Archivo de la categoría: 2018 – 2019 – 2020

Niños y pantallas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Las pantallas y el desarrollo infantil

ABUSO DE PANTALLAS EN NIÑOS PEQUEÑOSpantalla6

Febrero 2020

El uso de las pantallas electrónicas por los niños ha sido desde sus inicios materia de discusión entre padres, médicos y expertos. El tiempo que dedican muchos de ellos en forma diaria a interactuar con las mismas lleva muchas veces a dejar de lado actividades más beneficiosas tanto en el plano físico como en el intelectual.

Así como hace aproximadamente 30 años la televisión era el blanco a la que se dirigían las mismas críticas, los celulares y las tabletas atrapan actualmente el interés de expertos por el perjuicio que podrían ocasionar a los niños.

Mucho se ha hablado en ese sentido y existen pautas a tener en cuenta para que los adultos controlen no sólo el tiempo al que se exponen sino también las características del material que visualizan.

pantalla7

Al ritmo de nuevas aplicaciones en estos aparatos, niños cada vez más pequeños van adquiriendo las habilidades para su control e interacción. Los lactantes suelen ya ser consolados en su llanto mirando imágenes en algún celular, otros padres utilizan la misma técnica para que acepten el alimento que les ofrecen, algunos bebés tienen hasta su propio aparato, generalmente en desuso para que pueda ver dibujitos. Finalmente hay niños y niñas menores de un año que toman el celular y con sus deditos manipulan la pequeña pantalla.

pantalla4

Esto ha llevado a que muchos investigadores comiencen a estudiar los efectos de tal fenómeno en el desarrollo y la maduración. Aún no ha transcurrido demasiado tiempo desde el inicio de los mismos dado que, la aparición de las pantallas, constituye un fenómeno relativamente reciente y se debe esperar un tiempo para evaluar a los niños y jóvenes a determinadas edades.

Uno de los últimos estudios publicados y que ha motivado el interés de médicos y educadores ha sido el realizado en Canadá. El mismo siguió a 2.400 niños, concluyendo que cuanto mayor es el tiempo de visualización  de pantallas a los 2 y 3 años peor es el desempeño de estos a los 3 y 5 años de edad, en función de un test de desarrollo aplicado a los mismos. La mencionada prueba analizó el progreso de los niños en 5 dominios clave: comunicación, habilidades motoras, resolución de problemas y habilidades sociales.

pantalla1

Las diferencias halladas en todos estos niños se consideraron significativas. Entre ellos,  el pico de uso de pantallas se dio a los 3 años, antes de la escolarización, con 25 horas semanales.

La  conclusión parece sencilla. El desarrollo infantil se despliega rápidamente en los primeros 5 años de la vida, por lo que es un período crítico de crecimiento y maduración. Cuando niños tan pequeños pasan tanto tiempo observando pantallas pierden oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación.

Un niño frente a la pantalla, sin una interacción adecuada se va haciendo sedentario y no practica habilidades como gatear,  caminar o correr, retrasando el desarrollo en ese campo.

pantalla2

Del mismo modo estos aparatos pueden interrumpir las interacciones con sus padres y su entorno, limitando las oportunidades de intercambios sociales verbales y no verbales, esenciales para fomentar el crecimiento óptimo.

Como se dijo anteriormente, hace varias décadas, con el auge de la televisión en esas épocas se confirmó por estudios que el abuso de la TV hacía que el habla avanzara más lentamente entre los más pequeños. Al igual que entonces, se piensa que similares efectos se pueden observar con el uso excesivo de las pantallas. Lo mismo ocurre con la conciliación del sueño de estos niños. Al igual que la televisión en su momento, estos aparatos perjudicarían el descanso nocturno.

pantalla3

En síntesis, según el estudio comentado, el abuso de las pantallas retrasaría el desarrollo del habla y perjudicaría al sueño de los más pequeños, un elemento esencial en ese período.

Debemos tener en cuenta que el mencionado trabajo no toma en cuenta el tipo de pantalla ni tampoco el contenido observado. En otras palabras, una cosa es que un niño pase una hora frente a un video interactivo junto a su madre o padre y otra es que pase el mismo tiempo viendo a solas dibujitos o luces de colores.

pantalla5

Cuando se puedan tomar en cuenta estas diferencias se podrán conocer qué hábitos son los realmente nocivos para los niños y cuales completamente inocuos. No obstante ello y en forma general, las sociedades científicas recomiendan a la fecha limitar el uso de todos estos medios porque, concluyen, “pueden significar que los niños no tengan suficiente tiempo durante el día para jugar, estudiar, hablar o dormir”.

Fuente: “Relación entre uso de pantallas con un peor desarrollo de los niños”. Tecnoinfancia. Publicaciones Intramed. 2019

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

 

 

La fiebre

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Fobia a la fiebre

LA FIEBRE Y LOS MIEDOSfiebre1

Febrero 2020

La fiebre fue definida por un comité de expertos como un estado de elevación de la temperatura corporal que frecuentemente, pero no necesariamente, es parte de una respuesta defensiva frente a la invasión de microorganismos o sustancias reconocidas como patógenas.

Está suficientemente instalada en el pensamiento general la idea que la fiebre, frente a una enfermedad, suele presentarse como una defensa contra la misma, especialmente en cuadros infecciosos. Sin embargo en la práctica diaria comprobamos que la presencia de fiebre, especialmente en los niños, es siempre motivo de preocupación. Más aún muchas veces se ve a la fiebre como una enfermedad por sí misma, dándole más importancia a ella que al origen del fenómeno. Se podría decir que existe una “fobia a la fiebre”  generada en gran parte por temores y mitos que incluyen a padres y también muchas veces al personal de salud.

fiebre5

Alrededor de un 30% de todos los pacientes que atienden los pediatras presentan fiebre como principal motivo de consulta, lo que la convierte en una de las razones más comunes por la que los padres llevan a sus hijos al médico.

La temperatura real del cuerpo es la que posee la sangre que circula por los vasos sanguíneos, más precisamente en la arteria pulmonar. Es la que se denomina temperatura central, siendo regulada por un “termostato” a nivel del sistema nervioso. Los métodos para registrarla utilizan distintas partes del cuerpo que, por cercanía o contigüidad, pueden registrar valores similares. De esta forma y según las costumbres la temperatura se puede tomar a nivel del recto, sobre la axila, en la boca y últimamente por medio de aparatos especiales a nivel de la membrana del tímpano.

Se recomienda la utilización de termómetros digitales electrónicos evitando los de mercurio dada el riesgo de toxicidad individual y ambiental.

fiebre8La temperatura normal de 37°C surgió de un estudio llevado a cabo hace muchos años con más de un millón de temperaturas axilares tomadas en adultos. No obstante queda claro que cualquier cifra específica que se emplee para definir fiebre podría ser arbitraria. La temperatura que se cita con más frecuencia como definición de fiebre es ≥38°C, medida por vía rectal, que suele superar como vemos en aproximadamente en un grado a la axilar.

Normalmente, la temperatura corporal es mayor durante la tarde (entre las 17 y 19 horas) y alcanza los valores más bajos durante la madrugada (entre las 2 y 6 horas), con una diferencia de hasta 1,7°C; esta variabilidad también se da en el transcurso de una enfermedad febril y  suele explicar las fiebres elevadas en el inicio de la noche que siempre asustan y motivan con mayor frecuencia la consulta.

En realidad el objetivo primordial de definir la presencia de fiebre es el de confirmar que algo nuevo está ocurriendo en el organismo, generalmente una enfermedad que en la mayoría de los niños suele ser benigna y autolimitada.

fiebre4

La magnitud de la fiebre tampoco suele ser una medida de la gravedad de la enfermedad que la produce. Tampoco   la reducción de la misma ni la apariencia del niño después de recibir el antipirético permiten al médico diferenciar con certeza una infección banal de una grave.

Entonces, el objetivo de bajar la fiebre debe obedecer a brindar mayor confort a la persona.

No todos se sienten igual con la misma temperatura. Hay niños que toleran fiebre cercana a los 40°C sin sentirse mal, juegan e incluso logran conciliar el sueño; mientras que pueden estar malhumorados e inquietos con temperaturas que apenas llegan a 38°C.

Por lo tanto no sería necesario tratar la fiebre por la sola razón de devolver la temperatura normal al cuerpo, sino cuando ésta provoque que la persona y en especial el niño no se sienta bien.

fiebre6

La fiebre se debe entender como una respuesta adaptativa del organismo frente a agresiones externas, generalmente infecciones que motivan dicha reacción. Cuando ello ocurre, el mencionado termostato eleva el punto de ajuste provocando la elevación de la temperatura central. El ingreso de gérmenes o la acción de los mecanismos defensivos desencadenados originan sustancias que estimulan al mencionado termostato modificando el punto de ajuste térmico. Muchos estudios, algunos muy recientes, han confirmado los efectos beneficiosos de la fiebre frente a estas situaciones. Entre ellos se pueden mencionar:

  • Retraso del crecimiento y la reproducción de microorganismos, tanto bacterianos como virales, interfiriendo con la virulencia de ciertos patógenos.
  • Disminución de la disponibilidad de oligoelementos como el hierro y el zinc, indispensables para el metabolismo de las bacterias
  • Estimulación de la movilidad y actividad de los glóbulos blancos para la defensa
  • Incremento en la síntesis de anticuerpos y la disponibilidad de éstos.

En la mayoría de los casos, especialmente en niños, la fiebre es de corta duración, benigna e incluso, según el párrafo anterior, se comporta como protectora. Si bien causa malestar, puede ayudar a una recuperación más rápida de las infecciones.

fiebre3

En algunas oportunidades de habla de hipertermia como sinónimo de fiebre, afirmación que es errónea.

La elevación de la temperatura en la hipertermia no está originada por el mismo organismo sino por factores externos, por ejemplo el calor excesivo, el golpe de calor o el sobreabrigo, especialmente en niños muy pequeños.

fiebre2

Un recaudo especial merece la aparición de la fiebre en los lactantes pequeños, en especial los menores de 3 meses. En ellos, el riesgo de infección bacteriana grave o potencialmente grave es mayor y no debe demorar la consulta al pediatra ante su aparición.

Como conclusión, más allá del alivio sintomático, el tratar la fiebre no mejora la evolución de la enfermedad infecciosa que la causa, no previene secuelas ni el desarrollo de convulsiones febriles.

Es muy importante recordar que la convulsión febril simple no produce epilepsia ni deja daño cerebral, a pesar de ser un episodio muy angustiante para los padres.  Se pueden presentar independientemente del nivel de temperatura que se alcance. Se dan en aproximadamente 4 de cada 100 niños con fiebre previamente sanos, sin trastorno neurológico ni infección concomitante del sistema nervioso central, entre los 6 meses a 6 años. No requieren tratamiento específico, siendo importante el antecedente febril para su diagnóstico.

Fuente: Ferolla F.M. y col. «Bases fisiológicas para el tratamiento de la fiebre» . Programa Nacional de Actualización pediátrica. Sociedad Argentina de Pediatría. 2019

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

La visión de los colores

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los niños y el reconocimiento de los colores

EL COLOR DE LA VIDAcolores5

Febrero 2020

La visión de un objeto se produce cuando llegan al cerebro los impulsos nerviosos originados por los fotorreceptores de la retina. El ojo humano compone los colores combinando los tres básicos: rojo, azul y verde. La retina posee dos tipos de receptores: los conos, especializados para la luz diurna y el color, y los bastones, para la oscuridad y el movimiento. La combinación de estos tres colores básicos permite diferenciar numerosos tonos y así el ojo humano puede percibir unos 8000 colores y matices. Al llegar la luz visible a la retina, es absorbida y descompuesta originando potenciales eléctricos que son transmitidos por el nervio óptico al cerebro.

Una pregunta habitual que recibe el profesional en el consultorio es acerca del reconocimiento de  los colores por los niños pequeños. Específicamente a qué edad es esperable que logren identificar el color de los objetos y que puedan diferenciarlos.

colores2La realidad es que el bebé está capacitado desde muy temprana edad para diferenciar los distintos colores que se le presentan a la vista. Está claro que desde muy chiquitos se interesan más por los juguetes con tonos brillantes y llamativos. Sin embargo la identificación y reconocimiento  de los colores requiere de una maduración general que no sólo incluirá al ámbito de la visión.

Durante el primer año de vida el niño interactúa con objetos en forma cada vez más frecuente. La posibilidad de tomarlos, la llegada de la deambulación que le permite multiplicar sus experiencias y el desarrollo del lenguaje hacen que aproximadamente a partir de los dos años los niños comiencen a nombrar los colores que ya mucho antes venían identificando. Dado que los momentos de atención en estas edades suelen ser cortos, algunas veces los adultos no se dan cuenta de la aparición del nuevo “logro” y es generalmente por la preferencia de juguetes con cierto color que comienzan a tomar idea de ello. En realidad el niño conoce el nombre del color a pesar de no poder expresarlo, en función del desarrollo del lenguaje. Es por ello que, generalmente al comienzo,  el niño que aún no habla puede elegir un juguete rojo o un muñeco azul ante el pedido de su madre o padre.

Como vemos, la identificación de los colores depende de un proceso global de maduración. Como en otras habilidades, la estimulación suele acelerar su inicio y su evolución.

En este sentido, se recomienda que el niño comience por medio de juegos a reconocer los colores primarios, (azul, rojo, amarillo), utilizando cubos o bloques. El agrupamiento o el apilamiento por  color son juegos recomendables para dicha etapa.  Del mismo modo, se puede solicitar al niño que señale cosas, prendas o juguetes con un determinado color.

colores1

La comprobación de estas habilidades llena generalmente de alegría a padres y cuidadores provocando  en el  niño una necesidad de repetirlas completando así un círculo virtuoso.

Podríamos resumir la evolución considerando varias etapas:

  1. El niño es capaz de percibir los colores sin distinguirlos.
  2. Distingue los colores y reconoce que son diferentes. A base de de escuchar el nombre de un color y de enseñarle objetos que lo contengan aprende a distinguirlos.
  3. Es capaz de comparar y relacionar dos objetos del mismo color, gracias a al natural proceso evolutivo de maduración cognitiva.

En el mismo sentido, más adelante, el juego del “veo, veo”, puede continuar el proceso de estimulación de la visión, comparando tamaños y discriminando colores.

Es natural que durante estos períodos los niños confundan algunos colores o no diferencien tonalidades de un mismo color llevando algunas veces a preocupar a la familia.

colores4

En algunas oportunidades la dificultad para diferenciar colores continúa a pesar del crecimiento y desarrollo general. Generalmente el problema consiste en la apreciación de tonos o colores secundarios, requiriendo una evaluación por especialista.

Entre las anomalías de la visión cromática las más destacadas son las deficiencias congénitas del color, Suele haber familiares que sufren el mismo problema. Su incidencia varía entre las diferentes razas. En Europa afecta al 8% de  los hombres y al 0.5% de las mujeres. Muchos casos son detectados cuando el niño comienza su escolaridad, debiendo establecerse un diagnóstico concreto para el futuro desempeño académico y laboral.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Salmonelosis

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Verano y diarreas

SALMONELASparasitosis5

Enero 2020

Las diarreas durante los veranos incrementan su frecuencia.  Las temperaturas más elevadas facilitan la contaminación de los alimentos, especialmente si no se respetan medidas de higiene y de conservación adecuada de los mismos.

Uno de los gérmenes más frecuentemente involucrados en estas enfermedades es la denominada salmonella, origen muchas veces de intoxicaciones grupales en fiestas o agasajos.

salmonela8

La infección por salmonela (salmonelosis) es una enfermedad bacteriana frecuente que afecta el aparato intestinal. La bacteria generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se libera mediante las heces. De aquí el riesgo de enfermar frente a la ingestión de agua contaminada o de alimentos crudos o mal cocidos.

salmonela6La salmonella tiene predilección por las cremas, el huevo con sus derivados, las verduras y las carnes no cocidas en forma completa.

La contaminación surge a partir de materia fecal infectada con el microbio, llegando fácilmente a la mesa familiar si no se toman los recaudos para evitar dicha visita.

Uno de los alimentos más involucrados en la propagación de la enfermedad lo constituye el huevo. Si bien la cáscara del mismo puede parecer una barrera perfecta contra la contaminación, algunas gallinas infectadas producen huevos que contienen salmonela antes de que la cáscara se forme siquiera. Los huevos crudos se usan en las preparaciones caseras de la mayonesa, cremas o helados no pasteurizados. Del mismo modo, las cáscaras contaminadas con materia fecal de las gallinas pueden infectar el contenido del huevo cuando se rompe, previo a su preparación en la cocina. Debido a ello se desaconseja adquirir huevos con cáscaras sumamente sucias o que posean algún tipo de rajadura. Lo mismo vale para aquellos que flotan al ser sumergidos en agua para su cocción. El popular “huevo pasado por agua” y las mayonesas caseras que incluyan huevos crudos en  su preparación deben ser evitados, especialmente en niños pequeños y personas mayores.

salmonela1

Muchas veces el origen de la salmonella está en la deficiente higiene de los responsables de la cocina. El incorrecto lavado de manos de los cocineros, luego de ir al baño o luego de manipular alimentos crudos son fundamentales y pueden ser el origen de diarreas y enterocolitis en restaurantes, especialmente durante fiestas o agasajos.

Las frutas mal lavadas, especialmente las presentadas con cáscara o dentro de las denominadas “macedonias”,  o los “Clericots” frecuentemente consumidos durante los veranos, son oportunidades para que la salmonella ingrese a los organismos.

La salmonelosis, enfermedad originada por dicho microbio, tiene un período de incubación que oscila entre algunas horas y un par de días.

salmonela4Los síntomas predominantes son los digestivos. Vómitos, cólicos abdominales y diarrea.  La frecuencia de esta última puede provocar deshidratación si no se repone el líquido eliminado, especialmente en niños pequeños. Algunas veces las deposiciones pueden contener moco y sangre eliminando salmonelas, que deben motivar medidas estrictas de higiene de manos y baños para que la enfermedad no se siga diseminando.

En general, los signos y síntomas de la infección  duran de dos a siete días. La diarrea puede durar hasta 10 días siendo variable la severidad de la misma relacionada especialmente con la edad de la persona y el estado previo de salud.

salmonela2

Algunas variedades de la bacteria salmonela provocan fiebre tifoidea, una enfermedad que puede ser mortal dado que el microbio ingresa al organismo, provocando compromiso en distintos órganos. Estos casos  son más frecuentes en regiones con escaso desarrollo en el tratamiento del agua y desechos cloacales.

salmonela7Hay actividades o situaciones que pueden favorecer la aparición de la salmonelosis. Los viajes internacionales constituyen una de ellas, en especial cuando se transitan o visitan poblaciones con situaciones sanitarias deficientes. El contacto frecuente con aves mascotas constituye otro riesgo, principalmente por el lavado de jaulas y el contacto con los excrementos de los animales sin la posterior higiene de manos.

En general la salmonelosis es una enfermedad que suele curar en forma espontánea sin tratamiento y sólo con medidas de sostén, especialmente la reposición de líquidos especialmente en  niños y ancianos. Las personas con enfermedades crónicas pueden presentar evoluciones más prolongadas o tórpidas.

El cuerpo cuenta con muchas defensas naturales contra la infección por salmonela. Entre ellas, el ácido del estómago, que posee capacidad para eliminar al germen. Sin embargo la administración frecuente de antiácidos inactiva dicha propiedad. Del mismo modo el uso indiscriminado de antibióticos suele destruir la bioflora intestinal que puede actuar como barrera evitando el establecimiento del microbio. En este aspecto, la alimentación al pecho es un arma fundamental para evitar este tipo de infecciones en niños muy pequeños.

salmonela3Como dijimos anteriormente el lavado de manos ayuda  a prevenir la transferencia de la bacteria salmonela a la boca o a los alimentos que se preparan en cualquier cocina. Se deben lavar las manos  siempre después de usar el baño, cambiar un pañal, manipular carne cruda de vaca o ave o limpiar excremento de mascotas o tocar aves. Siempre evitar comer huevos crudos o sus preparaciones, especialmente  mayonesas caseras o sambayones que no incluyan algún método de pasteurización adecuado.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Verrugas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¡Malditas verrugas!

verrugas5¿QUÉ SON LAS VERRUGAS?

Enero 2020

Las verrugas constituyen lesiones en la piel de origen viral que aparecen con frecuencia en manos y pies de niños y niñas. Se caracterizan por localizarse generalmente en las regiones de piel que rodean las uñas de las manos y en las plantas de los pies o dorsos de sus dedos. También se suelen encontrar en las rodillas, en el mentón, axilas, etc.

verrugas6

El aspecto de las mismas puede variar en relación a la zona del cuerpo afectada. Las más frecuentes en niños son las planas, de color blanquecino y aspecto espumoso o de coliflor. Las hay también con aspecto filiforme o alargado en altura.

El virus que las origina es el HPV , con varios subtipos y variedades. En realidad la lesión a la que denominamos vulgarmente como verruga corresponde en realidad a un papiloma, una lesión benigna que, dado su origen viral, se contagia por contacto directo.

Los niños y adolescentes son los más afectados por este tipo de verrugas que, siendo únicas al inicio, suelen reproducir lesiones similares en otros dedos u otras partes de las manos o  pies. Este fenómeno ocurre por un mecanismo de autoinoculación. Las mismas manos, generalmente con higiene inadecuada, trasladan al virus de un sector a otro propagándose la lesión original.

verrugas1

Los niños con costumbre de comerse uñas o llevarse los dedos a la boca tienen mayor riesgo de infectarse. Las pequeñas lesiones en los dedos y uñas secundarias a dichos hábitos facilitan el ingreso del virus y el inicio de las verrugas.

Las verrugas van progresivamente incrementando su volumen y en relación al mismo pueden provocar dolor si afectan zonas circundantes o si se infectan.  Algunas veces experimentan alteraciones en el color, apareciendo puntos negros secundarios a pequeñas hemorragias dentro del mismo papiloma.

verrugas2Las verrugas que se ubican en las plantas de los pies adquieren características planas debido al aplastamiento que sufren en forma habitual. Dichas particularidades hacen que el crecimiento de las mismas se produzca hacia adentro provocando frecuentemente dolor durante la deambulación. El ingreso del virus en esta zona suele ser secundario a pequeñas excoriaciones secundarias a rascado o a microtraumatismos.

Una lesión que suele confundirse con una verruga es el conocido callo plantar. Este último no tiene origen viral sino que responde a una necesidad de la piel para defenderse de un traumatismo constante o frecuente.  De esta forma engrosa su capa más superficial, la córnea, provocando la dureza característica. A medida que evoluciona suele provocar dolor al comprimir la piel circundante y estructuras óseas. Los callos suelen situarse en lugares de apoyo , coinciden con irregularidades del calzado y suelen ser simétricas en ambos pies.

verrugas8

Otra diferencia importante entre las 2 lesiones es que las verrugas siempre interrumpen las líneas que normalmente posee toda piel, (dermatoglifos), cosa que el callo no hace.

El tratamiento de las verrugas se realiza  por medio de lacas o soluciones que poseen ácido salicílico  que, colocadas sobre la lesión en forma diaria,  logran eliminarla.

El mencionado tratamiento tópico requiere constancia. Puede extenderse desde pocos días a varios meses. Algunas veces debe complementarse con curetaje, mediante manos experimentadas, especialmente en las zonas palmo-plantares. 

verrugas4

Como en todo cuadro, la higiene de la zona es fundamental. La oclusión de las lesiones durante el tratamiento responde especialmente a la necesidad de evitar contagios y autoinoculaciones.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Los pechos en el sexo masculino

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Ginecomastia en varones

EL TAMAÑO DE LOS PECHOSginecomastia4

Enero 2020

Se define como ginecomastia en el niño o adolescente varón a la proliferación de tejido glandular mamario. Se trata de un problema frecuente que a pesar de ser un fenómeno normal en la mayoría de los casos, preocupa a la familia y puede llevar muchas veces a trastornos psicológicos o emocionales en el mismo niño.

La ginecomastia en los varones suele ocurrir de manera normal en tres etapas de la vida. La primera ocurre en el recién nacido, la segunda durante la adolescencia, denominada generalmente como “telarca del varón”  y la última en el anciano.

Su presentación puede ser unilateral o bilateral, acompañada o no de dolor, datos que suelen orientar algunas veces sobre el origen del fenómeno.

ginecomastia5

La ginecomastia bilateral que ocurre generalmente durante el primer mes de vida es secundaria al estímulo hormonal transferido por la madre, que no genera dudas en relación a su origen y a su evolución.

ginecomastia6La que habitualmente llega a la consulta es el incremento mamario en adolescentes, que suele sólo abarcar sólo el botón mamilar con aumento de su tensión. Según distintas estadísticas ocurre entre un 10 y 70% de varones normales. Su aparición se  correlaciona con la edad y los estadios de desarrollo puberal, siendo la edad más frecuente entre los 12 y 13 años de edad. La referencia de antecedentes familiares similares es frecuente.  La proliferación de tejido mamario es producto a un desequilibrio hormonal en las etapas tempranas de la pubertad.

La relación de este fenómeno con otros signos  de esta etapa de la vida suele acercar el diagnóstico, que debe siempre ser confirmado por el médico, en virtud del examen clínico que debe realizar. Durante el mismo se dará suma importancia al incremento de la talla, la valoración del tejido mamario y el tamaño y  características de los genitales

ginecomastia2

El cuadro generalmente abarca una de las mamilas por vez aunque no siempre se cumple dicha regla. Lo cierto es que las mismas suelen estar generalmente tensas y algo dolorosas, especialmente al roce o al tacto.

ginecomastia3Es importante tener en cuenta que el niño ante estos cambios puede adquirir posturas o actitudes para evitar que tanto familiares como amigos noten tales modificaciones en su cuerpo por más pequeñas que sean.  Otras veces son los mismos compañeros que pueden observarlo, especialmente en actividades que requieran el torso desnudo, como la gimnasia o la natación, generando algunas veces burlas o bromas que pueden desembocar en bullyng.

Los niños con presentación típica y un examen físico normal generalmente no requieren ningún estudio complementario para la confirmar la normalidad de este fenómeno. Por otra parte, la involución espontánea de los signos descriptos hace el resto.

No obstante existen algunos casos  que requieren la solicitud de estudios complementarios.  Por ejemplo cuando se encuentran discordancias con el tamaño o las características de los genitales o incluso cuando la edad de aparición del fenómeno se considera precoz.

 Hay enfermedades genéticas que pueden descubrirse a partir de estos signos, también alteraciones hormonales y tumorales que merecen siempre ser consideradas.

Algunas veces hay medicamentos que por error o desconocimiento son consumidos por los adolescentes y que poseen hormonas o bloquean la normal metabolización de las mismas.

El hipertiroidismo es una causa de ginecomastia en niños púberes y postpúberes debido a alteraciones en la metabolización de los esteroides sexuales.

ginecomastia7La Pseudoginecomastia, es un cuadro que a menudo se confunde con la ginecomastia y consiste en el aumento de tejido graso en la región pectoral. Su causa esta principalmente asociada a la obesidad, pero puede verse también en otras enfermedades en las que existe acumulación excesivo de tejido graso siendo generalmente  bilateral. No es raro que ambos cuadros se encuentren asociados. En estos casos la reducción de peso es obviamente fundamental aunque muchas veces no alcanza para reducir el tamaño de los pechos requierndo la intervención quirúrgica para su resolución.

Fuente: Alonso G. y col. «Enfoque práctico del manejo de la ginecomastia». Archivos Argentinos de Pediatría. 2011

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Sindrome urémico hemolítico

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La correcta cocción y conservación de los alimentos

suh2LA CARNE PICADA Y LAS HAMBURGUESAS

Diciembre 2019

La carne mal cocida es una de las principales causas de la aparición del síndrome urémico hemolítico en los niños.

La Escherichia. Coli productora de toxina Shiga, responsable de la enfermedad, se encuentra frecuentemente en el intestino de animales bovinos sanos y otros animales de granja, llegando a la superficie de las carnes por contaminación con materia fecal durante el proceso de faena o su posterior manipulación. La completa cocción de las carnes es una medida fundamental para evitar la producción de la enfermedad, del mismo modo que el lavado de manos y de los utensilios de cocina utilizados en la manipulación de los productos crudos y durante la preparación de los mismos.

Al acercarse el verano las comidas “al aire libre” suelen relajar las medidas de higiene siendo frecuentes las verduras mal lavadas, los alimentos que pierden la cadena de frío o las comidas compradas en “puestos” en la calle o negocios montados para la ocasión.

La preparación de hamburguesas tanto en estas oportunidades como en el hogar es siempre un motivo de alerta por la probabilidad de que una mala cocción pueda ser el origen de esta cruel enfermedad.

suh4

Las carnes picadas son uno de los productos de mayor riesgo, ya que durante el picado, la bacteria pasa de la superficie de la carne al interior del producto, donde es más difícil que alcance la temperatura necesaria para eliminarse durante la cocción.

La cocción completa de la hamburguesa debe ser siempre verificada. Los comercios reconocidos de comida rápida suelen tener normatizada la temperatura que debe alcanzar la carne cuando se cocina, gracias a los controles sanitarios que periódicamente se realizan en estos lugares.

Paradójicamente, es más complicado llegar a una completa cocción en las hamburguesas caseras de los hogares o las “tipo caseras” de las nuevas hamburgueserías de última moda en nuestras ciudades. Las mismas suelen ser más altas y grandes, (vendiéndoselas como tal). Sin embargo también requieren mayor tiempo de cocción, siendo más fácil que la temperatura necesaria para destruir la bacteria no sea la adecuada en toda su superficie.

suh6

La albóndiga casera que por medio del “achatamiento” se convierte  en hamburguesa puede convertirse en un importante factor que favorezca el desarrollo de la enfermedad. Por sus características esféricas, existen siempre muchas posibilidades que el calor no llegue a cocinar la parte central. Haciendo cortes transversales en dichas preparaciones es muy frecuente observar partes aún rosadas, confirmando la mencionada posibilidad. Por otra parte si se insiste en una cocción más prolongada, la superficie de la albóndiga suele quemarse o arrebatarse, lo que no siempre indica que el centro se encuentre cocido en forma total.

La composición de las albóndigas es habitualmente  de carne picada.  Los pequeños trocitos de la misma, distribuidos en el mencionado volumen esférico no posibilitan siempre una completa cocción, aunque  la superficie aparente otra cosa.

suh7

Es por todos estos motivos que la inclusión de carne picada en la dieta de niños pequeños se halla prohibida en algunas partes del mundo. En nuestro país con la tasa mundial más alta de síndrome urémico hemolítico se debe siempre evitar la utilización de este tipo de carne en la preparación de alimentos para niños.

Es oportuno recordar que además de las carnes, la enfermedad puede transmitirse a través de agua, verduras y productos manufacturados contaminados. Sin embargo, el consumo cárnico histórico y tradicional de nuestro país señala claramente cuál es el principal origen de la enfermedad.

La llegada de días soleados y agradables hace frecuente la organización de comidas al “aire libre”. Los puestos callejeros suelen incrementar su presencia en estos días. Se deberá tener muy en cuenta entonces las medidas que con seguridad evitan la propagación de la enfermedad: higiene, buena cocción de las carnes, evitar la carne picada, lavado efectivo de frutas y verduras y cuidado en la conservación de productos manufacturados o lácteos.

suh8

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Consultas al inicio de la deambulación

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Los niños y el inicio de la deambulación

deamb1CONSULTAS SOBRE LA MARCHA

Diciembre 2019

La marcha puede definirse como una sucesión de pasos que permite a toda persona el desplazamiento en posición bípeda, propia del ser humano. La marcha normal requiere un control preciso de los movimientos de las extremidades, la postura y el tono muscular, un proceso extraordinariamente complejo que involucra a todo el sistema nervioso.

La deambulación tiene una gran importancia en el desarrollo psicomotor del niño pues le da autonomía para moverse en el espacio, aumenta su campo de visión y le permite tomar y manipular objetos que antes no estaban a su alcance.

La adquisición de la marcha es un proceso de maduración genéticamente determinado, que implica la organización gradual de  estructuras nerviosas a las que se suman el incremento y perfeccionamiento de distintas habilidades.

Debido a ello cada niño posee  un tiempo propio para comenzar a caminar que es resultado de su “programación genética” determinando el momento adecuado en función de la propia maduración. El resto quedará para la estimulación que puede en algunos casos acelerar los tiempos.

Entre los 9 y los 15 meses de edad, período en el cual inicia o desarrolla la marcha, primero con apoyo o sostén y luego sin él, suelen surgir consultas generalmente  motivadas por variantes de posiciones normales durante esta etapa.

deamb7

El inicio de la bipedestación y luego de la marcha obliga al niño a tener posturas que pueden llamar la atención a padres y madres pero son totalmente normales a fin de mantenerse estables.

deamb2La más consultada es la separación de las rodillas y sus piernas, adoptando los miembros inferiores una silueta de paréntesis. Si bien dicho fenómeno se inicia cuando logra pararse sin apoyo, es mucho más evidente en algunos niños cuando comienzan a caminar por sí solos. Esto suele acompañarse de una ligera flexión de las rodillas que pueden facilitar la fácil sentada frente al cansancio o alguna dificultad durante las primeras caminatas. Los brazos generalmente se abren, separándose del cuerpo.

Todas estas posiciones relatadas son normales y tienden a incrementar la base de sustentación de un cuerpo que está aprendiendo a apoyar ambos pies sobre el suelo para luego intentar caminar. Los primeros pasos en este período lógicamente serán cortos sin casi levantar los pies. Es fácil darse cuenta que la maduración de la deambulación implicará también la capacidad de mantener el equilibrio con pasos más largos y seguros permitiendo de a poco  comenzar a subir escalones con apoyo o iniciando pequeñas corridas.

deamb6

Durante esta etapa también es frecuente la consulta sobre la posición que adoptan los pies. Ambos o uno de ellos pueden tener una orientación que preocupan a padres y cuidadores. Generalmente estos fenómenos son transitorios y terminan corrigiéndose en forma espontánea una vez iniciada la marcha en forma completa.

Otra consulta bastante habitual es  el pie plano que siempre está presente en esta etapa de la vida y no requiere ninguna intervención.

En todos estos casos será importante el estímulo que significa el pie apoyado contra el piso, sobre superficies que  no permitan deslizamientos.

deamb4

Hay niños que durante esta etapa suelen caminar en puntas de pie. Generalmente se trata de una postura que abandonarán en un corto plazo sin requerir tampoco ningún tratamiento. Es importante observar si el niño puede apoyar totalmente la planta del pie cuando una persona lo sujeta. Lo mismo, si podemos flexionarlo en 90 grados mientras  se encuentre acostado. En muy escasas ocasiones el fenómeno puede ser debido a una cortedad de los tendones del talón que pueden requerir desde tratamiento kinésico y/o quirúrgico. Otras raras veces enfermedades neurológicas pueden acompañarse del cuadro comentado.

deamb8

Como dijimos al comienzo, el  inicio de la deambulación requiere del correcto funcionamiento neurológico y músculo esquelético. Este último aspecto queda resaltado en los casos de luxaciones congénitas de cadera no detectadas en forma precoz.  Estos niños no pueden iniciar esta etapa en forma normal dado que la articulación de una o ambas caderas se hallan descolocadas. Dicho cuadro requiere de resolución siempre quirúrgica con resultados finales no siempre alentadores.

Los traumatismos, frecuentes durante el inicio de la marcha pueden retrasar levemente los progresos en la misma ya sea por dolor o miedo, siendo siempre provisorios y vencidos por el afán del niño de conquistar el espacio.

deamb3

En contrapartida, si un niño había alcanzado la independencia en su marcha y de un día para el otro se niega a caminar o mas aun cojea, se deben siempre investigar  los motivos, especialmente en las plantas y en las caderas.

La sinovitis transitoria de cadera es un cuadro bastante frecuente en niños pequeños, ya comentado en un artículo anterior, secundario a una inflamación pasajera del líquido que recubre a la articulación. Generalmente es de evolución favorable en forma espontánea y correspondería a una etiología viral.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

 

Los niños «elásticos»

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Lo que hay que saber

hiperlax1HIPERLAXITUD ARTICULAR

Diciembre 2019

Hay niños que tienen una gran facilidad para flexionar o extender sus articulaciones, llevando las mismas a posiciones que el común de sus pares no puede o les es muy difícil de realizar. De bebés ya presentan las mencionadas características que algunas veces llaman la atención y la curiosidad de padres y familiares. Más adelante suelen destacarse en disciplinas deportivas que requieren  dicha cualidad, como la gimnasia o la danza.

Estos niños poseen una hiperlaxitud articular determinada por el aumento de la elasticidad de sus tejidos. Es una condición que mantienen durante toda su vida aunque la misma suele ir disminuyendo a medida que ingresan a la adultez.

La mayoría de estas personas no poseen enfermedad alguna y tienen estas cualidades por una determinación genética que suele ser más frecuente en las mujeres.

Los niños con hiperlaxitud articular en una o más articulaciones a menudo pueden abrirse de piernas en 180º, extender los dedos de su mano hacia atrás, tocar el antebrazo con el pulgar, mover los codos y muñecas de forma exagerada, chuparse el dedo gordo del pie. En resumen, hacer contorsionismos y adoptar posturas que no son posibles para la mayoría de la gente.

hiperlax2

Uno de los motivos de preocupación en estos niños es la posibilidad de presentar lesiones durante el ejercicio, provocadas por la mencionada elasticidad y de alteraciones posturales determinadas por la laxitud articular del cuerpo con la aparición de dolores luego del ejercicio o el deporte. Dichas características deben requerir generalmente la intervención médica a fin de confirmar y  evaluar la elasticidad de las articulaciones y prevenir futuras lesiones.

hiperlax6

En estos casos se habla de un síndrome de hiperlaxitud que suele ser benigno dado que no evoluciona en el tiempo. Sin embargo, el dolor en las articulaciones luego del ejercicio es bastante característico sumado a mayor posibilidad de torsiones o luxaciones .

hiperlax5

Del mismo modo suelen caracterizar a estos niños las malas posturas que pueden llevar si no se corrigen a desviaciones, especialmente de las rodillas y de la columna vertebral.

En relación a ello se deberán evitar durante la época escolar el uso de mochilas pesadas que sobrecarguen la columna dorsal.

En  niños con estas características se recomienda trabajar la musculatura mediante ejercicios que fortalezcan  las articulaciones mediante la hipertrofia de los tendones.

hiperlax3

La hiperlaxitud articular también puede acompañar a distintos cuadros genéticos de variada gravedad y con compromiso de órganos y aparatos. Sin embargo la hiperlaxitud benigna descripta en este artículo no está relacionada con estas enfermedades aunque obligará al facultativo a descartarlos.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Uña encarnada

Share on FacebookTweet about this on Twitter

En carne propia

ONICOCRIPTOSISuña1

Noviembre 2019

La llamada uña encarnada conocida científicamente como onicocriptosis es un motivo frecuente de consulta a toda edad. Los niños suelen ser especialmente afectados con la lógica preocupación de la familia y cuidadores.

La afección se produce al enterrarse el sector lateral de la uña sobre la piel vecina. El fenómeno si bien puede ocurrir tanto en los dedos de las manos y los pies, es mucho más frecuente sobre los segundos y especialmente sobre el primero de los dedos, vulgarmente conocido como “dedo gordo”.

uña3El niño suele comenzar a quejarse de dolor cuando se encuentra calzado o mientras deambula. Suele poseer el antecedente del corte de uñas algunos días previos. Rápidamente se agrega a los signos el enrojecimiento de la zona y la hinchazón que, como un círculo vicioso, incrementa a su vez el dolor.

Se describen clásicamente tres etapas en la evolución del cuadro. Inicialmente la uña comprime la piel circundante iniciando la inflamación de la zona y el dolor consecutivo al mismo. En un segundo período al continuar creciendo, la uña comienza a penetrar el tejido adyacente. El dolor y la inflamación se incrementan provocando generalmente la consulta al médico de confianza. Finalmente la uña termina incrustándose profundamente sobre la piel, provocando una reacción inflamatoria mucho más importante, haciendo casi insoportable el dolor. En esta etapa no es rara la supuración de la zona y la hipertrofia de la región lateral de piel afectada por el fenómeno.

Múltiples causas suelen contribuir a la aparición de la onicocriptosis o uña encarnada. La más frecuente la constituye el corte incorrecto de las uñas. El mismo siempre debe ser recto y en  el extremo más distal, o sea no incluir en el corte los costados ni intentar redondearlos.

uña5

El traumatismo reiterado puede motivar cuadros similares. Aquí adquiere importancia el calzado muy ajustado o compresivo sobre los dedos de los pies.

Hay niños y adultos que humedecen mucho sus medias producto de la transpiración. La onicocriptosis es más frecuente en ellos dado que la maceración producida en la piel facilita la penetración de la uña en los mismos.

Hay personas que poseen “cabalgamiento” de los dedos incluyendo al primero de ellos con el segundo. Tal contacto facilita el fenómeno descripto. Si bien menos frecuente, el hábito de comerse las uñas puede ser el antecedente de una uña encarnada sobre algún dedo de las manos.

Los recién nacidos y los lactantes no son ajenos a esta patología. Con sorpresa muchas madres descubren en los pies del bebé una o varias uñas rodeadas de tejido circundante enrojecido. Si bien suelen evolucionar sin dolor no dejan de preocupar requiriendo generalmente un tratamiento tópico sobre la zona. Generalmente el fenómeno obedece a características particulares de cada niño que algunas veces se corresponden con la de los padres.

uña6

El tratamiento de inicio más frecuente y generalmente eficaz es el antiinflamatorio local. Una gasa embebida en agua de alibour tibia diluida al tercio suele ser la mejor medida a la que se suma un antibiótico local sobre la zona, en forma de crema o solución.

El antibiótico por boca es una posibilidad terapéutica cuando el dolor o la inflamación no ceden.

uña4

Si bien en la mayoría de los casos el cuadro se resuelve con las medidas mencionadas también son frecuentes las recaídas o la reaparición del mismo a las semanas de haber finalizado el tratamiento. En estos casos, ante la reiteración, puede ser necesaria la intervención de un podólogo universitario.  Mediante un pequeño corte oblicuo de la uña, (espiculotomía), se logra desincrustar la uña y descomprimir la piel afectada con resolución inmediata del dolor.

El procedimiento es simple e indoloro y puede ser realizado por el podólogo en su consultorio. Luego del  mismo no hay recaídas. Sin embargo se deberá enseñar a niños y adultos el correcto corte de uñas para evitar la aparición de nuevos cuadros.

La higiene siempre es la gran aliada frente a estos cuadros. Tenerla en cuenta junto a las demás medidas evitando la frecuencia en algunos casos o facilitando el tratamiento en otros.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook