Educación sexual

Share on FacebookTweet about this on Twitter


educacionsexual5¿CÓMO HABLAR CON LOS CHICOS?

¿DESDE CUÁNDO?
¿DE QUÉ FORMA?

Mayo 2014

No siempre es fácil hablar con claridad y sencillez a nuestros hijos de sexualidad. No obstante tiene que ser posible. No es necesario ser maestro, psicólogo o médico para hablar del tema ni tampoco saberlo todo. La educación sexual debe darse en forma natural. No es necesario un momento determinado ni a partir de alguna edad. Siempre debe estar presente, desde pequeñas edades la educación sexual debe ser parte de lo cotidiano. Erróneamente muchos padres comienzan a charlar sobre sexo cuando los hijos entran en la adolescencia. Si bien la intención es buena, la misma suele llegar algo tarde. A esas edades los jóvenes ya han recibido distintos tipos de enseñanzas, no siempre buenas con respecto al tema. Por otra parte, si el mismo no surgió antes en el seno familiar los adolescentes tratan de eludir la conversación dado que sospechan, (sin estar muy equivocados), que los padres quieren conversar por obligación y no por convicción. Comenzar a hablar de sexualidad en la adolescencia es siempre difícil. Será simple si la misma es una continuidad de la educación brindada a los hijos desde pequeños.
La educación sexual no es sólo “hablar de relaciones sexuales”. Es mucho más que eso. Tiene que ver con aprender a expresar emociones y sentimientos, a reconocer y respetar valores como la amistad, el amor, la solidaridad, la intimidad propia y ajena y a cuidar nuestro cuerpo y el de los demás. Tiene que ver con los derechos de las personas, a ser bien tratados, a no sufrir presiones para tener relaciones sexuales, a que se trate de igual manera al hombre y a la mujer, a saber distinguir relaciones de pareja violentas.
Todo es más fácil cuando los mayores logran superar la vergüenza, cuando pueden escuchar a los hijos sin juzgar ni censurar, cuando se habla sinceramente y cuando se da el primer paso para comenzar a hablar del tema a pesar de no recibir preguntas.
Es cierto que los padres no están solos en esta tarea. Es importante recordar que la Ley 26150 dice que es obligatorio enseñar Educación Sexual Integral en los jardines de infantes y en las escuelas primarias y secundarias del país, sean de gestión estatal o privada. También dice que las familias deben estar informadas sobre la Educación Sexual Integral que se brinda en las escuelas.

                                              

  • Las diferencias corporales entre varones y mujeres
Kiss

Kiss

Desde pequeños los niños comienzan a notar que el cuerpo de la mujer y el hombre son diferentes y preguntan queriendo saber. Las familias acostumbran a poner sobrenombres a las partes íntimas: “pito, polola, pitulín, etc”. Es curiosa esta terminología porque nadie usa palabras diferentes para nombrar los codos, las rodillas o cualquier otra parte del cuerpo. Lo mejor es identificar a los distintos órganos en forma natural y por sus propios nombres: pene en el hombre, vulva en la mujer. Del mismo modo se les puede decir que nuestro cuerpo va cambiando a medida que crecemos. Hablar de la aparición del pelo en el pubis, la barba, el crecimiento de los pechos en la mujer. Es importante transmitir la idea que cada niño crece a su ritmo que no todos cambian al mismo tiempo ni los cambios se dan de la misma manera en todas las personas. Hay que tener cuidado en no transmitir ansiedad sino confianza, seguridad y alegría.

                                             educacionsexual3

  • El respeto por la intimidad de cada uno

Se deben explicar las partes del cuerpo que están cubiertas por la ropa interior. Se pueden denominar partes íntimas y explicar a los niños que sólo ellos o quienes los cuidan pueden ver o tocar. Alrededor de los cuatro años, empiezan a sentir pudor o vergüenza y no quieren que otros los miren desnudos. También empiezan a poder ir al baño o vestirse solos. Es fundamental respetarles esos espacios de intimidad porque eso ayuda a que se sientan más independientes y aprendan a respetar la propia intimidad y la de las demás personas.

  • Embarazo y nacimiento

¿De dónde vienen los bebés? ¿Cómo llegaron a la panza? ¿Por dónde salen cuando nacen? Son preguntas habituales de los chicos y es muy saludable que las hagan. Cuando la curiosidad se despierta es importante que los adultos den respuestas concretas. Lo primero es escuchar bien lo que nos preguntan para ver hasta dónde necesitan saber, ya que, según la edad hay cuestiones que aún lo les interesan o no pueden entender. Se puede contar, por ejemplo, que hay momentos íntimos en que las parejas, para expresar el afecto, se abrazan, se hacen caricias, se dan besos y juntan sus partes íntimas. De estos encuentros, puede resultar que la mujer quede embarazada.
La complejidad de las preguntas variará lógicamente con cada edad, debiendo en su momento, por ejemplo, explicar por dónde nacen los niños apelando por ejemplo a “los tres agujeritos” que posee la mujer: “uno para hacer pis, otro para hacer caca y otro por donde nacen los bebés”.

                                          educacionsexual1

  • La apariencia corporal

Inculcar desde pequeños que todas las personas son diferentes: gordos, flacos, altos, bajos, negros, blancos. Que es natural que todos seamos distintos. Seguramente estaremos previniendo a tiempo todo tipo futuro de discriminación ya sea por sus diferencias corporales o de género. Muchos chicos y chicas creen de manera equivocada, que deben parecerse a “modelos” para ser aceptados, amados y respetados en sus vidas. Se debe enseñar a valorar cada cuerpo y ayudar a que tengan sentimientos de confianza y seguridad en si mismos.

  • La adolescencia. La edad de los cambios


educacionsexual6Recordar lo que les pasaba y lo que sentían los padres cuando eran adolescentes puede ayudarlos a acompañar mejor a los chicos y chicas en esta etapa de sus vidas. Todo será más fácil si la educación sexual se viene practicando en forma natural y permanente desde muy corta edad.

Los disparadores para conversar con ellos son múltiples como múltiples son los cambios que comienzan a aparecer en los cuerpos y pueden originar preguntas. La palabra de los adultos es muy importante para que los y las jóvenes puedan valorarse y apreciarse en su justa medida. A los adolescentes muchas veces les molesta que les pregunten cosas o sienten que no obtienen las respuestas que quisieran escuchar. No obstante ello, no se deben bajar los brazos: es fundamental mantener la comunicación y el afecto. De esta forma se pueden abordar temas como la masturbación, la menstruación, el cuidado en las relaciones sexuales, el embarazo en la adolescencia, la prevención de enfermedades transmitidas por sexo y la procreación responsable. Además en base a noticias o informaciones de actualidad se pueden abordar temas como el abuso sexual, la violencia de género y el aborto.


Es importante el acompañamiento de las instituciones educativas en sus distintos niveles para ampliar y reforzar los temas. Del mismo modo los profesionales de la salud en la prevención de hábitos y costumbres no saludables
.

Fuente: Educación Sexual integral. Para charlar en familia. Ministerio de Educacion de la Nación. 2011.