Las comidas del verano

Share on FacebookTweet about this on Twitter

kioscos saludables4LAS COMIDAS Y EL CALOR

Diciembre 2004

Comer en la playa, paseos, campings, etc. son las alternativas que frecuentemente nos ofrece la época estival. Debido a ello la mayoría de las familias debe adaptar sus costumbres alimentarias generalmente en vacaciones. Es importante recordar que durante el verano es más difícil mantener cadenas de frío y que por lo tanto hay que ser aún más exigente en la elección de la calidad del alimento.

En el verano son más frecuentes las enfermedades gastrointestinales, que se expresan con diarreas y vómitos. Las mismas son originadas generalmente por micro organismos que, favorecidos por el calor y la falta de higiene colonizan los alimentos o secretan toxinas produciendo así la enfermedad. Los niños pequeños serán los más perjudicados, con riesgos de deshidratación si no se reponen con líquidos las pérdidas originadas por la diarrea y los vómitos.

Una defensa importante frente a estos acontecimientos lo constituye la leche materna. Los niños alimentados a pecho ante el ingreso de un micro organismo presentan cuadros más leves o con mejor pronóstico. El lavado de manos antes de comer o luego de ir al baño es también una buena costumbre que vale la pena recordar en verano.