La peor de las noticias

Share on FacebookTweet about this on Twitter

muertesubita4MUERTE SÚBITA DEL LACTANTE

Diciembre 2012

La muerte de un niño es siempre una situación desgarradora e inesperada. Aún después de una enfermedad conocida o crónica, la desaparición de un hijo lleva muchas veces a replantear la vida a partir de ese momento.

Unas palabras bastan para expresar la crudeza de la situación: “Cuando se muere tu esposa te dicen viudo, cuando se mueren tus padres te dicen huérfano, cuando se muere tu hijo no hay palabras”.

Más aún si la muerte se produce de una forma brusca, inesperada, sin que alguna enfermedad la hubiera desencadenado, generalmente en momentos felices para la familia, por la reciente aparición de un nuevo descendiente, que parecía saludable hasta ese momento.

La muerte súbita del lactante (SMSL) es una situación repentina e inexplicable, que ocurre en los primeros meses de edad, alterando el orden natural de la vida, dejando trunca la proyección que sobre el pequeño tenían sus padres, produciéndose un gran vacío, añadiéndose habitualmente sentimientos de culpa y desvalorización.

Médicamente se define a la muerte súbita como el suceso acaecido en forma repentina e inesperada en un niño menor de un año de edad, que permanece inexplicable aún después de una autopsia, la investigación de la escena de la muerte y la evaluación de la historia y antecedentes del niño y su familia. La muerte súbita no es exclusiva del lactante, ocurriendo también en todas las edades. No obstante la misma tiene su mayor incidencia durante este breve período de la vida.

muertesubita5

La muerte súbita en niños tan pequeños ha sido relatada desde la antigüedad y al no encontrarse causas que la justifiquen se le han atribuido diferentes motivos que incluyeron desde la brujería, hasta maldiciones y culpas a expiar.

En países desarrollados constituye una de las primeras causas de muerte en el lactante.

La mayor incidencia ocurre entre los 2 a 4 meses de vida y el sexo masculino es el más afectado. Se sabe que es más frecuente durante los meses de invierno y en el horario de la noche, entre las 0.00 y las 6.00 hs. También por datos estadísticos se puede afirmar que los niños prematuros tienen mayor riesgo así como los de bajo peso al nacer, (menores a 2.500 gr). Con respecto a la madre se han identificado algunos factores de riesgo como la multiparidad, edades entre los dos últimos bebés muy cercanas y anemia durante el embarazo.

El rótulo de muerte súbita incluye justamente la imposibilidad de haber encontrado una causa que la hubiera motivado.

En la actualidad hay muchas teorías que intentan explicarla. Lo más probable, ante la aparición de tantas hipótesis es que la muerte súbita del lactante tenga una causa multifactorial. No obstante ello, los trastornos de la regulación de la respiración durante el sueño cada vez adquieren más importancia. Las hipótesis plantean que ciertos niños pueden tener un mal desarrollo o retraso de la maduración de zonas del cerebro que se encargarían en despertar al niño cuando disminuye el oxígeno o se incrementa el dióxido de carbono. De esta forma, el niño no respondería ante situaciones en las que es necesario despertar para detener la cascada fatal que lo puede llevar a la muerte.

muertesubita3En relación a ello, a la fecha hay datos estadísticos que indican que este fatal suceso tiene menor incidencia en niños que son acostados boca arriba. Culturalmente las madres en Occidente acostumbraron desde hace mucho tiempo a dormir a sus bebés boca abajo, con el motivo de evitar la aspiración de algún vómito o regurgitación durante la noche. Se comprobó que la gran diferencia con las culturas donde es poco frecuente este fenómeno está dada por la posición en la que inician el sueño. Estos datos podrían respaldar la teoría relatada anteriormente, ya que un niño que duerme boca abajo tiene mayor posibilidad de inhalar aire con poco Oxígeno en algún momento de la noche y por otra parte abundante dióxido de carbono exhalado, dada la posición que adopta en la cuna. Si a esto le agregamos el abrigo durante las épocas de frío y el “escurrimiento” del bebé dentro de las mantas de la cuna, las posibilidades de falta de oxígeno son considerables, requiriendo que el niño se despierte, se mueva o llore para lograr la resolución del peligro.
En efecto, Estados Unidos con datos estadísticos fiables, logró un rápido descenso de la mortalidad con sólo la modificación de esta costumbre por parte de padres y cuidadores. La noticia se expandió y si bien aún no hay una única teoría que explique la influencia de la posición al dormir, la recomendación de colocar al niño panza arriba es general permitiendo continuar disminuyendo los decesos.

La posibilidad de aspirar alimento o secreciones durante el sueño colocando al niño boca arriba es falsa, salvo patologías especiales que indiquen lo contrario.

Otro motivo de controversia es la posibilidad de deformidades craneanas debido al apoyo de la nuca por tiempos prolongados. Dicha situación, de presentarse, es generalmente reversible, dada la plasticidad de los huesos craneanos.

¿A qué se denomina ALTE?

muertesubita2ALTE es un término médico que significa “evento con aparente amenaza para la vida”. En estos episodios ocurre un cambio brusco e inesperado del comportamiento del lactante, aconteciendo generalmente durante el sueño, la alimentación o incluso en la vigilia. Con frecuencia es descrito por padres o cuidadores como una combinación de apnea, (ausencia de respiración), cambio de color, (cianosis o palidez) e importante modificación del tono muscular, (niño flojo o rígido). En la mayoría de los episodios la persona que cuidaba al niño ha pensado que se trataba de una situación en que la vida se encontraba en peligro de muerte o incluso que el bebé había fallecido. Su importancia radica en que en muchas víctimas de muerte súbita tuvieron previamente antecedentes de ALTE. Debido a ello estos niños requieren un seguimiento sistemático para evitar un desenlace fatal.

Recomendaciones para disminuir el síndrome de muerte súbita:

Los niños deben ser colocados para dormir totalmente sobre sus espaldas. Salvo indicación médica en contrario que la justifique.
Las superficies par dormir diseñadas para adultos, por lo general pueden ser peligrosas para los lactantes.
Los lactantes no deben dormir en colchones de agua, sofás, colchones o superficies blandas.
Evitar sobreabrigar al bebé.
Los pies del bebé siempre deben tocar el fondo de la cuna o moisés para evitar o disminuir el escurrimiento del mismo dentro de las sábanas o mantas.
Evitar el humo del cigarrillo en el ambiente. El mismo disminuye el Oxígeno dificultando aún más la respiración del bebé. Las muertes súbitas son más frecuentes en hogares donde se fuma.

La lactancia materna constituye un factor protector importante para evitar la muerte súbita. El niño que toma pecho, durante los primeros meses suele hacerlo varias veces durante la noche. De esta manera hay un control más frecuente del estado del niño durante esas horas y el niño es “despertado” por el requerimiento del pecho.pecho a demanda 4

No hay conclusiones en relación a la cohabitación durante períodos prolongados para evitar la muerte súbita.

El colecho se debería evitar dado que puede favorecer la asfixia del bebé en caso de ser tapado por frazadas de sus padres o incluso quedar apretado entre ellos. No obstante hay culturas que practican el colecho en forma ancestral y en las cuales la muerte súbita es casi desconocida.