Leptospirosis – Hanta virus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Ratas_poblado_ALERTA: ROEDORES EN LAS RUTAS

¿Qué son estas enfermedades?

Junio 2011

En los últimos meses, mucha gente que ha estado transitando las rutas, ha observado la presencia de roedores en los campos o incluso en el mismo camino, hecho que les ha llamado la atención. Sumado a ello, el desborde de ríos en algunas zonas de nuestra mesopotamia ha llevado a la formación de zonas pantanosas y esteros con proliferación también de roedores y pequeños animales salvajes. En forma paralela se han denunciado casos sospechosos y algunos confirmados de Leptospirosis y enfermedad por Hanta Virus, que tienen estrecha relación con los acontecimientos relatados. Debemos conocer cómo prevenir estas patologías. Si bien el contagio interhumano de ambas es infrecuente, ninguna familia se encuentra exenta de encontrarse con roedores en sus hogares, durante viajes, excursiones o miniturismo.

LEPTOSPIROSIS

Es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria llamada leptospira. Se transmite a través del contacto con animales enfermos: ratas, perros, gatos, ganado y animales salvajes. El contagio se produce generalmente por el contacto con agua contaminada, suelo húmedo, basurales, barros, charcos, lagunas, zanjas, corrales de ganado, etc. La transmisión entre personas es excepcional. Las leptospiras pueden sobrevivir muchos meses en el agua o lugares húmedos y de esta forma contagiar a animales en contacto con la misma. También cuando comen a otros animales contaminados.

Los síntomas que habitualmente produce son similares a una gripe con un comienzo brusco: Fiebre y escalofríos, dolores musculares, dolor de cabeza, inflamación de los ojos, vómitos, diarrea, dolor abdominal, debilidad general, erupción en la piel o sarpullidos. En la mayoría de los casos la enfermedad presenta evolución favorable.

No obstante en un 10% de los pacientes la leptospirosis produce complicaciones severas en hígado, riñones, pulmones y cerebro. Aquí los síntomas se hacen más importantes: Dificultad para respirar, alteración del estado de conciencia, ictericia, (color amarillento de la piel), hemorragias en piel y mucosas.

El contagio en los niños generalmente se produce mientras juegan o se movilizan en zonas con barro o inundadas, “chapoteo” en grandes charcos, lagunas o aguas contaminadas. La bacteria ingresa al organismo por la piel lesionada, (raspaduras, rasguños, heridas, úlceras), por inhalación de gotitas en aerosol de agua contaminada o por los ojos, boca, nariz y genitales.

¿Cómo evitar que se contagien?

Debemos evitar el contacto directo o indirecto con roedores o animales salvajes. Evitar bañarse en aguas contaminadas, no caminar descalzo sobre charcos o barro. En caso de atravesar zonas inundadas, generalmente en regiones rurales, hacerlo con adecuada protección, botas, guantes, etc. Exigir a las autoridades las adecuadas protecciones en areneros o sitios de juegos para evitar el ingreso de animales. No amontonar basura. Arrojar los residuos en lugares correspondientes y cerrados. Limpiar rápidamente la orina y materia fecal de las mascotas u otros animales. Siempre lavarse las manos luego de tocar o alimentar a algún animal. Avisar a la autoridad correspondiente frente a la presencia de animales muertos. Respetar las prohibiciones de baño en aguas contaminadas.

En épocas o lugares con inundaciones por catástrofes naturales se deben extremar las medidas de prevención.

                                      inundacion

 

 

ENFERMEDAD POR HANTAVIRUS

Enfermedad transmitida por virus que posee como reservorio a roedores, generalmente los ratones pequeños y con cola más larga que su cuerpo. Los mismos, una vez infectados eliminan los virus por la saliva, heces y orina por varias semanas. El contagio a los humanos sucede generalmente por la aspiración de micropartículas de orina o excrementos del animal.

Tiene una incubación de cuatro días a seis semanas. Frecuentemente los casos se presentan luego de dos a tres semanas del contacto con el foco de infección. Los síntomas se inician como una gripe con fiebre, gran decaimiento general, dolores musculares, dolor de cabeza, tos, vómitos, evolucionando generalmente a gran dificultad respiratoria y necesidad de ventilación asistida.

Lo más importante es la prevención, evitando la presencia de los roedores en viviendas o lugares cercanos. La limpieza de malezas, probables escondites o cuevas de los animales el fundamental. Tener presente si se ingresa a sitios abandonados o viviendas no habitadas por largos períodos en zonas rurales, hacerlo con barbijos y proceder a una rápida ventilación de los ambientes, dado que el contagio como vimos se realiza por vía inhalatoria. En caso de colocar venenos tener cuidado con la ingestión accidental por parte de niños y si se usan cebos, nunca colocarlos dentro de las viviendas dado que atraerían a los animales, pudiendo producirse contagio por inhalación en pequeños ambientes.

                                                   leptospirosis-islas.thumbnail