Archivo de la categoría: 2018 – 2019 – 2020

Sabañones

Share on FacebookTweet about this on Twitter

LOS SABAÑONES EN ÉPOCAS DE PANDEMIA

¿Qué es el eritema pérneo?perneo2

Diciembre 2020

El “sabañón”, también llamado eritema perneo, son una reacción inflamatoria localizada de la piel que es secundaria a una respuesta excesiva de los pequeños vasos al frío o a los cambios bruscos de temperatura exterior. Es un fenómeno bastante común en adultos, especialmente mujeres de mediana edad y niños. Típicamente las zonas más afectadas suelen ser los dedos de pies, manos y orejas, lugares expuestos frecuentemente al frío. La piel se vuelve roja, caliente, puede aparecer prurito, algunas veces se acompaña de pequeñas ampollitas siendo raro el dolor. Con la evolución la piel afectada se transforma de violácea a oscura para luego finalmente desaparecer.

En la gran mayoría de los casos no se encuentra alguna enfermedad que origine la aparición de los sabañones. Generalmente habría una predisposición a presentarlos frente al frío con antecedentes familiares similares. Una menor cantidad de casos obedece a enfermedades denominadas “reumáticas” o autoinmunes, especialmente el Lupus eritematoso y la artritis reumatoidea. En ambas enfermedades el fenómeno comentado se agrega a los síntomas y signos propios de las mismas y no son necesariamente provocadas por los cambios térmicos.

perneo5Sin embargo durante este año, atravesado por la pandemia, se han observado en distintas partes del mundo e incluso en nuestro país niños y especialmente personas jóvenes con eritemas perneos o sabañones sin presentar antecedentes de apariciones anteriores, sin exposición al frío ni tampoco patologías previas.

Esta acumulación de casos coincide con el pico de incidencia de COVID-19 en distintas  ciudades del mundo y por lo tanto es muy probable que estas lesiones tengan relación con la pandemia. Si bien estos datos son a la fecha analizados con precaución por los investigadores está comprobado que gran parte de los que sufrieron este fenómeno habían tenido contacto previo con enfermos de Coronavirus, a pesar de no haber sido hisopados en su mayoría.

En más de la mitad de estas personas los sabañones fueron el único síntoma o se acompañaron de algunos leves que pudieron estar relacionados con COVID-19. Dado que muy  pocos de ellos fueron hisopados, estos fenómenos no permiten afirmar con seguridad la asociación con el virus. Sin embargo el aislamiento del mismo en alguno de ellos sugiere fuertemente la participación.

perneo4

La aparición de los sabañones ocurrió en muchos de los casos luego de la resolución de cuadros interpretados como gripales y desaparecieron por completo a las dos semanas de haber sucedido el brote. Las lesiones se localizaron especialmente en dedos de pies y manos incluyendo en algunos casos las uñas. Ninguna de ellas presentó complicaciones ni tampoco reapariciones del fenómeno.

perneo3

El mecanismo inflamatorio que produce el virus en forma directa o indirecta sería el responsable de estas lesiones secundarias a la infiltración de la piel.

El Covid 19 nos sigue deparando sorpresas y al mismo tiempo poniendo en evidencia que es mucho más que un virus respiratorio. El compromiso de distintos órganos, como la piel en este caso, confirma el último enunciado.

Fuente: Andina D. y col. “Covid y lesiones cutáneas y acrales en niños”.  Pediatr Dermatol. 2020; 00:1–6.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Navidad y Año nuevo sin Covid

Share on FacebookTweet about this on Twitter

NO LO INVITEMOS A NUESTRA MESA

EL CORONAVIRUS Y LAS FIESTASfiestascovid1

Diciembre 2020

Se acercan las fiestas  de fin de año y lo que significa habitualmente un motivo de reencuentro y regocijo puede convertirse en esta oportunidad en  preocupación dada la alta probabilidad de contagios de Covid 19 durante el transcurso de las mismas. Más aún si dentro de la concurrencia a las reuniones se encuentran personas mayores que, como sabemos, constituyen la población más afectada por las complicaciones de la pandemia. Paradójicamente, muchos de ellos que han permanecido semiaislados durante el año se encontrarán ahora en la disyuntiva de aceptar o no la invitación  para compartir con sus afectos la mesa de fin de año.

En realidad todos comparten  tanto el temor como las ganas de reencontrarse con los afectos luego de un distanciamiento que se fue prolongando durante casi todo el año.

La pregunta es de qué forma se pueden reducir los riesgos de contagio durante las fiestas de navidad y año nuevo, evitando del mismo modo rebrotes de la enfermedad en la comunidad.

Se sabe que a esta altura de la pandemia no se puede esperar que la gente elimine por completo los riesgos de contagio y por el contrario es mejor y más saludable conocerlos y minimizarlos con medidas acordes. Las estrategias para evitarlos constituyen un espectro bastante amplio, algunas de las cuales pueden requerir exigencias difíciles de cumplir por muchas familias.

fiestascovid2

Se debe partir de una  conversación honesta con los adultos mayores de la familia, para saber si están dispuestos a asistir y del mismo modo una planificación previa de la reunión con la intervención y opinión de todos los participantes.

Conociendo la menor probabilidad de contagios en ambientes abiertos estamos beneficiados al vivir en el hemisferio Sur dada la coincidencia del verano y el fin de año. Es mucho más accesible organizar una reunión de estas características en un balcón, patio o terraza durante estas épocas. Sin embargo, el riesgo de contagio disminuye pero no desaparece. A ello se debe agregar la posibilidad de reducir la cantidad de participantes  a lo más estrictamente posible, por lo menos durante la estadía de las personas mayores o disminuyendo la duración de la celebración.

fiestascovid4

Continuando con las estrategias a seguir, el correcto lavado de manos de todos los invitados debe ser una constante durante la reunión, especialmente en el momento del arribo de los participantes. El distanciamiento y el uso de barbijo o tapabocas  deben continuar siendo cumplidos mientras dure la celebración. Los abrazos y los besos deberían ser evitados.

 La mesa familiar constituye un momento de general regocijo que no debe ser empañado por la pandemia. Sin embargo es necesario evitar aglomeraciones alrededor de la mesa, tratando de respetar distancias prudenciales, especialmente con los familiares de mayor edad. Esta recomendación es aún mayor en el momento de la comida propiamente dicha durante la cual los barbijos no pueden ser usados.

fiestascovid5

No son pocos los que han pensado en el aislamiento familiar previo a las fiestas.  Esta estrategia  que, técnicamente podría ser útil es de muy difícil cumplimiento y de escasa factibilidad. Como sabemos tampoco alcanza el hecho de no haber presentado fiebre durante las semanas previas, dado que la enfermedad puede transcurrir en forma asintomática en gran parte de la población. Tampoco el antecedente de haberla padecido dado que aún no se conoce en forma cierta la posibilidad de recontagio.

Los testeos han sido tan famosos durante este año como el virus mismo. Por lo tanto no es raro que muchos hayan pensado en testearse previo a las fiestas para asegurar que se encuentren libres de la enfermedad. Si bien se cuentan con varias pruebas, ninguna provee la confianza suficiente dado que son “fotografías” del momento en la que se realizó luego del cual puede ingresar el virus por cualquier circunstancia. Tanto el más específico como lo constituye el hisopado en busca de la partícula viral como los indirectos como los son los que buscan anticuerpos contra el mismo no aseguran que al momento de la celebración una persona no se encuentre infectada. Hay ejemplos de esta circunstancia conocidos por todos. Basta recordar el contagio del presidente de los Estados Unidos y miembros de su gabinete habiendo sido previamente testeados o el de los jugadores de fútbol que, a pesar de presentar hisopados negativos al ingreso de la concentración, desarrollaron  y contagiaron la enfermedad dentro del club en días posteriores.

fistascovid6

Obviamente, a pesar de estas consideraciones, la disminución del riesgo de contagio sería importante en caso de que todos pudieran realizar dichas pruebas, siendo difícil e inaccesible para la mayoría de la gente.

«Que lo perfecto no sea enemigo de lo bueno», dijo Anthony S. Fauci, el máximo experto en enfermedades infectocontagiosas de Estados Unidos. Todas las precauciones contra el coronavirus, el distanciamiento, el barbijo, el lavado de manos y los testeos funcionan de la misma manera: por acumulación. Cuanto más de ellas sumemos tendremos menor posibilidad de que el virus origine un nuevo brote a partir de las reuniones familiares durante estas festividades.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Humo de cigarrillo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Otra forma de tabaquismo pasivo

EL HUMO DE TERCERA MANOhumo3

Diciembre 2020

 

Son ampliamente conocidos y difundidos los efectos nocivos del cigarrillo sobre la salud. El humo del tabaco posee una innumerable cantidad de sustancias que agreden al organismo provocando distintos tipos de desórdenes entre los cuales sobresalen los producidos sobre el aparato respiratorio como el enfisema, la insuficiencia respiratoria y el cáncer de pulmón.

Las políticas de control del tabaquismo han logrado reducir el consumo de cigarrillos en el interior de espacios públicos y centros de trabajo. Dicha estrategia no sólo desalienta el consumo por parte del fumador sino que también protege a los que sin fumar respiran el humo del  que fuma.

humo2

Como resultante, existe un humo que en forma primera es inhalado por el fumador, que se podría denominar de “primera mano” y otro que es el que consume en forma involuntaria la persona que comparte la habitación, el cuarto o cualquier ambiente cerrado. Es el denominado humo de “segunda mano”. Es también el denominado tabaquismo pasivo que, tan peligroso como el activo, motivó la prohibición del cigarrillo en lugares que no fuesen abiertos.

La principal víctima de este humo de segunda mano son siempre los niños especialmente cuando uno o ambos  padres tienen el hábito de fumar. Los síntomas y signos respiratorios son casi siempre los primeros en aparecer y se van haciendo cada vez más frecuentes que respiran el humo en forma pasiva. Cabe recordar que está demostrada la mayor frecuencia de muertes súbitas en cuna que suceden en lactantes con padres fumadores.

humo1

Sin  embargo el ciclo del humo del cigarrillo y sus efectos nocivos no finalizan con la comentada inhalación pasiva.  Existe otro humo, tan perjudicial como los dos primeros que está llevando la atención de muchos especialistas: el humo de tercera mano.

El humo denominado de tercera mano es conocido como la combinación de gases y partículas que, tras haber fumado, persisten en las superficies: (almohadones, alfombras), en el polvo o incluso en el cabello, la piel y la ropa de las personas. Además muchos de sus componentes pueden ser también ingeridos o incluso absorbidos a través de la piel.

La exposición a este humo, “de tercera mano”, resulta particularmente peligrosa para los niños. Son los que habitualmente pasan la mayor parte de su tiempo en entornos privados, (hogares o coches) sin poder evitar la exposición. El gateo y el llevarse juguetes o cosas a la boca exacerban los efectos de este humo que impregna dichos objetos.

humo8

Por otra parte, a diferencia de los adultos, los niños poseen un sistema inmunológico en desarrollo,  una piel más fina y una frecuencia respiratoria normal más elevada. En suma factores que juegan en contra frente a las toxinas de este humo.

Los daños provocados por este tercer humo fueron descubiertos no hace bastante tiempo y aún se siguen estudiando las consecuencias a largo plazo de su exposición. No obstante existe suficiente evidencia  que aumenta el riesgo de desarrollar síntomas respiratorios, cáncer e incluso incrementar el riesgo de mortalidad asociada.

humo5

Por lo tanto no alcanza evitar fumar en el mismo ambiente del niño, es necesario que la ropa u objetos que toca el niño no se encuentren impregnados en forma residual con el humo. En este sentido cabe destacar la importancia de dicho fenómeno en la ropa de padres y familiares fumadores, especialmente si visten telas de lana o algodón. Tener en brazos a un bebé en estas circunstancias estaría poniendo en riesgo la salud del niño.

Es necesario ampliar la publicidad antitabaco para concientizar a la población sobre el peligro de este humo.

La prevención pasa por garantizar ambientes libres de humo que no sólo incluyan los ambientes públicos o de trabajo sino también  los hogares, automóviles y demás ambientes donde pueda transitar un niño.

humo7Dado que  está demostrado que los  componentes del tabaco pueden permanecer adheridos durante meses en distintas superficies, se deben extremar las medidas en relación a la higiene de manos, pelo y ropa antes de que el adulto fumador se relacione con niños. No basta sólo con no fumar en presencia de los más pequeños. Si se fuma antes se impregnan la ropa, las manos y el pelo.

Principales recomendaciones para la reducción en la exposición al humo de tercera mano: (Tomado de la fuente del presente artículo)

  • Dejar de fumar es la mejor prevención
  • La protección completa se consigue con hogares y coches libres de humo.
  • Evitar fumar en el hogar, autos o cualquier otro espacio donde la familia pase una gran parte del tiempo, especialmente si se trata de ambientes cerrados.

Si no fuera posible tener un ambiente libre de humo  se recomienda:

  • Ventilar con frecuencia
  • Limpieza regular de las superficies expuestas con productos ácidos como soluciones diluidas con vinagre blanco.
  • Aspirar semanalmente con filtros especiales.
  • Cambiar las alfombras, sofás y la ropa de cama que hayan estado expuestos, ya que el humo de tercera mano no se puede eliminar por completo en ese tipo de tejidos.

En fumadores antes de relacionarse con niños:

  • Lavarse las manos y la cara.
  • Cambiarse de ropa (especialmente si se trata de tejidos de lana o algodón).

Fuente: Lidón-Moyano C. y col. “Humo de tercera mano y otros retos del control del tabaquismo en la población pediátrica”. Arch.Pediatr. 2020;93(5):279-281

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Atopía en los niños

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La piel se inflama

DERMATITIS ATÓPICAatopia1

Noviembre 2020

Se denomina dermatitis a la inflamación de la piel. La atopía es una reacción exagerada frente a distintos estímulos externos o internos desencadenada por el sistema inmunológico. Por lo tanto la dermatitis atópica constituye la conjunción de ambas definiciones.

Tiene las características de tener una evolución crónica, o sea durante varios años o incluso durante el transcurso de la vida, aparecer en brotes y desaparecer de la misma forma. Suele iniciarse  durante los primeros meses de la vida aunque muchas veces su inicio es más tardío.

La piel se pone roja y seca acompañada siempre de intensa picazón. Las características de las lesiones y sus localizaciones variarán según la edad de aparición.

atopia7

La presentación más frecuente ocurre a partir de los 2 a 23 meses de vida con inflamación de las mejillas, el tronco y las superficies extensoras de brazos y piernas. La zona del pañal suele también estar afectada pudiéndose confundir con la dermatitis clásica.

Entre los 2 y 12 años de edad las lesiones se manifiestan también en otras zonas del cuerpo. Los pliegues de los codos, detrás de las rodillas, cuello, muñecas, tobillos y pliegues entre los glúteos son las regiones más frecuentemente afectadas en este grupo etáreo.

En el adolescente y el adulto el fenómeno  suele observarse sobre los párpados y el dorso de las manos. El intenso prurito y el rascado provocan que la piel de la zona se ponga áspera, seca y gruesa.

atoopia3

Hay una predisposición genética a presentar este tipo de dermatitis dado que es más frecuente en familias cuyos integrantes han pasado por el mismo problema. Habría una predisposición a iniciar una inflamación exacerbada  frente a estímulos que probablemente a otras personas no suele afectarlos. De allí que es frecuente en estos niños la asociación de bronquitis obstructivas e incluso crisis asmáticas que suelen espaciarse con el paso de los años. La importante reacción de la piel ante picaduras de insectos suelen estar relacionadas con este cuadro.

La polución de las grandes ciudades es un importante estímulo para desencadenar estos fenómenos, especialmente en familias provenientes de medios rurales que se trasladan a los centros urbanos. Por otra parte, está comprobado que la dermatitis atópica empeora con el clima frío.

Se llega generalmente al diagnóstico por las características de la piel y las regiones afectadas. Los antecedentes similares en la familia son siempre importantes y deben ser tenidos en cuenta.

atopia6
atopia5

Generalmente no se requieren estudios complementarios ni la interconsulta al especialista en Alergia salvo para descartar otras enfermedades.

El tratamiento se basa especialmente en el cuidado y la hidratación adecuada de la piel. Los baños deberán ser cortos y tibios utilizando jabones cremosos o hipoalergénicos. Se deben evitar los perfumes  o todo agente que pueda ser irritante. La piel se debe secar con suavidad, evitando friccionar. Luego del baño las cremas hidratantes pueden ser de gran utilidad.

atopia8

La vestimenta es muy importante. Se debe usar preferentemente ropa de algodón evitando el contacto de la piel con lana, polar, lycra o nylon. Es frecuente observar exacerbaciones durante la época invernal en las regiones del cuello y mentón que tienen contacto con abrigos o bufandas.

Con estas simples medidas la dermatitis atópica suele ser controlada. La complicación más frecuente es la infección de la piel secundaria al rascado.

Cuando los brotes son muy frecuentes o de gran importancia la participación del dermatólogo pediatra puede ser necesaria.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

¿Qué es la osteomielitis?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Cuando los huesos se infectan

osteo3OSTEOMIELITIS

Noviembre 2020

Las infecciones de los huesos y las articulaciones son patologías relativamente poco frecuentes en la infancia. Cuando ocurren aparecen generalmente en niños menores de 5 años. Sin embargo el compromiso de estos tejidos puede provocar consecuencias inmediatas como  la diseminación de la infección a otras regiones del cuerpo y mediatas o tardías como la afectación del crecimiento o deformidades.

Se denomina osteomielitis a la inflamación del hueso causada por una infección generalmente bacteriana. Los gérmenes pueden provenir de distintas zonas del organismo, viajando a través de los vasos sanguíneos y llegando finalmente al hueso. Otras veces la infección proviene de lugares cercanos como las articulaciones o incluso la piel y el tejido celular subcutáneo.  En aproximadamente un 30% de los casos  existe el antecedente de un traumatismo en la zona afectada. Los varones sufren la infección casi el doble de veces que las mujeres. Su mayor frecuencia se encuentra en menores de 5 años.

osteo4
osteo5
osteo6

Los huesos más afectados suelen ser los largos como el fémur y la tibia en los miembros inferiores y el húmero y el radio en los superiores.

osteo1

El microorganismo más frecuentemente involucrado a toda edad es el denominado Estafilococo aureus. Sin embargo hay una gran variedad de gérmenes que también pueden producir la enfermedad, dependiendo generalmente del origen de la infección y la edad del niño. Entre ellos el conocido Hemophilus influenza B que, gracias a la vacuna incluida en el calendario oficial, redujo en forma drástica su frecuencia.

Cuando la infección se presenta en niños pequeños no siempre se puede diagnosticar en forma precoz dado que muchas veces es difícil interpretar el origen del llanto. La fácil diseminación de las infecciones en los recién nacidos y lactantes requiere estar atentos a cualquier síntoma que sospeche la inflamación del hueso.

osteo7

Hay focos infecciosos en el organismo que pueden provocar a distancia la infección del hueso por diseminación de sus gérmenes a través de la sangre. Es el caso de algunas sinusitis, abscesos dentarios, contactos y mordeduras de animales, etc. Otras veces la cercanía facilita que los microbios pasen directamente al hueso. Es el caso de los traumatismos en alguna extremidad o las heridas penetrantes sobre la planta del pie que atraviesan la suela de las zapatillas. En ellos la infección no controlada de los tejidos circundantes invade al hueso provocando la osteomielitis. Como en toda enfermedad, hay factores predisponentes que pueden facilitar la instalación de la infección como pueden ser los trastornos congénitos o adquiridos de la inmunidad.

El síntoma más importante del compromiso óseo es el dolor que dificulta caminar o apoyar el pie, asociado generalmente a fiebre en aproximadamente el 40 a 60% de los casos. A ello se agrega generalmente enrojecimiento y calor en la piel que recubre al hueso. En los niños pequeños el llanto inexplicado al movilizarlo tocar la región comprometida.

osteo2

Hay veces que la osteomielitis se presenta de una forma más insidiosa, con pocos síntomas y evolucionando en forma solapada. Este fenómeno suele retrasar el diagnóstico y por lo tanto el tratamiento. Probablemente se trate de la respuesta inmunitaria del niño intentando limitar la enfermedad y/o la  administración de antibióticos en dosis insuficientes.

El diagnóstico de la enfermedad suele requerir además estudios en sangre para detectar el incremento de los glóbulos blancos y la aceleración de la eritrosedimentación.  La radiografía del hueso   permite a veces observar la localización de la infección. En algunas oportunidades puede necesitarse de otros estudios complementarios como la ecografía, la tomografía computada y la resonancia magnética.

El tratamiento consiste en la administración del antibiótico adecuado según el origen y las características de la infección, requiriendo muchas veces la vía endovenosa para la administración.

La posibilidad de secuelas guarda relación inversa con la precocidad del diagnóstico y  la efectividad del tratamiento. Entre ellas el daño del cartílago de crecimiento puede llevar a   una alteración en la longitud final del hueso, la destrucción de la matriz ósea   a deformidades esqueléticas difíciles de resolver.

Podemos concluir  con la siguiente afirmación. El hueso cuando se inflama duele y si lo hace hay que prestarle siempre la debida atención.

Fuente: Sánchez S. «Osteomielitis en el niño». Programa Nacional de Actualización Pediátrica.  S.A.P. 2020

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Las llaves del Covid 19

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Conociendo al enemigo

LA CORONA DEL CORONAVIRUScorona2

Noviembre 2020

Desde el momento que tuvimos noticias del Covid 19, conocido científicamente como SARS-Cov-2, pudimos conocer su retrato. La microscopía electrónica se encargó de mostrarlo tal cual como  es,  convirtiéndose en una imagen más famosa que la de cualquier otro líder mundial, deportista del momento o grupo de rock.

La esfera rodeada de múltiples espigas es la cara visible de este enemigo perverso que se ha llevado a su paso infinidad de enfermos y muertos.

La imagen microscópica de este  virus permite por otra parte entender los mecanismos que pone en juego para poder infectarnos, su replicación y su distribución por nuestro organismo.

testeo5

Como todo virus el Covid requiere de una célula para desarrollarse, parasitándola y haciendo en principio que trabaje para él, utilizándola para la realización de infinidad de copias que se diseminarán por todo el cuerpo.

Como sabemos, el Coronavirus ingresa por vía respiratoria y, volviendo a la explicación, invade a  las células del aparato respiratorio utilizando una de las tantas espigas o rayos que forman la “famosa” corona. En ellas se encuentra la denominada proteína S que abriría el camino para la invasión a la célula. Sería como la llave que puede abrir la puerta y permitir el ingreso del virus.

corona4

Pero toda llave requiere de una cerradura que se pueda abrir. Se sabe que el virus busca receptores específicos que algunos tejidos del cuerpo humano poseen. Las espigas de la corona funcionarían como llaves que encajarían específicamente en estas “cerraduras”.

Estos receptores fueron denominados ACE2 y las células que los poseen se encuentran especialmente en las vías respiratorias tanto altas como bajas y en el intestino. Esto explicaría en gran parte el compromiso  de estos sistemas durante la enfermedad. La cantidad de receptores que posea cada persona también podría explicar la gravedad en su presentación.

corona3

Una vez que ingresa el virus a la célula provoca que la misma trabaje para su provecho, utilizándola para replicarse y liberar infinidad de copias al resto del organismo que harán lo mismo en otras células del cuerpo para finalmente  destruirlas.

Toda la superficie del virus está recubierta por una fina capa de grasa que afortunadamente es su talón de Aquiles. Sin esa protección el coronavirus es sumamente frágil. Sobre esa membrana actúan   el jabón y el alcohol  destruyéndola al ponerse  en contacto. De allí la importancia de la correcta utilización  de los mencionados antisépticos.

El modelo de infección viral, hasta aquí comentado en forma muy resumida, es el utilizado por la comunidad científica para descubrir medicamentos o elaborar vacunas para luchar o prevenir en forma respectiva la enfermedad.

poliocovid7

Uno de los antivirales que parecería  tener a la fecha buenos resultados, el denominado Remdesivir, actuaría obstruyendo los mencionados receptores, las “cerraduras”, evitando el ingreso de los virus. Al no poder entrar en las células los virus quedarían a merced de las defensas del organismo siendo destruidos fácilmente.

coronavirus7

La gran cantidad de vacunas contra la enfermedad que se encuentran en distintas fases de investigación, algunas muy avanzadas, pueden explicar su funcionamiento siguiendo el mismo modelo.

La utilización de virus muertos o atenuados es una estrategia que ha sido útil para la elaboración de muchas vacunas y muchas de las que se investigan contra el coronavirus no la desechan.

Las vacunas utilizando los denominados “vectores virales” parecerían llevar la delantera. En ellas mediante la transformación de otros virus o del mismo Covid se logra evitar que el Coronavirus penetre en los mencionados receptores, provocando gran producción de anticuerpos por la similitud antigénica.

corona5

Conocer al enemigo sirve siempre para comenzar a vencerlo. Falta mucho aún para descubrir muchos de sus secretos pero sin duda se está en el camino correcto. Mientras tanto es saludable observar la corona del virus en cualquier foto e imaginar su fácil destrucción con el correcto lavado de manos con agua y jabón.

Fuente: “Informe SAR-COV2”. Sociedad Argentina de Virología. 2020

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Coronavirus y pantallas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los dispositivos en tiempos del Covid

PANTALLAS Y PANDEMIApantallas 7

Octubre 2020

Mucho se ha hablado sobre el uso de las pantallas digitales por los niños, sus beneficios y perjuicios, habiendo considerado el tiempo que las mismas restaban a la actividad escolar, social y familiar. Sin embargo, a medida que los chicos debieron aislarse en respuesta al Covid 19 los padres se han visto obligados a reconsiderar determinadas pautas sobre el uso de las mismas.

En relación a ello, los expertos en el tema debieron también adaptar las recomendaciones formuladas antes de la pandemia sirviendo como guía para acompañar a padres, maestros y pediatras.

De forma novedosa los consejos se alejan de los límites de tiempo anteriormente establecidos para la utilización de los dispositivos. Más aún, las recomendaciones hacen hincapié en que en época de pandemia lo que importa es el niño, el contenido que observe en las pantallas y el contexto donde se lleve a cabo el uso de las mismas. En inglés, serían 3 reglas identificadas con 3 letras “C”, (Child, Content, Context).

pantalla11

Las recomendaciones tradicionales no tenían en cuenta la realidad del uso de los medios que se está llevando a cabo durante la pandemia. Con el fin de sobrellevar el aislamiento los niños usan las pantallas para ver dibujos animados o juegos pero también las necesitan para conectarse con maestros, compañeros de clase, amigos y familiares. Sería difícil durante esta época establecer un límite de tiempo diario para definir el uso correcto de las mismas.

La televisión, las plataformas de transmisión y las descargas de aplicaciones han experimentado un notable aumento en su uso desde el inicio de la cuarentena. Si bien dicho incremento se ha dado a partir de la enseñanza remota en aulas virtuales, la TV en los niños se ha disparado en forma paralela al uso de tabletas y celulares. Todos los canales infantiles por cable han reportado aumentos de visualización de hasta casi un 60% en cada semana.

pantalla10

Una encuesta realizada durante la pandemia en nuestro medio reveló que el 62% de padres de niños y adolescentes ha debido permitir el uso de estos dispositivos con más tiempo de los establecidos antes de la cuarentena. Del mismo modo demostró que el 55% de los niños pasan más de 2 horas por día frente al televisor a pesar de reconocer que tal exposición había reducido el tiempo de juego, perturbaba la calidad y cantidad de horas de descanso y sueño y era fuente de noticias no recomendadas para los hijos. En cuanto al uso de celulares, tabletas y computadoras, el 48% de los padres encuestados respondieron que los niños los usan más de 4 horas por día.

Las nuevas recomendaciones en relación a los niños y las pantallas han tomado en cuenta esta realidad que es más o menos uniforme en el resto del  mundo. No obstante ello siguen dejando en claro la contraindicación de su uso en menores de 18 meses.

pantalla12

Las nuevas pautas recomendadas durante la pandemia se pueden resumir en:

  • Entender las necesidades de los hijos y acompañarlos según su nivel de madurez para que puedan acceder a contenidos seguros y aptos para su edad.
  • Evitar actitudes inflexibles frente al uso de pantallas. En cambio se pueden transmitir pautas para evitar la conexión a toda hora e informar que el cambio de actividad favorece el descanso visual y la postura.
  • Respeto de actividades diarias básicas: El uso de pantallas no debe disminuir horas de sueño, modificar horarios de comidas ni evitar tareas domésticas asignadas.
  • Cuando se esté utilizando Internet para tareas educativas no abrir juegos ni redes sociales que puedan distraer.
  • Dar el ejemplo. Los adultos durante la pandemia también pueden excederse con el uso de computadoras o pantallas. Los niños no tendrán en cuenta recomendaciones si los padres no cumplen lo que pregonan.
  • Gestionar el tiempo de uso de los dispositivos. Por medio de acuerdos o pactos familiares acordar horarios y extensión en la utilización de los mismos.

pantalla14

La pandemia ha llevado a incrementar el uso de los dispositivos electrónicos. En este contexto constituyen un medio eficaz para que los niños continúen aprendiendo, sigan socializándose y reciban información. Si bien las recomendaciones al respecto han sufrido alguna flexibilización queda clara la responsabilidad de los padres o cuidadores en la utilización correcta de los mismos.

Es de esperar que, pasada la crisis, los niños aprendan a convivir encontrando un equilibrio entre lo virtual y lo físico de una forma saludable.

Fuente: “Uso de pantallas en tiempos del Coronavirus”. Comité Nacional de Crecimiento y desarrollo. Sociedad Argentina de Pediatría. 2020.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El intestino y sus secretos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El fenómeno de la flora intestinal

PROBIÓTICOS, PREBIÓTICOS Y SIMBIÓTICOSprobio1

OCTUBRE 2020

El intestino humano contiene millones de bacterias, hongos, virus y levaduras que conviven en equilibrio  y mantienen una relación armónica con el mismo.  Ese universo de microorganismos constituye la  denominada microbiota sobre la cual existe evidencia clara de su intervención en el desarrollo y la regulación del sistema inmunitario.

También llamada “microflora”, la misma es un conjunto de microscópicos seres vivos que conviven con el ser humano, actuando en forma sinérgica con éste, constituyendo un ecosistema y adquiriendo la categoría de órgano.

Desde el nacimiento se establece la población microbiana en el intestino que además colonizará la piel, el sistema genitourinario y el árbol respiratorio, siendo este proceso fundamental en las futuras defensas y respuestas inflamatorias del organismo.

Al nacer, el intestino del bebé se halla libre de gérmenes, ocurriendo durante el parto la primera colonización seguida posteriormente por los gérmenes aportados mediante la alimentación. De aquí se desprende uno de los beneficios de la leche materna, responsable del aporte de bacilos y gérmenes específicos para comenzar a poblar el tubo digestivo. A lo largo del primer año, la flora intestinal se va modificando paulatinamente por influencia de factores ambientales, edad, sexo, alimentación, volviéndose más estable tras el segundo año de vida.

probio6

Para tener una dimensión del tamaño de la denominada “microbiota” basta decir que la población microbiana en el intestino del ser humano incluye unos 100 billones de bacterias pertenecientes a  500 a 1000 especies distintas.

La relación del ser humano con esta flora es la de una simbiosis, es decir una relación de mutuo beneficio. Mientras se le brinda un hábitat y nutrición, este universo de microorganismos contribuye en forma significativa para el normal funcionamiento de nuestro cuerpo. Dado que posee funciones metabólicas, provee energía a partir de los nutrientes que le llegan, produciendo por ejemplo ácidos grasos de cadena corta, algunas vitaminas y efectos favorables sobre la absorción de hierro y calcio. Por otra parte posee funciones de protección dado que evita la invasión por agentes infecciosos, interviniendo además en la proliferación de la pared intestinal sumado al desarrollo y modulación del sistema de defensas.

probio2

Se descubrió recientemente que la flora estaría capacitada para reconocer los elementos extraños al organismo que ingresen, desarrollando  sistemas de prevención y rechazo de posibles agresiones que lleguen desde el mundo exterior. El intestino es por lo tanto el hábitat natural de una población muy numerosa de microorganismos, principalmente bacterias que se han adaptado a vivir en la luz del tubo digestivo. Este verdadero ecosistema está constituido por especies nativas que se adquieren al nacer y durante el primer año de vida y especies que transitan temporalmente por el intestino, aportados por alimentos, bebidas, etc. que enriquecen aún más el sistema.

Cuando existe una agresión a esta flora, por causas externas  como ciertos tipos de alimentos y drogas o internas como las denominadas enfermedades autoinmunes, se produce una alteración en el equilibrio del ecosistema, desencadenándose probablemente alguna enfermedad cuya manifestación más importante suele ser el dolor abdominal y la diarrea.

Para evitar el mencionado desenlace o para recuperar el equilibrio perdido han cobrado importancia los denominados alimentos funcionales que añaden un efecto beneficioso sobre la salud a la función nutritiva. Entre sus constituyentes algunos de estos alimentos poseen:

  • Probióticos: microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadasprobio3 producen un efecto beneficioso para la salud. Se suman a la flora intestinal y la enriquecen.
  • Prebióticos: son sustancias que nutren a grupos seleccionados de microorganismos que habitan el intestino, favoreciendo el crecimiento de bacterias beneficiosas sobre las dañinas.
  • Simbióticos: Así se denominan a los alimentos que asocian a los dos anteriores.

Los probióticos pueden ser útiles en un gran número de patologías pediátricas, especialmente en las diarreas y paradójicamente  en la constipación crónica. También pueden ser utilizados para las alergias en piel y las provocadas por los alimentos, dado que la flora intestinal se comporta como una barrera inmunológica Sin bien los resultados en su utilización no son completamente concluyentes, estas sustancias serían especialmente útiles para acortar la evolución de las diarreas prolongadas. Los probióticos aportarían los microorganismos que se hubieren perdido en estos cuadros.

probio7

Los prebióticos, como se dijo anteriormente son ingredientes que, al ingerirlos y llegar al intestino, dan lugar a cambios específicos en la composición y/o actividad de la flora, confiriendo de esta manera beneficios en la salud de la persona que los incorpora.

La leche materna constituye una fuente incomparable de probióticos  dada la cantidad de microorganismos beneficiosos que contiene.  Además posee gran variedad de sustancias prebióticas dirigidas a nutrir y cuidar a los gérmenes aportados.

Un bebé alimentado a pecho exclusivo posee defensas frente a distintos tipos de infecciones, especialmente las diarreas durante el primer año de vida, dada la protección brindada por la flora bacteriana enriquecida y estimulada por la leche de madre.

pechocovid6

Existen otros alimentos que proveen sustancias probióticas pudiendo ser útiles durante la infancia y también en el resto de la vida. Muchos de ellos tan comunes como el yogur, el queso, las aceitunas y el chucrut. Del mismo modo, la industria farmacéutica ha desarrollado medicamentos que aportan los microorganismos beneficiosos por medio de gotas o cápsulas. La indicación de estos últimos generalmente está dirigida a combatir diarreas prolongadas  o para prevenir la agresión a la flora intestinal por parte de drogas, especialmente durante el tratamiento con antibióticos. Requieren siempre el criterio médico para su indicación.

probio5

El intestino humano es una de las partes del cuerpo que más sorpresas está deparando a los investigadores, funcionando como un ente dinámico donde conviven millones de “microhabitantes”. De su equilibrio dependerá en gran parte la evolución y el pronóstico de muchas enfermedades, tan frecuentes como las diarreas  y los cólicos, tan graves como la fibrosis quística y tan recurrentes como las alergias y el colon irritable de los adultos.

Fuente: Panisello J. “Probióticos y prebióticos en edad pediátrica”. Form Act Pediátricas en Atención Primaria. Barcelona. 2014

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

La escuela y el coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Conviviendo con el Covid 19

LA PANDEMIA, EL BARBIJO Y LA ESCUELAbarbijo1bis

OCTUBRE 2020

La pandemia por coronavirus modificó y continúa modificando la vida de grandes  y chicos. El aislamiento en sus distintas fases, obligó a adoptar costumbres y reconsiderar determinadas creencias que muchos suponían resueltas.

El principal ejemplo a citar es el  uso de las mascarillas o tapabocas. Es interesante recordar aquí que estos protectores comenzaron a usarse en nuestro país luego del arribo de la pandemia, en base a recomendaciones que probaban su eficacia en la prevención de los contagios. Como en la mayoría del mundo más adelante se convirtieron en obligatorios y finalmente indispensables para poder salir del hogar, siendo a la fecha  parte de la vestimenta de cualquier persona.

Una vez iniciado el uso del barbijo, miles de personas en todo el mundo emprendieron la confección de máscaras caseras de distintos colores y tamaños.

barbijo7

Desde un comienzo se supo la poca afectación de los niños por la enfermedad pero también que podían ser el vehículo para contagiar a los adultos, en especial a los abuelos, por lo que el uso del barbijo se trasladó rápidamente también hacia los más pequeños.

No fue infrecuente comenzar a ver niños muy pequeños con barbijos, no obstante las recomendaciones para evitar su uso en los mismos, especialmente en menores de dos años. Es sabido y aceptado que la utilización de tapa bocas en esta franja etaria puede resultar hasta mortal ya que dificultan la respiración, disminuyendo el Oxígeno e incrementando el Dióxido de Carbono, llevando de esta forma a la asfixia.

covid niños3

Así como el resto de la población, el niño en edad escolar pudo adaptarse en forma mayoritaria al uso del barbijo, especialmente durante los inicios de la cuarentena, en los cortos períodos permitidos para el paseo en compañía de sus padres. Más adelante, la apertura de parques y lugares públicos abiertos posibilitó que muchos chicos volvieran a verse las caras.

barbijo5

 Frente al probable inicio de clases con algunos grupos de niños en ambientes abiertos, las autoridades han elaborado protocolos  en los que el barbijo, a partir de los 6 años de edad, sumado  al distanciamiento preventivo, sigue siendo un  aliado importante para evitar  contagios. Al igual que los padres, los docentes deberán tener en claro su correcto uso, sus beneficios y peligros.

Se deberá insistir en el correcto lavado de manos, siendo fundamental  antes y después de sacarse el tapabocas. Los barbijos no se deberán prestar ni dejar  depositados en cualquier lugar. Tampoco deberán ser motivo para llevarse las manos a la cara en forma frecuente. No se deberán mojar y tendrán que reemplazarse e higienizarse en forma correcta. Desde ya el ritmo y la necesidad de su uso estarán relacionados con el ambiente, la actividad y el distanciamiento que pueda haber entre los alumnos. No será necesaria su utilización, por ejemplo, durante los recreos y no se debería usar durante competencias deportivas

barbijo2

La conducta y el comportamiento de los chicos podrán verse también alterados.

No será infrecuente encontrar niños  que tengan miedo o rechacen las máscaras. No sólo a usarlas sino también en verlas en los rostros de compañeros y maestras. Los niños más pequeños poseen normalmente una capacidad disminuida para el reconocimiento de los rostros, habilidad que se alcanza aproximadamente a partir de los 14 años. Por lo tanto,  el uso del tapabocas en el adulto y especialmente en el docente,  eliminará en el niño parte de la información de la identidad, edad y emoción de la persona. Los niños con trastornos del aspecto autista,  con déficit de atención o hiperactividad y ansiedad social podrán  ser particularmente vulnerables a estos fenómenos durante la jornada escolar.

barbijo4

Si bien la vuelta a clases con estas condiciones aún se sigue discutiendo es importante prever el desarrollo de la actividad durante el próximo año. La convivencia con el virus a esta altura parece inevitable dado que la vacuna probablemente recién pueda comenzar a aplicarse durante el primer trimestre.

Sin embargo la experiencia que se está acumulando en el hemisferio Norte con la vuelta a clases, al tiempo de la aparición de rebrotes, servirá indudablemente de gran utilidad para ser aplicada en estas latitudes.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Reflujo gastroesofágico

Share on FacebookTweet about this on Twitter

ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO

Lo que hay que saberrge1

Septiembre 2020

Los alimentos deglutidos llegan normalmente hacia el estómago por medio del esófago, un órgano cilíndrico encargado de transportarlos por medio de ondas peristálticas hacia el estómago.

El reflujo gastro-esofágico se define como el pasaje del contenido que se encuentra  en el estómago hacia el esófago. Este fenómeno suele ser un proceso normal en muchos lactantes, manifestado habitualmente por regurgitaciones o vómitos luego de la leche. Sin embargo, cuando este mecanismo es capaz de producir una lesión en alguno de los órganos involucrados o un deterioro en el crecimiento del niño se habla de Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

rge5

Normalmente existe una válvula (esfínter) responsable que el alimento llegado al estómago no pueda retornar al esófago. No obstante ello, muchas veces la permanencia del lactante en posición acostada, la cortedad de su esófago y la inmadurez del esfínter hacen que parte de lo contenido en el estómago llegue nuevamente al conducto esofágico. La lentitud en la digestión y el aumento de la presión en el abdomen, como por ejemplo durante el llanto, facilitan también la producción del fenómeno.

rge3

Como se dijo anteriormente, la gran mayoría de los episodios ocurren en los lactantes normales sin producir consecuencias en ninguno de los órganos involucrados sin desencadenar patología.

La enfermedad por reflujo gastro-esofágico se produciría por el mismo mecanismo pero, a diferencia de lo anterior, provocando síntomas y/o lesiones en alguno de los órganos involucrados.

De esta forma, debido al volumen, su contenido o  una predisposición anatómica, el reflujo lesiona la mucosa del esófago, no preparada para recibir material generalmente ácido proveniente del estómago.

Estudios estadísticos han determinado que el reflujo en lactantes y niños ocurre en un 8% y de ellos sólo el 0,1 al 0,3% manifiestan algún síntoma. Dentro de estos últimos el 60% estará libre de síntomas entre los 18 y 24 meses de edad, el 30% continuará con ellos hasta los 4 años y en ausencia de tratamiento el 10% podría tener complicaciones en la evolución.

rge6Los síntomas del reflujo suelen ser variables según la edad del niño. Ya se comentó que en los lactantes las regurgitaciones o vómitos suelen aparecer en los primeros meses de vida y habitualmente se prolongan hasta los 8 a 10 meses. Probablemente con el espesamiento de las comidas el fenómeno va desapareciendo o al menos deja de provocar síntomas. Afortunadamente sólo unos pocos lactantes sufrirán la enfermedad secundaria a dicho fenómeno, manifestando, además de los vómitos, retardo del crecimiento, irritabilidad, dificultad o dolor al tragar y algunas veces arqueamientos de la espalda durante la alimentación. Se han descripto también neumonías por episodios reiterados de aspiración y espasmos bronquiales.

rge7Los preescolares pueden presentar vómitos intermitentes, rechazo del alimento y complicaciones respiratorias similares a las descriptas en los lactantes. Los niños mayores manifiestan la enfermedad como lo hacen  los adultos: acidez, regurgitaciones frecuentes, dificultad o dolor al terminar de tragar el alimento. En casos severos, la lesión producida en el esófago suele causar pequeñas hemorragias que pueden llevar a anemias crónicas.

Algunas veces es difícil  establecer un diagnóstico dado que lo comentado obedece a una desviación de un fenómeno normal,  especialmente en los lactantes. Por lo tanto, en ellos será de suma importancia valorar, además de los síntomas ya descriptos, repercusiones del estado general como un deficiente incremento en el peso, irritabilidad manifiesta o patologías respiratorias reiteradas. En los niños más grandes y adolescentes las manifestaciones de dolor o acidez son más claras y motivan generalmente la consulta.

rge4

Cuando los signos o síntomas no alcanzan para definir la enfermedad se cuenta con un conjunto de estudios que suelen facilitar el diagnóstico.

La radiografía con contraste, la denominada “seriada esófagogastroduodenal” suele ser la prueba inicial que generalmente no permite por si sola arribar al diagnóstico. Otros recursos, solicitados por el especialista corresponden a la medición del ácido que llega al esófago y la endoscopía con el fin de evaluar la presencia de lesiones en la zona afectada.

El tratamiento dependerá de la edad y la gravedad del cuadro. En los lactantes generalmente con alimentación complementaria basta con espesar la leche o las comidas hasta que la maduración haga lo propio y el reflujo desaparezca. En otras ocasiones se puede sugerir cambios en la posición del niño luego de la alimentación o incluso durante el sueño.

rge2

Hay medicamentos que pueden mejorar el cuadro, especialmente para los niños más grandes y adolescentes. Algunos actúan reduciendo el ácido (antiácidos) y otros están destinados a aumentar la eficiencia del esfínter gastroesofágico y acelerar el vaciado del estómago.

Tanto los estudios diagnósticos como los tratamientos generalmente corresponden al pediatra gastroenerólogo.

Las complicaciones a largo plazo pueden ser variadas e inespecíficas. Ronquera, laringitis, erosiones dentales, otitis recurrentes, bronquitis y neumonías frecuentes. Las lesiones en el esófago pueden llevar con el tiempo a hemorragias y  obstrucciones secundarias a la cicatrización de las mismas.

Fuente: Fierro M. “Reflujo gastroesofágico”. Noticias Metropolitanas. Sociedad Argentina de Pediatría. 2018

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook