Inhalación de purpurina

Share on FacebookTweet about this on Twitter


purpurina1INHALACIÓN Y ASPIRACIÓN DE PEQUEÑAS PARTÍCULAS

Jardines en alerta

Abril 2015


purpurina2La purpurina es un polvo que suele utilizarse en las actividades escolares, en especial en las clases de plástica o dibujo para decorar o rellenar, adhiriéndose a las superficies mediante cola vinílica. Dado su tamaño, las partículas son fácilmente inhaladas y aspiradas, llegando a impactar directamente en los bronquiolos y alvéolos pulmonares. La purpurina posee cobre, zinc y otra sustancias potencialmente tóxicas que, al llegar al último tramo del árbol respiratorio, impiden el normal intercambio gaseoso.

La primera reacción del niño es la tos, que facilita la expulsión de las partículas. No obstante, cuando la cantidad es importante, este reflejo no alcanza instalándose en forma progresiva signos de dificultad respiratoria con deterioro del estado general.
El cuadro suele también complicarse debido ael ingreso de sustancias extrañas, provocando una reacción inflamatoria que impide aún más el funcionamiento respiratorio.
La situación termina afectando a todos los órganos, en especial los que consumen más oxígeno como el cerebro, el corazón y los riñones.
Frente a un episodio de aspiración de purpurina o el antecedente de juego con el mencionado material se debe estar atento a todo síntoma respiratorio, en especial la tos. La misma indica aspiración del material y el intento del organismo para expulsar el material ajeno. Ante tal situación se debe consultar de inmediato al servicio médico de urgencia. El tratamiento suele incluir el aporte de Oxígeno con máscara e incluso la utilización de respiradores ante el agravamiento de la enfermedad. También se suelen usar sustancias que actúan como «antídotos», intentando eliminar el material tóxico por medio de combinaciones químicas.
La recuperación, en caso de evolución favorable, suele producirse entre los 7 a 10 días desde la iniciación de los síntomas y si el tratamiento es efectivo no deja secuelas. No obstante hay cuadros muy severos, dependiendo de la cantidad inhalada y de la reacción de cada organismo, que pueden llevar a la muerte especialmente debida a insuficiencia respiratoria.

                                  purpurina3

Cabe aclarar que la brillantina, sustancia parecida a la purpurina, también usada en forma frecuente en la decoración, posee partículas de mayor tamaño imposibilitando su ingreso a los pequeños bronquiolos y alvélos. Por lo tanto no suele provocar cuadros aspirativos de las características comentadas. No obstante, ninguna de ellas debería ser manipulada o utilizada por niños en sus tareas escolares.

EL TALCO


purpurina4La utilización de talco y talqueras para el cuidado de las colas de los bebés va quedando afortunadamente relegada. No obstante ello algunos niños sufren la aspiración de talco durante el cambio de pañal.

Generalmente son lactantes del segundo semestre de la vida que, mientras la madre efectúa el cambio, confunden la talquera con el biberón. Como resultado de ello, al llevarlo a la boca, no sólo ingieren, sino que también inhalan y aspiran suficiente cantidad de talco para, en algunos casos, provocar un cuadro similar al relatado con la purpurina.

Si bien la primera preocupación de los padres es la ingestión del producto, la tos y la dificultad respiratoria que puede instalarse a las horas, orienta a la aspiración del polvo. Como conclusión se debe evitar la utilización de talqueras, menos aún si ellas quedan al alcance de los niños.

Fuente: Comité Nacional de Prevención de Lesiones-SAP