Las cardiopatías congénitas

Share on FacebookTweet about this on Twitter


cardiopatia1¿QUÉ SON? ¿CUÁNDO Y CÓMO APARECEN?

Signos y síntomas

Mayo 2016

Las cardiopatías congénitas son un grupo de enfermedades del corazón constituidas por defectos en la formación del mismo durante el período embrionario. Dichas alteraciones producen síntomas y signos variables desde el momento del nacimiento. Muchas de ellas, las más graves, pueden ser incompatibles con la vida, requiriendo en algunos casos cuando se detectan, la corrección intraútero de la malformación mientras sea posible..

El control del bebé, especialmente en el nacimiento, tiene como objetivo asegurar la normalidad en las funciones de los distintos órganos y su adaptación a la vida extrauterina, entre ellos y desde ya el corazón.

Las cardiopatías congénitas aparecen en 8 de cada 1.000 recién nacidos vivos, existiendo un número casi incontable de variedades diferentes. Por otra parte, no todos los cuadros pueden presentar síntomas desde el nacimiento, no todas requieren corrección inmediata ni tampoco todas pueden o deben ser corregidas. El tratamiento dependerá de la complejidad de las mismas, del compromiso que la mal formación ocasione en el crecimiento y desarrollo del niño y de las complicaciones que puedan generar.

cardiopatia5

La presencia de una cardiopatía congénita puede manifestarse de distintas maneras, dependiendo en ello el tipo de mal formación producida. Generalmente, las más complejas pueden expresar signos y síntomas desde el momento del nacimiento. Otras en cambio son diagnosticadas durante los controles en los primeros meses de vida. Algunas veces son los padres los que alertan al médico sobre algún signo o síntoma observado en el bebé, como por ejemplo episodios de dificultad respiratoria acompañado algunas veces de color azulado sobre labios y mucosas, (cianosis).

cardiopatia3El soplo es el sonido producido por una turbulencia en el flujo sanguíneo mientras atraviesa las cavidades y válvulas cardíacas. Hay soplos no patológicos, los denominados “inocentes”que no tienen origen en anormalidades estructurales. En cambio, la mayoría de las cardiopatías congénitas presentan soplos, algunos con tonalidades y localizaciones muy específicas que pueden ser identificados por el médico. Por otra parte, los soplos inocentes poseen generalmente la particularidad de modificarse según la posición sentada o acostada del niño. Los patológicos suelen ser fijos. Estos últimos se originan por incompetencia de  válvulas cardíacas mal formadas o por comunicaciones entre las cavidades derechas e izquierdas originando el “escape” de sangre del circuito arterial al venoso o viceversa.

cardiopatia2Aquí debemos recordar que la sangre desoxigenada por los tejidos es llevada por el sistema venoso a la aurícula derecha, de allí pasa al ventrículo derecho, siendo impulsada desde allí por la válvula pulmonar hacia los pulmones donde se vuelve a oxigenar. A partir de allí vuelve al corazón pasando por la aurícula y ventrículo izquierdo para ser impulsada al resto del organismo por la válvula aorta. Se tienen pues normalmente dos circuitos, el derecho con sangre venosa o desoxigenada y el izquierdo con sangre arterial oxigenada. Algunas cardiopatías congénitas ponen en comunicación a través de las aurículas o ventrículos ambos circuitos, salteando parte de la sangre el paso por los pulmones. El cortocircuito originado o e mal funcionamiento de las válvulas cardíacas generalmente provocan los soplos. La mezcla de sangre desoxigenada con la oxigenada es la que produce la cianosis. La sobrecarga de trabajo de las cavidades que reciben el escape suelen modificar su estructura hipertrofiándose, iniciando una serie de complicaciones que pueden llevar a la insuficiencia cardíaca.

.Las cardiopatías congénitas suelen producir también alteraciones en el electrocardiograma y la radiografía de tórax y los signos hallados en ambos orientan hacia el diagnóstico.

La prueba fundamental es la ecografía cardíaca, que permite diagnosticar y evaluar la gravedad de la mayoría de ellas.

El tratamiento, cuando se precisa, suele ser quirúrgico. En algunos casos, la alteración puede corregirse con una única intervención quirúrgica, pero en las cardiopatías congénitas más complejas puede ser necesaria la realización de más de una operación.

cardiopatia4

logo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *