Los niños y el inicio de la escuela

Share on FacebookTweet about this on Twitter

clases-3-marzoEL DESAFÍO DE COMENZAR LAS CLASES


Marzo 2011

Un nuevo ciclo escolar está comenzando. Ya sea jardín, preescolar, primaria o secundaria la familia cambia de ritmo de vida. Ni hablar de los que inician ciclos escolares, principalmente primer grado. ¡Cuántas cosas nuevas, sensaciones y experiencias para vivir y compartir!. Todos los preparativos para que esté todo en orden: Vestimenta, útiles, mochila, transporte, comidas, etc.

Muchos colegios solicitan certificados médicos que garanticen la aptitud del niño para ingresar a un instituto o realizar actividad física. El certificado que redacta el médico es la conclusión de un examen clínico en donde no encuentra ninguna enfermedad infectocontagiosa que perjudique al chico o a sus contactos. La aptitud para realizar educación física resulta generalmente del examen clínico del aparato cardiorespiratorio y de la movilización normal de sus articulaciones. Dicho certificado sirve sólo para realizar deporte recreativo no competitivo. Por lo tanto carece de valor si se lo requiere justamente para competencias, pruebas de rendimiento o para clubes o instituciones deportivas. En estos casos se requieren exámenes complementarios y la intervención de un cardiólogo o deportólogo. No obstante ello, es importante saber que el único documento con validez oficial en escuelas públicas es la libreta sanitaria, generalmente expedida por el Hospital en cuya Área de influencia se encuentra el colegio.

Las vacunas siempre ocupan un lugar importante. También durante el ingreso escolar que es aprovechado estratégicamente para aplicar las vacunas correspondientes a los 6 años de edad: DPT (anticoqueluche-antidiftérica-antitetánica), SABÍN ORAL (antipolio) y TRIPLE VIRAL (antirrubeola-antisarampionosa-antiparotiditis). De esta forma se garantiza el real cumplimiento del plan de inmunizaciones. Del mismo modo es la oportunidad para completar la aplicación de vacunas “atrasadas” o no aplicadas por “olvido”. Es de destacar que en la escuela cobra valor el compromiso individual y colectivo para cumplir con la vacunación.. Si no vacunamos a nuestros hijos, ellos pueden enfermarse y contagiar también a otros, dado el contacto diario que ocurre en las escuelas.

Por último recordar siempre que un niño con fiebre nunca debe concurrir a la escuela, tampoco un chico que presente un brote en su piel, menos aun bebés con diarrea al jardín. Es perjudicial para el niño y para sus compañeros ingresar al colegio con alguna enfermedad. Evitar contagios es impedir que muchas enfermedades avancen y se distribuyan. Muchas de ellas, aunque parezcan banales para los nuestros, pueden ser muy peligrosas e incluso mortales para otros que no posean las defensas adecuadas.