Dar pecho, dar vida al planeta

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pecho a demandaDANDO PECHO TAMBIÉN SE BENEFICIA AL PLANETA

Agosto 2011

Además de todas las ventajas para el niño y la relación madre-hijo, la lactancia materna es una forma de conservar los recursos naturales del planeta. Algunos puntos a tener en cuenta:

La leche de madre no genera residuos que contaminan el medio ambiente

La leche de madre es un recurso renovable. La mayoría de las madres puede amamantar, (98%).

La leche materna no necesita envase, transporte o conservación. Se ahorra así el uso de combustible o energía no renovable. Se evitan residuos.

Las madres del mundo, aproximadamente producen más de 20.000.000 toneladas métricas de leche por año. Reemplazar este recurso natural por uno artificial equivaldría a incrementar las cabezas de ganado y la deforestación del suelo. Cada vaca consume 410 kg de vegetación por mes.

1 kg de fórmula infantil representa la deforestación de 12.5 m2 de bosque.


Los elementos para la administración de fórmulas, (biberón, tetina), necesitan de elementos no reciclables como plástico, goma y siliconas.

El 24% de la superficie terrestre se destina a la ganadería, el doble de lo destinado a cosechas y sustenta a casi 3.000 millones de cabezas, de los cuales casi la mitad son vacunos, (1989).

En México, producir un kilo de fórmula láctea cuesta 12.5 m2 de bosque tropical

Para hervir 250 ml. de agua se necesitan 200 gr. de madera. Cada niño que tome sólo mamadera usará un mínimo de 73 kg. de madera al año.

Si todo niño fuese alimentado con mamadera se necesitarían 86.000 toneladas de estaño para producir 550 millones de latas etiquetadas con 1.230 toneladas de papel.

La lactancia materna en síntesis cuida al planeta. Además de ser una forma de alimentación natural, específica para la alimentación del niño, es una fuente renovable de energía. Sólo se produce en relación al consumo. Cuanto más se succione más se elabora.

Reemplazar la leche de madre por leche de vaca es costoso tanto para la economía familiar como la global.

Al planeta también le cuesta reponer los recursos que se utilizan en la fabricación de leches de fórmula.

La leche materna, al ser específica, produce menos residuos por materia fecal, posibilitando la utilización de menor cantidad de pañales por día, favoreciendo el ahorro familiar y generando menor cantidad de desechos.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría