Las adenopatías en los niños

Share on FacebookTweet about this on Twitter


ganglios1EL HALLAZGO DE GANGLIOS AUMENTADOS DE TAMAÑO EN LOS NIÑOS

Octubre 2015

La observación o palpación de ganglios a través de la piel de los niños es una consulta bastante frecuente en el consultorio de pediatría. Generalmente los padres refieren palparlos o incluso es el niño quien indica la zona del hallazgo y se suele requerir el examen del médico o la realización de una ecografía para confirmarlo. Todo ganglio que se palpe o visualice fácilmente siempre indica agrandamiento del mismo


ganglios2Si bien no toda tumoración redondeada corresponde a algún ganglio, es durante la infancia donde el tejido linfoide tiene un gran desarrollo dada la competencia del mencionado tejido en las defensas del organismo. Durante estas edades suele haber una rápida respuesta inmunitaria que incluye la respuesta ganglionar. En realidad existe un sistema linfático compuesto por vasos y ganglios. Estos últimos se constituyen en filtros frente al ingreso de microorganismos para impedir el avance de infecciones e incluso en productores de defensas específicas para enfermedades futuras. El sistema linfático se encuentra distribuido en todo el organismo comunicando a todos los ganglios. Los mismos no suelen ser palpables. El incremento de su tamaño es generalmente motivado por infecciones que estén ocurriendo en una región cercana del cuerpo. En estos casos se acompañan de dolor, más aún durante su palpación.

Por lo explicado anteriormente son los niños los que rápidamente ante infecciones reaccionan rápidamente incrementando el tamaño de sus ganglios. Los catarros, las anginas, las otitis y demás patologías respiratorias altas se suelen acompañar de «adenopatías», término con el que se denomina a la palpación de ganglios.
Las adenopatías de poco tamaño son frecuentes en los niños durante la palpación de la nuca, detrás de orejas, debajo de los maxilares y cercanas al cuello. Las mismas suelen ser secundarias a las frecuentes infecciones de vías aéreas durante la infancia y que motivan la constante estimulación del sistema inmunitario. Es característico el hallazgo de ganglios occipitales, (sobre o debajo de la nuca), secundarios a pediculosis. Las picaduras de los piojos motivan la activación de las mencionadas defensas.

Las amígdalas y la adenoides están constituidas también por tejido linfático. De allí su importancia en la infancia y el compromiso frecuente ante anginas y mocos en forma respectiva., llegando a su mayor tamaño en esta época de la vida.

                                                ganglios3

Los ganglios que se encuentran sobre el pliegue inguinal (ganglios inguinales), suelen estimularse frente a infecciones que ocurren sobre muslos, piernas o pies. Muchas veces consultan niños por dolor y palpación de ganglios inguinales sin advertir que el origen de los mismos se encuentra en heridas infectadas sobre dedos de los pies a las que hasta ese momento no se les daba importancia. No es infrecuente encontrar ganglios axilares en niños luego de la aplicación de vacunas en los brazos.

Las enfermedades virales, especialmente las eruptivas y entre ellas la rubeola, suelen provocar incremento de tamaño de ganglios y la consecuente palpación .Los mismos generalmente se encuentran tocando el cuero cabelludo, sobre la nuca, detrás de los maxilares y sobre el cuello. Se acompañan de dolor a la palpación.
La mononucleosis infecciosa, es una enfermedad viral que posee dentro de sus características el incremento del tamaño de ganglios en distintas partes del cuerpo. Se acompaña generalmente de inflamación de la garganta y un agrandamiento del bazo e hígado. Hasta la confirmación del diagnóstico, la aparición del cuadro suele provocar lógica alarma en todo el grupo familiar, que habitualmente se resuelve con estricto reposo y control térmico.


ganglios4Algunas veces, ante una infección generalmente de origen dentario, los ganglios se estimulan, incrementan su tamaño y también pueden infectarse. Es el caso de las adenitis. En estos casos, sin tratamiento adecuado, puede quedar superada la barrera defensiva. La piel que lo rodea se inflama, cambia a un color rojizo, incrementa su temperatura y en forma espontánea abre paso a la salida de pus hacia el exterior.

Las enfermedades malignas también comprometen ganglios. Las metástasis no son otra cosa que la retención de células cancerosas que se dirigen a otros órganos para la diseminación de la enfermedad. Los linfomas son cánceres que se originan en los mismos ganglios, diseminándose por la sangre y el sistema linfático. En las leucemias también suele haber compromiso ganglionar en distintas regiones del organismo.
En todas estas enfermedades malignas las adenopatías suelen ser indoloras y no están relacionadas con alguna infección cercana. Generalmente suelen ser grupos ganglionares con distintas velocidades de crecimiento y posibilidad de diseminación.
En el niño sano, la palpación de ganglios generalmente dolorosos constituye respuestas defensivas para evitar que los microorganismos ingresados progresen y causen enfermedades más graves.
En algunas oportunidades se encuentran ganglios que por la localización o características no permiten llegar el motivo de su origen. En estos casos se suele recurrir a la biopsia lográndose de esta forma un diagnóstico correcto.