Archivo de la categoría: ANUARIO

El coronavirus y los controles de salud

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Agendas, turnos y controles cancelados

coronavirus6LO QUE LA PANDEMIA VA DEJANDO EN EL CAMINO

JULIO 2020

El Coronavirus ha dejado a su paso hasta la fecha casi 10 millones de infectados  y ha producido la muerte a casi 500 mil personas en todo el mundo. Todos hemos debido cambiar nuestros hábitos, nuestra forma de relacionarnos con la gente, nuestra vida en general.

Las restricciones a las salidas en particular  no sólo afectaron las reuniones y los momentos de recreación o deporte al aire libre. Todo lo planificado para el año en curso quedó totalmente postergado y  probablemente la falta de planes a futuro constituya lo que más perturba y hostiga.

La gente, inmersa en la preocupación debió sacar de las agendas todo lo que no fuera de suma necesidad, un poco por miedo a salir, otras veces por restricciones impuestas a distintos servicios, o en todos los casos para evitar el contagio.

Hablar de salud en estos tiempos equivale a hablar sólo de coronavirus y el público en general “devora” a diario las noticias que van llegando en cuanto a infectados y muertes en todo el mundo.

covid mundo1

Así como la actividad industrial y  comercial  decayó en forma general, el estado de salud de la población también acompaña estos retrocesos, independientemente de la agresión física directa producida por el Covid 19.

Así como el trabajador se quedó sin empleo y la actividad en general paralizada, los controles de salud se redujeron en forma significativa durante estos últimos meses. Pacientes y profesionales inmersos en la pandemia debieron cancelar visitas y agendas en forma respectiva.

covid mundo2

Los lactantes dejaron de controlarse mensualmente en la mayoría de los casos, tanto en el sistema público como en el privado, trayendo aparejado un retraso en la indicación y aplicación de las vacunas correspondientes. Las embarazadas tuvieron problemas para cumplir  con las visitas obstétricas. El adolescente, habitualmente remiso a concurrir a consultorios, tuvo en la pandemia una justificación aún mayor para su ausencia. La población adulta también debió, en el mejor de los casos, espaciar sus visitas médicas, siendo perjudicados en forma especial los enfermos crónicos que necesitan al menos conseguir la receta que les permita continuar un tratamiento prolongado o realizar un estudio especializado. Si a todos estos casos se suman los que debieron permanecer aislados por enfermar con Covid o por ser contacto de alguno de ellos, comprenderemos que una gran cantidad de personas debió dejar de lado durante este tiempo sus visitas periódicas al profesional de cabecera o al especialista recomendado o a los controles programados.

covid mundo6

Como solución paliativa surgieron con fuerza las “teleconsultas” o el “call doctor” publicitadas especialmente por las empresas de medicina que, si bien facilitan las solicitudes de estudios  o recetas, de ninguna manera pueden reemplazar a la entrevista  personal.

No es casualidad que los problemas cardiovasculares agudos, las diabetes descompensadas y los cuadros asmáticos severos se estén acentuando en las guardias comparados con los de años anteriores, sumando pacientes a la ocupación de camas originada por la pandemia. Tampoco es fortuito que muchos carnets de vacunas no terminarán completándose durante este año.

covid mundo5

La pandemia con todas sus calamidades también está dejando enseñanzas que van más allá de una eficiente organización de los sistemas de salud.

Nunca antes ha sido más necesario para la población tener un acceso rápido y continuado a sus profesionales. Nunca ha sido más valioso saber que esos profesionales pueden seguir estando presentes para resolver dudas, molestias o temores.

Nunca hubo tanta necesidad de no olvidar  los problemas de salud de las personas que tienen COVID-19 y también de los que no lo tienen y deben ser atendidas por controles de salud o por encontrarse enfermas, más aún cuando hay gente que entre el temor al contagio, la pérdida del trabajo, las restricciones en el transporte y la falta de cobertura social abandonan tratamientos o dejan para más adelante controles o estudios que pueden ser impostergables.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

El Covid 19 y las fases de la enfermedad

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Coronavirus

covid fases5NO TODO LO HACE EL VIRUS

JULIO 2020

Tratar de comprender cómo se comporta el coronavirus, de qué forma se contagia y cómo desarrolla la enfermedad no sólo son interrogantes del público en general sino también de científicos y expertos en estos temas.

Si bien se van conociendo muchos aspectos en relación al virus y especialmente en su detección precoz, la distinta reacción de los contagiados es motivo de investigaciones con el fin de reconocer el tratamiento más efectivo o adecuado contra la enfermedad.

En principio llamó la atención las distintas formas de presentación de la infección,  dado que casi una mitad de los afectados presentan síntomas leves o incluso ninguno y en el otro extremo, afortunadamente menor, la enfermedad evoluciona en forma grave requiriendo atenciones especializadas y provocando la muerte en  aproximadamente un 2% de los contagiados.

Si bien como en toda infección la aparición de la enfermedad es el resultado de un balance de fuerzas entre las propiedades del microorganismo contra las defensas y debilidades de cada persona, hay características en la evolución de esta enfermedad que siguen llamando la atención y pueden ser la clave para llegar a un tratamiento efectivo. Si bien la llamada “carga viral” es importante, o sea la cantidad de virus presentes en la infección, hay datos cada vez más convincentes sobre la reacción del ser humano frente al mismo, la que podría tener un papel importante en la evolución y el pronóstico de la enfermedad.

covid fases2

Se  conoce que el virus,  ingresando por vía respiratoria, produce una infección alta. El dolor de garganta, la fiebre y la tos son generalmente los síntomas que se producen, llevando a confundir los mismos con un cuadro gripal inespecífico. Incluso, como sabemos, muchas personas transcurren esta etapa sin percibir su enfermedad, siendo este fenómeno clave para comprender la facilidad en el contagio.

covid fases7

Todo lo hasta aquí comentado habla de una actividad viral común a otros microorganismos, únicos responsables de los signos y síntomas comentados. Como siempre, la curación o la progresión de la infección dependerá de las defensas de cada persona y de las enfermedades previas que posea, provocando algunas veces la aparición de cuadros respiratorios más importantes como las neumonías o incluso afectación de otros órganos del cuerpo. Esta descripción correspondería a una primera fase de la enfermedad, que posee habitualmente una duración entre 5 y 7 días, en la cual la gran mayoría de las personas superan el cuadro.

covid fases4

Sin embargo existe otra etapa, a partir de la anterior o en algunos casos casi junto a ella, en la que los síntomas y la evolución de la enfermedad no dependerían directamente del  virus sino también de la reacción exacerbada del organismo frente a él. Es un mecanismo bastante conocido, presente en otras patologías, donde la inflamación generalizada es la gran responsable de la evolución de la enfermedad.

covid fases1

Se sabe que en estos casos hay una gran liberación de sustancias que, llevadas por la sangre, originan inflamación generalizada independientemente de la circulación viral. La llamada “tormenta de citoquinas” representa lo expresado anteriormente y sería una de las principales causas que pueden llevar a una evolución complicada o incluso mortal de la patología. Suelen ser  comunes en estos casos las fiebres prolongadas y muy elevadas desde los primeros días de la enfermedad junto con otros datos de laboratorio que pueden ser útiles en el pronóstico.

Además del reconocimiento de estas dos etapas, no siempre tan delimitadas, la investigación está sirviendo para llegar a encontrar tratamientos efectivos frente a estos estadíos.  Claramente surge la necesidad de hallar drogas antivirales que logren inactivar al microorganismo, el aporte de plasma de recuperados y por otra parte medicamentos que puedan reducir los mecanismos inflamatorios ya descriptos.

covid fases6

A la espera de una vacuna, las experiencias que se siguen acumulando durante la pandemia y el conocimiento cada vez mayor de la enfermedad, llevan a un moderado optimismo en relación al descubrimiento de un tratamiento efectivo, reduciendo los casos graves y la consecuente mortalidad.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

¿La pandemia respeta a los niños/as?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El coronavirus y los niños/as

covid niños3¿REALMENTE ESTÁN A SALVO?

JULIO 2020

Desde el inicio de la pandemia se conoce que esta enfermedad afecta poco a los niños/as. Las experiencias primero en Asia y luego en Europa indicaron la escasa frecuencia de infantes infectados o con evoluciones graves de la enfermedad. Estos informes señalaban que aproximadamente un 2% del total de los alcanzados por la epidemia correspondían a niños y adolescentes.

Las cifras de infectados en nuestro país afortunadamente  confirman la menor afectación en este grupo etario. Sin embargo el porcentaje de afectación es un poco mayor a los descriptos en otras partes del mundo, llegando en algunos estudios hasta el 15%. No obstante ello la evolución en la gran mayoría de casos es benigna o con síntomas muy leves.

Muchas teorías, a la fecha ninguna comprobada, tratan de explicar la baja incidencia de la enfermedad en la población infantil. Una de ellas lo explica en relación a la mayor frecuencia de catarros en estas edades, muchas provocadas por coronavirus similares a los de la presente pandemia, motivando la producción de anticuerpos que servirían también contra el Covid 19, “primo” de los mencionados. Otras  se centran en las pocas complicaciones del coronavirus en los niños, explicando el fenómeno en relación a la poca frecuencia de enfermedades crónicas en este grupo etario a diferencia de los adultos o adultos mayores.

covid niños5

Algunos investigadores han puesto el acento en la menor proporción de receptores inflamatorios en los niños, reduciendo dicha respuesta frente a la entrada del virus, y, en gran medida, la posibilidad de complicaciones por la respuesta exagerada del organismo frente a la infección.

Lo cierto es que está claro que los niños son poco afectados por la enfermedad, aunque pueden transmitirla, dado que la mayoría no presenta síntomas. Los abuelos son los más perjudicados, dado que son fácilmente contagiados, complicando la evolución generalmente por sus patologías preexistentes.

covid niños4

Sin embargo hay datos interesantes a tener en cuenta en los niños cuando la enfermedad se manifiesta.  Los mismos suelen presentar fiebre no muy alta (37,5° / 37,8°), tos, cuadros respiratorios altos (que afectan la garganta, oídos y/o nariz), síntomas gastrointestinales como vómitos y diarrea y, en contadas ocasiones, manifestaciones en la piel, según datos aportados por la Sociedad Argentina de Pediatría. En la gran mayoría de los casos, la infección evoluciona favorablemente en pocos días y sin complicaciones. Entre los pocos que tuvieron alguna complicación, la mitad presentaba alguna enfermedad preexistente. Hacia fines de mayo se habían detectado unos de 4 mil casos en niños y adolescentes, 46% de 0 a 9 años y 54% entre 10 y 20 años.

covid niños2

La poca afectación de los niños por esta pandemia no debe incidir en el relajamiento de las medidas de seguridad. Constituyen un grupo que involuntariamente puede contribuir a la transmisión comunitaria de la enfermedad. Se debe recalcar el tapado de boca o nariz con los codos frente a un estornudo o tos, el uso de tapabocas a partir de los 3 años, el lavado frecuente de manos y recordar, también para esta edad, que el aislamiento social y las medidas de distanciamiento son las únicas vacunas con la que contamos hasta el momento.

covid niños6

Del mismo modo estar alertas frente a algunos síntomas que los niños pueden presentar frente a la enfermedad. Así, el dolor abdominal, la dificultad respiratoria, el rechazo del alimento o irritabilidad en los más pequeños, entro otros, deben convertirse en alarmas para motivar una consulta médica.

fiebre3

Estadísticamente, solo un 0,6% de los reportes de niños y adolescentes argentinos contagiados de Covid-19 se presentan como casos graves con compromiso pulmonar.  Por otra parte en muy pocos casos se ha observado un síndrome inflamatorio, descripto inicialmente en Europa y en los Estados Unidos, con fiebre, dolores musculares generalizados e inflamación de los vasos arteriales, signos similares a los que se hallan en la enfermedad de Kawasaki.

Los recién nacidos infectados por Coronavirus suelen también ser poco afectados. Sin embargo se han descripto cuadros febriles en menores de 90 días sin otro compromiso del estado general y con buena evolución espontánea.

En resumen, dentro de toda la mala noticia que nos tiene acostumbrados la pandemia, la escasa afección de bebés, niños y adolescentes significa un alivio a la demanda de servicios del sistema de salud, que justamente en todos los inviernos suelen estar colmados.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Buscando al coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

El Covid 19 y los testeos

¿CÓMO SE  DETECTA AL VIRUS?testeo5

JUNIO 2020

La mayoría de las enfermedades infecciosas suelen ser diagnosticadas durante el examen clínico, obviamente cuando presentan los signos y síntomas característicos que definen a la misma. Sin embargo muchas veces los cuadros requieren de estudios de laboratorio para confirmar o refutar un diagnóstico, otras para comprobar la buena o mala evolución de alguna enfermedad.

En el caso del coronavirus como en el de la mayoría de las epidemias ocurridas, el laboratorio se convierte en una herramienta fundamental para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad.

Testear significa comprobar mediante un medio confiable la presencia del agente infeccioso en el organismo de una persona. Existen 2 principales tipos o métodos de testeo. Los más antiguos, denominados indirectos y los más nuevos llamados directos.

testeo7

Para entenderlos se debe comenzar por una simple explicación de lo que ocurre con todo microorganismo, especialmente un virus como el Covid 19 cuando ingresa a nuestro organismo. En esas circunstancias, nuestro cuerpo comienza a producir anticuerpos que le servirán para defenderse del mismo, independientemente de los síntomas que esté produciendo la enfermedad y de la posibilidad de superarla en forma exitosa. Estos anticuerpos pueden ser detectados en la sangre de toda persona que haya tenido contacto con el virus. Vale aclarar que “haber tenido contacto con el virus” no significa siempre presentar síntomas o signos de la enfermedad. Este es el caso de las personas denominadas “asintomáticas”  a pesar de contagiar y diseminar al virus. 

Los anticuerpos están constituidos por “inmunoglobulinas” de composición proteica, entre las cuales se destacan dos de distinta rapidez  en su producción y aparición. La primera en aparecer es la denominada Inmunoglobulina M (IgM), una primera barrera defensiva que frente a su detección permite deducir que durante ese transcurso el virus se encuentra en el organismo  con alta probabilidad de contagiar manifestando o no la enfermedad. La otra inmunoglobulina, denominada IgG, suele aparecer más tarde, siendo la responsable de las defensas que finalmente adquiere la persona, asociándose  generalmente con la curación de la enfermedad y el fin de su contagiosidad. El ritmo de la aparición de estos dos tipos de anticuerpos es variable según la enfermedad y la persona pero siempre poseen el mismo orden en su producción.

testeo9

Esta detección de anticuerpos es una forma indirecta de diagnosticar las patologías infecciosas. No se obtiene al agente pero sí a los anticuerpos que genera en cada organismo. De este modo, las inmunoglobulinas M expresan el comienzo de la enfermedad y las G las defensas que generalmente son responsables de la curación y la inmunidad contra las nuevas infecciones que se puedan producir por el mismo microbio a lo largo de la vida, constituyendo una especie de memoria inmunitaria.  Estos estudios se hacen con muestras de sangre obtenida de un simple pinchazo con rápidos resultados. En el caso del Covid 19 el estudio de anticuerpos Ig G permite conocer quien tuvo contacto con el virus, habiéndose enfermado o no, comprobando la inmunidad de las personas frente a algún otro ocasional contagio. Se estima que cuanto más circule el virus en la población, más individuos poseerán inmunoglobulina G contra el mismo, constituyendo una barrera natural contra la expansión de la pandemia.

testeo8

Los estudios directos, a diferencia de los descriptos hasta acá, logran la detección del mismo virus en secreciones de nariz y garganta, en caso de tratarse de gérmenes que ingresen por las vías respiratorias como en el caso del Covid 19. A pesar de su mayor costo logra determinar la presencia del virus en el momento de su realización, con alta especificidad y sensibilidad lo que los hace sumamente confiables.

testeo4

En el caso de la pandemia por coronavirus, el método directo conocido más por “PCR” es un arma sumamente útil para detectar, especialmente en poblaciones vulnerables, a las personas que transportan al virus, algunas sin síntomas pero diseminando la enfermedad a su entorno. Del mismo modo comprueba si los contactos del enfermo comienzan a presentar el virus en  sus secreciones, permitiendo no solo un diagnóstico precoz sino también organizando los respectivos aislamientos.

testeo1

Recientemente nuestro país ha informado el desarrollo de un método directo, permitiendo por medio de un simple pinchazo determinar la presencia del virus en forma rápida y tan confiable como la descripta anteriormente. La experiencia en su uso  podrá confirmar dichos atributos.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Inmunización contra la polio

Share on FacebookTweet about this on Twitter

En tiempos de Coronavirus y esperando una vacuna

 ADIÓS A LA SABÍN ORALpoliocovid6

Junio 2020

La larga lucha contra la poliomielitis parece ir llegando a su fin, por lo menos en América y especialmente en nuestro país, donde no se registran casos desde 1984. En el mundo sólo quedan dos países con casos de poliomielitis, Afganistán y Pakistán.

En momentos en que la pandemia por coronavirus se encuentra diseminada por todo el planeta es reconfortante repasar la triste historia de esta enfermedad y los esfuerzos para erradicarla, a partir de la aparición de las vacunas.

poliocovid4

Antes de la era cristiana, la poliomielitis ya era conocida por los egipcios, y la enfermedad fue provocando distintos brotes a lo largo de la historia y del planeta, afectando especialmente a niños y jóvenes. La poliomielitis ha sido durante siglos una importante causa de invalidez y muerte en la infancia.

Sin embargo recién  en el siglo XX se pudo determinar científicamente su agente y la vía de contagio.  Hasta ese entonces la poliomielitis era una de las enfermedades más temidas en los países industrializados, paralizando cientos de miles de niños por año.

poliocovid3

La poliomielitis es una enfermedad provocada por un virus que, ingresando por la vía digestiva, llega a la sangre teniendo especial predilección por el sistema nervioso, pudiendo provocar la parálisis irreversible de distintos músculos del cuerpo. Los casos más graves son ocasionados por el compromiso de los músculos respiratorios, llevando al  niño al colapso en caso de no contar con un respirador artificial acorde. Como toda enfermedad infecciosa muchas personas no presentan síntomas pero eliminan el virus en sus heces siendo fuentes de contagio. En otros casos la parálisis se manifiesta con la flaccidez de algunos grupos musculares, especialmente en miembros inferiores, impidiendo o dificultando la marcha en forma permanente. Aún hoy se suelen ver personas con secuelas de la enfermedad sufrida en la infancia, con inconvenientes durante la deambulación. También muchos transcurrieron el resto de sus vidas dentro de los respiradores, (pulmotores), dada la incapacidad para utilizar los músculos respiratorios. Los kinesiólogos realizaron grandes y arduas tareas a fin de favorecer la recuperación mediante la utilización de músculos accesorios con el fin de restituir en parte funciones perdidas.

poliocovid1

La aparición de la vacunación a mediados de la década del 50 provocó una rápida disminución de los casos salvando vidas y evitando discapacidades en todo el mundo.

poliocovid2

Primero apareció la vacuna compuesta por virus muertos ,inyectable, conocida como “Salk”  en honor a su descubridor, denominada técnicamente como IPV y años más tarde ocupó su lugar la Sabín (OPV) con la ventaja de su administración oral por medio de virus atenuados . Esta última además introdujo la denominada inmunización en rebaño, dado que reproduciendo la enfermedad, los virus atenuados contenidos en la vacuna se eliminaban por las heces, favoreciendo la inmunización en grupo, aun de los no vacunados. Sin embargo, la misma no podía ser utilizada por personas con trastornos en la inmunidad, dada la posibilidad de contagio con los virus vivos atenuados.

poliocovid5

El virus de la polio posee 3 serotipos, uno de los cuales, fue erradicado del planeta gracias a la vacunación. Debido a ello, en 2016 se lo eliminó de la composición de la Sabín.

El éxito de la inmunización se refleja fácilmente en cifras.  De unos 350.000 casos de polio estimados en el año 1988, se pasó a sólo 37 casos notificados en tres países en el año 2016 y 22 casos en 2017. Las cifras en los últimos dos años son aún menores.

Un nuevo paso en la lucha contra la polio se cumplirá durante este mes en nuestro país, siguiendo la estrategia de las Organizaciones internacionales de la salud. La misma consiste en reemplazar la vacuna Sabín (OPV) por la Salk (IPV), dada la ausencia de casos de polio en las Américas desde 1991. Debido a ello no es necesario continuar con la inmunización con virus atenuados. Del mismo modo, mediante esta estrategia se evitará un eventual contagio a personas susceptibles por la eliminación de los virus. Un paso previo se había ya dado durante 2016 cuando se reemplazaron las primeras dosis de Sabín, a los 2 y 4 meses de vida, por Salk.

poliocovid7

A partir de este mes entonces, dando otro paso en la adecuación del plan de vacunación, se elimina del programa de inmunizaciones la vacuna Sabín, siendo reemplazada por la Salk en forma total.

Del mismo modo desaparece la dosis que se venía aplicando a los 18 meses, quedando el esquema básico compuesto por la de los dos, cuatro y seis meses con refuerzo final a partir de los 5 años de edad.

Dichos cambios hablan del éxito en la erradicación de la enfermedad y la próxima extinción del virus de nuestro planeta. Sin embargo, todo dependerá de continuar manteniendo altas tasas de cobertura en la vacunación. Mientras haya un solo niño infectado, los niños de todos los países corren el riesgo de contraerla. El polio virus puede ser fácilmente importado a un país libre de polio y propagarse rápidamente en poblaciones no inmunizadas o con bajas tasas de cobertura. Si no se erradica la poliomielitis, se podrían producir hasta 200.000 nuevos casos anuales en diez años en todo el mundo.

polio6

En esta época de movimientos “antivacunas” es útil recordar este breve resumen. En este tiempo acechado por el coronavirus es también reconfortante saber que muchas enfermedades han podido sucumbir gracias a las vacunas debiendo confiar en que en un plazo razonable también podamos contar una para el Covid 19. Que así sea.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Bronquiolitis y algo más

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Un nuevo invierno

BRONQUIOLITIS Y PANDEMIAbronq1

JUNIO 2020

Cada año, cuando la temporada invernal se va acercando, comienzan a aparecer en forma más frecuente enfermedades respiratorias en niños y adultos. La bronquiolitis en los más chiquitos siempre se hace presente en estas épocas, siendo un motivo importante de internación hospitalaria y lamentablemente también de cuidados críticos en terapia intensiva.

Las infecciones respiratorias bajas, como la mencionada bronquiolitis, afectan cada año a millones de niños en el mundo. En el año 2017 fallecieron por esta causa alrededor de 800.000 niños menores de 5 años. En nuestro país la cifra anual de muertes alcanza en forma aproximada los 200, constituyéndose en la tercera causa de muerte en estas edades.

bronq3

La bronquiolitis suele comenzar a visitarnos a fines del mes de marzo, alcanzando generalmente un pico de incidencia durante fin de mayo y todo junio, disminuyendo luego gradualmente.  El virus sincicial respiratorio es el agente causal más frecuente, seguido por el influenza y el adenovirus. En el año 2019 se registraron en nuestro país 249.680 casos habiendo requerido internación menos del 10% de ellos. Sin embargo, la saturación de los servicios  de pediatría motivada por esta enfermedad es una imagen que se repite todos los años, siendo dificultoso conseguir camas en el  pico de su incidencia. De allí, que las tasas de mortalidad sean dispares, considerando distintas regiones de nuestro país. Así, con una mortalidad promedio del 1% para niños internados, la cifra es 14 veces mayor en Formosa que en Tierra del Fuego, poniendo en evidencia que existen otros importantes factores en la evolución de la enfermedad además de las características infecciosas.

bronq6

En el país hay 10.345 camas pediátricas y 1823 camas de cuidados intensivos pediátricos en establecimientos públicos y privados. La internación por bronquiolitis suele ser generalmente baja y de ellos se estima que sólo el 8% requiere cuidados intensivos. Sin embargo al ingreso de niños con esta enfermedad durante los inviernos se suman el número de camas ocupadas por otras patologías clínicas y quirúrgicas, motivando generalmente la saturación en la atención entre mayo y julio.

Este año y principalmente el invierno seguramente será especial. Todo cuadro febril que incluya además tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria hará sospechar una enfermedad por coronavirus que podrá o no coexistir con los virus respiratorios más tradicionales.

bronq7

Los reportes de distintas partes del mundo hablan acerca de la baja incidencia de infección sintomática por Covid 19 en niños. En Estados Unidos el 1,7% de los casos correspondieron a menores de 18 años. La mayoría de los niños con compromiso grave o crítico correspondió a menores de 1 año, especialmente en niños con enfermedades previas. Sin embargo se debe aclarar que la composición de la población en Europa y Estados Unidos es diferente a la nuestra ya que, en dichos lugares, la proporción de niños es mucho menor.

En realidad no se puede predecir lo que ocurrirá en el  invierno que se avecina.  La infección por COVID 19 ya se encuentra en la etapa comunitaria. La alta tasa de contagio ha provocado la toma de medidas nunca vistas con anterioridad. El foco se ha puesto sobre las personas de mayor edad con enfermedades crónicas.

bronq5colores3

Existen restricciones para el desplazamiento de las personas y se ha solicitado a la población que consulte a los servicios médicos sólo bajo circunstancias determinadas. Si a ello sumamos la suspensión de la actividad escolar, las medidas de aislamiento poblacional y las prácticas de higiene probablemente se conviertan en factores positivos para disminuir la incidencia de infecciones respiratorias en los más pequeños.  De esta forma probablemente las consultas por guardia y las internaciones por estas patologías puedan reducirse evitando la saturación  del sistema de salud que seguramente estará pendiente de la pandemia. En relación a ello probablemente los niños deban “competir” en los centros sanitarios con la afluencia de adultos y adultos mayores, especialmente afectados por la pandemia. Podrán surgir contagios entre adultos y niños si no se toman los recaudos necesarios dentro de estas instituciones. Demás está agregar que una gran cantidad de profesionales ha disminuido notablemente la atención en sus consultorios debido a la pandemia, reduciéndose en forma paralela los controles de salud, la indicación de inmunizaciones y los controles de enfermedades crónicas entre otras,  que no siempre pueden ser sustituidas por las comunicaciones a distancia.

bronq4

Es difícil anticipar como se conjugarán todos estos factores en este nuevo invierno que está cada vez más cercano. Urge estar alertas en el lugar que nos toque afrontar estos momentos.

No debemos olvidar que las bronquiolitis y otras enfermedades respiratorias en los niños pueden llegar a ser graves independientemente de la pandemia. La consulta precoz frente a cuadros de dificultad respiratoria suele constituir la diferencia entre una buena o mala evolución de estas enfermedades. No dejemos que el Covid 19 nos atemorice y nos obligue a olvidar los signos de alarma  para decidir llevar a la consulta a nuestros niños.

Fuente: Rodríguez M.S.”La bronquiolitis en el año del Covid 19”. Archivos Argentinos de Pediatría 2020; 118(3): 222-223

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Vacunación antigripal 2020

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Otoño, invierno, vuelve la gripe

GRIPE2018VACUNACIÓN ANTIGRIPAL 2020

Mayo 2020

Como en los últimos años nos preparamos para enfrentar a la gripe.

Muchas veces subestimada como enfermedad, la influenza ha provocado gran cantidad de decesos y complicaciones, especialmente en niños pequeños, embarazadas y adultos mayores.

La enfermedad puede ser leve, grave o incluso mortal. La hospitalización y la muerte son más frecuentes en grupos de alto riesgo. Se calcula que las epidemias anuales causan 3 a 5 millones de casos graves y 290 000 a 650 000 muertes.

gripe 20164

Hay medidas inespecíficas para reducir su contagio. El lavado frecuente de manos, el uso de pañuelos descartables, evitar ambientes con aire viciado o con humo de cigarrillo. Entre las específicas se encuentra la inmunización antigripal.

gripe2016Hay cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A y B. Los virus de la gripe A se clasifican en subtipos en función de las combinaciones de dos proteínas de su superficie. Los subtipos actualmente circulantes en el ser humano son el A (H1N1) y el A (H3N2). El A (H1N1) también se conoce como A (H1N1) pdm09, pues fue el causante de la pandemia de 2009. Los virus de tipo B no se clasifican en subtipos, pero los circulantes actualmente pueden dividirse en dos linajes B/Yamagata y B/Victoria.

Los virus de tipo C se detectan con menos frecuencia y suelen causar infecciones leves, por lo que carecen de importancia desde el punto de vista de la salud pública.

Los virus de tipo D afectan principalmente al ganado y no parecen ser causa de infección ni enfermedad en el ser humano.

Las vacunas antigripales son más eficaces cuando hay gran coincidencia entre los virus circulantes y los virus vacunales. En función de ello, todos los años un comité de expertos evalúa la composición que debe poseer la vacuna en relación a los casos ocurridos en el hemisferio norte. Es importante aclarar también que en los países tropicales también los virus de la gripe están presentes y se tienen en cuenta para producir una vacuna para la temporada invernal del hemisferio sur.

gripe20164

En los adultos sanos, la vacunación antigripal es protectora, incluso cuando los virus circulantes no coinciden exactamente con los virus vacunales. No obstante, en los ancianos la vacunación puede ser menos eficaz para prevenir la enfermedad, aunque reduce la gravedad de la misma y la incidencia de complicaciones y muertes. La vacunación es especialmente importante en personas con alto riesgo y en quienes las atienden o viven con ellas.

gripe20162

Durante los últimos años en nuestro país el virus de mayor circulación fue el sincicial respiratorio, causante de cuadros de bronquiolitis en lactantes y niños pequeños, superando ampliamente a los virus gripales. Está también en nuestra memoria la epidemia mundial de gripe producida por el A (H1 N1) durante el año 2009 que alcanzó también a nuestro país.

En los próximos meses, en nuestro país, el virus A (H3N2) podría convertirse en el primer involucrado en los casos de gripe, en relación al origen de los casos reportados en el hemisferio norte y el trópico. Si bien la sintomatología que produce es similar, tiene el antecedente de haber provocado epidemias en Australia con decesos y complicaciones frecuentes.

La composición de la vacuna para la presente temporada tiene en cuenta estos antecedentes, incluyendo anticuerpos contra tres tipos de virus. Ellos son el conocido A (H1N1), el mencionado A (H3N2) y un subtipo del virus B.

GRIPE 20182

Es fundamental que la población con mayor probabilidad de enfermar y morir por las complicaciones se vacune:

  • embarazadas en cualquier fase de la gestación;
  • niños de 6 meses a 5 años;
  • mayores de 65 años;
  • pacientes con enfermedades médicas crónicas;
  • profesionales sanitarios.

El resto de la población también puede ser vacunada siempre y cuando la disponibilidad de vacunas no comprometa la inmunización de los que se encuentren con mayor riesgo de enfermar.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Covid 19: Afectación del olfato y el gusto

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Cuando algo no huele a nada

EL OLFATO, EL GUSTO Y LA PANDEMIAanosmia1

Mayo 2020

La enfermedad por coronavirus es una entidad tan reciente que los síntomas con los que se presenta, su evolución y su pronóstico pueden ir variando en relación a la marcha de la pandemia.

Si bien en principio la fiebre, el dolor de garganta y la tos fueron y siguen siendo los motivos de consulta principales y que orientan a su diagnóstico se han agregado otros que no parecían tan frecuentes en otros cuadros.

Entre ellos, la disminución o las faltas de olfato y/o gusto, denominadas científicamente como anosmia y ageusia respectivamente se presentan como las más llamativas y también curiosas.

La olfacción es el primer sentido que aparece en el desarrollo de la escala filogenética, al surgir la vida sobre la Tierra. En el ser humano primitivo, el sentido del olfato lo ayudó a sobrevivir, pero luego, con la bipedestación, perdió importancia. El olfato juega un papel fundamental en procesos muy diferentes, como en los mecanismos de defensa al avisar la presencia de gases tóxicos o alimentos en mal estado y en la transmisión de sensaciones, ya que los olores evocan recuerdos que producen emociones.

El olfato es clave en las primeras horas de vida. El recién nacido puede, a las 24 horas de su nacimiento, identificar a su madre, gracias a que su sentido del olfato está completamente desarrollado. Este sentido crece (en coincidencia con la etapa de aprendizaje del niño) hasta los 20 años y se mantiene estable hasta los 40 años. A partir de la quinta década de la vida, comienza a disminuir la capacidad olfatoria, llevando a la involución máxima desde los 65 años.

PECHO

El sentido del olfato tiene dos vías de entrada: la vía ortonasal que son los olores que ingresan por las fosas nasales y la vía retronasal que son los olores que se desprenden del bolo alimenticio, traduciéndose en sabor. De aquí el hecho de que ambos sentidos se corresponden uno al otro.

anosmia2

Se conocía con anterioridad que muchas enfermedades virales provocaban dicho fenómeno. En muchas oportunidades la falta de apetito suele ser justificada por el malestar general o la medicación instituida. Sin embargo, dicho fenómeno estaría mayoritariamente relacionado a la agresión de los virus sobre la mucosa olfatoria.

Con la actual pandemia  los pacientes que sufren la enfermedad presentan en forma más frecuente  dicho fenómeno en forma precoz o incluso como único síntoma. El olfato y el sabor generalmente quedan abolidos, de manera brusca, y el enfermo suele darse cuenta al cabo de unos días cuando se confirma o supera el cuadro.

anosmia4

De forma ilustrativa basta citar datos de estudios realizados en Estados Unidos revelando que el síntoma principal presentado por el 30% de pacientes con casos leves era la pérdida de olfato o anosmia, y asimismo se presentaba en el 66% del total de los mismos.

En nuestro país, en la provincia de Corrientes, se reportaron cinco casos positivos de coronavirus en una misma familia (padre, madre, hijo, hija y novio de ésta última) con anosmia como único síntoma.

La importancia de la pérdida del olfato es que se ha demostrado que su aparición es frecuente y precoz pudiendo servir para identificar a una persona contagiada en forma temprana evitando con su aislamiento la propagación del virus.

anosmia3

En muchos lugares se está incluyendo el testeo del olfato, así como lo es desde hace un tiempo el control de la temperatura,  por medio de aromas fuertes como modo de pesquisa rápida para posibles casos que pueden pasar inadvertidos incluso por la misma persona.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Los desafíos de la época

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Conviviendo con enemigos

DENGUE, CORONAVIRUS Y GRIPEpandemia6

Mayo 2020

Mientras atravesamos la pandemia por el coronavirus estamos también sufriendo uno de los más importantes brotes de dengue, habiendo provocado infinidad de infectados y lamentablemente también de muertes.  Como si esto fuera poco el invierno se acerca y las enfermedades respiratorias estacionales están por iniciar su ciclo. Entre ellas la bronquiolitis en los niños y niñas pequeñas, la gripe y las complicaciones que pueden provocar.

aedes4

En el caso del dengue, el  mosquito que lo transmite mantiene su ciclo vital con temperaturas ambientales entre templadas a cálidas. La prolongación de estos registros hasta casi mediados de año hace que los contagios por dengue continúen, más aún en las regiones habitualmente  cálidas del país.

Todas estas enfermedades provocan síntomas que en sus inicios pueden ser similares, originando temor en los pacientes y dudas en los mismos médicos. Muchas veces el antecedente de contacto con enfermos de covid 19 o Dengue son los que ayudan definitivamente a orientar el diagnóstico antes de los estudios de laboratorio que lo certifiquen.

La fiebre suele estar presente en casi todas ellas, algunas con mayor o menor compromiso del estado general. Debido a ello es muy importante precisar en la consulta el tiempo que lleva con dicho síntoma, los registros de temperatura y la medicación recibida para disminuirla. Del mismo modo si hay familiares o convivientes con un cuadro similar.

fiebre5

El dolor de cabeza suele acompañar a muchos cuadros febriles. El Dengue provoca una cefalea intensa acompañada generalmente de dolor referido por detrás de los ojos. No obstante ello, la enfermedad por coronavirus puede también acompañarse de cefalea habitualmente menos intensa en comparación al cuadro anterior.

El dolor de garganta, denominado “odinofagia”, es también común a muchas enfermedades infectocontagiosas, en especial en sus inicios, características que pueden compartir las anginas a toda edad y el coronavirus en particular.

Las personas con fiebre, independientemente del origen de la misma, suelen sentirse decaídos. El dolorimiento general del cuerpo es también común a todas estas patologías. Sin embargo el dolor intenso de articulaciones asociado a la cefalea es una característica particular del dengue.

epidemias1

La tos y los mocos son frecuentes en los cuadros respiratorios estacionales de  niños y adultos. No obstante ello su presencia  puede ser parte de una enfermedad por Covid 19 o gripe, especialmente si se acompañan de fiebre.

parasitosis5

La aparición de náuseas y vómitos son comunes tanto en estas dos últimas patologías como en el Dengue y obligan tanto al paciente como al médico a buscar otros síntomas o antecedentes para precisar un diagnóstico presuntivo.

dificultad respiratoria2La dificultad respiratoria es un signo de alarma frecuente en niños con bronquiolitis. También a toda edad como parte de cuadros asmáticos o patologías respiratorias en general. La gripe y la enfermedad por Covid 19 pueden presentarse con dicha sintomatología, en especial como complicaciones de las mismas.

La alta incidencia de casos de Coronavirus con escasos síntomas o incluso sin ninguno de ellos obliga a ser cautos en catalogar un catarro o un simple dolor de garganta como cuadros sin importancia. Los niños con frecuentes faringitis o anginas, la mayoría de ellas banales, pueden ser los únicos síntomas del Covid 19 en estas edades, pudiendo convertirse en el origen de contagios, especialmente a adultos mayores quienes suelen manifestar cuadros graves frente a la misma enfermedad.

Hipotiroidismo4

Como conclusión se puede afirmar que en esta época del año se encontrarán coexistiendo tanto el Dengue como el Coronavirus. Pronto se agregarán los cuadros respiratorios de todos los inviernos en niños y adultos. En el caso del Dengue, la disminución en su frecuencia desde ahora dependerá especialmente de la aparición de temperaturas bajas que dificulten el desarrollo del mosquito.  Para la gripe contamos con la vacuna, especialmente indicada en embarazadas, niños  entre 6 meses y 2 años, adultos mayores a partir de los 65 años y enfermedades crónicas. El Coronavirus sigue siendo un enigma. No conocemos mucho sobre él, no hay aún una vacuna o un tratamiento y se presenta como una pandemia nunca antes experimentada.

lavado_de_manos.www.jano.es

Seguir los consejos para prevenir los contagios de cada una de ellas, vacunarse si correspondiera y cuidar de las personas que posean mayor posibilidad de complicaciones son los mejores caminos para superar lo mejor posible los meses que se avecinan.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

El Covid 19 y nosotros

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Covid 19

¿HASTA CUÁNDO?pandemia7

Mayo 2020

La pregunta que muchos se deben estar haciendo. Cuánto tiempo pasará para terminar con la pesadilla del coronavirus. Todos deseamos la llegada del día en el cual la guerra mundial desatada contra el coronavirus finalice y,  en la batalla final, este enemigo invisible capitule y se rinda. Evidentemente no estamos frente a un ejército y debemos remitirnos a los antecedentes de pandemias anteriores y a los epidemiólogos e infectólogos para poder definir el resultado de la lucha y hasta cuándo continuará.

Históricamente las pandemias finalizan cuando la mayoría de la población tiene contacto con el microbio. Como consecuencia del mismo muchos generan anticuerpos y otros, en relación a la gravedad de la infección, fallecen. Los que se curan no sólo producen defensas sino que también dejan de transmitir la enfermedad al resto de la población. A esto se denomina inmunidad en rebaño y es lo que impide en forma natural que las pandemias perduren en forma indefinida en el tiempo. En una palabra, cuando el virus no tiene a quien infectar se extingue. Este es el mecanismo por el cual se han extinguido enfermedades terribles como lo  la viruela y afortunadamente en un corto plazo la poliomielitis. De allí la importancia social de las vacunas provocando que los virus no tengan a quién infectar y finalmente desaparezcan.

pandemia3

En el caso del COVID 19 estamos frente a un gran desafío. Conocemos poco de él, sólo hace poco más de 4 meses de su aparición. Ha demostrado tener un poder de contagio muy elevado y  el fenómeno de la globalización ha provocado que el virus se disemine en un corto plazo por todo el mundo. Además, como muchas enfermedades infecciosas, un gran porcentaje de los contagiados manifiestan pocos síntomas o incluso ninguno, facilitando la diseminación de la enfermedad.

Es difícil precisar una fecha o una época en la cual todo pueda volver a la normalidad, más aún si no se encuentra en algún momento una vacuna o un tratamiento eficaz para detener a la enfermedad. Tampoco conocemos a ciencia cierta si la inmunidad será duradera en las personas curadas y si el virus tiene la capacidad de mutar como algunos otros. Regiones en el mundo que superaron el pico de la pandemia siguen a pesar de ello registrando nuevos casos de coronavirus. En contrapartida, países o zonas donde no se registren picos de incidencia, logrando el “famoso” aplanamiento de la curva, probablemente deban soportar una prolongación en el tiempo de la incidencia de la enfermedad.

pandemia2

Sin un tratamiento eficaz o una vacuna contra la enfermedad es difícil pensar que la vida de todos podrá reiniciarse de la misma forma que antes de la pandemia. Si bien los casos comenzarán a disminuir llevará tiempo erradicar al virus, dejar de usar barbijos y volver a besar a familiares y amigos. Las cuarentenas irán desapareciendo pero la prevención personal deberá continuar especialmente para las personas mayores o inmunosuprimidas.

La aparición de una vacuna efectiva contra la enfermedad requiere de tiempo que difícilmente pueda ser menor a un año. Dado que se está luchando contra un virus es poco probable que se descubra un antibiótico capaz de eliminarlo. Quizás la experiencia de tratamientos con drogas antivirales como contra el HIV y las gripes facilite el descubrimiento de otra que sirva para el coronavirus.

pandemia5

Como conclusión no aparece una fecha cierta para el fin de la pandemia. Más difícil aún es predecir a partir de cuando nuestras vidas volverán a ser las de antes, más allá de cuarentenas o restricciones impuestas.

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook