Tétanos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

LO QUE HAY QUE SABER DEL TÉTANOS

tetanos1Enero 2017

El tétanos es una enfermedad grave producida por la toxina de una bacteria, el clostridium tetani. Paradójicamente la mayoría de las familias toman conocimiento de la enfermedad gracias a la vacuna que aplican a sus hijos para prevenirla. Sin embargo no todos conocen sus características y los riesgos de contraerla.

El tétanos si bien es una enfermedad infecciosa no se contagia de persona a persona.

El agente causal de la enfermedad se encuentra generalmente en los suelos, en forma de esporas que resisten condiciones adversas durante años. Ingresa de esa forma al organismo al contaminar las heridas en cualquier parte del cuerpo.

tetanos3

Si bien el riesgo es mayor cuanto más sucia se encuentre la lesión o mayor contacto con la tierra posea, lo cierto es que cualquier herida por pequeña y simple que parezca puede ser tetanígena. Del mismo modo, las lesiones punzantes, sin casi pérdida de sangre presentan también el mismo riesgo.

tetanos5

El clostridium tetani al ingresar al organismo se convierte en bacteria activa y comienza a producir una toxina que bloquea las señales nerviosas de la médula espinal hacia los músculos. Esto produce espasmos musculares en distintas partes del cuerpo. Los mismos pueden comprometer seriamente la vida de la persona dado que son muy intensos y dolorosos.

El tiempo de incubación es aproximadamente de 7 a 11 días. La enfermedad suele iniciarse con espasmos leves en los músculos de la mandíbula (trismo). Los espasmos también pueden afectar el tórax, el cuello, la espalda y los músculos abdominales. Los espasmos musculares de la espalda a menudo causan arqueamiento, llamado opistótonos.

tetanos6

Las contracturas suelen ser tan intensas que pueden provocar desgarros musculares y fracturas de huesos, entre ellos las vértebras con el consiguiente perjuicio.

Algunas veces, los espasmos afectan músculos que ayudan con la respiración, lo cual puede llevar a problemas respiratorios. Otras veces o en forma simultánea los afectados pueden ser los músculos de la deglución provocando intenso babeo y dificultad en la alimentación.

Una vez instalada la enfermedad el tratamiento no es del todo efectivo. Desde ya requiere internación, limpieza y curación de la herida por donde ingresó el germen, antibióticos contra el mismo y la administración del suero antitetánico. A eso se debe agregar el apoyo respiratorio por medios mecánicos en el caso frecuente de compromiso de los músculos torácicos.

Sin tratamiento una de cuatro personas infectadas muere. No obstante los que sobreviven pueden presentar secuelas de la enfermedad secundarias a fracturas o desgarros musculares que produzcan dificultades en la deambulación o motricidad en general.

El tétanos neonatal es aún más grave con una mayor tasa de mortalidad. Se observa en los recién nacidos que contraen la enfermedad por falta de higiene en el lugar del parto, contaminación frecuente del cordón umbilical y en bebés provenientes de madres no inmunizadas contra la enfermedad.

La vacunación antitetánica es la mejor forma de prevenir la enfermedad. Las mujeres embarazadas se vacunan a partir de las 20 semanas de gestación.

 vacuna neumococoLos niños inician su vacunación desde los 2 meses de vida y lo continúan a los 4 y 6 meses de edad. Reciben un nuevo refuerzo a los 18 meses y otro a los 5 años.  Se agrega una nueva dosis a los 11 años de edad. La vacuna antitetánica está incluida en las vacunas pentavalentes, cuádruples y triples celulares y acelulares que corresponden al calendario oficial de inmunizaciones. Con el esquema completo la inmunidad se prolonga por 10 años, no requiriendo en su transcurso ningún refuerzo frente a alguna herida cortante. Se recomienda a partir de los 11 años de edad reforzar la vacuna cada 10 años.

tetanos2Los niños o adultos no vacunados deben recibir suero y vacuna antitetánica si sufren heridas cortantes por más pequeñas que sean. Lo mismo ocurre ante cualquier intervención quirúrgica. El suero ofrece anticuerpos en forma casi instantánea mientras que la vacuna debe estimular al organismo para producir defensas propias. Para incrementarlas y prolongar su efecto por 10 años se deben aplicar otras 2 dosis con la separación mínima de un mes y una tercera al año de la última.

Es importante verificar el carnet de vacunación de cada integrante de la familia, especialmente antes de iniciar un viaje de vacaciones donde generalmente hay mayor contacto con la naturaleza y mayor riesgo de heridas cortantes.

logo-facebookSeguí también a La Carta del Doctor en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *