El hígado y los tóxicos

Share on FacebookTweet about this on Twitter

higado1Medicamentos, hierbas y suplementos dietéticos

EL HÍGADO TAMBIÉN SE INTOXICA

Febrero 2018

El hígado desempeña un papel fundamental en nuestra vida. Es el órgano más voluminoso de nuestro  cuerpo y se comporta como un verdadero laboratorio al que le llega por vía sanguínea infinidad de sustancias que necesitan ser modificadas químicamente continuar circulando o para ser eliminadas posteriormente por los riñones.

El hígado cumple 3 funciones importantes:

  • recoge y elimina numerosas toxinas. Puede tratarse de toxinas presentes de forma natural en los desechos producidos por nuestro organismo, como el amoniaco, o de toxinas que ingerimos, como el alcohol.
  • se encarga del metabolismode los azúcares, grasas y proteínas, secretando la bilis, elemento esencial para nuestra digestión. Además, participa en la síntesis de factores de coagulación.
  • Almacena las vitaminas A, D, E y K. Además de glucógeno, fuente de hidratos de carbono, energía que puede ponerse rápidamente a disposición del organismo.

Dado que constituye un “filtro natural”es frecuente que sufra la agresión de las mismas sustancias que procesa o metaboliza. Otras veces el contacto con ellas genera reacciones autoinmunes que generan la producción de anticuerpos contra el mismo órgano. 

Muchas de estas sustancias que pueden agredirlo corresponden a medicamentos o drogas que se ingieren o se absorben, algunas en forma frecuente o prolongada.

higado2

El hígado de los niños también suelen ser agredidos, generalmente por medicamentos, originando signos y síntomas de enfermedad hepática. El control de muchas hepatitis virales gracias a las vacunas ha puesto de manifiesto las patologías no infecciosas del hígado. Por otra parte los niños suelen recibir drogas y productos dietéticos que no se ajustan a indicaciones médicas o a dosis recomendadas, producto de la frecuente automedicación.

En los países occidentales, la mayoría de los casos están asociados con antibióticos, anticonvulsivantes y drogas psiquiátricas.  En Estados Unidos y Europa 7 al 15% de los casos de insuficiencia hepática aguda están motivados por toxicidad sobre el órgano y motiva la frecuente  discontinuidad de una droga del mercado que previamente gozaba de la aprobación de los organismos de control. En los niños, la hepatotoxicidad por drogas representa el 20% de los casos de insuficiencia hepática de los cuales un 14% lo son secundarios a la sobredosis de Paracetamol.

higado3

A la fecha hay reportados más de 1000 fármacos y sustancias que pueden actuar como hepatotóxicas en niños y adultos. Sin embargo muchas veces no todos los organismos pueden ser lesionados de la misma forma ni con la misma rapidez o evolución. Se sabe que muchas enfermedades hepáticas del niño y del adulto sin causa reconocida son originadas por este fenómeno.

Es importante destacar que muchos suplementos dietéticos y de hierbas pueden causar daño hepático y por tanto deben tenerse en cuenta al momento de decidir su consumo sin indicación médica. Que los productos sean naturales no garantizan que los mismos no sean perjudiciales.

higado6

Como se dijo anteriormente, el paracetamol o acetominofén es la droga que, debido a su frecuente autoadministración y amplia publicidad,  suele provocar efectos tóxicos sobre el hígado asociados a sobredosis por accidente o error. Este medicamento es de elección como antitérmico en niños menores de un año. De allí la recomendación de una máxima precaución en el momento de su administración. En menor frecuencia, los barbitúricos, drogas psiquiátricos y antibióticos son también causantes de hepatotoxicidad.

En los adolescentes el consumo excesivo de alcohol, drogas y anabólicos han incrementado los casos de daño hepático.

La multiplicidad de productos, drogas y medicamentos que pueden provocarlo obedece también a la susceptibilidad individual a las mismas. Esto significa que no todos los organismos pueden responder de forma similar frente al contacto o metabolización de la misma droga. Por lo tanto muchas sustancias que no actúan como tóxicos en algunos individuos lo pueden ser en otros. Dicho fenómeno se explica por  la metabolización hepática. La misma puede activar el sistema inmune provocando la producción de anticuerpos contra el mismo órgano, iniciando su daño. A pesar de ello hay personas que toleran la agresión sin provocar síntomas ni enfermedad, algunos que se adaptan provocando síntomas o trastornos iniciales para luego recuperase y otros que experimentan signos y síntomas importantes de enfermedad, debiendo suspender la ingestión de la sustancia y esperar la resolución del cuadro. El tipo de respuesta también está también condicionado a antecedentes importantes como pueden ser la edad, el estado nutricional, el consumo de otras drogas, hepatitis crónicas y la genética.

higado4

Los síntomas de daño hepático no son distintos a los de cualquier enfermedad que involucre a dicho órgano. No hay datos de laboratorio que orienten a la hepatotoxicidad como el origen del problema, salvo cuando se logre dosar en sangre la concentración de la droga o la sustancia.

Los síntomas tampoco son específicos. Pueden simular hepatitis con decaimiento general, falta de apetito y vómitos. Otras veces la ictericia es lo más llamativo secundario al incremento en sangre de bilirrubina, simulando una litiasis biliar.

En la mayoría de los casos los signos y síntomas van desapareciendo con la suspensión de la administración de la sustancia. No obstante hay casos de insuficiencia hepática aguda que requieren generalmente de un trasplante hepático para evitar la muerte. En algunas oportunidades, a pesar de la recuperación del estado general, el hepatograma continúa mostrando valores anormales de distintas enzimas hepáticas por un tiempo prolongado.

higado7

El mejor tratamiento para esta afección es suspender la droga o el medicamento que pudiera ocasionarla. La consulta médica es primordial para iniciar los estudios correspondientes y tratar de confirmar el diagnostico. De la misma forma tratar de aclarar si el motivo fue una sobredosis de la sustancia, si la misma es tóxica por si misma o se trata de una susceptibilidad individual a la misma. Hay medicamentos que en casos graves facilitan la recuperación hepática luego de estos fenómenos.

La automedicación y el libre consumo de productos “naturales” ofrecidos en todo tipo de comercios facilitan la aparición de estos cuadros con especial compromiso hepático. Lo mejor es consultar al médico ante la posibilidad de ingresar al organismo sustancias que pueden ser nocivas en un corto o mediano plazo.

vegetariana3

Fuente: Cavalieri M. y col. “El hígado y la toxicidad por drogas, hierbas y suplementos dietéticos” Archivos Argentinos de Pediatría. 2017.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *