Agua que has de beber

Share on FacebookTweet about this on Twitter

agua5LOS CHICOS Y LA SED

Diciembre 2012

 

– ¿Qué toma su hijo cuando tiene sed?.

La respuesta generalmente no incluye al agua pura. La mayoría de los niños toman jugos comprados, los que se preparan a base de granulados o polvos, gaseosas, etc. Generalmente no tiene sed – dicen algunos padres, pero igual toman el mismo tipo de bebidas, incluso como acompañante de las comidas.

agua7Muchas veces se ofrece este tipo de bebidas entendiendo en forma equivocada que las mismas pueden ser útiles y beneficiosas dado que se las publicita por el contenido de vitaminas y minerales o, simplemente, porque los reconforta observar el entusiasmo que manifiestan al tomarlas.

EMPECEMOS A CAMIBAR LO DULCE POR LO SANO

Si un niño sano rechaza tomar agua pura, simplemente es porque no tiene sed. Cuando el organismo requiere agua, la misma siempre es aceptada. Es importante instalar el hábito de beber agua fresca.
Los niños dicen que tomar agua no les gusta cuando tienen la opción de tomar otras bebidas dulces de elaboración industrial.
Los chicos conocen estas bebidas y las piden desde muy pequeños porque los adultos se las ofrecen o los inducen a tomarlas. También por imitación de su entorno familiar o por presión publicitaria.
agua2Los azúcares que contienen se consideran calorías “vacías”. Pueden dar sensación de saciedad provocando luego el rechazo de alimentos de mejor calidad e imprescindibles para el crecimiento y el desarrollo.
Las bebidas dietéticas o light suelen tener azúcares en cantidades reducidas o compuestos químicos que los reemplazan, manteniendo el hábito de consumo de bebidas industriales.
Muchos niños desarrollan verdaderas adicciones a bebidas gaseosas, principalmente cuando el hábito a consumirlas se inicia a edades muy tempranas, por lo que es muy desaconsejable ofrecerlas a niños menores de un año.
Un capitúlo a parte lo merecen las bebidas conteniendo soja o sus derivados. Las mismas son promocionadas por sus cualidades nutricionales. Tales caracterísiticas no existen. Más aún, dan mayor sensación de saciedad, no aportan los nutrientes necesarios y son más cariogénicas que las gaseosas tradicionales.

agua1¿CUÁLES SON LOS INCONVENIENTES DE OFRECER JUGOS INDUSTRIALIZADOS O GASEOSAS?

Más de 3 vasos diarios, a veces puede convertirse en una fuente de trastornos para la salud ya que pueden favorecer la aparición de enfermedades o patologías.

Mayor riesgo de sufrir caries y erosión dental.
Trastornos nutricionales, como obesidad o bajo peso.
Alteración de la progresión de la talla*, (menor altura que la determinada por su potencial genético).
Diarrea
Dolores abdominales.
Gastritis
Trastornos en la absorción de calcio
Irritabilidad, trastornos de la conducta e insomnio.
Urticaria y alergias
Pérdidas o escurrimiento de materia fecal, (ropa interior sucia).

El consumo en exceso también puede perturbar hábitos saludables ocasionando:

Rechazo o disminución de la ingesta necesaria de leche al ser reemplazada por estas bebidas.
Falta de apetito: Las calorías que contienen interfieren y dan una falsa idea de saciedad.

Las bebidas industriales, además suelen contener una variedad de aditivos (colorantes, acidulantes, aromatizantes, conservantes, espesantes, antioxidantes, estabilizantes, etc.) que, si bien están permitidos, no son recomendables para los niños pequeños.

LO MÁS IMPORTANTE A LA HORA DE BEBER:

Ofrecer pecho exclusivo los primeros 6 meses de vida.
Con el inicio de las papillas, a partir del sexto mes y sin abandonar el pecho, ofrecer agua segura en un vaso o con cucharita.
Reforzar y sostener el hábito de beber agua para la sed en los primeros años de vida.
Si se ofrece jugo de frutas u hortalizas es conveniente exprimirlo en casa, con un cuidadoso lavado previo. Mejor aún es ofrecer la fruta entera más o menos cortada o triturada según la edad.

AGUA SEGURA:

agua3Dada la contaminación del planeta es difícil tener acceso al “agua pura”. Debido a ello se usa el término de “agua segura” para denominar a aquella que no contiene bacterias peligrosas, metales tóxicos disueltos o productos químicos dañinos a la salud, lo que la hace justamente “segura” para beber.

El agua corriente de suministro domiciliario es segura siempre y cuando la red que la conduce se mantenga intacta y en buenas condiciones. Debido a ello, generalmente se aconseja la utilización de agua mineral de marca reconocida y con envases inviolables.

El agua extraída de pozo nunca es segura. Requiere siempre el hervido y la cloración respectiva para eliminar los microorganismos peligrosos para la salud. Del mismo modo requiere un análisis químico previo para valorar la concentración de productos químicos contenidos en ella y que pueden ser también dañinos.

agua6

Fuente: Comité de Pediatría General Ambulatoria. Comité de Nutrición. Sociedad Argentina de Pediatría.