es insuficiente y pueden producirse desgarros.

                                  pubertad4

Algunos niños y niñas comienzan este crecimiento un poco más tarde. Los padres y los mismos niños se impacientan y suelen consultar por el retraso. La mayoría de las veces se trata de los denominados “maduradores lentos”, chicos que genéticamente se encuentran “programados” para iniciar los cambios un poquito después que el resto. Generalmente se encuentran antecedentes similares en alguno de los padres. No obstante, a su tiempo, la secuencia en los cambios del cuerpo será similar y tarde o temprano todos alcanzarán el desarrollo completo.
El incremento en el tamaño de los testículos es la primera manifestación de la pubertad, sucediendo en promedio a los 11, 5 años. En la mujer, en cambio, la aparición del llamado “botón mamario” acompañado o no de vello pubiano suele iniciar la nueva etapa. En nuestro país dicho fenómeno ocurre en promedio a los 10,8 años. Al principio los cambios son poco perceptibles por la familia, pero suelen ser el punto de partida para el empuje de crecimiento puberal comentado anteriormente. Este fenómeno es el más importante en la vida luego del que acontece durante los primeros doce meses de edad. Nunca se crecerá tanto ni tan rápido. En las niñas dicho empuje tendrá una paulatina desaceleración al aparecer la primera menstruación que en la población argentina ocurre en promedio a los 12,5 años. Mientras tanto ambos sexos seguirán madurando sus genitales, incrementando el tamaño y modificando sus características. Hay estadíos en el desarrollo de los mismos que el pediatra suele utilizar para valorar la evolución de esos cambios.
Es importante que los adolescentes conozcan la evolución que irán experimentando y estar atentos a las dudas y preocupaciones que trae aparejada.
Podemos decir que la pubertad evoluciona entre los 8 y los 17 años, con un promedio entre los 11 y 14 años en las mujeres y de 12 y 15 en los varones. Se debe consultar al médico todo desarrollo genital que aparezca antes de los 8 años en las niñas o 9 años en los varones.

                                          pubertad1

Dijimos anteriormente que sólo el crecimiento durante el primer año de vida supera al que tiene lugar en la adolescencia. Es obvio entonces que dicho proceso debe ir acompañado de una dieta apropiada que aporte los necesarios requerimientos nutricionales. La dieta inapropiada puede llevar a retraso en la maduración sexual y crecimiento lento. Será esencial controlar los hábitos alimentarios que a esta edad suelen consistir en comidas rápidas, fuera del hogar y en horarios cambiantes.

Fuente: Vaucheret Gerardo. Supervisión de la salud del adolescente. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. Buenos Aires. 2002

 

Embarazo adolescente

Share on FacebookTweet about this on Twitter


adolescentesexo1SEXUALIDAD RESPONSABLE

Los que eran niños ya son adolescentes

Junio 2014

El comienzo de la vida sexual entre los que hace poco eran niños dispara preocupaciones centradas en el ejercicio de la sexualidad responsable. Será importante si durante toda la infancia el tema de la educación sexual fue abordado tanto en el hogar como en la escuela. Es difícil empezar a hablar de ello durante la adolescencia si nunca se trató el tema en la casa.
El ejercicio de la sexualidad responsable implica llegar a la primera relación sexual teniendo en cuenta el respeto por el cuerpo del otro u otra. Esto quiere decir que las mismas tienen que ser plenamente aceptadas por la pareja y evitar que secundariamente se produzcan daños a la salud o consecuencias no deseadas que modifiquen en forma permanente la vida futura. Entre lo primero debemos referirnos a las enfermedades de transmisión sexual y entre lo segundo el embarazo no deseado.

                                      adolescentesexo3

Según las últimas encuestas realizadas en colegios secundarios de todo el país, aproximadamente el 23% de los adolescentes debuta sexualmente antes de los 14 años. Si bien la cifra es un promedio ya que el porcentaje varía según las regiones, es casi universal el comienzo de la actividad sexual en edades cada vez más precoces, más aún, cada vez hay menor diferencia entre los valores obtenidos entre varones y mujeres.
El inicio precoz de las relaciones sexuales es preocupante también porque aumenta las chances de que los adolescentes no se cuiden con preservativos o no tengan la madurez suficiente en casos de producirse un embarazo. En la encuesta mencionada, sólo el 43% de los entrevistados dijeron que usaban condón en sus relaciones siendo las mismas generalmente frecuentes y con más de una pareja.

Aunque no hay consenso sobre cuál es la edad ideal, se recomienda a una persona tener relaciones sexuales cuando decida por sí misma, sin ningún tipo de presión de su pareja, sus amigos o familiares, cuando tenga un conocimiento adecuado de su cuerpo, cuente con toda la información necesaria para prevenir embarazos no planificados y enfermedades de transmisión sexual, y tenga la maduración afectiva y orgánica indispensables para transitar esta primera experiencia.
La realidad dista mucho de la recomendación. Es más, algunas niñas tienen su primera relación sexual debido a un abuso, y muchas en esa primera experiencia quedan embarazadas.

                                      adolescentesexo4

Profundizando aún más el problema, es creciente el número de embarazos en niñas menores de 15 años. Se puede afirmar en relación a las cifras que en nuestro país cada 3 horas una niña da a luz y se convierte en madre de otro niño o niña. La maternidad durante la adolescencia temprana (en niñas menores de 15 años) es un indicador de inequidad que parece estar fuera de la agenda de las políticas públicas. Hay grandes diferencias en distintas regiones del país y también entre poblaciones de distinto nivel socio-cultural. Las consecuencias de un embarazo a tan temprana edad afecta muy seriamente el presente y el futuro al convertirlas en madres-niñas. Del mismo modo los bebés se encuentran expuestos en forma más frecuente a enfermedades.
Es difícil modificar esta realidad. Seguramente el comienzo está en la casa. El tema del sexo debe ser conversado desde niños y continuar desde luego durante la adolescencia. La escuela debe cumplir su función al respecto. Las políticas de estado deben promover la protección de los adolescentes en cuanto al derecho a saber sobre estos temas y a su atención en los hospitales y centros de salud. La ley 26.150 sancionada en la Ciudad de Buenos Aires establece que todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada.
Del mismo modo se deben promover acciones educativas y de promoción de la salud sexual y reproductiva para aquella población sin acceso al sistema educativo formal. La justicia social en el campo sanitario implica eliminar las brechas existentes y asegurar igualdad en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos a toda la población de nuestro país.


adolescente2En síntesis, la familia debe promover desde chiquitos el cuidado del propio cuerpo y el de los demás. La sexualidad responsable es parte de ese cuidado llegada la adolescencia.

La educación sexual en la casa y en las escuelas debe ser una continuidad en la afirmación de ese respeto. El Estado debe promover y garantizar la educación sexual de los adolescentes en todos los ámbitos, sean públicos o privados, eliminando las diferencias o desigualdades socioeconómicas que puedan interferir en la misma.

Fuentes:

Educación sexual

Share on FacebookTweet about this on Twitter


educacionsexual5¿CÓMO HABLAR CON LOS CHICOS?

¿DESDE CUÁNDO?
¿DE QUÉ FORMA?

Mayo 2014

No siempre es fácil hablar con claridad y sencillez a nuestros hijos de sexualidad. No obstante tiene que ser posible. No es necesario ser maestro, psicólogo o médico para hablar del tema ni tampoco saberlo todo. La educación sexual debe darse en forma natural. No es necesario un momento determinado ni a partir de alguna edad. Siempre debe estar presente, desde pequeñas edades la educación sexual debe ser parte de lo cotidiano. Erróneamente muchos padres comienzan a charlar sobre sexo cuando los hijos entran en la adolescencia. Si bien la intención es buena, la misma suele llegar algo tarde. A esas edades los jóvenes ya han recibido distintos tipos de enseñanzas, no siempre buenas con respecto al tema. Por otra parte, si el mismo no surgió antes en el seno familiar los adolescentes tratan de eludir la conversación dado que sospechan, (sin estar muy equivocados), que los padres quieren conversar por obligación y no por convicción. Comenzar a hablar de sexualidad en la adolescencia es siempre difícil. Será simple si la misma es una continuidad de la educación brindada a los hijos desde pequeños.
La educación sexual no es sólo “hablar de relaciones sexuales”. Es mucho más que eso. Tiene que ver con aprender a expresar emociones y sentimientos, a reconocer y respetar valores como la amistad, el amor, la solidaridad, la intimidad propia y ajena y a cuidar nuestro cuerpo y el de los demás. Tiene que ver con los derechos de las personas, a ser bien tratados, a no sufrir presiones para tener relaciones sexuales, a que se trate de igual manera al hombre y a la mujer, a saber distinguir relaciones de pareja violentas.
Todo es más fácil cuando los mayores logran superar la vergüenza, cuando pueden escuchar a los hijos sin juzgar ni censurar, cuando se habla sinceramente y cuando se da el primer paso para comenzar a hablar del tema a pesar de no recibir preguntas.
Es cierto que los padres no están solos en esta tarea. Es importante recordar que la Ley 26150 dice que es obligatorio enseñar Educación Sexual Integral en los jardines de infantes y en las escuelas primarias y secundarias del país, sean de gestión estatal o privada. También dice que las familias deben estar informadas sobre la Educación Sexual Integral que se brinda en las escuelas.

                                              

  • Las diferencias corporales entre varones y mujeres
Kiss

Kiss

Desde pequeños los niños comienzan a notar que el cuerpo de la mujer y el hombre son diferentes y preguntan queriendo saber. Las familias acostumbran a poner sobrenombres a las partes íntimas: “pito, polola, pitulín, etc”. Es curiosa esta terminología porque nadie usa palabras diferentes para nombrar los codos, las rodillas o cualquier otra parte del cuerpo. Lo mejor es identificar a los distintos órganos en forma natural y por sus propios nombres: pene en el hombre, vulva en la mujer. Del mismo modo se les puede decir que nuestro cuerpo va cambiando a medida que crecemos. Hablar de la aparición del pelo en el pubis, la barba, el crecimiento de los pechos en la mujer. Es importante transmitir la idea que cada niño crece a su ritmo que no todos cambian al mismo tiempo ni los cambios se dan de la misma manera en todas las personas. Hay que tener cuidado en no transmitir ansiedad sino confianza, seguridad y alegría.

                                             educacionsexual3

  • El respeto por la intimidad de cada uno

Se deben explicar las partes del cuerpo que están cubiertas por la ropa interior. Se pueden denominar partes íntimas y explicar a los niños que sólo ellos o quienes los cuidan pueden ver o tocar. Alrededor de los cuatro años, empiezan a sentir pudor o vergüenza y no quieren que otros los miren desnudos. También empiezan a poder ir al baño o vestirse solos. Es fundamental respetarles esos espacios de intimidad porque eso ayuda a que se sientan más independientes y aprendan a respetar la propia intimidad y la de las demás personas.

  • Embarazo y nacimiento

¿De dónde vienen los bebés? ¿Cómo llegaron a la panza? ¿Por dónde salen cuando nacen? Son preguntas habituales de los chicos y es muy saludable que las hagan. Cuando la curiosidad se despierta es importante que los adultos den respuestas concretas. Lo primero es escuchar bien lo que nos preguntan para ver hasta dónde necesitan saber, ya que, según la edad hay cuestiones que aún lo les interesan o no pueden entender. Se puede contar, por ejemplo, que hay momentos íntimos en que las parejas, para expresar el afecto, se abrazan, se hacen caricias, se dan besos y juntan sus partes íntimas. De estos encuentros, puede resultar que la mujer quede embarazada.
La complejidad de las preguntas variará lógicamente con cada edad, debiendo en su momento, por ejemplo, explicar por dónde nacen los niños apelando por ejemplo a “los tres agujeritos” que posee la mujer: “uno para hacer pis, otro para hacer caca y otro por donde nacen los bebés”.

                                          educacionsexual1

  • La apariencia corporal

Inculcar desde pequeños que todas las personas son diferentes: gordos, flacos, altos, bajos, negros, blancos. Que es natural que todos seamos distintos. Seguramente estaremos previniendo a tiempo todo tipo futuro de discriminación ya sea por sus diferencias corporales o de género. Muchos chicos y chicas creen de manera equivocada, que deben parecerse a “modelos” para ser aceptados, amados y respetados en sus vidas. Se debe enseñar a valorar cada cuerpo y ayudar a que tengan sentimientos de confianza y seguridad en si mismos.

  • La adolescencia. La edad de los cambios


educacionsexual6Recordar lo que les pasaba y lo que sentían los padres cuando eran adolescentes puede ayudarlos a acompañar mejor a los chicos y chicas en esta etapa de sus vidas. Todo será más fácil si la educación sexual se viene practicando en forma natural y permanente desde muy corta edad.

Los disparadores para conversar con ellos son múltiples como múltiples son los cambios que comienzan a aparecer en los cuerpos y pueden originar preguntas. La palabra de los adultos es muy importante para que los y las jóvenes puedan valorarse y apreciarse en su justa medida. A los adolescentes muchas veces les molesta que les pregunten cosas o sienten que no obtienen las respuestas que quisieran escuchar. No obstante ello, no se deben bajar los brazos: es fundamental mantener la comunicación y el afecto. De esta forma se pueden abordar temas como la masturbación, la menstruación, el cuidado en las relaciones sexuales, el embarazo en la adolescencia, la prevención de enfermedades transmitidas por sexo y la procreación responsable. Además en base a noticias o informaciones de actualidad se pueden abordar temas como el abuso sexual, la violencia de género y el aborto.


Es importante el acompañamiento de las instituciones educativas en sus distintos niveles para ampliar y reforzar los temas. Del mismo modo los profesionales de la salud en la prevención de hábitos y costumbres no saludables
.

Fuente: Educación Sexual integral. Para charlar en familia. Ministerio de Educacion de la Nación. 2011.

Alcohol adolescente

Share on FacebookTweet about this on Twitter

alcohol y sexo¿CUÁNDO HABLAR DE ALCÓHOL CON NUESTROS HIJOS?
¡SIEMPRE!

Mayo 2009

¿ POR QUÉ?

Porque el 40% de menores de 14 años consume alcóhol(edad de inicio de cerveza 13 años). Porque el 70% de los adolescentes consume alcóhol antes de la primera relación sexual poniéndolos en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, de embarazarse o ser víctimas de violencia.

 

¿QUÉ DECIR, QUÉ HACER?

Abrazar a sus hijos, mimarlos y decirles que los quieren.
Dar el ejemplo: los hijos aprenden más de lo que hacen los adultos que de lo que dicen.
Facilitar el acercamiento y la comunicación sin recriminar, estigmatizar, hacer sentir culpable y ocultar problemas. Dialogar con ellos.
Establecer normas claras de funcionamiento familiar (poner límites).
Respetarlos en su independencia.
Confiar en sus capacidades.
Ser prudentes en el uso de bebidas alcohólicas
Hablar con los hijos del proyecto de futuro
Conocer y relacionarse con el grupo de amigos de los hijos y con sus padres
Proponer y planificar el tiemo de ocio, para que resulte gratificante: deporte, diversión, paseos, vacaciones.
Pedir asesoramiento profesional, si lo consideran necesario
Considerar que los chicos tienen acceso a mucha información y se dan cuenta cuando no somos honestos y coherentes.
Promover su autocuidado.
Naturalizar actividades no saludables puede confundirlos, (previas, boliches, trasnochadas)
Es necesario diferenciar actitudes violentas que los puedan poner en peligro.
Es posible divertirse, estar con amigos y no consumir alcóhol.
Los menores de edad no deben consumir alcóhol, pero, como no podemos desconocer la realidad, tenemos que advertirles sobre los riesgos de:
Mezclar bebidas o agregarles drogas.
Conducir después de beber
Beber sin comer
Beber estando embarazada

Tener relaciones sexuales alcoholizado y sin preservativos.

¿Y SI EL QUE BEBIÓ ES EL AMIGO?

Que no lo deje solo.
Que no lo deje manejar.
Que lo abrigue
Ponerlo de costado para evitar que se aspire si vomita.
Pedir ayuda o llamar a una ambulancia si pierde la conciencia o tiene convulsiones.
NO darle café. SÍ jugos azucarados.

Actualmente lo más frecuente es que los adolescentes mezclan alcóhol con otras sustancias o con bebidas energizantes, por lo que los signos puros de ebriedad no están siempre tan claros.

¿CÓMO NOS DAMOS CUENTA SI NUESTRO HIJO ABUSA DEL ALCÓHOL?

Pérdida de apetito y alteraciones en el sueño
Cambio en los hábitos de higiene y de carácter
Cambio en el grupo de amigos
Pérdida de interés en actividades deportivas y/o sociales que hasta poco tiempo antes prefería.
Faltas a la escuela injustificadas
Bajo rendimiento escolar

Aumento de conflictos familiares o con amigos

¿Qué es ser adolescente?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

adolescentes[1]¿QUÉ ES SER ADOLESCENTE?
Siguen creciendo, siguen madurando

Mayo 2009

La palabra adolescente viene del latín adolescens, adolescentis y significa ‘que está en período de crecimiento, que está creciendo’. Frecuentemente se confunde con adolecer cuyo significado es ‘tener o padecer alguna carencia, dolencia, enfermedad’.
Según la Real Academia Española, adolescencia es la ‘edad que sucede a la niñez y que transcurre desde la pubertad hasta el completo desarrollo del organismo’.
Según Dina Krauskopf, es un período crucial del ciclo vital en que los individuos toman una nueva dirección en su desarrollo, alcanzan su madurez sexual, se apoyan en los recursos psicológicos y sociales que poseen, asumen para sí las funciones que les permiten elaborar su identidad y plantearse un proyecto de vida propio.
Según Marcelo Viñar, es un tiempo transformacional de progresos y retrocesos, de logros y fracasos, cuyo tiempo de comienzo coincide con los primeros cambios puberales, y la fecha de cierre se ha estirado favorecida por el aumento de la expectativa de vida al nacer, y, en los grupos cultos, por la extensión casi al infinito de estudios y diplomas de capacitación. Señala, también, que el tránsito adolescente no es madurativo sino que es transformacional, es algo que se logra, se conquista con trabajo psíquico y cultural, o se estanca y se fracasa.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia es la etapa de la vida, comprendida entre los 10 y los 19 años, en la cual tiene lugar el empuje de crecimiento puberal y el desarrollo de las características sexuales secundarias, así como la adquisición de nuevas habilidades sociales, cognitivas y emocionales. Este proceso se caracteriza por rápidos y múltiples cambios en los aspectos físicos, psicológicos, sociales y espirituales.
Cada adolescente es un ser único, diferente a todos los demás. Y, a su vez, cada uno está influenciado por las circunstancias del momento histórico y el medio sociocultural en el cual vive, por la geografía del lugar en el que se halla, la raza y el género al que pertenece, la carga genética con la que nació y por la nutrición afectiva y alimentaria que recibió. Por ello, es frecuente el término «las adolescencias», y diferenciar «los» de «las» adolescentes.
La adolescencia se inicia con los primeros cambios corporales de la pubertad y finaliza con la adquisición de la madurez física, emocional, vocacional –laboral– y económica de la adultez, y cuando es posible la creación de una nueva familia. Este proceso, hoy en día, se extiende más allá de los 20 años, ya que la posibilidad de independizarse económica y afectivamente de los padres se logra, en algunos ámbitos culturales, después de los 24 años.

(Tomado del libro “Salud y Bienestar de los Adolescentes y Jóvenes. Una Mirada Integral” Dra. Diana Pasqualini, Dr. Alfredo Llorens)

adolescentes-entrevistaweb

 

Los adolescentes

Share on FacebookTweet about this on Twitter

adolescentesexo3EL ADOLESCENTE TAMBIÉN PUEDE ENFERMARSE

Diciembre 1999

Las principales causas de enfermedades en los adolescentes se han modificado en los últimos años. Actualmente más jóvenes sufren patologías transmitidas sexualmente, enfermedades mentales, suicidios o intentos de suicidios, son víctimas de abuso sexual y de violencia. El inicio del consumo de alcóhol, del tabaco y de las relaciones sexuales es más precoz.

Las conductas de riesgo están relacionadas entre sí. Se ha observado, por ejemplo, que los adolescentes que fuman tienen más probabilidades de consumir alcóhol o probar alguna droga que aquéllos que no lo hacen.

En la actualidad, más de la mitad de las muertes entre adolescentes y jóvenes se debe a: accidentes automovilísticos, otros accidentes, homicidios y suicidios. Muchas de estas muertes están asociadas a consumo de alcóhol y/o drogas. Dichas causas no respetan rango social o económico. Es así que mientras que los jóvenes que viven en la pobreza tienen más riesgo de homicidios y enfermedades sexualmente transmitidas, los de niveles más altos presentan trastornos alimentarios, suicidios, accidentes en auto o moto, asociados al consumo de alcóhol.

.La adolescencia es un período del desarrollo caracterizado por la salud física, la impulsividad y la rebeldía. No obstante hay dificultad para aceptar la propia vulnerabilidad del cuerpo, haciéndolo exponer en algunos casos a situaciones de riesgo que provoquen accidente, enfermedad e incluso la muerte.

La solución a todos estos problemas está en nuestras casas. Si usted es padre o madre de un adolescente aquí van algunas ideas para convivir en armonía. Ante todo no desespere, todos hemos sido adolescentes. 1) Óyalos y escúchelos 2) Atienda sus problemas. 3) Confíe en sus capacidades 4) Respételes la independencia. 5) Valore sus logros 6) Demuéstreles su amor, no se avergüence. 7)Trate de comprenderlos. 8) Esté siempre dispuesto al diálogo. 9) Hable con ellos sobre su futuro, sus proyectos, sexualidad, el SIDA, las drogas, la política, los valores, etc

¿Cómo convivir con un adolescente?. ¿Cómo estar atentos para defenderlos de los peligros que los acechan?.Aquí van más consejos:

AYUDARLOS A: 1) Descubrir sus capacidades 2) Analizar los problemas y buscar juntos so- luciones, 3) Identificar con qué actividades y personas se sienten mejor, 4) Ser solidarios, 5) Comprender que la vida tiene sufrimientos, 6) Reflexionar sobre sus metas y expectativas en la vida 7) Crecer asignándole tareas, 8) Utilizar el tiempo libre con actividades sanas y placenteras, 9) Compartir responsabilidades en el hogar.

PERMITIRLES: 1) Expresarse, 2) Tener su es. pacio, 3) Ser independientes 4) Resolver problemas, 5) Equivocarse, 6) Experimentar, 7) Elegir por sí mismos, 8) Reconocer sus dificultades por ellos mismos.

Los padres de los adolescentes suelen vivir preocupados por las “malas compañías”. Casi todo otro adolescente que no sea el propio hijo les parece una influencia negativa. Conozca a los amigos de su hijo, converse con ellos, acéptelos. Permita que se puedan encontrar en su casa. Trate de conocer a sus familias.

Evite conflictos por cosas que no tienen una importancia verdadera. Establezca límites claros, razonables y respételos. Explique claramente lo que no está aceptado y por qué. Conceda privilegios y asigne responsabilidades. Por último, asuma posiciones claras y firmes al hablar de drogas.

(Bibliografía: “Depresión en el adolescente”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. Sociedad Argentina de Pediatría. 1998.