Previniendo el botulismo infantil

Share on FacebookTweet about this on Twitter

miel¡CUIDADO CON LA MIEL!

 

JUNIO 2011

La miel, no debe ser nunca administrada a menores de un año de edad. Es frecuente observar a mamás endulzando el chupete o aun los alimentos con ella. En principio, si ello ocurre durante los primeros seis meses, se interfiere en el desarrollo de la lactancia materna exclusiva y en forma paralela es dañina para la salud e higiene dental. Recordemos que aunque no se vean, los dientes están dentro de las encías sin erupcionar.

Pero lo más importante es que tanto la miel de caña como la de abeja pueden contener esporas de clostridium botulinum, el microrganimo productor de botulismo. Las esporas es el mecanismo por el cual este germen se hace resistente cuando está fuera de un ser vivo, por ejemplo en el suelo o en la tierra. En el intestino todavía inmaduro de los bebés el clostridium puede producir una neurotoxina que, como su nombre lo indica, puede atacar al sistema nervioso. Aun muy pequeñas cantidades de miel pueden provocar botulismo en el bebé.
Los síntomas de la enfermedad en los lactantes pueden ser: desgano, falta de apetito, constipación, llanto débil, debilidad muscular.
Todos los síntomas son debidos a la debilidad muscular producida por la toxina que puede llevar a la parálisis respiratoria.
Dada la gravedad del cuadro se recomienda siempre consultar al médico frente a los primeros síntomas, si existiera el antecedente de ingestión de miel.