Hipertensión arterial

Share on FacebookTweet about this on Twitter

hipertension1NO SÓLO LA SUFREN LOS ADULTOS

 

Febrero 2014

  • ¿Qué es la hipertensión arterial? 

La hipertensión arterial es el aumento de la presión de la sangre en las arterias

  • ¿Hay niños con presión alta?

Por cada 100 niños de la población mundial se estima que entre 1 a 3 hipertensos.

  • ¿Los valores de presión en los niños son iguales que en los adultos?

No. Los valores normales de presión en los niños dependen de la edad y de la estructura corporal.  Existen tablas con los datos normales según edad y sexo que orientan al pediatra para determinar si un niño tiene o no presión alta.

  • ¿Qué tipo de hipertensión conocemos?

Existe la hipertensión esencial o primaria, que  es aquella cuya causa no está identificada. Es más común en los adultos y se favorecida por factores como la herencia, la obesidad y el exceso de sal en las comidas. El tabaquismo y el alcoholismo también están estrechamente ligados con su aparición. La hipertensión secundaria es aquella cuya causa podemos reconocer. Las enfermedades del riñón son la principal causa, aunque también otras enfermedades como las cardiovasculares, las hormonales y también algunas intoxicaciones pueden producirla.

  • ¿Qué síntomas puede producir la presión alta?

En la mayoría de los casos no da síntomas. Puede manifestarse con dolores de cabeza, trastornos de la visión, sangrado de nariz o combinaciones de ellos.

  • ¿Què podemos y debemos hacer?
  1. Cumplir con el control pediátrico, que incluye la toma de la presión arterial a partir de los 3 años, una vez al año.
  2. Prevenir la obesidad, habituando a los niños desde pequeños a ingerir una dieta rica en verduras y frutas.
  3. Estimular la actividad física, a través de la recreación o el deporte.
  4. Concientizarnos que la ingesta excesiva de sal favorece la hipertensión. Es importante cocinar con poca sal y no llevar el salero a la mesa. El niño así sabrá apreciar los sabores reales de los alimentos.
  5. Tener en cuenta que una sola toma de presión elevada no es sinónimo de hipertensión arterial, pero sí un llamado de atención para un control más estricto.