La dificultad respiratoria en los bebés

By | 29 abril, 2006
Share on FacebookTweet about this on Twitter

dificultad respiratoria3¿CÓMO APRENDER A CONOCERLA EN FORMA PRECOZ?

Abril 2006

Un niño pequeño, especialmente un niño menor de 2 años, no puede ni sabe informar con sus propias palabras la necesidad de aire que puede estar sin-tiendo.  ¿Cómo podemos valorar la “sed” de aire que le puede provocar al niño una enfermedad?. En realidad la respuesta a esta pregunta se encuentra en los signos que podemos ver en un bebé mientras respira. Son los llamados “signos de dificultad respiratoria”.¿Cuáles son?:

1) Movimientos respiratorios acelerados, estando el bebé sin fiebre

2) Tiraje, o sea la excavación que se puede producir en cada  respiración entre las costillas o por debajo de ellas.

3) Aleteo nasal: o sea, el movimiento de las aletas de la nariz con cada respiración.

4) Movimiento del abdomen acompañando en “balancín” a los del tórax. (Cuando sube uno, baja el otro y viceversa). Estos signos se convierten en señales de alarma ante cualquier enfermedad respiratoria, que justifican la rápida consulta al médico.

Cuando un bebé se esfuerza para poder hacer ingresar aire a sus pulmones acelera sus movimientos respiratorios y pone a funcionar músculos respiratorios accesorios. La observación de estas modificaciones nos permiten afirmar que el niño presenta dificultad respiratoria. Es importante dicho concepto ya que la dificultad respiratoria puede ser observada e informada no sólo  por el médico o la enfermera, sino también por los padres que, encontrándose junto al niño, podrán evaluar el compromiso del bebé, observar la evolución de la enfermedad y por lo tanto decidir la consulta oportuna al facultativo. Entre los músculos accesorios en funcionamiento durante la dificultad respiratoria es importante el papel del diafragma. Dicho músculo separa el tórax del abdomen y al incrementar su utilización hace que el abdomen se retraiga o se “achate” para facilitar el ingreso de más aire. Lo mismo ocurre con los músculos que se encuentran entre las costillas y experimentan continuas retracciones en cada movimiento respiratorio. La bronquiolitis produce en forma muy frecuente dificultad respiratoria y la detección temprana de sus signos permitirá un mejor pronóstico.