Angina

Share on FacebookTweet about this on Twitter

anginas¡ME DUELE LA GARGANTA!


Noviembre 2010

Se entiende por angina a la inflamación de las amígdalas y garganta (faringitis).
Es una patología frecuente en niños y adultos. La gran mayoría de los cuadros son originados por virus, por lo tanto son autolimitados, no requieren y no pueden ser curados por antibióticos.

En menores de tres años, el origen viral de las infecciones es aún mayor y generalmente se acompaña de cuadros de vías aéreas superiores: tos y mocos.

Aproximadamente un 20% de las anginas tiene origen bacteriano, principalmente en mayores de 3 años y hasta los 18. Son menos frecuentes en mayores de esta edad. El germen más importante de este grupo es el estreptococo beta hemolítico. Estas anginas no tienen características especiales que puedan ser identificadas en el examen clínico para su diagnóstico. Suelen producir fiebre, mucho dolor de garganta, placas en amígdalas, ganglios, (adenopatías), vómitos, dolor abdominal y brote en piel. Cuando se acompaña de este último signo se dice que el niño posee escarlatina.

Dado que todos estos síntomas también pueden ser producidos por los virus, el único diagnóstico certero es realizar un hisopado de fauces. Solicitando test rápido y cultivo se demuestra la presencia del estreptococo, indicándose en forma adecuada el antibiótico. Con la prueba rápida, en forma casi inmediata tenemos el diagnóstico de la presencia del germen. Con el cultivo hay que esperar generalmente 48 hs. para confirmar el desarrollo del mismo.

El antibiótico ideal para tratar la angina por estreptococo es la penicilina oral. Se puede administrar con lapsos de dos dosis en el día y el niño puede reintegrarse a sus actividades a las 24 horas de haber iniciado el tratamiento, (deja de contagiar), siempre que el estado general lo permita. No obstante debe administrarse durante un lapso no menor a 10 días. Habitualmente no es necesario realizar un test o cultivo luego de finalizar el tratamiento.

Es importante eliminar el estreptococo de la garganta, no sólo para curar la angina, sino para evitar probables complicaciones secundarias a su presencia. Una de ellas es la fiebre reumática, patología que, luego de algún tiempo de transcurrida la angina, produce dolor en las articulaciones y complicaciones cardíacas. También puede generar abscesos y patologías severas en los riñones.

Cuando la angina se repite hay que documentar que las mismas sean producidas por el estreptococo por medio de las pruebas mencionadas. Si se produjeran tres episodios por el germen durante el transcurso de tres meses es necesario realizar una investigación para conocer si existe la posibilidad de que algún conviviente pudiera ser portador del mismo. Portadores son personas que poseen el estreptococo en la garganta pero no sufren síntomas de la enfermedad. No obstante contagian. Algunas veces también es necesario rotar el antibiótico para evitar la repetición de los cuadros.

Se reitera que en menores de 3 años no es necesario realizar la detección del estreptococo dado tanto por la baja probabilidad de su presencia del germen en estas edades como así también por la ausencia de las complicaciones descriptas para los mayores de esa edad.