Prono doloroso

Share on FacebookTweet about this on Twitter
prono2¡SE SACÓ EL CODO DE LUGAR!
Todo lo que hay que saber

Febrero 2014

Es un cuadro de dolor sobre uno de los brazos de inicio brusco producido como consecuencia de un “tirón” en el mismo en un niño generalmente menor de 5 años. Se manifiesta por la inmovilización de la articulación del codo debido al dolor y al llanto enérgico, poco consolable producido por la lesión.


prono4Generalmente ocurre cuando el niño comienza a deambular o durante las caminatas por la calle de la mano de otra persona. Puede producirse al intentar levantarlo tomándolo desde las muñecas o el antebrazo  para intentar subir el cordón de la vereda. Otras veces los berrinches hacen que el padre o cuidador quieran levantarlo tomándolo de la misma forma. Ante la negativa, el niño se tira al suelo, “colgado” de la mano del adulto. En otras oportunidades, el juego de hacerlo “volar” en redondo tomándolo de sus muñecas o antebrazos produce el mismo fenómeno.


prono1Esa tracción sobre el antebrazo produce una “luxación” de la cabeza del radio a nivel del codo, que sale del anillo de contención. Se denomina luxación justamente cuando uno de los huesos de alguna articulación sale de su lugar.

Es frecuente observar en las guardias al niño con su brazo inmóvil pegado al cuerpo sin dejar que lo toquen. El antecedente de la tracción casi siempre existe y la aparición brusca del dolor es la constante. Mientras no se mueva el brazo no llora. Ni bien se quiera articular el codo o rotar la palma de la mano el síntoma se manifiesta o se exacerba.

El tratamiento para tanta angustia del niño y de sus padres consiste en la reducción. Una maniobra para retornar el hueso al lugar original de la articulación. La misma consiste en colocar el codo del niño en 90 grados rotando el antebrazo en rotación interna mientras lentamente se va flexionando el codo. Durante la misma se puede sentir un clic que avisa que la cabeza del radio ha vuelto a su lugar.

                                 prono5

Generalmente el niño sigue llorando por algunos minutos y se aconseja dejarlo con sus padres en la sala de espera para que, sin el miedo al médico, vuelva a utilizar el brazo afectado y deje de llorar.

La solución parece mágica ya que en pocos minutos queda resuelto un dolor y una “parálisis” del brazo que parecía grave. No obstante siempre conviene descartar el antecedente de algún golpe o traumatismo que pudiera haber provocado lesión ósea ante la persistencia de los síntomas.

Dado lo sencillo de la maniobra es sumamente útil que los padres aprendan a realizarla ya que es frecuente que los cuadros se repitan cada vez que se traccione o se tironee del brazo, especialmente hasta los 4 y 5 años de edad.

Como siempre, la prevención es importante. Se aconseja no levantar ni traccionar a los niños desde sus muñecas o antebrazos. Hacerlo siempre tomándolos de sus axilas.

prono3