¡ Se despertó brotado !

Share on FacebookTweet about this on Twitter

brote5CARACTERÍSTICAS Y PROBABLES ORÍGENES DE LOS BROTES EN LA PIEL

Diciembre 2014

El niño se despierta como todas las mañanas y la mamá encuentra novedades que la preocupan. La piel presenta un brote fácil de observar, más aún cuando comienza a cambiarle los pañales o a vestirlo. Generalmente la consulta se traslada telefónicamente al pediatra quien suele requerir algunos datos importantes para arribar a un diagnóstico presuntivo. No obstante suele ocurrir que el brote observado por los padres se modifica o incluso desaparece en el momento de la visita al consultorio. Este es el caso generalmente de los brotes originados por alergias, vulgarmente conocidos como urticarias. Suelen ser desencadenadas por un contacto directo con la piel, ya sea perfumes, talcos, ropa, jabones, etc. En estas oportunidades la extensión de las lesiones abarca la zona cubierta por la vestimenta o en contacto con el producto aplicado sobre la piel. No obstante ello, en la mayoría de los casos no se logra conocer el origen exacto del cuadro. Algunas veces se le echa la culpa a algunos alimentos ingeridos a pesar del antecedente de haber consumido anteriormente dichos productos sin haberse desencadenado brote alguno. Lo cierto es que los brotes alérgicos se caracterizan por la aparición usualmente brusca, iniciándose generalmente en tórax, abdomen o miembros. Varía mucho la forma de presentación. Suelen iniciarse como pequeñas o minúsculas manchas para pasar en forma rápida a ronchas que pueden elevarse o confluir en relación a la intensidad de la alergia. Otro síntoma para orientar el diagnóstico es el acompañamiento de prurito. El mismo es característico de las urticarias pero es importante saber que es difícil de reconocer en niños muy pequeños o bebés. Otro fenómeno particular de estos brotes lo constituye el hecho de exacerbaciones alternadas con atenuaciones en el transcurso del mismo día o aparición de los mismos en distintas partes del cuerpo a lo largo del mismo.

brote3

Hay épocas durante las cuales son más frecuentes estos cuadros, en especial en los meses de la primavera. El tratamiento incluye obviamente evitar el contacto o la ingesta del probable alérgeno y algunas veces el tratamiento con antihistamínicos y corticoides en relación a la intensidad del cuadro. Localmente son útiles los baños tibios con avena o jabones que la contengan y humectación de la piel.

brote4

Distintos son los casos en los cuales el niño, generalmente con mocos o antecedentes de fiebre aparece brotado con mayor intensidad en su rostro y a partir de ahí en tórax y extremidades superiores. En estas oportunidades el origen suele ser infeccioso, en la mayoría de los casos viral. No suele haber prurito y habitualmente hay compromiso de la garganta acompañando a los mocos referidos anteriormente. Hay entidades específicas que, de origen viral, guardarán en sus brotes las características propias de la enfermedad.

brote2En este artículo nos referimos a los cuadros en los cuales el probable origen viral no responde a ninguna patología definida “con nombre”.
Hay muchos brotes o “exantemas” que no responden a las características o evolución de enfermedades específicas. Clínicamente el médico asume el probable origen viral del brote por los antecedentes, el estado general del niño y el acompañamiento de síntomas respiratorios de la vía alta. Algunas veces también se pueden asociar con síntomas digestivos como vómitos o diarreas.

brote1Estos brotes, a diferencia de los alérgicos, poseen una evolución generalmente previsible. Se inician en el rostro, comprometiendo muchas veces el cuero cabelludo, progresan hacia la región inferior tomando cuello, tórax y miembros superiores. Son poco intensos sobre miembros inferiores y van perdiendo intensidad con el transcurso de los días. Estas enfermedades no poseen tratamiento y la medicación habitual es la antifebril si correspondiera. Desde ya no hay contraindicación alguna para el baño o la higiene diaria del cuerpo.

Los brotes en la piel. Un signo frecuente que suele preocupar y puede responder a muchas entidades. No obstante, hay datos a tener en cuenta que pueden servir para facilitar el diagnóstico.