¡Hoy no…mejor mañana…o pasado…!

Share on FacebookTweet about this on Twitter

hoyno5LA SEXUALIDAD DE LA PAREJA DURANTE EL PUERPERIO


Por la Lic. Lorena Ruda*

Noviembre 2011
La sexualidad durante el postparto es uno de los cambios más notables en una pareja. Durante el embarazo, cada mujer vive el mismo de un modo muy particular. Hay muchas que disfrutan más del sexo que antes, otras que están mas apagadas, en algunas no cambia con respecto a como era antes, en fin…de todo un poco.

Pero luego del parto la realidad es más o menos parecida para todas. Por un lado, hormonalmente estamos revolucionadas y todo nuestro organismo esta en función del amamantamiento. Las hormonas están centradas en producir leche, en generar sed para tomar liquido y así generar más leche, en comer y dormir. Igualmente en las mujeres que por algún motivo no dan la teta.También las noches son parte del dia, y hormonalmente también están revolucionadas..Nuestro cuerpo se prepara para resistir a las noches y para estar lúcidas durante el día y poder atender a nuestro bebe. Toda nuestra libido está puesta ahí.


hoyno4Por un lado estamos esperando que llegue el momento de reencontrarnos con nuestra pareja luego del parto. El hombre espera el alta médica, suponiendo que alta es sinónimo de “aparición del deseo” y que el postparto son sólo 40 días. Nosotras creemos que podemos responder a sus lógicas demandas .Pero llega ese día y vemos que las ganas no aparecen; o por lo menos no como suponíamos. Muchas veces lo vivimos con culpa ya que, en el fondo, sabemos que los encuentros sexuales no son en este momento algo imprescindible para nosotras. Pero también tememos que nuestra pareja se enoje, no lo comprenda. Es probable que en sus planteos nos señalen que “quedaron en segundo plano”, no desde el pedido y la comprensión sino desde el reclamo. Desde el vamos, nosotras sabemos que no podemos responder a sus demandas como antes.
Lo importante no es saber quién tiene razón. Cada uno tiene sus motivos e intentar explicar lo que nos pasa muchas veces es muy difícil. Nuestros argumentos son “estoy agotada”, “mi trabajo es de 24hs”, “no duermo de corrido mas de 3 hs”, “dar la teta me consume la energía, etc”. Ellos generalmente responden: “yo también estoy cansado”, “trabajé todo el día, pero tengo ganas igual!”. Este tipo de discusiones no llegan a ningún lado ya que no podemos pretender que siempre nos entiendan. Claramente estamos en situaciones diferentes y ambos tenemos razón. Empezamos a escuchar los mandatos sociales con mas énfasis: “no descuides a la pareja” , “lo que no hay en casa se busca afuera…” y muchas otras más. Creíamos que a “mi no me va a pasar” y de pronto si, nos sucedió.

                                      hoyno2

Nosotras no necesitamos el sexo como antes ni de la misma manera que el varón. Necesitamos sentirnos comprendidas, sin el deber de dar explicaciones.. Necesitamos volver a conectarnos con nuestro cuerpo tan cambiado y tan poco sexuado. Nuestros pechos son el alimento de nuestro bebe y no hay otro tipo de placer en ese momento más que el dar de mamar. Nuestra piel esta más sensible, sobrando por todos lados. Habrá que esperar hasta que se reacomode. Nuestro pelo se cae, las uñas se rompen. No nos sentimos para nada femeninas. Una cantidad de cambios físicos, fisiológicos y, sobre todo, psicológicos han ocurrido en nuestro organismo y no podemos pretender “hacer como si nada”. Necesitamos un tiempo para volver a libidinizar nuestro cuerpo y conectarnos con la sexualidad desde otro lugar. En ese momento necesitamos caricias, abrazos, muchos mimos, sostén, palabras dulces, besos. . Algunas veces sentimos que el el hombre puede interpretar este acercamiento como “deseo del acto sexual” y es por esto que muchas veces lo evitamos, ya que nos molesta la obligatoriedad y nos sentirnos presionadas. El desencuentro se incrementa. El hombre tampoco se empieza a acercar porque siente que es rechazado y eso es, en ocasiones, bastante frustrante. El hombre deberá aprender a conectarse con la mujer desde otro lugar, para que con el tiempo la sexualidad de la pareja se disfrute incluso, más que antes. Muchas veces buscando esto sentimos que el hombre puede interpretar este acercamiento como “deseo del acto sexual” y es por esto que muchas veces lo evitamos, ya que nos molesta la obligatoriedad y nos sentirnos presionadas. El desencuentro se incrementa. El hombre tampoco se empieza a acercar porque siente que es rechazado y eso es, en ocasiones, bastante frustrante.

Lo importante es que la pareja dialogue sobre estos temas ya que muchas veces son tabú y quedan sin abordarse. Está claro que nosotras queremos satisfacerlos, reencontrarnos, pero por un tiempo no podremos acceder a sus demandas ni aun por el solo hecho de complacer y evitar enojos. Los necesitamos cerca, pero nos alejamos si no hablamos de lo que sentimos, de lo que nos pasa. Debemos charlar para ayudarnos mutuamente a transitar este momento, generando juntos una sexualidad nueva, diferente, y placentera para ambos.

                                   hoyno1

Dialogar para que los reclamos no generen conflictos. En vez de pelear, acercarnos, reencontrarnos desde lo mas tierno que todos, hombre y mujer, tenemos.

*Lic. Lorena Ruda Psicóloga U.B.A. M.N. 44247
Emilio Ravignani 1744 Ciudad de Buenos Aires T.E.: 15-3-696-1806