Archivo de la categoría: CRECIMIENTO Y DESARROLLO

El cartílago de crecimiento

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La fábrica de hueso

¿QUÉ SON LOS CARTÍLAGOS DE CRECIMIENTO?Fiebre y cre2

Octubre 2019

El cartílago de crecimiento es responsable, como su nombre lo indica, del crecimiento en longitud de los huesos largos. Dichos huesos que se caracterizan por ser más largos que anchos crecen en virtud de este tejido localizado cerca  de sus extremos. Estas zonas denominadas “epífisis” son de suma importancia en los niños dado que es en esta etapa de la vida cuando más se crece.

Los huesos largos a los que se hace referencia son principalmente

  • El fémur (en ambos muslos)
  • La tibia y el peroné (en ambas piernas).
  • El húmero ( en ambos brazos)
  • El radio y el cúbito (en ambos antebrazos).
  • Los huesos de las manos y los pies

cartilago1

El cartílago de crecimiento es una matriz donde por impulso hormonal se deposita el hueso recién formado. De esta forma de un tejido elástico como el cartílago se pasa en forma progresiva a un tejido  tan resistente como el óseo.

cartilago2Mientras dura el crecimiento, el cartílago va prolongándose, al mismo tiempo que parte de su estructura se va convirtiendo en hueso, un proceso que continuará hasta que el crecimiento comience a detenerse. Ese será el tiempo del “cierre de los cartílagos de crecimiento”, etapa genéticamente establecida en la que tanto varones como mujeres alcanzan casi la talla que tendrán durante el resto de sus vidas. Ese momento ocurre algo más temprano en las niñas, acompañando a la primera menstruación, (menarca). Los niños, en cambio, prolongan algo más su crecimiento, dado que generalmente comienzan a crecer más tarde, cerrando sus cartílagos aproximadamente entre los 15 y 17 años.

Resulta fácil comprender entonces que cuanto más precoz se cierren los cartílagos de crecimiento más rápido se terminará de crecer. La menarca en la mujer, además de iniciar su ciclo sexual, siempre anuncia que el mayor crecimiento en altura se encuentra casi finalizado. El crecimiento es pequeño una vez que la misma aparece. Por lo tanto las menstruaciones tempranas y precoces pueden asociarse a baja talla, con la excepción de las niñas que iniciaron su pico de crecimiento en edades también más tempranas.

Los varones, como dijimos anteriormente, llegan a su talla final un poco más tarde. Los cartílagos continúan formando hueso alcanzando y superando en altura al promedio de las niñas que un tiempo antes detuvieron su crecimiento.

cartilago3Además de los factores genéticos y hormonales que pueden actuar sobre la talla final de una persona, pueden existir otros factores que la pueden afectar o modificar directamente la estructura final del hueso. Es el caso de los traumatismos y fracturas que pueden romper o alterar a los cartílagos de crecimiento. Eso ocurre con más frecuencia en los huesos de los dedos, el brazo y la parte inferior de la pierna, generalmente producto de lesiones deportivas. No obstante ello, la mayoría de las fracturas del cartílago de crecimiento se curan y no afectan el crecimiento futuro del hueso. Sin embargo, en forma secundaria a las mismas, pueden resultar algunas deformidades óseas que, en caso que progresen, motiven consultas ortopédicas más adelante.

Otro factor que puede dañar a los cartílagos son las lesiones denominadas “por sobrecarga”. Dichas afecciones se originan por repetir el mismo movimiento una y otra vez. Suelen ocurrirles a personas que practican deportes sin una supervisión adecuada que permita corregir dicho ejercicio. En estos cuadros, la lesión se provoca sobre el tironeamiento excesivo y continuo de los tendones fijados sobre los huesos.

talla2

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

¿Pulgar o chupete?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Se chupa el dedopulgarchupete2

PULGAR vs CHUPETE

Febrero 2019

A las 16 semanas de gestación, las ecografías fetales pueden mostrar un esbozo de reflejo de succión y a las 23 muchos de los futuros bebés  llevan sus dedos a la boca comenzando a succionarlos aún dentro del útero materno.  Esto viene a demostrar la importancia del reflejo de succión, que acompañado del de  búsqueda y  deglución permiten al bebé  la alimentación al pecho, extrayendo la principal fuente de energía para su crecimiento y desarrollo durante el primer año de vida.

La succión del pecho materno además permite,  mediante la ejercitación de la musculatura bucal, el normal desarrollo máxilo facial, previniendo futuras anomalías bucodentales.

El reflejo se convierte en forma rápida en un hábito que satisface las necesidades de alimento y de contacto íntimo con la madre, el momento de mayor placer y seguridad que todo bebé puede experimentar en esta etapa de la vida.

El hábito de succión es generalmente trasladado al chupete o incluso a los dedos pulgares, especialmente frente a situaciones en las que necesita consuelo, seguridad o incluso estimulación si se encuentra solo. Tanto el chupete como la tetina del biberón pueden llegar a confundir al bebé durante los primeros días de vida y provocar el abandono del pecho. Por lo tanto no se recomienda el uso de chupetes o tetinas durante este período.

Una vez afianzada la alimentación materna el chupete puede ser usado, especialmente para conciliar sueños y llantos. Algunas veces la succión rechaza el chupete y elige algún dedo de las manos, especialmente los pulgares.

pulgarchupete5

La succión del dedo pulgar suele preocupar a los padres en mayor medida que el chupete.

¿Cuándo es aconsejable que el niño deje de usar chupete o usar su pulgar? En principio la succión no debería prolongarse más allá del comienzo de la erupción de los dientes incisivos definitivos. Se estima que la edad límite serían los 4 años. Más allá de este lapso la succión puede originar alteraciones en el desarrollo de los dientes y los maxilares.

pulgarchupete8

La succión del pulgar provoca mayores inconvenientes dado que la superficie de los mismos es más dura que la de los chupetes, sin aliviar la tensión producida por los maxilares. Las deformidades bucodentales son generalmente más evidentes con la succión de pulgares. La llamada mordida abierta y los paladares profundos son producto de las características anatómicas y de la longitud de los dedos que facilitan aún más las deformidades.

pulgarchupete9

La succión del pulgar además motiva la mayor frecuencia de infecciones, en especial gastrointestinales, dado que es difícil que la mano de un niño se encuentre debidamente higienizada. La contaminación con tierra y arena suele ser frecuente.

Otro aspecto a considerar es el dedo del niño. Su piel ante la constante humedad provocada por la succión suele encontrarse con hematomas, erosiones o incluso pequeñas heridas que pueden infectarse fácilmente. El crecimiento y desarrollo de la uña también suele verse afectado.

pulgarchupete6

Generalmente es más fácil desalentar el uso del chupete que la succión de algún pulgar. Un sencillo razonamiento refuerza este concepto, dado que el  primero se encuentra por fuera del niño mientras que el otro es parte de su cuerpo.

La tarea no suele ser del todo sencilla, especialmente cuando el niño llega a los 3 o 4 años con dicho hábito.

Nunca se debería ridiculizar al niño por dicha situación, menos aún castigarlo. En cambio suelen ser útiles los premios por no  succionar el pulgar, estimulando dicha actitud.

pulgarchupete1

Es importante que ambos padres y cuidadores coincidan en recordar al niño que no debe hacerlo cada vez que perciban dicha situación. La utilización de modelos en hermanos o incluso muñecos puede dar resultado. Muchas veces la resolución de conflictos en la familia puede facilitar el abandono del hábito.

pulgarchupete7

No son para nada recomendables la utilización de vendajes sobre los pulgares y menos aún la topicación de sustancias con gusto desagradable que sólo llevan a una disminución en la autoestima del niño.

Por todo lo expuesto es fácil concluir que la utilización del chupete desde civilizaciones remotas tiene su fundamento y sus beneficios siempre y cuando pueda ser abandonado en edades adecuadas previniendo las malformaciones buco dentales comentadas.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El lenguaje y su maduración

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

– Mi hijo aún no empezó a hablar !

nohabla3RETRASOS EN EL DESARROLLO DEL HABLA

Junio 2018

El retraso en el desarrollo del habla durante la infancia constituye una preocupación de los padres  que motivan la frecuente consulta al pediatra.

Hay adquisiciones en el lenguaje que se consideran como normales para cada edad y que orientan a los profesionales a considerar o no la normal maduración del mismo.

En realidad la preocupación comentada se refiere generalmente al desarrollo del lenguaje verbal, aquel que se expresa por la palabra y por la que puede hacerse entender tanto los niños como los adultos. Sin embargo el proceso de adquisición del lenguaje se inicia desde muy temprana edad. La comunicación denominada preverbal engloba un conjunto de miradas, acciones, gestos, vocalizaciones que conforman las bases fundamentales de la comunicación verbal propiamente dicha. Así, el bebé desde muy pequeño establece una relación con su madre y con el entorno más cercano por medio de  su sonrisa o su llanto. La orientación de la mirada y la facultad de reconocer un rostro humano es parte de la interpretación y aceptación del mundo que le rodea. El niño va desarrollando los conceptos lingüísticos en base al procesamiento de los diferentes estímulos, lo que toca, huele, siente, ve y escucha. Escuchar correctamente es condición indispensable para que el lenguaje verbal aparezca y se desarrolle en forma normal.

nohabla6

Obviamente toda anomalía o malformación de la boca o garganta que involucre órganos comprometidos con la emisión de sonidos o palabras provocará también una alteración en la aparición o el desarrollo del lenguaje.

Ante la preocupación por un niño que no habla, o que tiene un pobre desarrollo del lenguaje o que habla poco se deben considerar todos estos aspectos aquí vertidos y que pueden llevar o facilitar un diagnóstico y un más rápido tratamiento.

Frente a un niño con escaso desarrollo del lenguaje en relación a su edad es primordial saber si oye en forma normal. No obstante haber superado en forma satisfactoria las otoemisones acústicas durante los primeros días de vida, el resultado del mismo no es total garantía que el niño a mayor edad sufra hipoacusias, generalmente adquiridas, que interfieran en el desarrollo del lenguaje. El juego es una valiosa herramienta en niños pequeños que, por intermedio de fonoaudiólogos expertos, puede informar sobre la normalidad en la audición.

nohabla2

Otro aspecto a considerar es la existencia o no de un lenguaje preverbal. Como se dijo al principio, el niño antes de comenzar a hablar se comunica por medio de gestos y miradas, señala lo que desea, llora cuando algo no le gusta y se ríe cuando le agrada. Si en la historia personal del niño todo esto no aparece o es muy escaso probablemente estemos frente a un trastorno algo más complejo y que probablemente no sólo involucre al lenguaje.

Los niños que desde temprana edad no tienen curiosidad por el rostro humano despertándole sensaciones de placer o displacer, que no fijan o evitan la mirada a quien le habla probablemente expresen una dificultad en la decodificación del mundo exterior. Posiblemente  estos casos constituyan un trastorno en el desarrollo  más amplio e involucren otros aspectos. La evaluación neurológica será obligada para llegar a un diagnóstico más certero.

nohabla1

Hay chicos con un pobre desarrollo del lenguaje en relación a su edad y que no poseen patología orgánica. Escuchan, ven correctamente y salvo el lenguaje poseen un desarrollo madurativo normal para la edad. Estos casos suelen originarse por una falta en la estimulación del habla por parte de padres o cuidadores. Adultos con poca interacción con estos niños provocan un retardo en la adquisición del habla que suele mejorar modificando dichas conductas o bien en el ingreso al jardín. El frecuente uso de pantallas para el entretenimiento de los niños puede repercutir en el desarrollo del lenguaje. Si bien se interactúa con el dispositivo en muchos de los juegos la palabra suele quedar de lado. Por otro lado los mismos nunca pueden reemplazar a la palabra de una madre o de un padre dialogando o contando un cuento.

nohabla4

Hay niños a los que sólo les entienden los padres. Presentan en forma general una maduración normal pero su lenguaje es poco claro. Tienen deseos de comunicarse y de expresarse. La entonación y la expresión son correctas en relación a lo que quieren contar y acompañan el relato con gestos y mímicas. La mayoría de ellos poseen una maduración incompleta en el desarrollo del lenguaje que generalmente suele superarse sin demasiados inconvenientes. El apoyo fonoaudiológico en estos niños es muy útil logrando resultados favorables en cortos plazos. Nuevamente el juego es el principal aliado durante estas prácticas.

nohabla7

En líneas generales, A partir de los 4 años los niños suelen hablar en forma clara, utilizando gran cantidad de palabras, preguntando muchas cosas y manteniendo una conversación. Todavía pueden presentar algunos defectos en la articulación de los fonemas más complejos (hasta alrededor de los 4 años y 6 m) como por ejemplo en el fonema “r” o en silabas combinadas con “r “.

Finalmente el niño pre escolar 5 años debe manejar todos los aspectos del lenguaje, habiendo corregido las dislalias que pudieran haber aparecido en los años anteriores.

A modo de resumen se incluye un cuadro con los probables orígenes de retardos en la adquisición del habla.

1) Déficits anatómicos: Malformaciones del paladar, de los labios, lengua, etc.

2) Déficit en la audición

3) Déficit en el control de la motricidad de la boca y faringe.

4) Déficit específico del habla y del lenguaje oral y escrito: (Dislalias, retrasos simples, trastorno específico del desarrollo del lenguaje (TEDL), tartamudez)

5) Trastornos del lenguaje que forman parte de otros cuadros (Deficiencia intelectual, mutismo selectivo, autismo y su espectro)

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El bebé y sus emociones

Share on FacebookTweet about this on Twitter

EL DESARROLLO EMOCIONAL DE LOS BEBÉS

emocion1La regulación de las emociones

Abril 2018

El bebé se convierte en un nuevo ser desde el momento de la concepción. Durante el embarazo y principalmente durante los últimos tres meses el feto recibe infinidad de estímulos. Son receptores de las sensaciones que recibe la madre como también de factores externos, sonidos,   ruidos y vibraciones. Es por ello que antes de producirse el nacimiento el bebé posee experiencias que pueden motivar  determinados comportamientos desde los primeros días de vida fuera del útero materno.

El componente genético, o sea lo heredado de ambos padres, ocupará un importante lugar en el comportamiento del niño y serán las experiencias acumuladas las que moldeen o incluso modifiquen sus características innatas.

La personalidad, por lo tanto, se construye por la interacción de las cualidades heredadas del niño y las experiencias que recibe desde antes de nacer.

Existe un desarrollo emocional que involucra ambas vertientes. De esa forma se va construyendo la identidad del niño, su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismo. Mediante este proceso el pequeño puede distinguir las emociones, identificarlas y controlarlas. Para que se cumpla la mencionada evolución el niño necesita de un sostén emocional. Dicho sostén debe ser brindado por sus cuidadores primarios. Usualmente son mamá o papá pero, en realidad, puede ser cualquier persona adulta a cargo que ejerza las funciones básicas de cuidados del niño pequeño. Así además de ambos padres también pueden cumplir esa función los hermanos mayores, familiares o miembros de la comunidad. Todos ellos pueden tener en común la posibilidad de mantener un vínculo estable con el bebé. A partir de esa experiencia el niño podrá relacionarse en forma adecuada en los meses y años futuros con otras personas.

Ese sostén es además requerido por el bebé. Su mirada, su sonrisa frente al rostro humano nos habla del interés por relacionarse con el ser que lo cuida y lo protege. Ningún bebé crece bien en soledad: siempre tiene que haber un adulto disponible en condiciones de dar lo que el bebé necesita.

emocion3

En niño pequeño no se encuentra en condiciones de regular sus emociones por si solo. Las reacciones intensas requieren ser reguladas por el contacto físico y emocional de su cuidador/a. Dicha persona debe saber percibir esas necesidades y poner en juego una capacidad que le permita acercarse a la comprensión de lo que necesita el niño, que, si bien no puede aún expresar lo que siente, se comunica por medio de otros recursos: gestos, miradas, llantos, sonrisas, etc. Se necesita entonces de una sintonía entre la respuesta que brinde el adulto y el estado interior del bebé llevando a una regulación entre ambos. Si eso se logra probablemente el niño en unos meses podrá alcanzar su autorregulación emocional.

Cuando un niño llora sin ser consolado debe manejar esa emoción sin un aprendizaje previo provisto por su cuidador. En estos casos es posible que el bebé presente dificultades para auto calmarse, no sólo en sus primeros meses sino a lo largo de todo su desarrollo.

emocion4

Cuando el adulto sabe percibir y resolver las necesidades del niño este último desarrolla una confianza básica en su cuidador, más aún cuando las situaciones se hacen repetitivas como suele ocurrir en toda crianza. El niño que desarrolla su confianza básica podrá más adelante comenzar a explorar el mundo, crecer, ir separándose de sus cuidadores y así individualizarse. Los niños que se sienten seguros por sus cuidadores no ignoran los peligros de alejarse de ellos pero avanzan de todas formas sabiendo que tendrán siempre un apoyo en caso de necesitarlo. La adaptación de los niños al jardín es un ejemplo de ello.  Durante los primeros días todos experimentan angustia pero, en un lapso de tiempo la superarán, dado que tienen confianza en que volverán a buscarlos. Aunque no lo apreciemos todo este fenómeno requiere una maduración que sólo se logra con la relación previa con su cuidador, generalmente madre o padre.

emocion6

La confianza básica de un niño, aquí descripta, puede interrumpirse en caso de muerte o ausencia del cuidador. En estos casos es importante reconstruirla con otra figura para que dicho proceso no finalice.

Los vínculos afectivos estables y contenedores reducen el malestar emocional y refuerzan sentimientos positivos en el niño.

La crianza y el acompañamiento de un bebé no están relacionados con factores biológicos que deban unir al niño con su madre o su padre. En crianzas que no son llevadas por los progenitores las funciones anteriormente descriptas pueden ser ejercidas por otro miembro de la comunidad con la suficiente empatía para comunicarse con el niño.

La maduración y seguridad afectiva le facilitará al pequeño obtener progresivamente pautas de diferenciación y autonomía necesarias en algunos momentos de su vida: el destete, la adquisición de la marcha, el lenguaje, el control de esfínteres o el comienzo del jardín.

emocion5

Finalmente y ampliando el término  “confianza”, aparece “la familia” como una red de sujetos que obran para tal fin. La misma puede superar ampliamente a las filiaciones biológicas y puede incluir a toda persona que participe en el desarrollo emocional del niño.

Las experiencias emocionales de los chicos con sus cuidadores y la familia permiten el desarrollo de la capacidad de pensar el mundo que lo rodea y además pensarse a sí mismo.

Fuente: Armus M. y col. “Desarrollo emocional, vínculo temprano, comunicación y lenguaje”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2017.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

El niño zurdo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¿Qué mano usará para escribir?

zurdo1LA ZURDERA EN LOS NIÑOS

Abril 2018

La Real Academia nos dice que ser zurdo significa utilizar con mayor habilidad las extremidades izquierdas del cuerpo

Cuando el niño comienza a tomar objetos y a manipularlos surge en los padres la curiosidad de saber si el hijo será diestro o zurdo. Siempre existen antecedentes familiares de zurdera, el padre, la madre, abuelos, etc. motivando el interés por conocer si el pequeño poseerá esa característica.

Se sabe que un niño tiene más posibilidades de resultar zurdo cuando alguno de los padres lo es y en menor medida cuando otro familiar también lo es. Las estadísticas indican que entre un 12 a un 15% de la población mundial es zurda, existiendo regiones en el mundo donde los hay más y otras donde los hay menos.  También se sabe que la zurdera es más frecuente entre los varones que entre las mujeres.

zurdo2

Las últimas investigaciones indican que cada ser posee determinada  genéticamente la mitad del cuerpo que utilizará con mayor dominio o precisión. Se han identificado algunos genes que serían responsables de dicho fenómeno.

La característica de ser zurdo fue relacionada durante mucho tiempo como signo de anormalidad. Debido a ello se proponía a educadores tratar de evitarla preferencia del niño por el lado izquierdo, principalmente al tomar el lápiz o la lapicera durante los inicios de su alfabetización y escritura. Otros estudio de aquellos tiempos fueron más allá e incluyeron a la zurdera entre los signos asociados a la delincuencia.

zurdo5

Sin embargo siempre hubo zurdos sin que ello significara un impedimento  para desarrollar una vida normal y la socializada. Investigando antiguas civilizaciones por dibujos y  restos óseos se ha comprobado que siempre existieron hombres y mujeres zurdos en similares proporciones a la actualidad. Entre tantos ejemplos de zurdos famosos encontramos que cuatro de los seis últimos presidentes americanos fueron zurdos (Reagan, Bush padre, Clinton y  Obama) al igual que los dos más famosos, Lincoln y Kennedy. En el deporte llega rápidamente a nuestra mente el nombre de Maradona y su zurda prodigiosa.

zurdo6Por una razón anatómica, debido al entrecruzamiento de las fibras nerviosas, el hemisferio izquierdo es el responsable del lado derecho del  cuerpo y el derecho por lo tanto del izquierdo. Significa que en las personas diestras el hemisferio dominante es el izquierdo y en contrapartida el hemisferio derecho es el dominante en los zurdos.

Lo cierto es que si bien la mayoría de los estudios coincide en la determinación genética del fenómeno, no se conoce a la fecha el momento en el que un hemisferio cerebral pasa a ser el dominante y qué circunstancia lo determina.

Habría una “necesidad” en la organización del cerebro para que un centro se convierta en el organizador y coordinador de la motricidad fina y se constituya en uno de los hemisferios. Esto último es evidente con el desarrollo del lenguaje. Su centro se encuentra generalmente en el hemisferio dominante, que, como dijimos antes, en los diestros se encuentra en el izquierdo.

zurdo4

De esta forma podemos comprender en parte la elección de la lateralidad en los niños. La misma comenzará a evidenciarse asociada a los movimientos de precisión que se acompañarán del desarrollo del lenguaje y la gesticulación. De esto se desprende que generalmente es difícil comprobar que mano utilizarán con preferencia antes de los 2 o 3 años de edad.

Por todo lo dicho no vale la pena ni es saludable forzar a un niño a escribir o dibujar con alguna de las manos. Si se obliga a un niño a utilizar la mano más débil y menos hábil en la realización de las tareas, los resultados pueden ser frustrantes para él. Se agotará sin razón y le hará más torpe. Cambiar las preferencias laterales del niño conlleva desventajas como dificultades para distinguir la derecha de la izquierda, trastornos en la escritura, dislexia e incluso tartamudez.

La principal preocupación en cambio se debe centrar en la adaptación del medio donde se desenvuelve el niño. En un mundo hecho para diestros la inserción del zurdo en el ámbito escolar y luego laboral suele ser algo más dificultoso. La maestra debe estar informada de la lateralidad que se encuentra expresando el niño a su ingreso al jardín y por otra parte será también esta última la que confirmará esa preferencia por medio de juegos y actividades.

Más adelante, en la escuela primaria, el pupitre compartido algunas veces con compañeros diestros puede traer algunos inconvenientes, especialmente durante la escritura simultánea de ambos. Algunas veces la solución la posee la docente y en otras surge entre los mismos pequeños.

zurdo3

Finalmente se debe destacar que el crecimiento y el desarrollo de los niños zurdos son totalmente normales, no habiendo diferencias en el rendimiento académico con el resto de los alumnos.

La ocurrencia de accidentes  en niños y adultos zurdos está asociada exclusivamente a dificultades en la adecuación  de máquinas y herramientas a manos y pies izquierdos requiriendo una mayor atención en el empleo de los mismos. El aprendizaje de música necesitará  generalmente de la adaptación de la mayoría de los instrumentos.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Los primeros 1000 días

Share on FacebookTweet about this on Twitter

microbiota1EL INTESTINO, EL SEGUNDO CEREBRO

¿Qué es la microbiota intestinal?

Enero 2018

En los últimos años se han incrementado la frecuencia de enfermedades crónicas en el adulto que no se contraen por contagio, o sea no se contraen de persona a persona. Entre ellas podríamos mencionar a la obesidad, la hipertensión, la diabetes, asma, enfermedades alérgicas, etc. Diferentes investigaciones realizadas también en los últimos años plantean como hipótesis que existirían factores condicionantes en edades tempranas de la vida para favorecer la aparición de este tipo de enfermedades. En la misma línea de pensamiento, la epigenética ha demostrado que estímulos tanto ambientales como nutricionales pueden alterar la programación genética a pesar de no  modificar la composición de los genes. Estos factores son la causa de las mencionadas enfermedades y que ha dado su origen al planteamiento de estrategias para prevenirlas.

microbiota4Los primeros 1000 días de vida se consideran críticos ya que durante este período el ser humano se pone en contacto con los factores ambientales mencionados posibilitando acciones en salud que tendrán fuerte impacto en edades futuras. Las mismas equivaldrían a programar favorablemente a las personas en el lapso que comprenden la gestación y los dos primeros años de vida. La lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad es una muy buena forma de iniciar esa programación. La leche humana entre todos sus beneficios provee además bacterias que constituyen la primera flora intestinal del niño.

El ser humano constituye un ecosistema, siendo portador de 100 trillones de bacterias con 600,000 genomas bacterianos.

Se denomina microbioma humano al conjunto de los genes presentes en todos los microbios residentes en todo el organismo. El equilibrio entre ellos y el organismo intervendrá en la prevención y/o desarrollo de enfermedades autoinmunes o alérgicas. El microbioma intestinal es entonces el conjunto de bacterias que viven en el intestino del ser humano en una relación de perfecta simbiosis. Toda alteración al mismo puede ser el origen de patologías crónicas no transmisibles.

microbiota2

Esa relación entre el ser humano y la microbiota intestinal representa un super organismo con un enorme potencial para la prevención y tratamiento de muchas enfermedades.

Un estudio reciente ha presentado un catálogo con 3.300.000 genes procedentes de bacterias intestinales alojadas en nuestro organismo que representarían aproximadamente 20.000 funciones que realizan en nuestro cuerpo. En otras palabras, el ser humano vive gracias a sus genes pero también gracias a los genes no humanos procedentes de los microorganismos  que viven fundamentalmente en el tubo digestivo, desde la boca hasta el intestino grueso.

Por cada una de nuestras células existen normalmente 10 bacterias. Su cantidad representa entre uno a dos kilos de nuestro peso corporal.

En los individuos sanos, la composición de la microbiota intestinal es sumamente diversa, con cepas bacterianas protectoras que superan en número a las potencialmente perjudiciales. La microbiota es diferente en cada persona, en cada segmento del tubo digestivo, en cada edad de la vida y según las condiciones ambientales.

En el caso del recién nacido su intestino es rápidamente colonizado por las bacterias recibidas de la madre en el canal del parto constituyendo su primera flora. En caso de cesáreas las mismas provendrán de gérmenes de la piel materna. En ambos casos se agregarán los microorganismos aportados por la leche del pecho.

Se descubrió la existencia de un sistema nervioso a lo largo del tubo digestivo integrado por más de 200 millones de neuronas que envían señales al cerebro. Esto se ha dado en llamar “el segundo cerebro” dado que desequilibrios en la microbiota se pueden asociar a enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple. Modificaciones en la flora intestinal pueden provocar alteraciones en las respuestas frente a emociones.

microbiota3

El intestino con su microbioma constituye entonces una función de barrera natural, dado que se encuentra en contacto con una infinidad de sustancias y gérmenes provenientes del medio ambiente que llegan formando parte en forma mayoritaria de los alimentos. El sistema inmune del intestino es capaz de discernir entre sustancias “benignas” y agentes potencialmente patógenos. En relación a ello podrá haber una tolerancia al paso de bacterias “comensales” y una fuerte reacción de defensa en forma respectiva. Para el desarrollo de esta habilidad debe haber un proceso de maduración muy importante durante los primeros 1000 días de vida. En dicho fenómeno interviene principalmente la leche de madre, aportando la cantidad y calidad adecuada de hidratos de carbono, proteínas, grasas y defensas contra probables infecciones. Del mismo modo, la madurez se alcanza por el contacto reiterado y adecuado de antígenos provenientes del mundo exterior. En ello es importante el inicio de la alimentación semisólida y las características ambientales en las cuales se desenvuelve el niño, que continuarán modulando la respuesta intestinal. Hay una hipótesis que relaciona la extrema higiene con la aparición de enfermedades alérgicas e inflamatorias motivado por la disminución de contacto con microorganismos o parásitos ambientales.

microbiota5

La conformación de la microbiota o flora intestinal durante los primeros 1000 días de vida es fundamental para la prevención de muchas enfermedades de la infancia y de la edad adulta. Por ello es importante especialmente durante ese período prácticas alimentarias que se inician con la madre durante el embarazo y la lactancia, que continúan con la puesta al pecho en forma precoz y exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y la posterior alimentación complementaria adecuada y oportuna.

La microflora intestinal es afectada por los antibióticos que suelen indicarse muchas veces en forma discriminada, motivando la aparición de bacterias resistentes, situación difícil de revertir por mucho tiempo.

microbiota6

Finalmente podemos concluir que el intestino humano constituye un ecosistema complejo y milenario que es crítico para el desarrollo del sistema inmunológico y para sus funciones metabólicas y nutricionales.

Fuente: Larguía M. “El microbioma intestinal del lactante”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. 2017

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Velocidad de crecimiento

Share on FacebookTweet about this on Twitter

talla3La importancia de la velocidad

¿CUÁNTO CRECE?

Septiembre 2017

Un crecimiento normal  es un buen indicador del estado de salud de un niño. Para determinarlo es importante el registro de la talla que se realiza habitualmente en cada control pediátrico.

Todos los niños tienen un determinante genético de la talla  que podrá expresarse en forma completa si se dan las condiciones ambientales para que ello suceda. La altura de los padres juega un rol importante, pudiéndose determinar en base a ellas el rango de  talla que podrá alcanzar el niño. El medio ambiente, la correcta nutrición y algunas enfermedades pueden hacer que el determinante genético no pueda ser cumplido en su plenitud. Resumiendo se podría decir que la talla final de una persona es la resultante de su programa genético y de las condiciones socio ambientales donde le toca vivir.

talla5

Para  conocer la forma en que está creciendo un niño no basta sólo con una medición ni que la misma se encuentre dentro de  parámetros considerados como normales para su edad. Lo importante es también tener información sobre la velocidad con la que crece.

Muchas enfermedades pueden detener o enlentecer la velocidad de crecimiento, otras más raras pueden acelerarla siendo esta variable un dato importante y generalmente precoz. Un niño que crece poco probablemente termine con una baja talla para la edad a pesar de su determinante genético.

talla1

Todo lo dicho quiere significar que una medida de talla aislada no permite confirmar el crecimiento normal del niño debido a que no conocemos a qué ritmo viene incrementándose. Es sólo una foto instantánea de ese momento de la vida que  nos dice que la medida hallada se encuentra dentro o fuera del área normal para esa edad.

Lo importante es contar también con la velocidad del crecimiento, un parámetro que combinado con el anterior nos da una información más acabada del estado del niño.

Una de las ventajas del control pediátrico de salud es poder en un lapso de tiempo poder conocer la diferencia de estatura entre visitas, pudiendo registrar el crecimiento obtenido en el año. Dichos valores se representan en una curva donde están expresados los rangos normales para cada edad. Dicho rango incluye también percentilos o canales por los que generalmente transcurren los registros de cada niño a lo largo de su vida.

Velocidad de crecimiento1

La velocidad de crecimiento normal es muy diferente según las etapas de la vida. Hay períodos en los que se crece mucho y otros bastante menos.

En el transcurso del primer año es donde se alcanzan los mayores valores y es especialmente durante los tres primeros meses donde se observan los mayores picos. Así en el mencionado período los niños generalmente creecen aproximadamente 10 cm. para luego pasar a 7 cm durante el segundo trimestre, aproximadamente 6 durante el tercero y finalmente 3 en el cuarto, totalizando en forma aproximadamente los 26 cm durante este primer año.

talla6

La velocidad de crecimiento va disminuyendo durante el segundo año de vida obteniéndose diferencias de 1 cm entre cada mes como término medio. Entre los 2 y 5  se crece en promedio 8 cm por año y a partir de los 5 se estima un crecimiento anual de 6 cm., velocidad que se mantendrá hasta el estirón puberal generalmente más precoz en el sexo femenino. Dicho fenómeno marca el segundo pico de crecimiento de la vida sólo superado en el transcurso del primer año de edad. En las mujeres, generalmente al máximo valor de velocidad alcanzado durante esta etapa le sigue un año después la menarca o primera menstruación.

Existen múltiples enfermedades que pueden producir un retraso en la estatura de un niño. Dicho fenómeno se comienza a poner en evidencia por la disminución en la velocidad de crecimiento, a pesar que en su inicio puedan existir tallas normales. De allí la importancia de la visita periódica al pediatra en los intervalos aconsejados.

 Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Detección de trastornos en el desarrollo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Frente al inicio del jardín o del primer grado

tgd1APARICIÓN DE TRASTORNOS EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS

Marzo 2017

Comienzan las clases y muchas familias enfrentan un desafío. ¿El desarrollo de sus hijos podrá dar respuesta a los requerimientos que la actividad escolar exige?

El desarrollo al que nos estamos refiriendo es el del cerebro, y específicamente a la replicación de las neuronas y a la formación de centros y  redes para una más rápida y eficaz transmisión de los pensamientos y movimientos.

Uno de los objetivos de los controles médicos es comprobar un crecimiento y desarrollo acordes con la edad expresadas por la adquisición de habilidades. Cuanto más temprano se detecten problemas más posibilidades habrá de encontrar las causas de los mismos y hallar el tratamiento más efectivo.

tgd3

Los trastornos del desarrollo son muchos y variados. Algunos son tan importantes y comprometen tanto el desenvolvimiento del niño que es fácil para todos darse cuenta de la alteración. Otros en cambio son sutiles y pueden no ser percibidos, por lo menos en sus inicios, por sus familiares e incluso por los controles médicos. Los primeros suelen tener comprometidas distintas áreas como son la motricidad, el lenguaje, el intelecto, etc. Estos casos generalmente corresponden a enfermedades contraídas por la madre durante el embarazo, alteraciones genéticas o patologías severas durante los primeros años de vida. Dichos niños usualmente poseen diagnósticos más precisos e inician en la medida de sus posibilidades tratamientos de estimulación y rehabilitación en forma precoz.

Distintos son los casos de niños con trastornos más sutiles. Los padres pueden llegar al médico con ese motivo de consulta. La comparación del desenvolvimiento del niño con otros de su misma edad suele ser habitualmente referida. Muchas veces es la maestra la que alerta a los padres por trastornos en la conducta o en el aprendizaje.

tgd2

Hay trastornos que sólo involucran algunas áreas como pueden ser la motricidad fina, el lenguaje, la comunicación con las personas, etc. Otras veces se trata de niños que poseen un retraso en la adquisición de habilidades logrando finalmente desarrollarlas luego de un período más prolongado.

Hay factores de riesgo para presentar este tipo de trastornos. Los biológicos incluyen los antecedentes del parto, el muy bajo peso al nacimiento, internaciones prolongadas en terapia neonatal, infecciones graves, especialmente las que comprometen al sistema nervioso, intoxicaciones, etc. Los socio ambientales incluyen a la pobreza, el bajo nivel de educación materna, ambas relacionadas generalmente con la escasez o ausencia de estimulación del niño.

tgd4

También se encuentran factores protectores para no desarrollar este tipo de trastornos: entre ellos se destacan la lactancia materna y el “apego” o sea el establecimiento del vínculo entre la madre y su hijo.

Lo cierto es que muchas familias pueden notar desde pequeños algunos trastornos en el desarrollo de sus hijos. Otras en cambio toman conocimiento durante los primeros meses de la escolaridad. En estos casos es la maestra del jardín o del primer grado quien informa que el niño no se comunica, no juega, no habla o habla poco o no realiza las actividades que debería desarrollar para la edad, superando la etapa normal de adaptación de otros niños. Otras veces el padre o la madre coinciden en que su hijo se comporta en la casa de la forma que relatan en el jardín habiéndole restado importancia. Algunas veces, estos informes provocan cambios de jardín o escuelas en forma innecesaria, perjudicando aún más el desenvolvimiento del niño.tgd5

El jardín o la escuela no debe ser el lugar donde por vez primera se detecte un trastorno en el desarrollo del niño. Algunas veces suele haber en la historia del mismo retardo en la adquisición de habilidades que pudieron pasar desapercibidos tanto por los padres como por los profesionales durante los controles de salud. La edad del niño cuando comenzó a sentarse, cuando inició la marcha, cuando empezó a hablar, son datos siempre relevantes.

Por el contrario, en otras oportunidades son los padres los que alertan al médico en relación a la conducta del niño. Generalmente no se equivocan.

El pediatra durante el control de salud puede descubrir signos físicos que suelen ser sutiles para los padres como alteraciones en la motricidad fina o gruesa, en la audición, en la adquisición de habilidades, en la comunicación, etc.

Para confirmar esos hallazgos el médico cuenta con tests que  evalúan el desarrollo del niño. Los mismos constan de objetos sencillos que, generalmente por medio del juego, comprueban el cumplimiento de  pautas madurativas correspondientes a la edad, explorando  distintas áreas. De esta forma se puede llegar a una fundamentada sospecha  de algún trastorno o retardo en el desarrollo del niño que posibilite posteriormente tratamientos o rehabilitaciones adecuadas.

tgd6

El jardín o la escuela no deberían ser los primeros en descubrir y comunicar trastornos en el desarrollo de los hijos. Indudablemente se evitarían frustraciones innecesarias de niños, padres y educadores. Por el contrario el jardín y la escuela, previamente informados, deben estar preparados para recibir a estos alumnos, proporcionando la estimulación y promoviendo la socialización con los medios más adecuados.

Seguí también a La Carta del Doctor en  logo-facebook

Crecimiento y desarrollo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

recien nacido ojosPRESENTANDO AL RECIÉN NACIDO

 

 

 

 

talentoLOS TALENTOS DEL RECIÉN NACIDO

 

 

 

 

 

manos4LAS MANOS DEL BEBÉ

 

 

 

 

manos5SUPERBEBÉS

 

 

 

 

recien nacido bocaLOS TRES PRIMEROS MESES DEL BEBÉ

 

 

 

segundo trimestre1CUARTO, QUINTO Y SEXTO MES DE VIDA

 

 

 

 

 

tercer trimestre2EL TERCER TRIMESTRE DE VIDA

 

 

 

cuarto trimestre1EL CUARTO TRIMESTRE DE VIDA

 

 

 

dolor1LOS DIENTES DEL BEBÉ

 

 

 

manos11HABILIDADES MOTORAS

 

 

 

 

Lenguaje3EL LENGUAJE

 

 

 

equilibrio12EL EQUILIBRIO

 

 

 

cuarto trimestre4EL COMIENZO DE LA MARCHA

 

 

 


sueño transicionEL SUEÑO

 

 

 

PAÑALESpañales3

 

 

 

 

lectura4LA VISIÓN

 

 

 

dos añosEL NIÑO DE 2 AÑOS

 

 

 

 

tres añosEL NIÑO DE 3 AÑOS

 

 

 

 

cinco añosEL NIÑO DE CUATRO AÑOS

 

 

 

 

seis añosEL NIÑO DE CINCO Y SEIS AÑOS

 

 

 

 

siete añosEL NIÑO DE SIETE Y OCHO AÑOS

 

 

 

 

nueve añosEL NIÑO DE NUEVE Y DIEZ AÑOS

 

 

 

 

doce añosLOS JUEGOS ENTRE LOS DIEZ Y DIECISÉIS AÑOS

 

 

 

EL DOLOR DE PIERNASdolordepiernas2

 

 

 

 

dolordepiernas1LOS DOLORES «DE CRECIMIENTO»

 

 

 

 

talla5LA TALLA GENÉTICA

 

 

 

emocion3

 

EL DESARROLLO EMOCIONAL DE LOS BEBÉS

 

 

 

logo-facebookSeguí también a La Carta del Doctor en

Los trastornos del desarrollo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

tgd1CRECER Y DESARROLLARSE

Diciembre 2016

El desarrollo de un ser humano está relacionado con la maduración y transformación de sus células con el fin de cumplir funciones específicas dentro de los órganos y sistemas del organismo.

equilibrio11


Generalmente cuando se habla de un trastorno del desarrollo en algún niño se está haciendo referencia a alguna alteración  en el desarrollo psicomotor, que puede incluir problemas sensoriales o motrices, emocionales, trastornos en el lenguaje, la inteligencia o el aprendizaje. Se trata generalmente del desarrollo cerebral, de la transformación de células que durante la vida futura permitirán leer un libro, entenderlo, cantar, bailar, jugar y otras múltiples actividades. Esas sinapsiscélulas son las neuronas, constituyendo la base estructural del cerebro. Las mismas se van replicando hasta aproximadamente la semana 30 de la vida intrauterina. A esa edad, el feto ya posee la cantidad final de neuronas que contará el resto de su vida. Las mismas, luego del nacimiento, van migrando dentro del cerebro, se relocalizan y se conectan unas con otras por medio de las denominadas “sinapsis”, transmitiendo impulsos nerviosos, creando redes y centros interconectados entre sí. Dentro de este proceso de maduración, dichas conexiones se recubren con una sustancia llamada mielina que facilita y acelera la transmisión de los impulsos. Las conexiones o sinapsis se construyen aceleradamente desde la vida prenatal y aumentan en progresión geométrica. Así, el recién nacido posee aproximadamente 50 millones de sinapsis y a los dos años el número alcanza los 100 millones. Todas las funciones cerebrales se estructuran sobre centros o redes construidas gracias a dichas conexiones.

recien nacido1

En los primeros años hay una superproducción de conexiones. Si luego esas sinapsis no son usadas, desaparecen y las neuronas que no reciben ni emiten impulsos eléctricos mueren. Así, un niño normal de 15 años posee un 65% de las sinapsis que poseía cuando tenía 3 o 4 años.

El aprendizaje entonces, a nivel cerebral, consiste en la estructuración de centros neuronales y nuevas sinapsis dispuestas a cumplir lo aprendido. La experiencia fortalece las conexiones pero cuando una función cerebral deja de usarse las sinapsis se van debilitando para luego desaparecer. De allí la importancia de la estimulación durante los primeros años. Del mismo modo, cuando un circuito se encuentra dañado por determinadas causas, las técnicas en rehabilitación permiten reemplazarlo por nuevos circuitos que gracias a ellas se van creando.

tgd3

Los problemas del desarrollo son la principal causa de discapacidad en la adolescencia y juventud. Según el INDEC en el año 2000 había un 7,1% de niños entre 4 y 14 años con discapacidad de los cuales más del 90% eran motivados por problemas de desarrollo. En el Censo 2010 estos porcentajes fueron aún mayores.

Los primeros años del niño se consideran críticos para el desarrollo. Cualquier experiencia favorecedora o perturbadora, puede tener consecuencias a largo plazo modificando su potencialidad y desempeño en la vida adulta.

tgd2Dentro de los problemas del desarrollo se puede diferenciar el llamado retardo en el desarrollo. En estos casos, el niño cumple las pautas de desarrollo establecidas como normales a una edad más tardía. Otras veces se habla de trastorno del desarrollo en los casos donde hay alteraciones específicas del mismo. Por ejemplo lo relacionados con la audición o la visión, los intelectuales, los trastornos en la motricidad o en la comunicación El retraso global del desarrollo se refiere al niño que no cumple pautas madurativas en dos o más áreas: motriz, lenguaje, intelectual, etc.

Del mismo modo que es importante la estimulación del niño desde temprana edad, también lo es la detección precoz de retardos o alteraciones en el desarrollo para poder iniciar una rehabilitación precoz. Con dicho propósito el médico cuenta con  pruebas que tienden a evaluar el desarrollo, detectando trastornos que al principio pueden ser inaparentes. Por medio, generalmente del juego, se trata de reproducir en el niño habilidades consideradas como normales, dentro de un rango de edades. Las pruebas exploran la motricidad, el lenguaje y la interacción social con las personas.

tgd5

Dichos tests se complementan también con los exámenes de visión y audición que pueden diagnosticar patologías causantes  del retardo o la alteración del desarrollo. Un niño que no ve bien o no escucha desde temprana edad puede sufrir un trastorno en el desarrollo que se puede trasladar al ámbito del lenguaje, social, motriz o global.

Hay factores de riesgo que pueden favorecer trastornos en el desarrollo. También los hay protectores.

Entre los primeros cuentan todos los antecedentes patológicos durante el embarazo y el período neonatal. Los antecedentes de familiares con trastornos en el desarrollo también deben ser tenidos en cuenta. Los determinantes sociales pueden obrar en el mismo sentido. Entre ellos la pobreza, la indigencia, el bajo nivel de educación materna, las viviendas inadecuadas, el desarraigo, el bajo nivel de estimulación, etc.

pechoinmunidad1Entre los protectores se encuentra principalmente a la lactancia materna. Los estudios demuestran que una lactancia exclusiva de 4 meses o más se asocia fuertemente con un mejor desarrollo psicomotor. El vínculo madre-hijo comúnmente denominado “apego” ha sido señalado también como factor protector. No obstante, estudios recientes encuentran poca relación con los trastornos del desarrollo.

El tratamiento de los trastornos en el desarrollo requiere generalmente el trabajo conjunto del pediatra con otros profesionales, más aún cuando la alteración es global. Suelen intervenir psicoterapeutas, psicopedagogos, fonoaudiólogos, kinesiólogos, neurólogos, etc. Cuando el trastorno está originado en la audición o la visión la intervención mayor recaerá en esas especialidades.

Hay dos premisas fundamentales que se complementan: la rehabilitación y la estimulación.

Fuente: Lejarraga H. Evaluación del desarrollo. Programa Nacional de Actualización pediátrica. Buenos Aires. 2016.

logo-facebookSeguí también a La Carta del Doctor en