El control de esfínteres

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pañales2¿HASTA CUÁNDO CON PAÑALES?

Diciembre 1997

La posibilidad de hacer pis por sí solo se define como la capacidad del niño de evacuar voluntariamente su orina en un lugar y en un tiempo socialmente aceptado.

La maduración de la micción comienza desde los 18 meses de edad y finaliza a los 4 años aproximadamente.

Generalmente se adquiere ese control luego de aprender a hablar y a caminar y hasta llegar a esa maduración el niño atraviesa distintas etapas. En la primera de ellas, el chico avisa cuando está mojado, en la segunda cuando se está mojando y por último avisa cuando tiene deseos de orinar.

Algunos tropiezos en la normal progresión del control pueden ser provocados por situaciones nuevas en el medio familiar como mudanzas, nacimientos de hermanos, o retiros de mamadera o chupete.

Generalmente conviene esperar la época del año en que el niño se encuentre con poca ropa para iniciar el retiro de los pañales (primavera-verano) Primero se sacan durante el día y en forma permanente. Una vez tomada la decisión no se deben volver a colocar. Esta es una etapa muy importante pues requiere ante todo paciencia. Podrá, siendo totalmente normal, orinarse en distintos lugares de la casa hasta lograr el definitivo control.

Para la maduración nocturna se esperará que durante el día controle bien dejando un plazo prudencial para el retiro de los pañales, generalmente motivado por la misma solicitud del niño o por la comprobación de que ya no se moja.

En la elección del momento de retirar los pañales intervienen el niño, los padres y el pediatra.

Cada chico tiene su tiempo para llegar al control de su micción y como toda adquisición requiere motivación y aprendizaje.

A partir del año de vida, con juegos que impliquen pasar agua de un recipiente a otro y con plastilina. Al año y medio y dos años, conociendo la “pelela”, usándola con sus muñecos o viendo a otros niños mientras hacen “pis”. Entre los dos años y dos años y medio es general- mente la edad adecuada para ir retirando los pañales, siempre y cuando el niño camine, hable o se haga entender y no haya situaciones nuevas en el medio familiar.

Nunca forzarlo para acelerar o anticipar el control. Recordar que la mayor satisfacción de nuestros niños resulta de la adquisición de una nueva habilidad para lograr la aprobación y admiración de sus padres.