Dengue, Chicunguya y Zika

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

aedes4

TRES ENFERMEDADES UN SOLO MOSQUITO

Enero 2016

Se acercan las vacaciones y muchas familias se dirigen a localidades turísticas. Es tiempo de hacer hincapié en las enfermedades transmitidas por mosquitos que pueden llevar a la preocupación, especialmente durante la estadía en países limítrofes.

En los últimos años el mosquito Aedes Egipto ha acaparado la atención, dada su asociación con el Dengue. Posteriormente la aparición de otras dos enfermedades transmitidas por el mismo insecto continúan originando medidas para evitar su reproducción.

DENGUE:

Entidad que si bien era conocida, se creía controlada en las Américas desde la década del 70. Sin embargo reapareció y se encuentra conquistando nuevos territorios, como por ejemplo el de nuestro país, durante los últimos años.  Ya se ha hablado extensamente sobre el mismo,  pero vale la pena repasar sus características, sus síntomas y evolución.

Como se dijo es una enfermedad transmitida por un virus siendo el mosquito su portador o vector. Existen 4 serotipos llamados DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4. La infección por un serotipo produce inmunidad permanente contra la reinfección por ese serotipo. La infección sucesiva con dos serotipos diferentes es un factor de riesgo para desarrollar las formas graves de la enfermedad. Todos los serotipos han sido aislados en las Américas. En varios países circulan simultáneamente, creando un grave riesgo de una epidemia. El mosquito hembra pica especialmente durante el amanecer y el anochecer. Al picar a una persona infectada incuba al virus por un período de 8 a 12 días, después del cual comienza a transmitir la enfermedad, picando a otras personas. El ser humano puede comenzar con los síntomas entre los 8 y 12 días de haber sido picado.

aedes3

Los pacientes desarrollan fiebre alta y repentina. Esta fase febril aguda dura de 2 a 7 días y suele acompañarse de enrojecimiento facial, brotes en la piel, dolor corporal generalizado, dolores de músculos y articulaciones, cefalea y dolor retro-ocular, (detrás de los ojos cuando se los aprieta). Pueden presentarse manifestaciones hemorrágicas en la piel. Los pacientes que mejoran después de que baja la fiebre, se consideran casos de dengue sin signos de alarma. Muchos de ellos son diagnosticados  erróneamente como cuadros gripales y la posterior confirmación de casos de dengue en la zona son determinantes para sospechar el verdadero diagnóstico. Los principales problemas durante esta fase son la deshidratación y las consecuencias de la fiebre muy alta como las convulsiones, especialmente en niños pequeños.

aedes7

A esta fase puede seguirle en algunas personas una fase llamada “crítica” durante la cual la fiebre desciende pero aparecen vómitos, fuertes dolores abdominales y  hemorragias graves en distintos órganos, desencadenando cuadros de shock durante los cuales la vida puede correr riesgo.

Cuando el paciente sobrevive a la fase crítica, (la cual no excede las 48 a 72 horas), pasa a la fase de recuperación. Hay una mejoría del estado general, vuelve el apetito, mejoran los síntomas gastrointestinales desapareciendo las hemorragias y los dolores.

El diagnóstico de la enfermedad se confirma con el aislamiento del virus en sangre. Hay métodos indirectos que comprueban el incremento de anticuerpos producidos por el ingreso del mismo al organismo.

No existe tratamiento específico para la enfermedad, habiendo medidas de sostén frente a las complicaciones. Es importante la consulta y el diagnóstico precoz que pueden detectar los cuadros críticos y las complicaciones comentadas requiriendo internación.

La introducción de una vacuna segura y eficaz, que brinde protección contra esta enfermedad, beneficiará significativamente a los países endémicos. Se prevé tener esta vacuna disponible en los esquemas de inmunización de las regiones afectadas en un periodo de tres o cuatro años.

CHICUNGUNYA:

aedes8

Otra enfermedad transmitida por el mismo mosquito, siendo portador en este caso del virus que dio nombre a la enfermedad. Se caracteriza por un brote súbito de fiebre, acompañado por dolor en las articulaciones. Otros síntomas y molestias durante la fase crónica pueden incluir fatiga y depresión además de dolores musculares, dolores de cabeza, nausea, fatiga y sarpullidos. La mayoría de los pacientes se recuperan totalmente, pero en algunos casos, la afectación de las articulaciones puede persistir de manera crónica. Aunque las complicaciones serias no son frecuentes, en el caso de adultos mayores, niños y embarazadas la enfermedad puede agravarse. La enfermedad puede presentarse entre tres y siete días después de la picadura de un mosquito infestado, y puede durar entre dos y 12 días.

Se debe distinguir la chikungunya del dengue. Si bien en ambas enfermedades los pacientes pueden padecer dolor corporal difuso, el dolor es mucho más intenso y localizado en las articulaciones y tendones en la chikungunya que en el dengue.

Desde el año 2004, el virus de Chikungunya ha causado brotes masivos y sostenidos en Asia y África, donde más de 2 millones de personas han sido infectadas. En diciembre del 2013, hubo  confirmación de los primeros casos de transmisión autóctona del chikungunya en algunas regiones de América del Sur, entre ellas Sur de Brasil.

No hay cura para esta enfermedad. El tratamiento se concentra en aliviar los síntomas.

La proximidad de los criaderos de mosquitos a donde viven las personas es un significativo factor de riesgo para la expansión del Chikungunya.

FIEBRE DEL ZIKA

La fiebre del Zika es una enfermedad viral transmitida por mosquitos, entre los que se destaca también el Aedes Egipto, causada por el virus Zika (ZIKV). Consiste en fiebre leve, sarpullido, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor muscular, malestar general y conjuntivitis no purulenta que ocurre entre tres a doce días después de la picadura del mosquito. Una de cada cuatro personas puede no desarrollar síntomas, pero en quienes sí son afectados la enfermedad es usualmente leve, con síntomas que pueden durar entre dos y siete días. Los síntomas son muchas veces similares a los del dengue pero con un compromiso mucho menor del estado general.

aedes6

Su importancia radica en la notificación de mal formaciones neurológicas, en especial microcefalia, en recién nacidos cuyas madres provenían de regiones con alta incidencia de la enfermedad. Si bien la mayoría no había presentado síntomas durante el embarazo, se detectaron anticuerpos contra el virus zika en los análisis de sangre, sugiriendo la asociación con las mal formaciones comentadas. Los estudios realizados a la fecha confirman la mayor posibilidad de agresión fetal cuando el virus ingresa durante el primer y segundo trimestre del embarazo.

aedes9

Tampoco hay tratamiento específico para esta enfermedad ni prevención disponible. Se han reportado casos de microcefalias asociados a la misma en el sur de Brasil.

Las tres enfermedades comparten al mismo mosquito. Si bien ninguna tiene tratamiento, todas se previenen evitando la reproducción del insecto que generalmente se reproduce cercano a las viviendas. Del mismo modo el uso de repelentes aleja aún más el peligro de su contagio.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud. 2015