Los soplos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

soplos4EL CORAZÓN Y LOS SOPLOS
Su real importancia

Lo que hay que saber
Mayo 2014

El soplo es el sonido de una turbulencia en el flujo de la sangre durante su paso por el corazón o los grandes vasos. Las turbulencias son secundarias a aceleraciones o desaceleraciones bruscas de líquidos en movimiento. El agua por ejemplo, desarrolla el mismo fenómeno cuando en su flujo se interponen obstáculos, produciendo también ruido, siendo éste mayor cuanta mayor velocidad posea . Lo mismo ocurre con la sangre dentro del aparato circulatorio. Generalmente es en el corazón donde suele producirse este fenómeno siendo en los niños un hallazgo bastante frecuente que suele preocupar a los padres. Lo cierto es que, en la mayoría de los casos el soplo se diagnostica en un examen de control sin signos de patología cardíaca. Generalmente se tratan de soplos «inocentes» o «funcionales». Los mismos no son originados por alguna lesión en el corazón. La mencionada turbulencia de la sangre es la responsable del mismo sin existir patología. Estos soplos generalmente se modifican o desaparecen con los cambios de posición. También suelen aparecer acompañando a picos febriles en los que la velocidad del flujo de sangre se incrementa.


soplos2Los soplos no funcionales u orgánicos son generados por la turbulencia de la sangre al atravesar cavidades cardíacas con patologías que ofrecen resistencia al paso de la misma. Generalmente las enfermedades cardíacas congénitas muchas veces se manifiestan con soplos. Los mismos suelen originarse por el rápido paso de la sangre a través de comunicaciones anormales establecidas entre aurículas, ventrículos o grandes vasos. En niños más grandes las válvulas cardíacas que no cierran o no abren correctamente suelen generar estos soplos, como secuela de enfermedades adquiridas, siendo la fiebre reumática una de las más frecuentes.

Los soplos no siempre se diagnostican en los niños muy pequeños. Hay malformaciones cardíacas congénitas, (cardiopatías congénitas), que no manifiestan soplos durante las primeras horas o días de vida. Tampoco suelen ser la única manifestación de alguna patología grave.


soplos5Muchos padres se preguntan el motivo del diagnóstico de un soplo cuando en controles anteriores el mismo no había sido referido. Ocurre que, por lo ya expuesto, los soplos «inocentes» suelen desaparecer en ciertas posiciones, (acostado o sentado), motivando que algunas veces no pueda ser escuchado. En muchas oportunidades es el llanto que no permite su detección por el profesional debiendo esperarse un momento de tranquilidad para la auscultación. Paradógicamente muchos soplos originados por comunicaciones anómalas entre ambas aurículas o ventrículos suelen ser mas importantes cuanto más pequeña sea la malformación. Esto se debe probablemente a que la sangre al pasar por un orificio muy pequeño a mucha velocidad origina mucho más ruido en relación a la mayor turbulencia.

Si bien hay signos clínicos que suelen orientar al médico en relación al origen y pronóstico del soplo, generalmente la detección del mismo   motiva el examen cardiológico por un especialista  que incluye además un ecocardiograma. Este último descarta o confirma patología cardíaca. Si el corazón resulta ser normal el soplo reviste las características de funcional o inocente y no requiere nuevas reevaluaciones. En estos casos se sugiere a los padres «olvidarse» del soplo dado que no reviste patología.
soplos3
El soplo nunca es una enfermedad. Es manifestación de un fenómeno que ocurre en el corazón o los grandes vasos que lo circundan y que en algunos casos puede ser secundario a enfermedad.
Los soplos funcionales o inocentes confirmados por ecocardiograma no requieren nuevos controles ni tampoco tratamiento.