El cuidado de las mamas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

GRIETAS DEL PEZÓN Y MASTITIS

Prevención y tratamientopezon1

Agosto 2019

Las grietas del pezón suelen constituir un problema que puede interferir en la puesta al pecho. El dolor en el momento de la mamada es el síntoma principal que se exacerba según la posición que adopta el bebé durante la mamada.

Las grietas son pequeños cortes sobre el pezón, pudiendo provocar además de dolor pequeñas hemorragias. La regurgitación de leche mezclada  con la sangre del pezón provoca la lógica alarma en la madre, temiendo que la hemorragia provenga de su hijo. Este episodio en algunas ocasiones corresponde a la aparición de la grieta, comenzando el dolor a partir del sangrado.

El fenómeno obedece siempre a un mal agarre o acople de la mama con el bebé, originando un tironeamiento del pezón hacia alguno de los lados terminando por cortarlos.

Muchas veces por desconocimiento o temor dicho cuadro motiva en forma innecesaria la suspensión del pecho afectado, condicionando el complemento de leche de fórmula o maternizada.

pezon3

El tratamiento suele ser simple, realizando lavado con agua y jabón, colocando sobre la zona de gotitas de leche y la exponiendo al sol la zona, obviamente en horarios adecuados. Se debe evitar el uso de ropa ajustada, de nylon o que mantenga la humedad del cuerpo. La de algodón en cambio es la más adecuada en estos casos.

No hay motivos para suspender la lactancia materna.

Algunas veces la afección es muy dolorosa, dificultando en forma importante la administración del pecho. Sólo en estos casos, en forma transitoria, puede ser utilizada una pezonera para continuar alimentando al bebé de ese lado. La colocación de cremas antibióticas puede ser necesaria para proteger la zona, teniendo la precaución de eliminarlas mediante lavado antes de ofrecer el pecho al niño.

En casos de dolor prolongado, persistente o bilateral se recomienda continuar amamantando con el pecho menos afectado, evitando el lado más dolorido, realizando la extracción manual de la leche en cada toma para mantener constante la producción láctea.

pezon2

El frenillo lingual corto en el bebé puede condicionar la aparición de las grietas en forma precoz dado  el mal posicionamiento de la lengua y el inadecuado acople con el seno materno.

Modificar la forma en que la madre ofrece el pecho a su niño suele favorecer una más rápida recuperación, colocando al bebé sobre la madre en posición ventral, recostada o reclinada sobre almohadas. Esta postura suele favorecer la relajación de la mandíbula provocando un mejor agarre y acople.

Justamente, la prevención de las grietas del pezón incluye sobre todo ofrecer el pecho en distintas posiciones durante el día, evitando que el mismo sea traccionado siempre hacia el mismo lado. Además de esta forma se asegura un mejor y más distribuido vaciamiento de las mamas.

Algunas veces y generalmente durante el puerperio tardío, en forma secundaria a las grietas del pezón o a la acumulación de leche por mal vaciamiento se produce intenso dolor acompañado de enrojecimiento y calor sobre la mama. En estos casos hablamos de mastitis, no necesariamente asociada a infección bacteriana.

pezon6

El   estancamiento de la leche en algunos sectores de la misma originan el dolor y posteriormente la inflamación. En estos casos tampoco se debe suspender la lactancia. Se pueden colocar paños tibios sobre la inflamación y analgésicos por vía oral o parenteral. La extracción manual de leche, vaciando en forma completa la mama, favorece la disminución del dolor y una recuperación más rápida.

pezon7En los casos que se agreguen fiebre, malestar general, decaimiento, dolores articulares y otros síntomas inespecíficos la mastitis suele ser infecciosa debiendo requerirse  antibióticos para resolver en forma adecuada la enfermedad.

El cuidado de las mamas se inicia antes de la llegada del bebé. Los masajes, especialmente durante el último trimestre del embarazo, la prevención de las grietas sobre los pezones y el vaciamiento completo de los pechos garantizan el normal aporte de leche en forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Fuente: Conti R. “Dificultades durante la lactancia” . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *