Nuestro niño de 7 a 8 años

Share on FacebookTweet about this on Twitter

hiperactividadSUS JUEGOS PREFERIDOS

Abril 2002

Comienzan a despreciar los juegos demasiado sencillos, entreteniéndose con juegos de mesa.: dominó, cartas, ajedrez y con los de computación. También puede inventar sus propios juegos. Colecciona cosas.

Los varones utilizan las herramientas para hacer arreglos en la casa o en sus pertenencias: la bicicleta se cuenta entre una de sus “víctimas”. También trabajan con modelos de aviones, trenes,barcos,robots,etc.

Le interesan los juegos grupales que tengan supervisión de un adulto: fútbol, voley, rugby, etc. Además se incluye en los recreos para organizar corridas, persecuciones, como pueden ser el “poli-ladron” o las “guerras” entre los distintos grados o grupos de amigos.

Tienen intereses estacionales en los deportes: natación, fútbol, patín, yudo,tenis, etc.

Aprenden a andar bien en bicicleta. Muchos de estos deportes permiten compartir gratos momentos con los padres, afianzando la comunicación.

A partir de esta edad y hasta llegar a la pubertad, el cuerpo vuelve a tener un rol fundamental, intensificándose el placer por los juegos tales como la mancha, las escondidas, juegos de manos, finalizando todo en el cuarto oscuro donde la exploración y la búsqueda ya tienen contenidos genita- les muy evidentes.

Los varones y las niñas comienzan a separarse aún más en el juego. Las niñas siguen jugando con muñecas, pero las dramatizaciones adquieren características más complejas. Se preocupan por el arreglo personal, los novios, el casamiento, etc. Siguen ayudando en las tareas domésticas y surgen las agrupaciones “secretas” seleccionando amigas, generalmente de corta duración.

Los intereses individuales comienzan a notarse en los gustos por la lectura. Por lo general, las niñas leen más que los varones. La naturaleza, los animales, las historias donde participan niños, las leyendas y los clásicos de la infancia y las historias que tengan humor son los temas que más interesan. Le gustan las revistas infantiles o escolares donde pueda encontrar ideas para llevar a la práctica. También les agrada coleccionarlas, intercambiarlas y por supuesto comprarlas.

La representación de grupos musicales del momento, principalmente en las niñas, adquiere la mayor dimensión. Los bailes y los pasos de los mismos son reproducidos casi a la perfección. Los varones comienzan a tener predilección por algunos instrumentos musicales, inclusive los de percusión. Muchos pueden solicitar tomar lecciones de música, canto o danza en la escuela o en el club.

Generalmente tienen un programa de televisión o de radio favorito, dependiendo del hábito adquirido hasta ese momento.

Disfrutan del cine, el teatro y los discos.

Alrededor de los ocho años, el sentido de la responsabilidad comienza a instalarse. Es la oportunidad para favorecer su desarrollo sin exigir ni tolerar excesivamente.