Traumatismos por caídas de altura

Share on FacebookTweet about this on Twitter

caida¿Los chicos están siempre seguros en casa?

CAÍDAS DE ALTURA

Octubre 2017

Las lesiones por traumatismos  constituyen la principal causa de accidentes  y muertes en niños, adolescentes y adultos hasta los 40 años. Dentro de ellas las caídas de altura representan la segunda causa de muerte luego de los accidentes de tránsito.

Se denomina caída de altura a aquella que sufre el cuerpo humano desde una altura que supera su propia estatura. En niños menores de 2 años estamos hablando de aproximadamente un metro y de 2 metros para los que se encuentran por arriba de esa edad.

 Las leyes básicas de la física influyen en la naturaleza y la gravedad del trauma por caída: La velocidad de impacto se relaciona con la altura de la caída. Esa velocidad es la que determina la energía que  absorbe el cuerpo en el momento del impacto. De lo señalado puede deducirse que a mayor altura de caída, mayor es la velocidad que experimenta el cuerpo que cae y mayor la energía cinética que absorberá al contactar con la superficie de impacto y, por lo tanto, mayor el daño corporal. Otro determinante de daño  es la masa del cuerpo que cae. A  mayor peso del sujeto mayor será el mismo. También se debe considerar la superficie donde se produzca el impacto. Así la arena, el barro o el césped prolongarán el tiempo del impacto, lo amortiguarán reduciendo de esa forma el daño. Todo esto explica los diferentes grados en la gravedad del trauma entre personas que sufren el mismo impacto.

altura2

El desarrollo psicomotor del niño en la adquisición de la bipedestación no se correlaciona con su habilidad intelectual para percibir el riesgo de la altura, de allí que no resulte sorprendente que las caídas de altura tengan una incidencia en menores de 5 años y un pico a los 2 años.

Los niños pequeños poseen una cabeza proporcionalmente de mayor tamaño que su cuerpo. Por lo tanto ante la caída hay un desplazamiento del centro de gravedad hacia la misma provocando que sea la parte del cuerpo más propensa en altura5lesionarse. Esto explica la elevada frecuencia de fracturas de cráneo en caídas de alturas incluso no tan elevadas. En niños por arriba de los 3 años, especialmente las provocadas en los juegos de parque o jardín, (hamacas, toboganes), las lesiones involucran más a menudo a miembros superiores e inferiores ya que hay una tendencia al enderezamiento durante la caída, soportando brazos y piernas el golpe. Los niños mayores de 10 años como los adultos tienden a caer parados desde esas mismas alturas, provocando que el impacto se transmita a los miembros inferiores, la pelvis y la columna con las correspondientes lesiones.

Las caídas de alturas elevadas como pueden ser balcones, ventanas o terrazas provocan lesiones graves en distintos órganos y frecuentemente la muerte. No obstante se cuentan episodios “milagrosos” que sólo logran explicación a través de las leyes físicas relatadas anteriormente.

Es frecuente pensar que un niño en su hogar goza de seguridad. Sin embargo, la gran mayoría de los traumatismos y las caídas de altura ocurren en las casas. Muchas veces la confianza en pensar que los chicos se encuentran “adentro” motiva que no sean controlados correctamente. Tampoco se suele pensar si el hogar posee las suficientes medidas de seguridad para evitar este tipo de accidentes, si los balcones y escaleras están convenientemente asegurados, si las ventanas tienen protección y no pueden abrirse, etc.

La estadística demuestra que la mayoría de los niños que se han caído de un balcón o ventana no estaban solos en el momento del hecho. Los padres o familiares generalmente no pueden entender la forma en que sucedió el accidente una vez ocurrido.

altura4Las caídas de altura en el hogar no solo suceden desde balcones o ventanas.  Son aún más frecuentes los producidos desde las camas, en especial las marineras o cuchetas. El peligro es mayor aún dado que muchas veces el accidente ocurre durante el sueño sin dar posibilidad de reacción ante el inminente impacto. No se debe saltar sobre ninguna cama y los adultos tampoco deben promover juegos acrobáticos sobre ellas. En las escaleras también se producen a diario caídas de niños, alguna de ellas produciendo lesiones graves.

Más que accidentes, las caídas en altura deben ser consideradas como sucesos previsibles. Está demostrado que  las medidas preventivas en el hogar, en los ámbitos recreativos y en las escuelas pueden dar buenos resultados, reduciendo notablemente la frecuencia de estos desgraciados sucesos.

Habiendo chicos en el hogar no se deben dejar para “más adelante” la instalación de barandas en escaleras o balcones. Se deben colocar siempre protecciones para evitar que los chicos se asomen y caigan al vacío.

altura3

Los niños menores de 6 años no deben dormir en las camas superiores de las cuchetas. Deben poseer barandas y escaleras bien fijadas. Es aconsejable en estos casos que la superficie del piso sea lo más blanda posible ante la posibilidad de caídas: parquet, alfombra, etc.

Fuente: Gelfman y col. “Trauma por caída de altura en pediatría” Archivos Argentinos de Pediatría. 2005

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *