La llegada del hermano

Share on FacebookTweet about this on Twitter


hermanito1¡TODO BIEN…HASTA QUE LLEGÓ EL HERMANITO…!

Por la Lic. Lorena Ruda*

Marzo 2013

Luego de un tiempo de la llegada de nuestro primer hijo, cuando seguramente todo ya se había acomodado a la nueva vida, logrando una convivencia relativamente armoniosa entre los tres,arriba el segundo, el hermanito o hermanita. En algunos casos planificado, según las circunstancias y maneras de pensar de la familia, en otros planeado con mucho deseo porque las ganas de ser padres nuevamente afloran, la imprevista o la no tan imprevista noticia finalmente se confirma.


hermanito5Nos enteramos del embarazo y ¡puf!, aparece una invasión de sentimientos encontrados, felicidad, miedos, y muchas veces, culpa por lo que pueda suceder con el hermano/a mayor

Los adultos damos por hecho que los hermanos mayores “estarán celosos” y es una respuesta que solemos tener ante cualquier actitud o acción de nuestro hijo. Quizás sin evaluar lo que realmente les pasa ya contestamos: -“está celoso”. Pareciera que muchas veces esa respuesta calma más a los adultos, ya que necesitamos poner palabras a lo que no sabemos. De esta forma interpretamos que actúa de tal o cual forma porque simplemente “está celoso”. Pero, lo cierto es que los celos de los hijos, generalmente, son una construcción de los adultos, sobre todo durante el embarazo, donde todavía la llegada efectiva del hermanito no sucedió y el chico poco puede interpretar lo que está sucediendo.

Seguramente se estará preguntando por qué la panza de la mamá crece, cómo es que ese bebé llegó ahí adentro. Todos le dicen: -¡qué bueno, ahora vas a tener con quien jugar!” “siempre te vamos a querer”, etc. Estas frases son las que muchas veces alertan al hermano/a mayor que lo que está por llegar puede poner en duda el amor de los padres, más específicamente, de la mamá. En vez de demostrarle la importancia de su lugar, de enfatizar nuestra mirada en él, le advertimos que su situación pende de un hilo. lo cual no es cierto. Cada hijo tiene un lugar, una personalidad, virtudes y defectos. A veces es nuestro propio temor por “no poder amar a dos por igual” lo que nos hace sentir que nuestro hijo tampoco podrá querer y aceptar al hermano, o que su lugar pueda ser reemplazado por el nuevo integrante.

Indudablemente la llegada del hermanito/a tendrá un efecto y habrá repercusiones en el mayor, pero dejemos que afloren con libertad sin dar por hecho que el mayor vivirá con celos.

Si nuestra actitud por la llegada del nuevo hijo a la familia es con felicidad, si tratamos de incluir al hermano mayor dentro de los cuidados del recién nacido, desde el embarazo haciéndolo participar en la elección del nombre, preparar el cuarto, .el/la mayor no tendrá por qué sentirse desplazado, hay que ayudarlo para que también sea su bebé, y desde el lugar de “hermano/a mayor” lo cuidará y le enseñará cosas que él ya vivió.

                                      hermanito2

Obviamente la llegada del hermanito tendrá un efecto en el mayor, tampoco podemos ignorar esa cuestión, pero podemos ayudarlo a que sienta que pierde el lugar de hijo único, del cual gozó mucho tiempo recibiendo todo lo que necesitaba, (no me refiero a objetos sino a mirada, contención, mamá, papá, familia, brazos), para ganar otro lugar, que tendrá algunas ventajas y otras desventajas, el de “hermano mayor”. Su lugar de “primero” jamás lo perderá.


hermanitoMuchas veces le sucede lo mismo que a los demás nenes de su edad, está más caprichoso, más demandante, más peleador. ¿No se nos ocurre pensar que eso que le pasa tiene que ver con la etapa que está viviendo, más allá de la llegada de su hermano? Solemos caer en una respuesta fácil que nos evita poner atención a lo que realmente necesita nuestro hijo. Todas las personas somos diferentes, y esto vale también para los niños. Cada chico tiene necesidades, intereses, gustos y viven etapas que le son propias y que lo diferencian de sus hermanos. Es fundamental aceptar esta diversidad y atender los requerimientos de cada hijo, sin marcar diferencias de “importancia”. Si la llegada de un segundo hijo desvía nuestra mirada del primero, entonces sí habrá más celos. Pero si seguimos prestando atención a sus necesidades y respondiendo aunque sea con la mirada y la preocupación, nuestro hijo podrá recibir al hermano con la misma felicidad que nosotros.

Tampoco es cierto que un hijo pretende estar en el lugar del otro, por el contrario, cada uno pretende poder ser sí mismo y para esto, es nuestro deber “mirar” lo que cada uno necesita. Es muy común escuchar: – “no quiero hacer diferencias, si a uno le doy A al otro también”, lo que quizás a veces no nos damos cuenta es que los dos no necesitaban A. No nos detenemos a evaluar lo que cada uno es y tiene para dar, les damos “por igual” haciendo que a uno le sobre y al otro le falte (insisto, no me refiero en este caso, solamente, a objetos) y terminamos haciendo lo que intentábamos evitar. Rotulamos a cada uno con características opuestas, verbalizamos lo que ellos son sin darnos cuenta que, muchas veces, eso que decimos que son es lo que terminan siendo. No nos damos cuenta que muchas veces, nuestras palabras les dan identidad y ellos nos creen, sin dejarlos elegir libremente. Tendemos a comparar y, lo que es peor, en voz alta, generando rivalidad. Debemos aceptar que no son iguales ni deben serlo. No es igual cómo una madre vive cada embarazo, cada nacimiento y hacer hincapié en las diferencias.

                                      hermanito6

Es importante poder mirar atentamente a cada uno de nuestros hijos, sea uno o sean cinco, resaltando sus capacidades y acompañarlos en los que les resulta más difícil. Sin enojarnos si no cumplieron nuestras expectativas. El error, en realidad es nuestro, en crear expectativas sin conocerlos realmente, forzándolos a que resalten en algo sin observar qué es realmente lo que les gusta hacer o pueden hacer. Generamos exigencias y desde ese lugar acompañamos poco cada proceso, pero, si además los comparamos, etiquetamos, generaremos sin querer competencia entre ellos. La hermandad la fortalecen o la debilitan los padres, no es el lazo sanguíneo lo que realmente los hace hermanos, sino lo que nosotros como padres, transmitimos. No alcanza con decir ” el vínculo entre hermanos es lo más hermoso”. Hay que actuar en consecuencia. La llegada de un hermano puede ser lo más hermoso que a un niño o niña le suceda, con los sentimientos ambivalentes que obviamente van a existir. Pero nosotros debemos trabajar en función de la hermandad. Los celos pueden existir, son naturales, pero podemos ayudar a nuestro hijo mayor a apaciguarle la ansiedad o la angustia que pueda llegar a sentir:
Tips:
Durante el embarazo incluirlo desde el momento en que se lo contamos, él/ella va a tener un hermanito y también será su bebé. Será imprescindible para el recién nacido su presencia y ayuda. Mostrarle como va creciendo el bebé adentro de la panza, llevándolo a alguna ecografía, si él quisiera, dándole la información que él pida acorde a la edad. Ayudando con la elección del nombre, con la elección de objetos para el cuarto o el ajuar del bebé.
Una vez el bebé llegó al hogar la cosa cambia! El mayor necesitará momentos de exclusividad y realizar actividades con los padres, juntos o separados, que el “pobre” bebé pequeño no puede aún realizar. Ejemplo: comer helado, ir al cine, salir con el triciclo, etc…
Incluirlo en los momentos del baño del bebé, la cambiada de pañales, en lo que él quiera colaborar debe ser bienvenido.
No dar por hecho que el hermano mayor querrá y deberá prestar todo al menor o que, para evitar que el más chico llore tenga que ceder siempre. Debe ser respetada su decisión de no compartir. Algunas veces resulta útil preguntar si existe un objeto o juguete particular que no quiera prestar. En ese caso lo podemos guardar o autorizarle a tenerlo sin obligarlo a compartir. De esta manera él se sentirá respetado y será más armoniosa la convivencia. No caer fácilmente en la frase: – “vos sos el mayor y por eso tenes que tal o cual cosa”. Sus necesidades deben ser escuchadas con la misma importancia que las demandas del bebé. Si se siente escuchado y respetado, disminuirán los celos y/o competencias.
No creernos nosotros el típico discurso: – “pobrecito, perdió el trono”. en función de lo que nosotros pensamos, actuamos y transmitimos.
Por ultimo, muchas veces la llegada del segundo hijo nos enfrenta con los vínculos con nuestros propios hermanos, con lo que se decía de nosotros, con nuestra historia y el lugar que nos tocó “el mayor, la segunda, el más chico” o “el inteligente, el vago, el caprichoso”. Revisar lo que a nosotros nos pasa con la llegada de este nuevo bebé nos ayudará a manejarnos libremente, sin mezclar (tanto) los sentimientos y miedos que a nosotros nos genera esta situación.

Formar una familia no es fácil, tampoco criar a los hijos. Es un desafío diario. Ellos aprenderán a relacionarse entre sí, y mucho podemos ayudar. Lo más importante es no presionar, no forzar y observar. No perder de vista y responder a sus necesidades como seres independientes que son. De esta manera, la llegada de un hermano será el mejor regalo les pudieron dar.

                                          hermanito4

*Lic. Lorena Ruda Psicóloga U.B.A. M.N. 44247
Emilio Ravignani 1744 Ciudad de Buenos Aires T.E.: 15-3-696-1806