LA MIOPÍA

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¿Cada vez hay más miopes?

¿LA ACTIVIDAD AL AIRE LIBRE LA PREVIENE?miopia2

Mayo 2019

La miopía es una alteración en la refracción de la luz motivada por el crecimiento anómalo anteroposterior del globo ocular. Dicho fenómeno motiva que las imágenes no se formen justo en la retina sino por delante de ella. Debido a ello las figuras especialmente las alejadas,  se ven “desenfocadas” originando una discapacidad visual de grado variable en relación a la deformidad experimentada por el ojo y a su evolución.

Se conocen desde hace mucho tiempo determinantes genéticos que suelen intervenir en la aparición de esta alteración. Es más frecuente la aparición de miopía en hijos de madre o padre miopes. Del mismo modo hay poblaciones o razas en las cuales el desarrollo de esta patología es mucho más frecuente.

La miopía afecta a 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos de 12 a 54 años, y su prevalencia parece estar en aumento en casi todo el mundo.

La miopía de inicio juvenil es la variedad más común, con su incidencia máxima en la escuela primaria y la progresión a prescripciones ópticas más elevadas a través de la adolescencia media.

miopia1

Sin embargo la herencia no alcanzaría solamente para explicar su origen, más aún cuando en los últimos tiempos la miopía es más frecuente que en décadas pasadas.

miopia6Siempre se intentó atribuir dicha alteración a la actividad o trabajo que desarrollara la persona con objetos cercanos a los ojos y que requiriera fijación intensa de la vista. La lectoescritura precoz, prolongada o con iluminación poco adecuada fueron en principio las señaladas como  culpables de la alteración. La aparición de la televisión y la acomodación casi constante del ojo a sus imágenes también fueron motivo de alarma y preocupación por la posibilidad de originar o acelerar la miopía en niños y jóvenes.

Es tentador pensar que la euforia por los celulares y pantallas de la actualidad son las últimas culpables del incremento de la miopía en niños y jóvenes.

miopia3Sin embargo no hay datos suficientes para confirmar dichas teorías. Aún los científicos no se han puesto de acuerdo en el origen de las miopías y menos aún en el incremento sufrido en los últimos años. Los estudios realizados en Australia, Taiwán, Singapur y los Estados Unidos no encontraron que el trabajo cercano al ojo fuera un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la miopía. La fisiología de enfocarse en un dispositivo digital y la precisión de ese enfoque son las mismas que los niños en otras épocas experimentaron al leer un libro y por lo tanto no explicarían el aumento de los miopes en la población mundial.

En cambio hay bastante evidencia,  en base a los estudios anteriores, que los niños que pasan más tiempo al aire libre tienen menos probabilidades de desarrollar miopía. Esa observación ha sido confirmada por estudios posteriores en todo el mundo. No obstante ello, los mismos también demuestran que este hábito no logra modificar la miopía de los que ya la hubieran desarrollado.

miopia7

Más aún, si un niño tiene 2 padres con miopía, los efectos hereditarios aumentarían las posibilidades de que el niño necesite usar anteojos en aproximadamente un 60 % , siempre que el tiempo que pasa al aire libre fuera bajo. En contrapartida, más tiempo al aire libre, aproximadamente 14 horas por semana, casi podrían neutralizar ese riesgo genético, reduciendo la probabilidad de desarrollar miopía a aproximadamente al 20%, la misma probabilidad atribuida a un niño sin padres con miopía..

miopia8

La teoría dominante para dicho fenómeno la explicaría  la luz más brillante del exterior que estimularía la liberación de dopamina en la retina. Dicha sustancia provocaría un crecimiento más lento y adecuado del ojo lo que resultaría en un menor riesgo en el desarrollo de miopía.

Finalmente se puede afirmar que si bien el uso que hacen los niños de los medios y la tecnología digital es una preocupación legítima de los padres, no debería extenderse al desarrollo de la miopía u otro daño a los ojos de sus hijos. Según los últimos estudios  14 horas por semana al aire libre podrían mitigar el riesgo de que un niño se convierta en miope.

Fuente: Karla Zadnik y col. La actividad al aire libre protege contra la miopía infantil: deje que el sol brille Jama pediatr.2019

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *