El inicio de las clases

Share on FacebookTweet about this on Twitter


Inicio_clases_7_61350OTRA OPORTUNIDAD SALUDABLE


Marzo 2015


Se terminan las vacaciones y la familia entera comienza a prepararse para la nueva etapa escolar. Desde el niño que ingresa al jardín hasta el adolescente que comienza a cursar su último año de secundaria, todos modifican sus rutinas para adaptarse a la actividad escolar. Así como los útiles se preparan semanas antes, también es aconsejable que los chicos experimenten los cambios en forma paulatina. Es difícil pensar que un niño acostumbrado a dormirse tarde, de un día para otro pueda conciliar el sueño temprano para poder levantarse y concurrir a la escuela. Del mismo modo los horarios de las comidas se irán modificando en relación a las exigencias escolares, más aún en el caso que cumplan doble turno.

Es usual en estos días concurrir a los consultorios pediátricos para que el certificado de aptitud física sea completado y firmado por el profesional. En realidad se aconseja que durante la etapa escolar los niños sean controlados una vez por año. Ese examen, además de la evaluación del estado general, debe incluir el oftalmológico y el audiométrico para comprobar como ve y escucha el niño en forma respectiva. El niño que ingresa a la escuela primaria debe pronunciar bien las palabras. Las alteraciones denominadas dislalias, deben ser resueltas por un fonoaudiólogo que se especialice en niños.

clases1

Se deberá controlar la salud odontológica. Muchos niños requerirán realizar su higiene dental dentro de los institutos escolares luego de almorzar o merendar. El niño deberá tener el tiempo necesario y poseer en perfectas condiciones su cepillo como asegurado su correcto transporte.
También suelen modificarse los hábitos defecatorios y miccionales. Generalmente la posibilidad de concurrir al baño no es tan fácil ni rápida como durante las vacaciones. Habrá muchas veces que retener, otras veces apurarse para poder continuar con las tareas. Muchas constipaciones se inician en los colegios, dado que en forma voluntaria el niño comienza a inhibir, como lo hará de adulto, el reflejo gastrocólico, aquel que facilita la evacuación intestinal luego de la ingesta de comida. Padres y docentes deben insistir en el correcto lavado de manos antes y después del uso de los baños. Para ello las escuelas deben poseer sanitarios instalados y funcionando en forma correcta, con la higiene recomendada, sin faltar en ningún momento del día el jabón y las toallas descartables.
Las niñas, en especial en el jardín, debido al control esfinteriano relativamente reciente, suelen padecer vulvovaginitis que no es otra cosa que la inflamación de la vulva y la vagina, secundaria a mala higiene luego de hacer pis o caca. La niña comenzará a sentir ardor al orinar o prurito en la zona motivando la lógica preocupación de padres y docentes. Habrá que enseñar o en todo caso reforzar los hábitos relacionados con la correcta higiene de la zona.
Merece un comentario a parte el control ortopédico de los niños. La columna vertebral durante la escuela primaria se ve muchas veces sobrecargada por pesadas mochilas. El examen médico oportuno puede promover la corrección de posiciones viciosas e incluso detectar escoliosis que pueden agravarse con el transcurso de los años.

vacunacion201

Se debe controlar el carnet de vacunas aprovechando el inicio del año escolar. Los niños en el ingreso a primer grado deben tener aplicadas los refuerzos de la Triple viral, (sarampión-rubeola-paperas); Sabín , (poliomielitis) y Triple bacteriana también denominada DPT, (difteria-tétanos-coqueluche). Los chicos de 11 años deben recibir la triple acelular que posee una composición similar pero más atenuada que la DPT. Las niñas además a esa edad inician la inmunización con vacuna HPV que se completará con otras 2 dosis.
Finalmente debemos convenir que el inicio de la escuela suele convertirse en un desafío para muchos padres. Generalmente los que inician un ciclo como puede ser el jardín, la primaria o incluso la secundaria comenzarán a medir sus capacidades, serán evaluados en comparación siempre con un patrón de “aptitud” que no siempre tendrá en cuenta sus particularidades. Quedarán quizás al descubierto y por primera vez en forma sistemática las capacidades y dificultades con las posibilidades de reforzarlas o solucionarlas en forma respectiva en el colegio y por supuesto en el seno famiiar.
El inicio de la escuela, una nueva etapa que merece ser transitada, también como padres.

                                                   clases-3-marzo