CINETOSIS

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Malestar, mareos y náuseas en los viajescinetosis7

¿QUÉ ES LA CINETOSIS?

Enero 2019

Los viajes hacia lugares de veraneo suelen ser una circunstancia frecuente para que aparezcan náuseas y vómitos en muchos niños, en especial los no acostumbrados a utilizar algún medio de transporte  durante el transcurso del año. La preocupación cuando los episodios se hacen reiterados motiva la consulta médica, más aún en la cercanía de un viaje por vacaciones.

El fenómeno comentado suele corresponder a lo que se denomina “cinetosis”. Dicho cuadro que se origina durante los viajes terrestres, en barco o en avión se caracteriza por malestar general acompañado de mareos, náuseas, dolor de abdomen, sudor frío, palidez y finalmente vómitos.

cinetosis1

La cinetosis suele hacerse frecuente a partir de los 2 años de edad con picos de incidencia durante el jardín y la escuela primaria. Sin embargo el cuadro no es específico de los niños. Muchos adultos sufren cinetosis y deben recurrir frecuentemente a estrategias o medicación para evitar estas crisis.

El motivo que origina estos cuadros aún no está del todo claro. Lo que parece más certero es que existiría un desequilibrio entre la información que le llega a los sensores ubicados en el oído interno y la que registra la visión. Por ejemplo, en un barco o un avión los sensores en los oídos reciben información de movimiento a diferencia de la visión que no registra dicha situación. Parecería en cierta manera que el ser humano fue diseñado para moverse por sus propios medios a diferencia de los transportes habituales en los cuales se traslada a pesar de no movilizarse.  Algunos estudios también han relacionado dichos episodios con las migrañas.

Se sabe que todas las personas son susceptibles de cinetosis.  Muchas de ellas poseen bajos umbrales para la aparición de estos episodios a diferencia de otras que requieren estímulos con intensidad importante para poder presentarlos.  En algunos casos habría factores genéticos involucrados que suelen explicar el mismo fenómeno en padres e hijos.

cinetosis3

La cinetosis suele hacer su aparición en los viajes hacia el jardín o la escuela  y motivan frecuentemente la consulta médica para evitar o superar los síntomas. Otras veces  los episodios debutan en el auto, el barco o el avión  rumbo a las vacaciones obligando a retardar el viaje hasta que el niño mejore su estado general.

Suele ser frecuente una secuencia en cascada de los síntomas que generalmente terminan en náuseas y vómitos. Comienza con una alteración del estado general. El niño habla menos, algunas veces refiere su malestar o mareos, aparece el sudor frío, la palidez y a partir de allí las náuseas seguidas de vómitos. Algunos episodios requieren la suspensión definitiva del viaje dada la intensidad y frecuencia de los vómitos  que pueden llevar a desvanecer al niño.

cinetosis5

Por fortuna suele existir en la mayoría de las personas una tolerancia progresiva a la aparición de los episodios. El niño que debe ser transportado a diario va desarrollando en forma paulatina una capacidad para evitar los síntomas. Sin embargo, muchas veces al finalizar el año escolar dicha adaptación retrocede reapareciendo los síntomas al iniciar el nuevo ciclo escolar.

cinetosis2

Generalmente los adultos con cinetosis sufrieron dichos episodios desde niños. El estilo de vida que posean hará que los síntomas sean más o menos frecuentes. Del mismo modo serán comunes las estrategias y medidas para evitarlos o a lo sumo calmarlos.

Es raro que el mareo y los demás síntomas de la cinetosis correspondan a alguna enfermedad, más aún cuando cesado el movimiento los episodios desaparecen.

La recomendación habitual es iniciar el viaje sin haber ingerido alimento en las horas cercanas previas al viaje, conducta difícil de cumplir con niños que ingresan a la escuela durante las mañanas.

Está demostrado que el síntoma mejora cuando se establece un punto de referencia visual, como por ejemplo el horizonte durante los viajes en barco o avión. De esta forma se lograría minimizar el conflicto visual-auditivo referido anteriormente.

La visibilidad hacia delante es particularmente útil en los viajes en automóvil o autobús. Poder mirar el parabrisas en lugar de las ventanillas reduce o mejora los síntomas.

cinetosis4

Existen medicamentos que han demostrado variada utilidad en el control de la cinetosis. Suelen corresponder a drogas antihistamínicas. Deben ser ingeridos en horas previas al viaje y requieren muchas veces ser repetidos durante su transcurso. Por sus características suelen provocar somnolencia que ayuda aún más a tolerar el viaje.

Se puede concluir que la cinetosis no constituye una enfermedad. Es una reacción normal que en muchas personas se encuentra exacerbado. En ellas existiría un bajo umbral para la aparición de los síntomas. El autocontrol y las estrategias para superarlos casi siempre constituyen las mejores armas.

cinetosis6

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *