Nuestro niño de tres años

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pañales3¿CÓMO ES? ¿A QUÉ JUEGA?

Abril 2000

Aunque manifiesta interés creciente por jugar con otros niños todavía le gusta entretenerse en solitario. Juega con compañeros imaginarios. Come solo. Ayuda a vestirse y desvestirse. Realiza pequeños encargos. Negocia ante la promesa de un beneficio ulterior.  

Salta con los pies juntos, por lo que lo entretienen los escalones, cajones o bloques desde donde puede brincar.

Continúa el progreso en el equilibrio. La hamaca y el triciclo lo ayudan a elaborar su esquema corporal.

Desarrolla juegos de inserción. Utiliza los procesos de clasificación, comparación e identificación. Es la edad de los cubos para insertar, la lotería de animales, el dominó , los ladrillos, etc. Hace torres de 9 a 10 cubos.

Los lápices gozan de su atracción, haciendo dibujos imitativos y espontáneos, con trazos mejor definidos. Garabatéa, pero si se lo interroga nombra lo que dibujó. El cuerpo es lo primero en dibujar. Luego la casa será el objeto central de sus creaciones. Se deben tener en el hogar lápices de pasta o madera y acuarelas.

Con los libros de imágenes vuelve las páginasuna por una, nombrando a los dibujos y a la acción representada. Aplican una memoria tal, que pueden repetir el texto y las figuras como si las leyeran.

Conoce versos y canta canciones conocidas o las improvisa. Es la época de los discos, cantos y rondas que a la par de entre tenerlos desarrollan y amplían su lenguaje.

Realiza juegos dramáticos. En los mismos es a la vez locutor y autor. Puede interpretar al repartidor, al cajero del supermercado , al verdulero, etc. Pregunta incesantemente cosas y pide también de la misma forma que le muestren o le enseñen sus libros o dibujos. Por lo tanto le serán útiles todos los juguetes o juegos sencillos que le posibiliten proyectar sus fantasías. No son aconsejables los pequeños de cuerda pues son a esta edad de difícil manejo y posiblemente los rompa, produciendo frustración e impotencia.

Realizan también juegos imitando actividades domésticas: alimentar muñecos, evacuar, secar platos y cubiertos, etc. Estas actividades realizadas junto con los adultos favorece el pasaje del juego al trabajo, sintiendo la satisfacción de participar en la vida de los grandes y en la conducción de la casa.

A las niñas les gusta el lavado de prendas pequeñas. Los varones sienten afinidad por los juguetes que permiten cargar arena, tierra o piedras, como grúas o camiones. A ambos sexos les gusta la plaza con sus hamacas, el tobogán, el sube y baja y la calesita.

Todavía es imprescindible la participación de los padres en los juegos, debiendo des- plegar paciencia y dedicación para que el aprendizaje resulte una tarea placentera.