El consumo de gaseosas

Share on FacebookTweet about this on Twitter


NO TODO VA MEJOR CON LAS GASEOSAS

gaseosas1Las consecuencias del consumo precoz y frecuente

Octubre 2016

Las bebidas gaseosas se consumen en gran cantidad en todo el planeta. Los años y las modas cambian pero la elección de las gaseosas por parte de la gente no se modifica.

Apoyadas por impresionantes campañas publicitarias, el sabor dulce gasificado, ya sea natural o por edulcorantes, hace lo demás. Así, la propaganda ha asociado el consumo de estas bebidas con la vida sana, con el deporte, la belleza, la amistad y el amor. Lo que pocas veces se dice es que en realidad todas estas bebidas son realmente perjudiciales para la salud. Como estrategia de mercado, muchas han cambiado su nombre a aguas saborizadas, agregando de esta forma características “naturales” a la denominación del producto. Sin embargo, los efectos son similares.

gaseosas3

La epidemia de obesidad que alcanza a tantas poblaciones, independientemente de su estrato social, está íntimamente relacionada con las bebidas dulces. Más aún si el consumo comenzó durante los primeros años de edad.

Las bebidas gaseosas tienen grandes cantidades de azúcar refinada (sucrosa y almíbar de maíz de alta fructosa). Estas concentraciones afectan en gran medida la liberación de insulina, la hormona que permite el ingreso de la glucosa a las células. La misma comienza a circular en mayor cantidad y frecuencia en la sangre, iniciando un círculo vicioso de almacenamiento de grasa con incremento de triglicéridos y colesterol.

Una lata de 355 ml contiene aproximadamente 10 cucharitas de té de azúcar y aporta 150 calorías. Su consumo agrega calorías innecesarias para la dieta cotidiana.

gaseosas5

Los “jugos” de fruta artificiales, que resultan de la disolución de polvo en agua, intentan “disfrazar” la cantidad de azúcar ingerida publicitando las cualidades naturales del producto.

Las bebidas dietéticas o lights no escapan a los inconvenientes relatados. Si bien no ingresan azúcares al organismo, la mayoría de ellos cuenta con endulzantes artificiales. Más aún, está demostrado que los mismos, a pesar de no contener azúcar, provocan también descarga de insulina. Por otra parte, este tipo de bebidas incrementan su sabor con el agregado de sodio, en valores muy superiores a las gaseosas tradicionales. De esta forma se agrega otro efecto perjudicial para la salud, favoreciendo el desarrollo de hipertensión arterial.

gaseosas4Lamentablemente es cada vez más frecuente el reemplazo de la leche por jugos artificiales o incluso por gaseosas. Dichas conductas además de ser perjudiciales por el ingreso de calorías sin valor energético provocan que el mayor aporte de calcio desaparezca de la dieta. Por otra parte, la alta concentración de ácido fosfórico que poseen alienta además a la liberación de calcio por los huesos que, finalmente, se elimina por la orina. De esta forma se facilita la aparición de cálculos en los riñones y vías urinarias. Del mismo modo, el efecto perjudicial de estas bebidas sobre el esmalte dental es ampliamente conocido.

Las dietas con altos contenidos de hidratos de carbono, mantenidas en el tiempo, como el caso de las gaseosas, contribuyen al desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

gaseosas2Esta consideración es importante dado que siempre se han señalado sólo a las grasas como casi únicas responsables. Desde hace tiempo se sabe que los hidratos de carbono se transforman en grasas, acumulándose en el organismo. El aumento del azúcar en la sangre y el incremento en la secreción de insulina, facilita entonces el desarrollo de obesidad acompañando al llamado síndrome metabólico. Muchos estudios han descubierto que las personas que consumen 1 ó más gaseosas por día, ya sea dietética o no, tienen un 50% más de riesgo de desarrollar en el futuro enfermedades cardíacas, infarto y diabetes.

agua7Uno de los componentes agregados a casi todas las gaseosas es la cafeína. La misma es una droga estimulante adictiva. La adicción a la cafeína sería una de las razones del motivo de su presencia en las bebidas gaseosas más populares  La cafeína además aumenta la excreción de calcio por orina que, junto a una dieta pobre en dicho mineral especialmente en niñas y adolescentes, aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis.

El camino saludable para resolver tantos inconvenientes es la ingesta de agua segura. Es difícil evitar que los niños tomen contacto con las gaseosas o productos derivados. Sin embargo debemos procurar que el mismo no se produzca en edades muy precoces y menos aún que genere adicción. Los padres son los modelos de sus hijos, y eso incluye sin lugar a dudas, sus hábitos dietéticos. Si los padres consumen bebidas gaseosas regularmente, esto tendrá una gran influencia sobre los hijos. Inversamente, la presencia desde temprana edad de la botella de agua o de un jugo natural exprimido en la mesa familiar puede actuar a modo de prevención del consumo de gaseosas. Las mismas nunca deberían ser parte de desayunos o meriendas.

agua5

A modo de conclusión podríamos decir que, generalmente los productos comestibles que necesitan de mucha publicidad no siempre suelen ser los más beneficiosos para la salud. Las gaseosas no escapan a esta regla.

Seguí a la Carta del Doctor también enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *