Hanta virus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Alarma y preocupaciónhanta1

NUEVAMENTE HANTA VIRUS

Febrero 2019

La noticia ha sacudido a toda la comunidad desde finales de 2018 hasta el presente. Los casos  de Hanta virus se siguen reportando provocando la lógica alarma e intranquilidad. Sin embargo esta enfermedad viene azotando a nuestra región desde hace bastantes décadas con una cantidad de víctimas mantenidas en forma casi constante a lo largo de los años.

hanta3La enfermedad por Hanta virus es una zoonosis, o sea es una enfermedad transmitida por un animal, en este caso un roedor, hacia el ser humano. Cierto tipo de ratones son portadores del virus y lo diseminan especialmente por medio de su orina y materia fecal.

hanta2Se conocen a la fecha 4 tipos distintos de virus Hanta. El más frecuente en nuestro país y Chile es el denominado Hanta Andes que a su vez posee distintos grupos, distribuyéndose por todo el territorio argentino. Esto quiere decir que la enfermedad, al contrario de lo que muchos piensan, no es sólo patrimonio de la región andina.

La particularidad del virus Andes radica en que además puede transmitirse de persona a persona por inhalación o por vía percutánea frente a heridas o lesiones abiertas en la piel. La capacidad de contagio interhumano posibilita una más rápida diseminación de la enfermedad y agrava las dificultades para su prevención.  No obstante ello, el reservorio de los virus es siempre el ratón infectado, diseminando la enfermedad por medio de su orina y sus excrementos. De allí las recomendaciones de evitar el contacto, de inhalar sus secreciones o respirar en ambientes cerrados donde pueden haber estado habitando o deambulado.

hanta8

hanta4La cantidad de enfermos por año no ha variado por décadas. Sin embargo la enfermedad puede tener impacto creciente en nuestro medio debido al aumento del riesgo de exposición a los roedores por el incremento de la población que vive en la pobreza (vivienda precaria [cartón, madera], recolección de residuos, acúmulos de basura en el peridomicilio, corrales con animales y alimento cerca de la vivienda [por ejemplo cerdos], vivienda rodeada de pastizal, y/o próxima a curso de agua), actividades recreativas (campamento, caza / pesca, turismo aventura, etc.  El mayor número de casos en el Sur del país durante los veranos se debería a que en esta zona se produce la floración del colihue que es el alimento preferido de los roedores, junto con el aumento de alimento disponible debido al turismo de senderismo, refugios, acampes y viajes de estudio.

Los niños son también víctimas del Hanta virus pero en un porcentaje menor, especialmente en zonas rurales donde los más expuestos son los adultos. En cambio en las áreas urbanas los niños suelen estar más expuestos, muy a menudo relacionados con el contagio intrafamiliar.

La enfermedad por Hantavirus constituye una patología grave con una mortalidad que varía de una región a otra del país, relacionado especialmente por el tipo de virus involucrado, la precocidad de la consulta, de la sospecha médica y de los recursos asistenciales para el sostén y tratamiento de las complicaciones.

Como en casi todas las enfermedades virales hay cuadros asintomáticos que se descubren  sólo al solicitar los anticuerpos generados por la misma. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el Hanta se manifiesta como una enfermedad febril que remeda una patología gripal. La incubación suele ser prolongada, des de una semana hasta 30 días. Luego del cuadro febril, que puede asociarse a malestar gastrointestinal, dolores musculares, escalofríos y decaimiento general, comienza una etapa de dificultad respiratoria de variable intensidad que en casos graves puede llevar a insuficiencia respiratoria y cardíaca con elevadas probabilidades de muerte.

hanta5

El diagnóstico se realiza por el estudio de los anticuerpos en sangre y es el único medio para identificar y confirmar la enfermedad.

No existe a la fecha tratamiento específico para esta patología. La asistencia a estos pacientes se basa en el sostén respiratorio y cardíaco por medio de Oxígeno, respiración mecánica y drogas para mejorar la función cardíaca.

Si bien se están ensayando vacunas aún no hay alguna que pueda utilizarse.

Lo más importante, como siempre, es la prevención, evitando la cercanía o el contacto con roedores que potencialmente pueden estar infectados. Es fundamental recordar el hábito del lavado de manos frecuente, la higiene de utensilios, de envases, especialmente latas y todo material que pueda haber tenido contacto con roedores o con sus secreciones. Otra vez, el uso de lavandina para la higiene de estos elementos es de suma utilidad.

hanta6

El contagio interhumano constituye un desafío para todos. El período de incubación prolongado y los síntomas inespecíficos de inicio pueden facilitar la diseminación de la enfermedad. Los medios de transporte desde un auto hasta un avión pueden distribuir al virus por amplias zonas del país y también por el mundo. Habrá que estar muy atentos ante cualquier cuadro febril que se prolongue y que remede una gripe. Del mismo modo si estos síntomas ocurren en personas que provienen de zonas con alta incidencia de la enfermedad o que hayan estado en contacto con individuos afectados.

hanta7

Fuente: Hantavirus. Situación epidemiológica actual. Comité de Infectología. Sociedad Argentina de Pediatría. 2019

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *