Archivo de la categoría: CRECIMIENTO Y DESARROLLO

Nacer: el gran desafío

Share on FacebookTweet about this on Twitter

nacer4LOS RIESGOS DURANTE LAS PRIMERAS HORAS DE LA VIDA

Septiembre 2016

Pocos pueden llegar a pensar que el nacimiento de un ser representa en forma paradójica el momento más peligroso para su vida. Es un lapso de tiempo crítico que suele iniciarse con el trabajo de parto y la adaptación posterior al mundo exterior.

Es un profundo y trascendental cambio que pone en juego la fortaleza del bebé para enfrentarlo. De allí también la importancia de un embarazo normal que pueda promover un crecimiento y desarrollo fetal acorde para enfrentar con éxito el stress del nacimiento.

La salida al mundo exterior implica para el bebé hacerse cargo de funciones que hasta ese momento eran responsabilidad materna. Sus pulmones necesitan expandirse para iniciar la respiración y oxigenar de esa forma sus glóbulos rojos. DE un ambiente “climatizado” como el interior del útero debe pasar a regular su temperatura. El metabolismo a cargo de la placenta es transferido a partir de esos instantes a sus propios órganos. Si bien durante la gestación se fue relacionando estrechamente con su madre, es a partir del nacimiento  cuando comienza a construir y necesitar vínculos afectivos con sus cuidadores. Comienza a definir su forma de alimentación que tendrá repercusión sobre su crecimiento y desarrollo.

nacer1

Todo esto dependerá de la normalidad de los órganos vitales y el grado de madurez del niño, de la energía almacenada por el feto, especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, para hacer frente al gasto que significa su salida al mundo exterior. Por tal motivo los prematuros hacen frente a semejante esfuerzo sin completar en forma total sus reservas, llegando por lo tanto al momento del parto en franca desventaja.

Es por todo ello que el nacimiento de un bebé implica una serie de riesgos que, si bien en la actualidad pueden pasar desapercibidos, comprometen el inicio de la vida e incluso la calidad de la vida futura.

nacer2

El desafío frente a un nacimiento también involucra a la comunidad. En el siglo XIX por ejemplo,  el parto era un acontecimiento familiar, privado, atendido por matronas o comadronas. En tales circunstancias las madres o niños con problemas tenían pocas posibilidades de recibir cuidados de mayor complejidad. Los índices de mortalidad en esas épocas alcanzaban cifras de 80 muertes maternas cada 10.000 partos y morían 100 de cada 1000 recién nacidos. La institucionalización de los nacimientos en hospitales o sanatorios fue mejorando progresivamente esas cifras a guarismos muy pequeños. Es precisamente por esta circunstancia que en la actualidad muchas veces no nos damos cuenta del riesgo de vida que trae aparejado cualquier parto o más aún una cesárea. Si bien los protagonistas son siempre el recién nacido y su madre quienes los rodean deben estar disponibles para ayudarlos si hace falta. Esa colaboración implica, con los actuales conocimientos, reducir las causas que ponen en riesgo la vida de todo recién nacido, especialmente en su primera hora, denominadas muertes prevenibles. Esto apunta especialmente a facilitar la adaptación del niño al mundo exterior con ambientes adecuados y climatizados para su recepción, al entrenamiento de los profesionales encargados y a la rápida y eficaz disposición de alta tecnología médica si fuese necesario. En realidad la intervención profesional comienza mucho antes, durante el control del embarazo materno y de  la salud fetal. El control del embarazo permite detectar a tiempo las anomalías que permitirán elegir el centro adecuado par el nacimiento y disminuir los riesgos asociados.

nacer3

Todas estas consideraciones no deben implicar la deshumanización de la llegada al mundo de un nuevo ser. Así el contacto piel a piel con su madre en forma inmediata luego del nacimiento, la puesta al pecho y la internación conjunta siempre deben ser alentadas y promovidas. El examen físico, la antropometría, el baño, las profilaxis, la identificación obligatoria y la confección de la historia clínica deben postergarse en el recién nacido saludable para permitir ese contacto precoz. El aporte del conocimiento científico y de la capacidad tecnológica de los profesionales no puede reemplazar los aspectos afectivos, emocionales, nutricionales e inmunológicos que aporta la familia.

El parto y más aún la cesárea siguen implicando un momento de riesgo para la madre y el bebé. Si bien siempre son los únicos protagonistas de esta historia, la intervención adecuada de terceros puede significar muchas veces la diferencia entre la vida y la muerte de cualquiera de ellos.

nacer5

Fuente: Rossato N. La primera hora del recién nacido. 2016 Programa Nacional de Actualización Pediátrica. Sociedad Argentina de Pediatría.

logo-facebook

Plasticidad cerebral

Share on FacebookTweet about this on Twitter


plasticidadcerebral1LA IMPORTANCIA DE LA ESTIMULACIÓN EN LA MODULACIÓN CEREBRAL DE LOS NIÑOS

 

 

Octubre 2015

Los seres humanos nacen con alrededor de cien mil millones de neuronas, las que se conectaran en la medida que se vayan estimulando. Esto significa que al nacer el cerebro del niño no es una «página en blanco». Existen ya entre las neuronas, circuitos vitales establecidos que se relacionan con las funciones vitales, reflejos, movimientos, etc. En la calidad de las células nerviosas interviene probablemente la herencia genética aportada por ambos padres junto con las características de la maduración intra útero, pero además, en la medida que el niño vaya estableciendo vínculos con el medio que lo rodea, las neuronas estimuladas se irán conectando entre sí, constituyendo nuevos circuitos que conformarán la compleja trama de la mente. De ahí el valor de las experiencias que el niño vaya recibiendo contribuyendo a un pensamiento más ágil y veloz.


plasticidadcerebralTodas las investigaciones coinciden que hay etapas fundamentales dentro de la infancia para multiplicar las conexiones, (sinapsis), entre las neuronas. Durante los 3 primeros años de vida el cerebro tiene una gran facilidad para crear nuevas redes y circuitos Se podría decir que es el período de tiempo donde se constituyen los cimientos de la persona. El niño descubre en esta etapa el mundo, interesándose por todo lo que le rodea. Las experiencias que le llegan por sus sentidos son procesadas para construir infinidad de circuitos y redes.

La conclusión es que cuántas más neuronas se utilicen en esta etapa, más circuitos se formarán, favoreciendo el desarrollo cerebral. Según el premio Nobel de Medicina del año 2000, los mecanismos celulares del aprendizaje y de la memoria no descansan en propiedades especiales de la neurona, sino en las conexiones que ella establece con otras células. Continuando la misma teoría, la excitación de una sola neurona carece de valor si la misma no es sostenida en el tiempo, dado que la célula nerviosa debe a su vez excitar a otra creando redes complejas que puedan facilitar los pensamientos y razonamientos. De esta forma las redes quedan fijadas y establecidas, permaneciendo durante la edad adulta.
Al nacer los niños cuentan con muchas más neuronas de las que necesitarán durante toda su existencia. Sin embargo la sobrevida de las mismas dependerá de la estimulación que reciban en los primeros años de edad. Morirán aquellas que no hayan sido utilizadas o no hayan constituido circuitos estables. Por un proceso natural, el organismo realiza una «poda» de las neuronas no estimuladas. Para tener una idea de su importancia se sabe que al final de la adolescencia generalmente ya han sido eliminadas la mitad de todas las sinapsis del cerebro.


kids98La cantidad y la calidad de las sensaciones que el niño recibe van moldeando su cerebro siendo responsable en gran parte de las capacidades que poseerá en su etapa adulta.

Por lo tanto el ambiente puede favorecer tanto el crecimiento como la poda cerebral. A esto se refiere el término «plasticidad cerebral».

 

Es bajo esta idea que se recomienda la estimulación frecuente de los sentidos de cada niño desde sus primeros días. El consejo de hablarles, de acariciarlos, de cantar, jugar o hacerles escuchar sonidos se inscriben en el mismo sentido. La lectura de cuentos, por ejemplo es fundamental para el desarrollo de la comunicación y el lenguaje.
Todas estas actividades, tratan finalmente de repetir el estímulo en forma repetida y sostenida a lo largo del tiempo con el objetivo de implicar redes neuronales en dichas actividades, evitando que mueran por desuso, dándoles la posibilidad de perdurar. La calidad del pensamiento durante la edad adulta dependerá en gran medida de la cantidad de neuronas y circuitos.

                                               lectura2

La maduración de la visión en los niños

Share on FacebookTweet about this on Twitter


vision mad1AL VER, VERÁN

Abril 2015

Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de la visión normal.
Se nace con un sistema visual que requiere un proceso constante de crecimiento y maduración. De esta forma, la agudeza visual se desarrolla desde el nacimiento hasta los 7 u 8 años de edad, siempre y cuando los ojos reciban estímulos adecuados durante ese período. Todo obstáculo que actúe dificultando la visión durante ese transcurso, y en especial en los dos primeros años de vida, pueden llegar a impedir el normal desarrollo de la vista.

La falta de desarrollo de la visión se denomina ambliopía y puede ser prevenida si se resuelven a tiempo los obstáculos que impiden la correcta recepción de las imágenes en las retinas.

desarrollo vision2La mala alineación de ambos ojos, denominada estrabismo, suele ser muchas veces el motivo de una mala maduración de la visión, llevando finalmente a la ambliopía. En estos casos un ojo es el que fija la mirada mientas que el otro, dada la desalineación queda sin enfocar la imagen, no estimulando en consecuencia su retina.


vision mad6Otras veces los motivos del pobre desarrollo visual, cuando aparecen a muy pequeña edad, son los llamados vicios de refracción como los astigmatismos, miopías o hipermetropías. En ellos hay alteración en los ejes del globo ocular, llevando a que las imágenes no hagan correcto foco en las retinas y por lo tanto no estimulen la maduración de las mismas.

Finalmente hay ambliopías por motivos que no permiten que el estímulo llegue adecuadamente a los ojos. Es el caso de niños con cataratas congénitas, opacidades en la córnea, etc.
La ambliopía afecta aproximadamente a un 4% de los niños y sólo puede ser tratada antes de los 8 o 9 años de edad. Su importancia radica en que el ojo no desarrollado durante ese transcurso tendrá una visión pobre durante el resto de su vida no modificable por ningún tipo de lente o anteojo.

Durante los primeros meses de vida hay pautas madurativas en la visión de los niños que se deben tener en cuenta. Así, el recién nacido posee normalmente una mirada vaga e incierta que responderá aproximadamente desde la segunda semana a estímulos luminosos. A partir del mes fija la mirada, en especial en el rostro de su madre usualmente cuando es alimentado. Al segundo mes suele seguir objetos en movimiento, al tercer mes comienza a mirarse la mano lo que lo habilita para empezar a tomar objetos.

Durante el primer semestre de la vida pueden existir breves instantes de desalineación de los ejes que se irán corrigiendo en forma espontánea. A partir de los 6 meses en adelante los mismos deben verse alineados. Todo estrabismo detectado por los padres debe ser consultado.
El fondo de ojo efectuado en los recién nacidos además de examinar las retinas comprueba que no haya obstáculos en la llegada de las imágenes a las mismas.

El reflejo rojo ocular, aquel que suele manifestarse como «ojos rojos» en las fotos, es sumamente útil cuando demuestra asimetría o incluso ausencia en uno de ellos.

                                vision mad7

A partir de los 3 años puede realizarse un examen de agudeza visual mediante juegos utilizando el reconocimiento de figuras. Habrá que estar atento si observamos que el niño acerca demasiado la cabeza cuando realiza alguna manualidad o si la suele inclinar hacia un lado para mirar o ver televisión.
Es aconsejable un control de agudeza visual aprovechando el ingreso al ciclo preescolar aprovechando la colaboración del niño y períodos de atención más prolongados.

                          clases visual

Los vicios de refracción que se inicien a partir de los 10 años de edad tendrán poca influencia en la maduración de la visión debiéndose sólo corregir generalmente por medio de lentes dichas alteraciones. En contrapartida, toda alteración no detectada hasta esa edad provocará un irreversible defecto visual.

El cuarto trimestre de vida

Share on FacebookTweet about this on Twitter


cuarto trimestre5LA CONQUISTA DEL ESPACIO

Diciembre 2014

 

Es frecuente a esta edad que el niño llore cuando el médico se acerca para examinarlo. En realidad la relación con los extraños ha cambiado, aun los rostros que antes parecían simpáticos para el bebé ahora ya no lo son tanto. Es importante destacar que dicha evolución es producto de la nueva relación que el niño establece con el mundo que lo rodea, generalmente iniciada durante el octavo mes con su «famosa» angustia. Debido a ello durante estas edades el niño presta más atención a lo que ocurre a su alrededor y a los objetos nuevos que encuentra. Su cuerpo ya fue suficientemente explorado durante los meses anteriores y, si bien puede tocarse o seguir tomando sus pies, lo trascendente durante este período es la posibilidad de trasladarse y explorar el espacio.
Es así que suele pasar fácilmente a la posición sentada desde donde alcanza, inclinándose hacia delante, los objetos que le interesan. También puede desplazarse sentado hacia ellos para más tarde arrastrarse de panza o gatear hacia ellos.

cuarto trimestre4

Generalmente hacia fines de esta etapa comienzan a usar los muebles para pasar de la posición de panza a la arrodillada y de ésta a la erecta. Miden sus posibilidades sosteniéndose primero con las dos manos y luego en forma alternativa con una sola. Suelen caminar algo inseguros de la mano de mamá o de papá. Seguirán los audaces y breves ensayos de liberación, manteniéndose por breves instantes parados sin apoyo aunque sin deambular, pasando fácilmente a la posición sentada. Finalmente al término de este trimestre el niño suele dar sus primeros pasos en forma independiente.


cuarto trimestre2Este trascendental avance en la vida implica aprendizaje y maduración previa. Hay factores físicos pero también determinantes emocionales y volitivos entrelazados con aquellos. O sea, el niño da sus primeros pasos porque está físicamente maduro para ello pero también los da porque hay algo que lo atrae como para querer ir a buscarlo, y se arriesga a esa aventura después de haber aprendido que tras dejar un sito seguro podrá volver a él.

El cuarto trimestre de vida es también el del conocimiento del espacio. Aún antes de poder desplazarse por sus propios medios los niños adquieren conciencia de las distancias que lo separan de un objeto, según puedan o no alcanzarlo con el brazo extendido. Adquieren también noción de profundidad, cuando arrojan en forma incansable objetos observando atentamente la caída, el ruido que originan al llegar al piso y el tiempo que demora dicho fenómeno. De esta forma también van adquiriendo conocimientos del espacio vertical que les serán especialmente útiles cuando al dar sus primeros pasos deban aprender a caer sin golpearse.

cuarto trimestre1

Las manos se perfeccionan aún más durante este período. Gracias a ello durante estas edades pueden tomar objetos más pequeños, resultado de la utilización del pulgar y el índice como pinza. Este último dedo madura para ejercer su función fundamental a partir de estos días: la de señalar, tocar, hurgar, etc.
Durante estos meses el niño comienza a soltar objetos que previamente tomó. «Soltar» no significa «dar» pero es la etapa inmediata previa. Los niños sueltan objetos porque han madurado neurologicamente y además porque desean hacerlo. Al filo del año de edad comenzarán a dar objetos que previamente tomaron. Como la vida misma, se aprende a dar recibiendo previamente. De esta forma se preparan para los intercambios futuros que entrañan las relacione humanas.
Los primeros pasos del bebé son momentos de suma emoción para la familia y también para él. En los pies predomina el apoyo plano que persiste durante bastante tiempo. La forma de caminar puede cambiar en el mismo niño en distintos momentos. Así algunos pueden deambular con el apoyo en puntas de pie y otros torciendo alguno de ellos, posturas que son rápidamente corregidas. Habitualmente marchan con ambos miembros inferiores moderadamente separados aumentando de esta forma la base de sustentación.
No todos los niños gatean previo a la deambulación. No obstante todos se desplazan de alguna forma utilizando sus cuatro miembros.
Alrededor de los 10 meses comienza el lenguaje simbólico. El niño comienza a nombrar objetos o personas con pequeñas sílabas labiales: «ma má, pa pá, ba bá» y puede comprender algunas frases complejas como por ejemplo: «¿dónde está mamá?, ¿vamos a comer?.


cuarto trimestre3Del mismo modo, las actividades se enriquecen. Van abandonando la exploración del cuerpo o la transferencia de objetos de mano en mano. Es el momento de la prensión con ambas manos en forma simétrica, «hacen tortitas», y golpetean entre sí juguetes, contra el piso o la mesa. Algunos tratan de atrapar la cuchara en su vuelo hacia la boca o se esfuerzan por tomar los alimentos con sus manos directamente desde el plato. Darles de comer puede convertirse en una tarea algo más complicada. Suelen querer amasar o revolver la papillas con sus manos. La habilidad materna deberá aprovechar esta etapa para el aprendizaje del acto alimentario, manual primero e instrumental, con cubiertos más adelante, favoreciendo en el niño la adquisición de hábitos de independencia.

¡Sigue con pañales!

Share on FacebookTweet about this on Twitter


pañales1Grupo de reflexión para madres

EL CONTROL DE ESFÍNTERES

Artículo especial de la Lic. Lorena Ruda

Septiembre 2014

El control de esfínteres es uno de los temas por lo que más consultan los padres. Parecería que algo de este proceso tan largo y particular afecta directamente sobre a la ansiedad de los padres y, sobre todo, la de los abuelos!. Me pregunto: ¿Por qué estaremos tan apurados en que nuestros hijos dejen los pañales? Llegan los dos años y ya se instala el tema, ni hablar si llega el verano….
Poco observamos en qué etapa está nuestro hijo y si se encuentra en condiciones o no de dejar el pañal porque socialmente se impone que esa es la edad para iniciar el proceso, incluso la mayoría de los jardines aún insisten en la condición de entrar a sala de 3 sin pañales, lo cual obliga a las familias a tener todo el verano al chico desnudo, haciéndose pis y caca encima, o persiguiéndolo con la pelela para que cuando llegue marzo ya hayan logrado el objetivo, (objetivo adulto, por cierto). Muchas veces frustrándose luego cuando el chico «logró» de alguna manera el control de esfínteres, pero al empezar las clases «oh, casualidad», vuelve a hacerse encima.


pañales2Venimos de la escuela en la que se creía que el control de esfínteres era una cuestión de hábitos, educación y aprendizaje. Lo cierto es que es un proceso fisiológico y madurativo, que poco tiene que ver con las condiciones climáticas y con una edad igual para todos. Por el contrario, es lento y con idas y vueltas. Al ser un proceso madurativo, acelerarlo es contraproducente. Generamos una exigencia perdiendo de vista que el control de esfínteres no es cuestión de voluntad.

Como leí alguna vez «es como apurar a una oruga a convertirse en mariposa». Si un niño esta aprendiendo a caminar y nosotros en vez de acompañarlo lo agarramos de la mano y lo hacemos caminar forzosamente en realidad vamos a lograr que este niño se sienta cada vez mas inseguro y hasta podamos retrasar el proceso. Un empujoncito para ayudarlo puede terminar en alguna caída que al niño lo asuste y viva este proceso con temor e inseguridad. En cambio, si dejamos que experimente y vaya probando a su ritmo, acompañándolo, sosteniéndolo y, sobre todo, mirándolo, probablemente se sienta más seguro y se anime a caminar cuando de verdad sienta que puede hacerlo. En definitiva, a nadie le gusta frustrase! Del mismo modo ocurre con el control de esfínteres. Lo único que podemos hacer como padres durante este proceso es Esperar, observar, contener y acompañar. ¿Cómo? Principalmente confiando en sus capacidades. Observando a nuestro hijo sin caer en comparaciones. Sabiendo que este proceso cuenta con etapas diferenciadas (enumeradas más adelante) y que no hay un tiempo estipulado para cada una, que varia según cada niño y que el hecho que sea verano sólo favorece a la comodidad de los padres. Es importante saber que el control de esfínteres nocturno es más lento que el diurno, al igual que el control del pis es más rápido que el control de la caca. Muchos niños van al baño a hacer pis y, sin embargo, piden el pañal para hacer caca. No hay motivo alguno para negar este pedido.

                                        pañales4

Muchas veces la ansiedad y nuestra necesidad de control hace que preguntemos
Sistemáticamente: – «¿querés ir al baño?» . -«Avisame por favor eh», lo cual muchas veces pasamos de acompañar advirtiéndole a nuestro hijo que estamos ahí si nos necesita para presionar. Transformamos nuestra mirada en una exigencia. Sobre todo si hay algún evento social, no vaya a ser cosa que se ensucie el vestidito elegido o el pantalón y las zapatillas deban cambiarse en la mitad del cumpleaños. Nuestros hijos van a tratar de satisfacer nuestras demandas y exigencias, pero seguramente van a «retroceder» (si es que alguna vez avanzaron) ante alguna situación de fragilidad emocional como por ejemplo, el comienzo de clases vivida como momento de separación con la madre. Y ante esta situación caemos fácilmente en frases como: «me tomo el tiempo, «lo hace a propósito», etc. Hablamos entonces de «dejar los pañales» en vez de «sacarle los pañales», lo que implica poder respetar los tiempos de cada niño y esperar que se sienta preparado para este proceso que implica una decisión que deja al niño ubicado en otro lugar.


pañales3Como toda decisión también implica una pérdida, principalmente la satisfacción de ensuciarse, de retener y, a la vez, dejar de ser un bebé con pañales para pasar a ser un niño con autonomía. Una decisión que excluye al adulto, ya que nada podemos hacer nosotros sobre el control de un esfínter que no es nuestro. Serán nuestros hijos quienes decidan cuándo, cómo y dónde.

Si durante la noche aún moja el pañal, se lo debe dejar hasta que durante varios días seguidos amanezca con el pañal seco. En ese momento se le puede plantear a nuestro hijo si quiere probar a dormir sin pañales y decirle que se le pondrá el plástico debajo de la sábana por si se hace pis durante la noche. Si está de acuerdo, avanzamos!

Controlar la cantidad de líquidos antes de dormir, hacer pis antes de dormir, son precauciones que uno puede tomar, pero lo cierto es que cuando una persona controla realmente los esfínteres, se despertará a la noche para ir baño, o acaso los adultos nos hacemos pis en la madrugada si tomamos un té antes de dormir?
Qué difícil es para nosotros decidir hacernos pis o incluso, caminar en cuatro patas una vez que logramos caminar! Por otro lado, a los niños les surgen instintivamente las ganas de empezar a jugar a trasvasar, (pasar líquidos de un recipiente a otro), de ensuciarse, jugar con barro, arena. Este tipo de juegos ayudan a la elaboración inconsciente y a la estimulación del control de esfínteres. Por lo tanto no está de más ofrecer este tipo de actividades como así también jugar con masa, con tierra y con
cualquier material que se les ocurra con este fin. Por el contrario, no ayudaría en lo más mínimo retarlos por ensuciarse o por mojarse, como tampoco ayuda retarlos si se hacen pis encima durante el proceso de control de esfínteres ya que, de ninguna manera, sucede a propósito ni es algo personal contra los padres. También hay cuentos e historias que se les pueden ofrecer a nuestros hijos para ayudar a elaborar y estimular el control de esfínteres.
Por último, enumero las etapas a tener en cuenta para poder observar en qué momento se encuentra nuestro hijo y qué podemos esperar de él:

. Primero hacen pis y caca en el pañal sin prestar interés en dicha situación.
. Hacen pis o caca y avisan una vez que ya hicieron.
. Avisan mientras están haciendo pero no pueden anticiparse,
. Posteriormente registran que tienen ganas y avisan que están por hacer, pero no pueden
esperar, ni retener.
. Finalmente, registran que tienen ganas, avisan con anticipación y pueden esperar a llegar al lugar indicado. Es decir retienen y controlan.


pañales5Como dije anteriormente, estas etapas no tienen un tiempo determinado ni es igual para todos.

Es importante respetar el tiempo de cada uno sin apurar el proceso ya que ningún chico usará pañales de por vida!
De todos modos, no está de más revisar qué nos pasa a los adultos con este proceso y con las presiones sociales, lo que también ayudará a dejar fluir en vez de apresurar y presionar.
Si nosotros soltamos, ellos también soltarán y, para nuestra sorpresa, lo harán en el inodoro!

Lic. Lorena Ruda
liclorenaruda@gmail.com

lorenaruda.blogspot.com

T.E.: 1536961806

El bebé durante el segundo trimestre de vida

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

¡TU CARA ME SUENA!  

El bebé entre los 4 y los 6 meses de vidasegundo trimestre2

 

Agosto 2014

A diferencia del lactante del primer trimestre de vida, el bebé entre los 3 y 6 meses suele mostrarse más apacible. Ya su cuerpo no posee la movilidad incansable del período anterior. El segundo trimestre es la edad de las sonrisas indiscriminadas, de las miradas a objetos con asombro y del interés preferente por el rostro humano. Es la edad de los exámenes médicos fáciles que gratifican a padres y pediatras. Es fácil la sonrisa, cuando miran caras, especialmente la de los padres, pero en general todo rostro les llama la atención. Comienza a clarificar su relación con el medio adquiriendo una nebulosa conciencia de si mismo. Empiezan a percatarse que hay un mundo que los rodea.
El tono muscular es menor al que presentaban durante los primeros meses. Acostados, el cuerpo aparece bien afirmado y los cuatro miembros han perdido la rigidez que aparentaban en el anterior período.

segundo trimestre3El niño en este período termina por descubrir la línea media. Tanto los miembros inferiores como los superiores suelen entrecruzarse y contactarse, tomando de esta forma mayor conocimiento del diseño de su cuerpo. El desarrollo de la visión acompaña estos cambios. Pueden seguir un objeto sobre el que se fija la mirada en forma transversal, alcanzando una amplitud de 180 grados.
El placer de observar el rostro humano facilita la emisión de sus primeras vocalizaciones, generalmente respondiendo a estímulos verbales o a gestos de las caras que lo rodean. El sonido gutural «ajó» de los primeros tres meses se va perfeccionando pasando progresivamente a gorjeos y vocales.

La sonrisa social está dedicada, como dijimos antes, exclusivamente al rostro humano, incluso a las caras que pueda visualizar en dibujos o muñecos. La preferida obviamente es la de la madre. Se pueden desencadenar carcajadas cuando se los estimula con juegos corporales.
Durante esta edad se eleva el umbral a la frustración. Si se le quita el pezón o la tetina de la boca, el niño generalmente mira extrañado a la persona que se lo sacó pero sin llorar en forma inmediata como lo hacía durante los primeros meses.

segundo trimestre5La prensión de objetos no está aún desarrollada en los inicios del segundo trimestre. Pueden retener en forma refleja los dedos de alguna persona o el sonajero, luego comienzan a fijar la vista en forma intensa sobre objetos, manifestando el interés en tomarlos agitando los brazos. Esto se considera el primer paso para la prensión voluntaria. Alrededor de los 4 a 5 meses llegarán a asir cuando se lo propongan objetos que estén al alcance. A partir de allí el lactante podrá perseguir objetos que se le presenten a uno u otro lado de su cuerpo. Los seguirá con sus ojos, su cabeza y, estando acostado con su cuerpo, «rolando» o sea la acción de rotar su cuerpo en forma completa.
No obstante la disminución del tono muscular observado en esta etapa, los pies no suelen asentar sobre la superficie cuando están acostados panza arriba. Los muslos, al quedar flexionados permiten al niño la fácil visualización de sus rodillas. Comenzará entonces a descubrirlos, tocarlos y finalmente ya en el tercer trimestre llevárselos a la boca.
Si intentamos sentar la bebé notaremos que la cabeza ya se encuentra más firme, no bambolea y alrededor del quinto mes, si separamos las piernas, el tórax parece apuntalarse con las manos para poder por algunos segundos permanecer sentado Esta es la llamada posición en trípode.

segundo trimestre1Cuando acostamos al niño boca abajo los antebrazos comienzan a cobrar protagonismo, permitiendo elevar parte del tórax y levantando la cabeza. Esta actitud característica se la denomina «balconeo» ya que expresa la curiosidad similar a la de una persona que observa desde un balcón. Durante esta posición el niño en forma progresiva irá ejercitando sus manos para poder tomar objetos. Cerca de los 5 meses mientras «balconea» comenzará a usar sus manos para alcanzar el objeto deseado extendiendo en forma completa uno de los miembros superiores.

El segundo trimestre de la vida es el período donde el lactante en forma progresiva se va liberando de los mecanismos reflejos observados durante la etapa anterior. Se van incorporando habilidades motrices que permiten delinear con trazos cada vez más netos su personalidad futura.

Fuente: Coriat Lydia. Maduración psicomotriz en el primer año del niño. Buenos Aires, 1974.

                                             segundo trimestre4

Los primeros 3 meses del bebé

Share on FacebookTweet about this on Twitter



vision mad3¡ HOLA BEBÉ !

Características del niño durante el primer trimestre de la vida

Junio 2014

Los tres primeros meses de vida nos muestran generalmente a un niño que comienza a adaptarse al medio ambiente. Comienza su vida extra uterina con un incremento del tono muscular sólo modificable por algunos estímulos externos que desencadenan respuestas automáticas. La comunicación con el mundo que lo rodea se expresa con llanto ante la necesidad de alimento y succión del pecho materno para saciar su apetito. A medida que comience a fijar la mirada incluirá al rostro de su madre en sus sensaciones de placer.


Los movimientos del bebé durante el primer trimestre de vida son originados por reflejos. Los mismos se irán atenuando en forma lenta y progresiva durante su transcurso. Se denomina «reflejo» a un acto involuntario que requiere de un estímulo para ser desencadenado. Estos reflejos por lo tanto carecen de intencionalidad pero constituyen una defensa precaria contra algunos peligros que lo pueden acechar durante esta tan pequeña edad.. Tienden a favorecer la adecuación del individuo al medio ambiente. Provienen de un pasado biológico remoto. De allí que se los denomine reflejos «arcaicos».


puerperio bisLos bebés durante estos meses se mueven en forma casi constante mientras se encuentren despiertos. Los movimientos carecen de propósito como ya dijimos pero no por ello son desordenados. Generalmente son previsibles en relación a los movimientos del cuello y de los miembros superiores e inferiores que motivan, como ya dijimos, respuestas reflejas. Por ejemplo, durante el primer mes, la cabeza nunca permanece mucho tiempo orientada a la línea media. Generalmente la vuelve de uno y otro lado como necesitando mirar de costado. Cada rotación de la misma estimula distintos reflejos expresados en los movimientos del resto del cuerpo, en especial en los brazos y las piernas, generalmente asimétricos, es decir, cuando flexiona un lado extiende el otro.

La predominante flexión de los cuatro miembros motiva que las manos queden cerca de los hombros y los dedos de las manitos cierren los puños.
Si acostamos al bebé estando despierto el mismo difícilmente deje de moverse. Si está desnudo y acostado sobre una superficie firme se podrá observar que, debido al tono muscular, el dorso muchas veces no se apoya en forma total.


La fijación ocular es el primer indicio de comunicación con el medio. El niño comienza a fijar la mirada al rostro que lo mira. Se instala generalmente entre los 15 y 20 días de vida. Suele ser al principio fugaz e imprecisa para ser progresivamente más significativa. A partir de allí se desarrollará la sonrisa social y los primeros balbuceos englobados en el rótulo familiar de «ajó».

Si intentamos sentar al niño sosteniéndolo, la cabeza bambolea cayendo con facilidad para atrás, fenómeno que comenzará a desaparecer desde el segundo mes de vida a medida que se desarrolle la fijación de la misma.

Si se mantiene al niño erecto, sostenido a nivel de las axilas por nuestras manos y hacemos apoyar las plantas de los piecitos sobre una superficie firme, se desencadena también un reflejo que hace extender los miembros inferiores y extender el tronco, iniciando a partir de allí movimientos de marcha. Este fenómeno tan curioso para toda la familia, mientras el pediatra realiza el examen, suele ser más evidente durante el primer mes de vida.
Cuando el bebé es colocado boca abajo el niño rota en forma casi inmediata la cabeza hacia un lado. Este acto tiene la evidente función de liberar la nariz para una correcta respiración. En esta situación es característica la cola hacia arriba como consecuencia de la curvatura del dorso y la flexión de los miembros inferiores.

Cuando el niño ya está en su tercer mes de vida, tantos los rasgos posturales como los reflejos descriptos más arriba comienzan a atenuarse para desaparecer en las siguientes meses. Se afianza el establecimiento de la comunicación visual y auditiva con el medio. La sonrisa es franca, especialmente motivada por el interés en el rostro humano, en particularl de la madre, características que lo acompañarán durante el próximo trimestre de la vida.
La vida extrauterina durante los 3 primeros meses. es el comienzo maravilloso de la convivencia con nuestro bebé.

¿Cómo está creciendo mi hijo?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

percentiles1

HERRAMIENTAS PARA COMPROBAR EL NORMAL CRECIMIENTO DE UN NIÑO


Septiembre 2013
Uno de los indicadores más importantes de salud y bienestar de niño es la forma en que crece. Un incremento de estatura menor de lo que debería ser requiere una investigación, una indicación o tal vez un tratamiento.
Las llamadas tablas de crecimiento son herramientas que usa el médico para evaluar la salud de sus pacientes. Por medio de ellas se puede conocer si por ejemplo la talla se encuentra dentro de un rango considerado como normal para una población determinada. La utilidad de la herramienta consiste en comparar los valores obtenidos con el resto de los niños de su misma edad que viven en una región determinada y poseen valores promedios. Esto quiere decir que hay un rango de valores entre un mínimo y un máximo que pueden considerarse como normales. En otras palabras, tomamos como referencia por ejemplo las tallas de todos los niños de la misma edad y sexo considerados como normales que habitan en la misma región o país.
percentiles2Para la construcción de las tablas de referencia se mide a una muestra representativa de niños de una región, (en este caso nuestro país) a distintas edades con la condición que no posean patologías que puedan alterar el crecimiento. De esto surge, como dijimos anteriormente, que no existe un solo valor normal sino una variación de valores normales para una misma edad. Esta variación está expresada en lo que llamamos estadísticamente «percentiles». Se denomina así a carriles o sendas que unen distintos puntos de tallas a distintas edades. Señalan el porcentaje de niños normales que se encuentran por debajo de dicho percentil. Por ejemplo si un niño transcurre su talla en el percentil 3, le indica al pediatra que sólo un 3% de los niños normales poseen una talla menor. Por lo tanto habrá mayor probabilidad que el paciente en cuestión pueda presentar alguna patología que motive esa talla ya que, como dijimos antes sólo un 3% de niños normales poseen esa altura.

Existe una variada gama de tablas. Las más usadas son las de peso, talla y perímetro cefálico, esta última generalmente en los niños pequeños. Siempre se relacionan con la edad para finalmente considerar si la medida tomada corresponde a la de niños considerados como normales por los referidos gráficos. No hay que olvidar que las tablas siempre están desarrolladas tomando como ejemplo a la población sana de una determinada región o país y que sus valores pueden diferir si se comparan distintos países.


percentilesniños 

                   El niño que crece y es sano generalmente transcurre por su carril, (percentil) a lo largo de su vida. En realidad expresa el mandato genético para crecer de esa forma. Los niños a partir de los 2 años de vida suelen establecerse en un carril y crecer dentro del mismo siempre y cuando no existan patologías importantes que lo alteren.
Cuando medimos a un niño y trasladamos los valores a un gráfico en realidad estamos obteniendo una foto del mismo en ese percenilosniñasmomento. Si el punto cae dentro del área considerada como normal podemos inferir que el niño a la fecha se encuentra con una talla adecuada y que no ha tenido problemas importantes en su pasado que le hayan impedido alcanzarla. Desde luego, más seguridad tendremos si logramos recopilar los valores determinados en el pasado a distintas edades donde veríamos seguramente las medidas siempre dentro del mismo carril o percentil.
Lo que no podemos saber, generalmente con esta tabla, es cómo está creciendo el niño en ese momento, el más inmediato. Para ello el pediatra debe recurrir a otra herramienta: las tablas de velocidad de crecimiento para cada edad y sexo. También cuentan con percentiles y los valores se obtienen comparando distintas medidas en un transcurso generalmente corto de tiempo. De esta forma sabemos de qué forma están creciendo al presente y si alguna patología puede estar repercutiendo en la evolución de la curva.

Las manos del bebé

Share on FacebookTweet about this on Twitter


manos2RECIBIR PARA DAR

ABRIL 2012

Durante el primer año de vida la mano del bebé experimenta una serie de progresos que al ejercitarse enriquece aún más esos logros y brinda las bases para habilidades nuevas.

Las manos comienzan en el recién nacido a tener movimientos involuntarios y reflejos que tienen funciones defensivas y se van perdiendo, en su mayoría, a lo largo de los primeros 6 meses de vida.

En las primeras semanas de nacido, el bebé tiene la mayor parte del tiempo sus manos cerradas, generalmente el pulgar queda afuera entrando en el hueco de la palma sólo por momentos.


manos1La flexión de los dedos cuando se estimula la palma de la mano es un acto reflejo, totalmente involuntario haciendo que la mano se aferre al objeto que provocó la reacción. Es muy frecuente ver como el recién nacido se aferra a los barrotes de las cunas durante las primeras semanas de vida. Es más, podríamos suspender al niño con sus dedos flexionados agarrando con fuerza nuestros pulgares. Esta característica se mantiene generalmente durante el primer mes, cuando comienza a debilitarse en forma progresiva. Durante todo ese tiempo las yemas de los dedos fueron aprendiendo a conocer las palmas como un pequeño ensayo de las futuras exploraciones que desarrollará por medio del tacto.


manos5Durante el segundo y tercer mes el niño comienza a fijar su mirada sobre sus manos, no sobre ambas sino sobre una u otra, empezando a conocer una pequeña parte de su cuerpo. A partir del cuarto mes las manos dejan de estar tensas, disminuye el tono que las mantenía flexionadas y los reflejos comienzan a desaparecer. Aumenta considerablemente el interés del niño por sus manos, ya puede mirar ambas al mismo tiempo. Empieza a llevarlas a su línea media ya sea acostado de espalda o de panza, levantando su cabeza. Las impresiones que recibe de sus manos no son sólo visuales, continúan las táctiles y las orales por el contacto de las mismas con la boca. Al lograr juntar sus manos y mirarlas el niño deja su mundo asimétrico para descubrir la línea media ampliando su campo de visión y exploración. Como todo desarrollo, ya nada será como antes.


manos6Durante el cuarto mes comienzan los intentos de prensión voluntaria de objetos. Son sólo intentos ya que los hace con movimientos globales y desordenados originados en sus hombros y brazos. Las aproximaciones a los objetos deseados son siempre precedidos por fijación ocular intensa hacia los mismos. El niño suele mirar un juguete que le llame la atención, cualidad muy importante para que el hecho se produzca, mientras se babea, deseándolo intensamente, moviendo en forma desordenada sus brazos, pero sin poder siquiera tocarlo. Éste es un proceso de maduración óculo-manual. El sistema nervioso está recibiendo información de los estímulos que recibe el niño para dar otro salto en la evolución: la prensión de objetos.


manos8El poder de adueñarse de cosas es algo que el ser humano realizará durante toda su vida.

Es a partir del cuarto o quinto mes cuando dicha actividad iniciará sus funciones. Las primeras prensiones de objetos suelen ser torpes e inseguras, los movimientos aún no están totalmente ajustados, problema que se solucionará con las experiencias y el ejercicio. El haber descubierto la simetría en forma reciente hace que el bebé frecuentemente utilice ambas manos para realizar acciones semejantes.

Al instalarse la prensión voluntaria, no existen aún diferenciación en las funciones de los dedos. No se utiliza ni el pulgar ni el índice para asir los objetos. El niño en realidad comienza a «barrer» un objeto para poder luego tomarlo con toda su mano. Es la prensión más primitiva.


manos7Aproximadamente a los 6 meses comienza a utilizar sólo una mano para asir cosas pero cada vez que una de ellas atrapa algo, lo transfiere a la otra y así en forma sucesiva e incesante, interrumpiendo el ciclo para mirarlo y llevárselo a la boca.

A partir del séptimo mes las manos comienzan a girar hacia adentro, (pronación), para tomar mejor los objetos.

Entre los 7 y 8 meses la fuerza de la prensión es tan importante que le permite, con objetos adecuados, golpearlos contra la mesa o el piso, sin soltarlos. Esa actividad es reemplazada entre los 8 y 9 meses por el movimiento horizontal de los objetos atrapados, enfrentándolos mano con mano y golpeándolos entre si. Es la edad del juego de las «tortitas» o del «aplauso».


manos11Además de las actividades de prensión, las manos colaboran en el desarrollo de la estabilidad y la motricidad. La primera actividad en ese sentido se observa entre los 3 y 4 meses cuando acostado de «panza» apoya sus manos y antebrazos para erguirse y levantar la cabeza. Más adelante, aproximadamente a los 6 meses, en la misma posición, logrará sostener su cuerpo con las manos extendiendo los brazos. Finalmente las manos colaboran en la deambulación con el «gateo». La posibilidad de mantenerse sentado sin el auxilio de las manos es un hecho trascendental para el bebé. A partir de ese momento puede explorar desde una situación más cómoda con todas las destrezas que aprendieron sus manos.

manos14
A los 10 meses la prensión de objetos está muy perfeccionada. El dedo índice comienza a extenderse hacia sus objetivos. Del mismo modo la mano está lista para señalar, tocar o hurgar. Comienza a interesarse por objetos más pequeños: las migas de pan, los detalles de las caras familiares, los pendientes de la madre, botones o estampados de vestidos, etc.


manos9Entre los 11 y 12 meses aparece la pinza perfecta, por medio de la cual se aprisionan elementos pequeños con los pulpejos del índice y el pulgar. Llegado a esta edad, un objeto chico es abordado desde arriba con facilidad y precisión.

En el último trimestre del primer año, si el niño gatea, la mano puede cumplir funciones de estabilidad y de prensión en forma simultánea.
Nuestro bebé ha aprendido finalmente a tomar objetos y a recibir los ofrecidos por otras personas. Aún tardará más en aprender a soltarlos y luego a entregarlos.

manos16A fines del primer año aprende a soltar voluntariamente los objetos. Los arroja desde su sillita o cuna y repite con entusiasmo la acción una y otra vez. Pronto aprende a reconocerlos desde lejos y reclamarlos para reiterar la experiencia. El ruido que producen al caer reproduce el reflejo innato de cerrar los ojos. Desde la información que proveen las manos sumados al aporte del oído y de la vista, el niño adquiere nuevas estructuras, nociones de tiempo y espacio, fundamentales para conocer el mundo que lo rodea y diferenciarse de él.



manos15Falta aún, la última etapa: dar, entregar objetos, no sólo soltarlos. Para ello no basta sólo la madurez motriz. Se necesita desarrollo emocional para lograrlo. Es un paso fundamental para sus futuras relaciones interhumanas. Lo importante de ello es que sólo aprenderá a dar cuando antes se lo haya estimulado para recibir. Se requerirán experiencias vitales adecuadas para completar dicha destreza. Si el niño recibió y recibe alimento, abrigo, afecto, si se siente que se le da cuanto es necesario para satisfacer sus necesidades físicas y psíquicas, a su vez sabrá dar, entregar y brindar lo que valora, dependiendo también lógicamente de su desarrollo motriz.

El recién nacido

Share on FacebookTweet about this on Twitter


recien nacido ojos¡Nació el bebé!

PRESENTANDO AL RECIÉN NACIDO

Marzo 2012

Se denomina recién nacido de término  al niño nacido de un embarazo controlado, sin patologías maternas, con una edad gestacional entre 37 y 41 semanas con trabajo de parto y parto espontáneo o cesárea motivada por cesárea anterior o presentación pelviana, vigoroso al nacimiento, con peso, talla y perímetro cefálico adecuado a su edad gestacional y examen físico dentro de límites normales.

Los niños que nazcan antes de las 37 semanas de gestación se denominan prematuros o pretérminos, los que lo hacen a partir de la semana 42 se llaman postérminos. Los pesos, tallas y perímetros cefálicos adecuados se determinan por medio de gráficos o tablas en relación a la edad gestacional. Generalmente el peso de un recién nacido de término oscila entre 2.700 gr y los 4.000 gr. La longitud corporal o talla se encuentra entre los 48 y 53 cm. y el perímetro cefálico varía entre los 48 y 53 cm.
 

recien nacido1La piel
 al nacimiento es lisa y rosada. Puede poseer un unto graso, zonas de lanugo, generalmente en dorso, párpados levemente hinchados o edematizados al igual que sus pies. Suelen observarse diminutos quistes de color blanco del tamaño de una cabeza de alfiler. Son de contenido graso y se hallan en mentón, frente y mejillas. Desaparecen en pocas semanas. También podemos encontrar el llamado «eritema tóxico». Son zonas de piel roja con una escasa elevación en el medio. Suelen ser más notables a las 48 hs. de vida y pueden permanecer hasta los 7 días de vida. Es benigno y siempre desaparece.
La mancha mal llamada «mongólica» es una zona azulada del cuerpo, de diversa extensión generalmente localizada en el dorso del recién nacido.
 
recien nacido caputSi palpamos la cabeza encontramos dos áreas blandas, la fontanela anterior o «mollera», generalmente de forma romboidal de 2,5 a 4 cm por lado y la fontanela posterior, mucho más pequeña.
Modelaje: Se denomina a la tumefacción del cuero cabelludo en los niños nacidos en presentación cefálica. Se va reduciendo progresivamente en las primeras horas de vida.
 

recien nacido2 Los párpados generalmente están cerrados y edematosos o «hinchados». No poseen lágrimas y suelen parpadear ante la luz. Los iris pueden ser grises, azules o marrones. 
Puede haber hemorragias en las conjuntivas y por momentos mala alineación de la mirada, fenómenos que se superan en las primeras semanas de vida.
 

Las orejas
 son flexibles ya que poseen cartílago como el adulto. Las formas pueden ser irregulares. Estando tranquilos se sobresaltan si escuchan un ruido fuerte.
 Las fosas nasales están siempre permeables. Pueden poseer una leve secreción blanquecina. Se suele escuchar un sonido originado durante el pasaje del aire por las mismas.
 

recien nacido bocaObservando la boca, el paladar siempre está intacto y arqueado. La úvula o «camapanilla» se encuentra en la línea media, la lengua y el labio superior poseen frenillo. Fácilmente se provoca el reflejo de búsqueda y succión al rozar el pecho materno. La salivación es mínima o ausente. Raras veces poseen dientes, si los hay son los incisivos inferiores y requerirán evaluación radiológica para comprobar si poseen raíz. Si no la tienen hay que extraerlos pues van a caer y pueden aspirarse. Ránula: Es una tumefacción quística en el piso de la boca. Desaparece en forma espontánea. También pueden haber pequeños quistes perlados sobre el paraladar.
 
 

recien nacido orejasEl cuello
, generalmente es corto y está rodeado por pliegues. Algunos bebés nacerán con tortícolis transitoria, generalmente ocasionada por la posición que adoptaron en el útero materno. Evolucionan favorablemente requiriendo algunas veces tratamiento kinésico.
 

 

 El tórax, es cilíndrico. Se puede observar una leve retracción del esternón durante la respiración. Las mamas suelen estar tumefactas. El reflejo de la tos se encuentra ausente al nacimiento. Los pequeños pezones pueden secretar escasa secreción láctea.


recien nacido hernia 
El abdomen también es cilíndrico. Es frecuente observar el ombligo protruído secundario a hernia umbilical. La misma suele hacerse más evidente cuando el niño llora o luego de alimentarse. Se resuelve espontáneamente con el crecimiento del  niño. En la línea media y en sentido longitudinal puede haber una ligera depresión debido a la separación de los músculos rectos del abdomen. El cordón umbilical cae entre la primera y la segunda semana de vida.
 
Genitales femeninos:Generalmente edematizados con secreción mucosa entre los labios. Algunas veces puede estar teñida con sangre
Genitales masculinos:  Pene de 2 o más centímetros. Fimosis fisiológica, (prepucio
adherido al glande) Testículos que se pueden palpar. Cuando orina lo hace en «chorro»
                                                                                                    
Columna vertebral: Se la puede palpar en casi toda su extensión.
                                                                                            
Deposiciones: Usualmente la primera deposición de meconio ocurre durante las primeras 36 hs. de vida. La deposicion meconial típicamente es de consistencia espesa, marrón negruzca y grasosa. Puede haber también deposiciones líquidas y verdosas, especialmente en recién nacidos con luminoterapia.
En la cola, a nivel sacro, algunas veces se suele observar una pequeña fosita que no posee comunicación, o sea posee fondo.
 
Extremidades: Diez dedos en manos y pies. Uñas rosadas con ligero tinte azul inmediatamente después del nacimiento. Los cuatro miembros deben ser simétricos. Las plantas de los pies son planas con pliegues en los dos tercios anteriores. Las extremidades inferiores son típicamente resistentes a la flexión. Puede haber en algunos bebés una amplia separación entre el dedo gordo y el segundo dedo del pie.  Algunos niños nacen con el segundo dedo del pie superpuesto al tercero.