El respirador bucal

Share on FacebookTweet about this on Twitter


respirador bucal1CUANDO LA BOCA SE UTILIZA TAMBIÉN PARA RESPIRAR

OCTUBRE 2013
La respiración normal es nasal. Es aquella en la que el aire ingresa al organismo por la nariz para llegar a las vías respiratorias superiores e inferiores arribando finalmente a los pulmones. De esta forma la boca queda generalmente cerrada, ocluida por delante por los labios y por dentro ocupada en forma íntegra por la lengua. Por lo tanto se puede decir que la boca es una cavidad virtual que sólo se convierte en real durante la alimentación.
Debido a obstrucciones en la vía nasal transitorias o permanentes el ser humano habilita otra vía que le permita continuar respirando. Esta es la bucal que, como su nombre lo indica, utiliza la boca para ingresar el aire a su organismo. Cuando esto ocurre en los niños por tiempo prolongado puede provocar alteraciones importantes en su normal crecimiento.

respirador bucal3El niño al respirar por la boca inhala el aire sin utilizar el «filtro» que provee la nariz. Las fosas nasales poseen capilares que entibian y humedecen el aire inspirado. La boca al no tener esa función lo recibe sin ningún reparo, facilitando la aparición de anginas, lesiones en lengua, labios y encías.

El crecimiento de la cara en los niños determinará las características que la misma tendrá durante toda la vida. Si bien la cabeza y la cara vienen determinados genéticamente, el medio ambiente y específicamente el aire tienen su importancia en el modelaje, en especial en el tercio inferior del rostro. Será distinto el crecimiento de la nariz y los senos maxilares cuando el aire no pasa por ellos. Del mismo modo las características de la boca y los dientes se modificarán. De esta forma queda configurando finalmente un rostro característico con mejillas poco desarrolladas y boca semiabierta.


respirador bucal4El niño que respira por la boca debe comer en forma simultánea. En la respiración nasal o normal la deglución incluye un sellado de la boca por intermedio de los labios. El respirador bucal debe mantenerlos abiertos para poder seguir respirando. El mismo inconveniente lo posee mientras mastica, debiendo alternar mitades de la boca para respirar y comer en forma simultánea. Esto trae aparejado una serie de alteraciones en el crecimiento y posición de los dientes. La lengua debe dejar pasar el aire y para ello debe descender al piso de la boca en cada respiración constituyendo una deglución atípica. El respirador bucal tiene seria dificultad para percibir olores y sabores. Generalmente comen poco y no disfrutan de las comidas. Suelen tener mal aliento y sequedad en los labios, producto del impacto del aire seco con las mucosas.

Los niños que respiran por la boca durante tiempos prolongados adoptan una posición particular. Lo inician modificando el eje del cráneo con la columna cervical, debido a que flexionan en forma ligera la cabeza hacia delante para favorecer el ingreso del aire. Esto trae aparejado un reacomodamiento del resto de la columna, incrementándose la cifosis (giba) de la columna dorsal y un reacomodamiento del resto del esqueleto para poder deambular. Los ojos se deben abrir más para ampliar el campo visual disminuido por la flexión de la cabeza. La voz también se distorsiona, dado que no existe la resonancia nasal. Las modificaciones mencionadas y algunas otras a nivel torácico dan un aspecto particular a estos niños que permite fácilmente identificarlos.

                                respirador bucal5

Todos estos trastornos se dan en forma lenta y progresiva cuando existe una obstrucción al paso del aire por la nariz. Algunas características se suelen observan en rinitis durante el período agudo pero luego, al restablecerse la vía nasal desaparecen por completo. Por el contrario en cuadros prolongados configuran facies y físicos característicos.
Los motivos de la obstrucción pueden ser orgánicos o funcionales. Entre los primeros se encuentran las particularidades anatómicas de algunos niños con disminución del tamaño y calibre de las fosas nasales. Algunas veces el agrandamiento de la glándula adenoides produce obstrucción al paso del aire. Cuando la misma se prolonga puede iniciar el proceso de respiración bucal anteriormente expuesto. Otros niños no poseen obstrucciones a nivel nasal, sin embargo funcionalmente se comportan como respiradores bucales. Algunos de ellos pudieron haber adquirido ese hábito luego de un catarro prolongado o de una hipertrofia adenoidea ya resuelta. Estos casos requieren la reeducación de la respiración por intermedio de especialistas.
Usualmente la corrección de estos cuadros depende siempre de un equipo profesional que incluye al médico, al odontólogo y al fonoaudiólogo. La colaboración de la familia es fundamental, en especial en la reeducación de la deglución y la respiración.