¿Qué es la anemia?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

anemia4LA ANEMIA EN LOS CHICOS

Agosto 2007

La anemia puede definirse como la disminución de los glóbulos rojos de la sangre o de su contenido de hemoglobina, la que resulta insuficiente para el normal transporte de oxigeno a los tejidos.

Es un grave problema de la salud pública que impacta en todos los aspectos de la vida social. Interfiere significativamente en el desarrollo físico, psicológico, intelectual y laboral de las personas.

La principal causa de la enfermedad es la deficiencia de hierro, pero existe también un estado de carencia latente de hierro que es previa a la aparición de la anemia.

Según la Organización Mundial de la Salud, un treinta por ciento de la población mundial padece anemia mientras que la deficiencia de hierro no manifiesta es aún mayor: se estima que por cada persona anémica hay otra con deficiencia de hierro latente. Lo que sucede es que la aparición de los síntomas es lenta, gradual y progresiva. Por eso, quien la padece se acostumbra a vivir con ella. En realidad hay una disminución en la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno a las células del organismo. Esto se expresa en cansancio, debilidad, sueño excesivo, insomnio, etc. ¿y en los chicos?

La anemia en los niños se origina principalmente por falta de hierro, necesario para la producción de hemoglobina, elemento que transportan los glóbulos rojos, indispensable para la llegada de oxígeno a las células del cuerpo. Se cree que aproximadamente un 30% de los niños argentinos desarrollan anemia en algún momento de la infancia. El almacenamiento de hierro en el organismo se encuentra en el hígado. Esas reservas son las que primero se agotan ante la falta del metal, no produciéndose síntomas. Luego el déficit de hierro comienza a manifestarse de diferentes formas: cansancio, disminución de la energía, trastornos en el aprendizaje, etc. Estos últimos adquieren distintas características según la edad del niño. Así en el lactante provocará retrasos en al maduración neurológica, retardo que será difícil de compensar después, aunque se reponga el hierro necesario.En el niño escolar podrá producir desde falta de apetito con estancamiento o disminución de peso hasta trastornos de aprendizaje en el colegio.

El hierro es un elemento esencial para el correcto funcionamiento de todas las células del organismo. El  metal es transportado a través de la placenta principalmente a partir del tercer trimestre del embarazo. El niño nace con los depósitos de hierro completos en el hígado, dependiendo sólo de ellos durante los primeros meses de vida. Cuando se pone en marcha nuevamente la formación de glóbulos rojos, entre los cuatro y seis meses de edad, la absorción de hierro de la dieta resulta crítica. Más importante aún en los prematuros y niños con bajo peso al nacer, cuyos depósitos de hierro son más bajos y requerirán más cantidad de hierro para crecer más rápido.

La leche humana es pobre en hierro, sin embargo éste es absorbido y utilizado extraordinariamente bien. Tienen más probabilidades de desarrollar anemia los niños alimentados con biberón que los que reciben pecho.

A partir de los seis meses hasta los dos años, resulta difícil mantener depósitos adecuados de hierro en los niños, debido al rápido crecimiento. En efecto, las tres cuartas partes del hierro absorbido son necesarias para el crecimiento. Es debido a ello que se introducen en esta época alimentos ricos en este metal: carnes, cereales, huevo y además suplementos medicamentosos con hierro en gotas a administrar en forma diaria.  No obstante ello, es importante destacar que se absorbe mucho más y mejor el hierro contenido en los alimentos que el suministrado en los medicamentos.