El bebé durante el segundo trimestre de vida

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

¡TU CARA ME SUENA!  

El bebé entre los 4 y los 6 meses de vidasegundo trimestre2

 

Agosto 2014

A diferencia del lactante del primer trimestre de vida, el bebé entre los 3 y 6 meses suele mostrarse más apacible. Ya su cuerpo no posee la movilidad incansable del período anterior. El segundo trimestre es la edad de las sonrisas indiscriminadas, de las miradas a objetos con asombro y del interés preferente por el rostro humano. Es la edad de los exámenes médicos fáciles que gratifican a padres y pediatras. Es fácil la sonrisa, cuando miran caras, especialmente la de los padres, pero en general todo rostro les llama la atención. Comienza a clarificar su relación con el medio adquiriendo una nebulosa conciencia de si mismo. Empiezan a percatarse que hay un mundo que los rodea.
El tono muscular es menor al que presentaban durante los primeros meses. Acostados, el cuerpo aparece bien afirmado y los cuatro miembros han perdido la rigidez que aparentaban en el anterior período.

segundo trimestre3El niño en este período termina por descubrir la línea media. Tanto los miembros inferiores como los superiores suelen entrecruzarse y contactarse, tomando de esta forma mayor conocimiento del diseño de su cuerpo. El desarrollo de la visión acompaña estos cambios. Pueden seguir un objeto sobre el que se fija la mirada en forma transversal, alcanzando una amplitud de 180 grados.
El placer de observar el rostro humano facilita la emisión de sus primeras vocalizaciones, generalmente respondiendo a estímulos verbales o a gestos de las caras que lo rodean. El sonido gutural “ajó” de los primeros tres meses se va perfeccionando pasando progresivamente a gorjeos y vocales.

La sonrisa social está dedicada, como dijimos antes, exclusivamente al rostro humano, incluso a las caras que pueda visualizar en dibujos o muñecos. La preferida obviamente es la de la madre. Se pueden desencadenar carcajadas cuando se los estimula con juegos corporales.
Durante esta edad se eleva el umbral a la frustración. Si se le quita el pezón o la tetina de la boca, el niño generalmente mira extrañado a la persona que se lo sacó pero sin llorar en forma inmediata como lo hacía durante los primeros meses.

segundo trimestre5La prensión de objetos no está aún desarrollada en los inicios del segundo trimestre. Pueden retener en forma refleja los dedos de alguna persona o el sonajero, luego comienzan a fijar la vista en forma intensa sobre objetos, manifestando el interés en tomarlos agitando los brazos. Esto se considera el primer paso para la prensión voluntaria. Alrededor de los 4 a 5 meses llegarán a asir cuando se lo propongan objetos que estén al alcance. A partir de allí el lactante podrá perseguir objetos que se le presenten a uno u otro lado de su cuerpo. Los seguirá con sus ojos, su cabeza y, estando acostado con su cuerpo, “rolando” o sea la acción de rotar su cuerpo en forma completa.
No obstante la disminución del tono muscular observado en esta etapa, los pies no suelen asentar sobre la superficie cuando están acostados panza arriba. Los muslos, al quedar flexionados permiten al niño la fácil visualización de sus rodillas. Comenzará entonces a descubrirlos, tocarlos y finalmente ya en el tercer trimestre llevárselos a la boca.
Si intentamos sentar la bebé notaremos que la cabeza ya se encuentra más firme, no bambolea y alrededor del quinto mes, si separamos las piernas, el tórax parece apuntalarse con las manos para poder por algunos segundos permanecer sentado Esta es la llamada posición en trípode.

segundo trimestre1Cuando acostamos al niño boca abajo los antebrazos comienzan a cobrar protagonismo, permitiendo elevar parte del tórax y levantando la cabeza. Esta actitud característica se la denomina “balconeo” ya que expresa la curiosidad similar a la de una persona que observa desde un balcón. Durante esta posición el niño en forma progresiva irá ejercitando sus manos para poder tomar objetos. Cerca de los 5 meses mientras “balconea” comenzará a usar sus manos para alcanzar el objeto deseado extendiendo en forma completa uno de los miembros superiores.

El segundo trimestre de la vida es el período donde el lactante en forma progresiva se va liberando de los mecanismos reflejos observados durante la etapa anterior. Se van incorporando habilidades motrices que permiten delinear con trazos cada vez más netos su personalidad futura.

Fuente: Coriat Lydia. Maduración psicomotriz en el primer año del niño. Buenos Aires, 1974.

                                             segundo trimestre4