¿Nebulizador o aerocámara?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

nebulizacion.2¿QUÉ ES LO MEJOR?

Lo que hay que saber

Junio 2012

La administración de medicamentos por vía inhalatoria para el tratamiento de enfermedades respiratorias constituye uno de los avances más ingeniosos de la medicina y a la vez más prácticos para el paciente y su familia.


nebulizacion1En pediatría la indicación de nebulizaciones y aerosoles es muy frecuente, principalmente durante la época invernal y de alta circulación de virus respiratorios.

Los broncodilatadores ocupan la primera línea entre las drogas que utilizan esta forma de administración. Los corticoides para prevenir o mejorar las crisis asmáticas también la utilizan, con la ventaja de ejercer su acción antinflamatoria sólo a nivel local.


nebulizador3Lo importante es que la medicación llegue a los bronquios y no quede sólo captada por la nariz, boca o garganta. Para ello es importante el tamaño de las partículas de la droga administrada para que no sean tan grandes o pesadas y quedar depositadas antes de llegar a los bronquios ni tan pequeñas o livianas para que sean fácilmente exhaladas sin llegar a destino.

Otro factor importante a considerar es la velocidad de administración. Cuanto más rápido ingrese la droga inhalada, mayor posibilidad habrá de que la misma se deposite mayoritariamente en las vías aéreas superiores sin llegar a las inferiores.

La característica de la respiración del paciente también tiene importancia. Los niños, principalmente los lactantes, suelen tener espiraciones o exhalaciones prolongadas, generalmente provocadas por el llanto que pueden reducir el ingreso del medicamento. El tamaño adecuado y las características de las máscaras nebulizadoras merecen también una consideración especial. Si son demasiado grandes suelen favorecer el depósito de la medicación en nariz, boca o incluso el rostro del niño. Lo ideal es utilizar mascarillas con orificios laterales que, mediante un mecanismo valvular, permitan la entrada de aire en cada inhalación del niño e impida la salida cuando exhala.

LOS NEBULIZADORES:

nebulizador6Pueden ser de dos tipos: de pistón o ultrasónicos. Los de pistón presentan dos componentes: la pipeta nebulizadora, a la que se adosa la máscara, y el compresor, que constituye la fuente de aire y lo fuerza a pasar por un orificio muy pequeño, generando una aceleración en la velocidad del aire, arrastrando a la solución depositada en la pipeta.


nebulizador4Los ultrasónicos utilizan un cristal eléctrico que vibra estimulando la dispersión de micro partículas generada por un ventilador interno. Las moléculas liberadas son de un tamaño y peso mucho menores. No hay ventaja alguna en utilizar estos últimos, a pesar de ser más caros, dado que la «niebla» tan fina y liviana que producen pueden dificultar el depósito de la droga o eliminarse fácilmente con el llanto, la tos o una espiración prolongada.

LAS AEROCÁMARAS

Constituyen un ingenioso mecanismo que logra ingresar la droga por vía inhalatoria utilizando a un propelente en aerosol. El mismo ingresa a la aerocámara, se distribuye en la misma hasta que sea inhalada por el niño. De esa forma se reduce la velocidad del disparo para evitar que la droga quede impactada dentro de la boca e ingrese con cada respiración a los bronquios. La aerocámara requiere que sea de buena calidad principalmente en relación a sus paredes, para que no sean porosas evitando que la droga quede en sus paredes y a las válvulas que deben poseer, más aún si se trata de lactantes. Una, se encuentra entre la máscara y la cámara y se abre sólo cuando el niño inhala, permitiendo el ingreso de la medicación y evitando que al exhalar el aire reingrese en el compartimiento. Cuando espira, en cambio, se abre otra válvula localizada en la región superior, generalmente a la altura de la nariz del niño, que permite su salida al exterior. Todo este sistema tiene en cuenta que a estas edades es imposible coordinar el momento de la máxima inspiración con el disparo del aerosol.


La máscara debe estar ajustada al perímetro de la nariz y la boca del niño. Generalmente, en el caso de administrar broncodilatadores, se indican 2 disparos o «puff». Luego de cada uno de ellos el pequeño debe permanecer respirando el contenido de la cámara durante aproximadamente 10 segundos. Se debe tener cuidado en la higiene de los componentes de la aerocámara y desecharla frente a rajaduras o roturas de las mencionadas válvulas.

                                                  nebulizacor8

Las ventajas de las aerocámaras frente a las nebulizaciones radican en la facilidad y rapidez de su uso, el mejor aprovechamiento de la droga administrada, el pequeño y cómodo tamaño y en no requerir electricidad para su uso. Las desventajas es que requiere un entrenamiento adecuado de los padres y el mayor costo del producto de la presentación en aerosol.

LOS ESPACIADORES


nebulizador9Los espaciadores son también cámaras que sólo poseen la ventaja de distribuir el aerosol en el mencionado recipiente antes de ser inhalado. No poseen válvulas y por lo tanto requieren generalmente una coordinación de la inhalación profunda unos segundos después del disparo. Son útiles dado que, si bien se adquieren en el mercado a un precio menor, también pueden ser construídas con objetos caseros como envases plásticos ante urgencias o imposibilidad económica de conseguir otro medio de administración. No son aconsejables para seguir un tratamiento en niños pequeños.

INHALADORES DE POLVO SECO


nebulizador7La droga, convertida en polvo, ingresa al árbol respiratorio con la fuerza de la inspiración del paciente. Hay de diversos tipos y formas de almacenamiento. Son generalmente utilizados en los tratamientos de niños asmáticos en forma preventiva. Requieren la colaboración del paciente por lo que se recomienda su uso a partir de aproximadamente los 8 años de edad.

1 comentario en “¿Nebulizador o aerocámara?

  1. Pingback: ¿Para qué sirve una aerocámara con válvula? - Neumomak

Los comentarios están cerrados.