Empezar las clases con las vacunas al día

Share on FacebookTweet about this on Twitter

LAS VACUNAS Y EL COMIENZO DE CLASES

vacunacion201Una oportunidad para vacunar o completar refuerzos

 

MARZO 2017

El comienzo de las clases suele incluir una serie de preparativos. Generalmente no falta la verificación del carnet de vacunas, ya sea por preocupación familiar o por exigencia de la escuela o colegio para la inscripción.

La visita al médico pediatra generalmente se cumple durante este período, en especial cuando se requieren certificados de aptitud solicitados por los institutos educativos.

Es una oportunidad para comprobar en el carnet de vacunas el cumplimiento de la aplicación de las mismas.

El inicio de la escolaridad primaria entre los 5 y 6 años trae aparejado la aplicación de vacunas. La Sabín oral, la triple bacteriana y la triple viral son las que se deben recibir a estas edades. A los 11 años de edad se aplica la vacuna HPV y la triple acelular. La primera de ellas en 2 dosis separadas por 6 meses y a partir de este año a ambos sexos. La segunda como refuerzo de las defensas contra tétanos, difteria y coqueluche.

vacuna

En cada indicación de vacunas suelen surgir dudas en padres y educadores sobre el real beneficio de seguir aplicándolas o de continuar con refuerzos contra las mismas enfermedades. Por otra parte hay vacunas contra patologías que los padres nunca han visto o conocido y pueden tener la falsa creencia que han desaparecido. Es el caso del sarampión, la polio, la difteria, etc.

sabin1En principio debemos definir a las vacunas como productos biológicos que contienen uno o más antígenos que se administran con el objeto de producir una reacción controlada, similar a la infección natural y con el menor riesgo para la persona, de forma que desarrolle una respuesta que le proteja frente a posteriores exposiciones al microorganismo contra el que se administra la vacuna.

Pero la efectividad de las mismas está siempre relacionada a la cantidad de niños que son vacunados. Todos estarán más protegidos cuanto más personas se vacunen.

clases vacunaVacunarse es un compromiso social dado que si vacunamos a nuestros niños no contagiarán a otros que pueden no haber sido vacunados. Las familias que en forma equivocada no vacunan a los hijos pueden hacerlo gracias a que hay muchos más niños correctamente inmunizados que no pueden contagiarlos. Si todos nos vacunamos, creamos una barrera de personas inmunes que impiden el ingreso y la circulación del agente infeccioso. De esta forma muchas enfermedades se controlan, reduciendo la cantidad de enfermos y, con el tiempo, manteniendo niveles de coberturas adecuados, hacer desaparecer la enfermedad de la región o incluso del planeta, como ocurrió con la viruela y como ocurrirá en corto tiempo con la poliomielitis.

Los programas de inmunizaciones contribuyen a la equidad ya que han mostrado que pueden llegar a todos los niños y niñas de los diferentes estratos sociales.

Vale la pena recordar todos estos conceptos a la hora de concurrir al vacunatorio, en especial con niños en edad escolar, que llegan sanos sin haber sufrido enfermedades graves que seguramente hubieran podido contraer en otras épocas no muy lejanas.

La libreta o carnet de inmunizaciones constituye el documento que certifica la aplicación de las vacunas a una persona. Es frecuente que el mismo se extravíe, especialmente si existieron mudanzas coincidiendo entre los 2 años y los 5 años de edad del niño, período en el que generalmente no hay aplicación obligatoria de vacunas. Muchas veces el certificado está dañado o manchado requiriendo por parte del vacunatorio la reimpresión del mismo. Debido a ello se recomienda siempre realizar fotocopias del carnet o en su defecto escanearlo para contar siempre con el comprobante.

carnet vacunas

Otro motivo de consulta son los esquemas incompletos al llegar a los 5 o 6 años. Niños que no cumplieron la aplicación de los anteriores refuerzos. Es importante saber que no es necesario reiniciar los esquemas, independientemente del tiempo transcurrido desde la última aplicación. Basta con completar las vacunas faltantes. Cuando hay más de una dosis no aplicada para la misma vacuna, al completar el esquema se deben respetar períodos mínimos entre una y otra para que no se pierda el efecto de “refuerzo”. En estos casos probablemente se vuelva a citar al niño para una nueva dosis en un período determinado por el vacunador o el médico. Los esquemas de vacunas que posee el calendario oficial están pensados para justamente reforzar las defensas adquiridas en dosis anteriores, habiendo transcurrido un período de tiempo conveniente.

rotavirus4

Se debe recordar también que las vacunas pueden administrarse en forma simultánea. La aplicación conjunta no da lugar a interferencias en la respuesta y evita oportunidades perdidas para vacunarse. Los niños al llegar a los 5 años deben recibir 3 simultáneas: Sabín, triple bacteriana y triple viral, como se explicó anteriormente.

Como conclusión no perdamos la oportunidad de continuar vacunando a nuestros niños en esta etapa de la vida. Los refuerzos establecidos para estas edades cumplen la función de prolongar aún más las defensas provistas desde los primeros meses de edad. Durante el período escolar la posibilidad de contagio de enfermedades se incrementa y la disminución de patologías infectocontagiosas graves obedece especialmente a la aplicación de las vacunas.

kioscos saludables3

Fuente: Ferrario C. “Preguntas frecuentes de vacunas”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. Sociedad Argentina de Pediatría. 2016

Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *