Uña encarnada

Share on FacebookTweet about this on Twitter

En carne propia

ONICOCRIPTOSISuña1

Noviembre 2019

La llamada uña encarnada conocida científicamente como onicocriptosis es un motivo frecuente de consulta a toda edad. Los niños suelen ser especialmente afectados con la lógica preocupación de la familia y cuidadores.

La afección se produce al enterrarse el sector lateral de la uña sobre la piel vecina. El fenómeno si bien puede ocurrir tanto en los dedos de las manos y los pies, es mucho más frecuente sobre los segundos y especialmente sobre el primero de los dedos, vulgarmente conocido como “dedo gordo”.

uña3El niño suele comenzar a quejarse de dolor cuando se encuentra calzado o mientras deambula. Suele poseer el antecedente del corte de uñas algunos días previos. Rápidamente se agrega a los signos el enrojecimiento de la zona y la hinchazón que, como un círculo vicioso, incrementa a su vez el dolor.

Se describen clásicamente tres etapas en la evolución del cuadro. Inicialmente la uña comprime la piel circundante iniciando la inflamación de la zona y el dolor consecutivo al mismo. En un segundo período al continuar creciendo, la uña comienza a penetrar el tejido adyacente. El dolor y la inflamación se incrementan provocando generalmente la consulta al médico de confianza. Finalmente la uña termina incrustándose profundamente sobre la piel, provocando una reacción inflamatoria mucho más importante, haciendo casi insoportable el dolor. En esta etapa no es rara la supuración de la zona y la hipertrofia de la región lateral de piel afectada por el fenómeno.

Múltiples causas suelen contribuir a la aparición de la onicocriptosis o uña encarnada. La más frecuente la constituye el corte incorrecto de las uñas. El mismo siempre debe ser recto y en  el extremo más distal, o sea no incluir en el corte los costados ni intentar redondearlos.

uña5

El traumatismo reiterado puede motivar cuadros similares. Aquí adquiere importancia el calzado muy ajustado o compresivo sobre los dedos de los pies.

Hay niños y adultos que humedecen mucho sus medias producto de la transpiración. La onicocriptosis es más frecuente en ellos dado que la maceración producida en la piel facilita la penetración de la uña en los mismos.

Hay personas que poseen “cabalgamiento” de los dedos incluyendo al primero de ellos con el segundo. Tal contacto facilita el fenómeno descripto. Si bien menos frecuente, el hábito de comerse las uñas puede ser el antecedente de una uña encarnada sobre algún dedo de las manos.

Los recién nacidos y los lactantes no son ajenos a esta patología. Con sorpresa muchas madres descubren en los pies del bebé una o varias uñas rodeadas de tejido circundante enrojecido. Si bien suelen evolucionar sin dolor no dejan de preocupar requiriendo generalmente un tratamiento tópico sobre la zona. Generalmente el fenómeno obedece a características particulares de cada niño que algunas veces se corresponden con la de los padres.

uña6

El tratamiento de inicio más frecuente y generalmente eficaz es el antiinflamatorio local. Una gasa embebida en agua de alibour tibia diluida al tercio suele ser la mejor medida a la que se suma un antibiótico local sobre la zona, en forma de crema o solución.

El antibiótico por boca es una posibilidad terapéutica cuando el dolor o la inflamación no ceden.

uña4

Si bien en la mayoría de los casos el cuadro se resuelve con las medidas mencionadas también son frecuentes las recaídas o la reaparición del mismo a las semanas de haber finalizado el tratamiento. En estos casos, ante la reiteración, puede ser necesaria la intervención de un podólogo universitario.  Mediante un pequeño corte oblicuo de la uña, (espiculotomía), se logra desincrustar la uña y descomprimir la piel afectada con resolución inmediata del dolor.

El procedimiento es simple e indoloro y puede ser realizado por el podólogo en su consultorio. Luego del  mismo no hay recaídas. Sin embargo se deberá enseñar a niños y adultos el correcto corte de uñas para evitar la aparición de nuevos cuadros.

La higiene siempre es la gran aliada frente a estos cuadros. Tenerla en cuenta junto a las demás medidas evitando la frecuencia en algunos casos o facilitando el tratamiento en otros.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *